Co­rreal,

El hom­bre del dis­fraz

La O (Cúcuta) - - Pers Naje -

ce­le­bra­ción. El gus­to de los cu­cu­te­ños por los dis­fra­ces es va­ria­do, pe­ro tam­bién di­ver­ti­do cuan­do se tra­ta de re­pre­sen­tar per­so­na­jes en cual­quier fes­te­jo que lo ame­ri­te. Bus­can­do en­tre las his­to­rias de quie­nes disfrutan el ar­te de dis­fra­zar­se apa­re­ció Ma­nuel Her­nan­do Co­rreal Vi­lla­lo­bos, uno de esos per­so­na­jes que no fal­tó a su sin­gu­lar prin­ci­pio de ser fe­liz y ha­cer fe­li­ces a los su­yos. Fue un pro­mo­tor de la ale­gría, las reunio­nes con los ami­gos y la unión fa­mi­liar; de ahí que dis­fra­zar­se era to­do un acon­te­ci­mien­to no so­lo pa­ra él, sino pa­ra quie­nes eran cóm­pli­ces de es­tas aven­tu­ras. Ese par­ti­cu­lar gus­to que te­nía por los dis­fra­ces hi­zo que se con­vir­tie­ra en to­da una ce­le­bri­dad pa­ra quie­nes dis­fru­ta­ban ver­lo ves­ti­do co­mo un dios egip­cio, un to­re­ro, una es­ta­tua hu­ma­na o un can­tan­te.

“Mi pa­dre era fa­ná­ti­co no so­lo de las fies­tas y los dis­fra­ces, sino de ha­cer reunio­nes con sus ami­gos; de esas ter­tu­lias fue que em­pe­za­ron a sur­gir las ideas de los dis­fra­ces que uti­li­za­ba ca­da año”, in­di­ca su hi­jo San­tia­go Co­rreal.

Esa ale­gría que con­ta­gia­ba es­te cu­cu­te­ño lo­gró lle­gar a las di­rec­ti­vas del Club Ten­nis, que fi­nal­men­te adop­ta­ron la idea de pro­mo­ver la ‘Fies­ta de lo­cos’, en ca­da 28 de di­ciem­bre, pa­ra que los so­cios com­par­tie­ran la apro­xi­ma­ción del fin de año, pe­ro con dis­fra­ces.

De ahí que, jun­to a su fa­mi­lia, Ma­nuel Her­nan­do se dio a la ta­rea de crear com­par­sas de dis­fra­ces di­fe­ren­tes pa­ra ser la sen­sa­ción en­tre los asis­ten­tes en ca­da año que par­ti­ci­pó.

“Fue­ron tan­tos los dis­fra­ces que mi pa­pá se ideó que mi fa­mi­lia fue de­cla­ra­da fue­ra de con­cur­so por ga­nar siem­pre los pri­me-

-San­tia­go Co­rreal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.