LEIDY ROPERO VA POR EL TÍ­TU­LO DE LA MÁS BE­LLA DE CO­LOM­BIA

El 20 de mar­zo se eli­ge Se­ño­ri­ta Co­lom­bia va por el tí­tu­lo de la más be­lla de Co­lom­bia

La O (Cúcuta) - - News -

¿Qué tan com­pli­ca­do es ser rei­na? Es el in­te­rro­gan­te que us­ted po­dría ha­cer­se mien­tras ob­ser­va a es­bel­tas jó­ve­nes que in­ten­tan no tro­pe­zar mien­tras ca­mi­nan, son­ríen, sa­lu­dan o po­san pa­ra una fo­to; pe­ro ser rei­na es mu­cho más.

Así lo afir­ma Leidy Ropero, la cu­cu­te­ña de 20 años que se prepara pa­ra re­pre­sen­tar a Nor­te de San­tan­der en el Con­cur­so Na­cio­nal de la Be­lle­za, en Car­ta­ge­na, don­de es­pe­ra de­jar una hue­lla vi­si­ble del amor por su tie­rra.

“Pa­ra ser rei­nas ha­ce­mos sa­cri­fi­cios y cum­pli­mos ho­ra­rios; trans­mi­ti­mos li­de­raz­go, sue­ños y ga­nas de tra­ba­jar por las co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles”.

Por eso, de­fien­de su tí­tu­lo de aque­llos que in­ten­tan en­ca­si­llar su rol so­lo en la be­lle­za y la su­per­fi­cia­li­dad; cree fir­me­men­te en el li­de­raz­go pa­ra trans­for­mar su re­gión en un rin­cón de opor­tu­ni­da­des.

Ser la em­ba­ja­do­ra de su de­par­ta­men­to, ase­gu­ra, sig­ni­fi­ca mos­trar la per­se­ve­ran­cia de su gen­te pa­ra sa­lir ade­lan­te, lu­char y per­ma­ne­cer fuer­te an­te la ad­ver­si­dad; ade­más de en­se­ñar esa ri­que­za na­tu­ral, gas­tro­nó­mi­ca y tu­rís­ti­ca que per­ma­ne­ce vi­gen­te.

Sin em­bar­go, pa­ra cum­plir es­tos pro­pó­si­tos de­be de­te­ner su vi­da per­so­nal, de­jan­do a un la­do su ca­rre­ra como in­ge­nie­ra in­dus­trial y mo­de­lo, así como su tiem­po en fa­mi­lia.

Pau­sa­das que­da­ron sus ha­bi­tua­les cla­ses de ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, quí­mi­ca y cálcu­lo pa­ra apren­der to­do so­bre pa­sa­re­la, ma­qui­lla­je, his­to­ria y cul­tu­ra ge­ne­ral.

Aho­ra no so­lo de­be su­pe­rar las se­sio­nes de fo­tos sino las en­tre­vis­tas pa­ra dar a co­no­cer sus pa­sa­tiem­pos, sus de­bi­li­da­des, sus co­mi­das fa­vo­ri­tas y ru­ti­na de ejer­ci­cios, ade­más de en­fren­tar las pre­gun­tas pun­zan­tes so­bre sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas fren­te a la paz, la fa­mi­lia, los de­re­chos o la igual­dad.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su pre­pa­ra­ción, su ajuar real y lo que sig­ni­fi­ca ser la rei­na de los nor­te­san­tan­de­rea­nos.

¿En qué cam­bió el con­cep­to que te­nía so­bre la be­lle­za?

Pen­sé que una rei­na se des­ta­ca­ba so­lo por su fí­si­co, pe­ro aho­ra con mi pa­pel veo que va más allá de eso. Es esa la­bor so­cial en la que se com­par­te con los de­más y se des­pier­ta esa ad­mi­ra­ción por las per­so­nas que lu­chan por sa­lir ade­lan­te.

¿Qué tan ate­rri­za­do es­tá el te­ma de ser la pró­xi­ma Se­ño­ri­ta Co­lom­bia?

Quie­ro traer la co­ro­na, pe­ro es­te año la competenci­a es­tá muy re­ñi­da no so­lo por­que se les ve la pre­pa­ra­ción, sino por­que hu­bo un pla­zo más lar­go de fortalecer­se en mu­chos as­pec­tos.

¿Qué de­cir a quie­nes las cri­ti­can por esas res­pues­tas po­co apro­pia­das du­ran­te el con­cur­so?

No se pue­de ca­li­fi­car a una per­so­na por una ma­la res­pues­ta en un mo­men­to de tan­to ner­vio­sis­mo; to­das las can­di­da­tas te­ne­mos una for­ma­ción pro­fe­sio­nal y creo que en el con­cur­so se tra­ta de mos­trar la di­ver­si­dad de nues­tra ra­za.

¿Cuál ha si­do su ma­yor de­bi­li­dad?

Me cos­ta­ba pa­sar mu­cho tiem­po con los ta­co­nes; ade­más ha­bla­ba muy rá­pi­do y te­nía el acen­to cu­cu­te­ño bas­tan­te mar­ca­do. Así que la ta­rea fue ser bas­tan­te neu­tral.

¿Qué fue lo más cu­rio­so que le to­co apren­der du­ran­te su pre­pa­ra­ción?

Nos di­je­ron que a ve­ces las pre­gun­tas más básicas so­bre co­no­cer­se a uno mis­mo, son las más di­fí­ci­les de res­pon­der por­que uno no se po­ne a pen­sar en la vi­da co­ti­dia­na cuál es mi for­ta­le­za o mi de­bi­li­dad.

¿En qué se di­fe­ren­cia la vi­da de una mo­de­lo en la de una rei­na?

Siem­pre tu­ve el con­cep­to de que la mo­de­lo ex­hi­be la ro­pa y la rei­na se ex­hi­be ella, pe­ro cuan­do lle­gue a la pre­pa­ra­ción me hi­cie­ron en­ten­der que to­do va es en la for­ma en la que se ma­ne­ja la pa­sa­re­la, es de­cir, si vas ale­gre, tí­mi­da, tier­na o di­ver­ti­da.

¿Es de las rei­nas que tam­bién ad­mi­ra a Te­re­sa de Cal­cu­ta?

(Ri­sas) Creo que ya de­ja­mos de en­ca­si­llar­nos en esas res­pues­tas, pe­ro no hay na­da de ma­lo que una rei­na ad­mi­re a una mu­jer tan lu­cha­do­ra.

¿Qué no fal­ta­rá en su ma­le­ta?

Hi­los de los co­lo­res pri­ma­rios y agu­jas por­que nun­ca se sa­be en qué mo­men­to fa­lle un ves­ti­do.

¿Cuál es el ar­ma se­cre­ta pa­ra ga­nar?

Ser yo mis­ma.

No ten­go ci­ru­gías en nin­gu­na par­te de mi cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.