YAMILE BASTOS

Vol­ví a vi­vir:

La O (Cúcuta) - - Un Café Con... -

La ilu­sión de ser ma­dre es un es­ta­do que des­pier­ta el de­seo de cui­dar, amar y pro­te­ger; so­bre to­do cuan­do es la pri­me­ra vez que se tie­ne la po­si­bi­li­dad de crear una vi­da en su vien­tre.

Sin em­bar­go, no to­das las mu­je­res pue­den ex­pe­ri­men­tar ple­na­men­te es­te fe­liz acon­te­ci­mien­to que, ge­ne­ral­men­te, es­tá car­ga­do de an­sie­dad por co­no­cer al nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia.

Es el ca­so de Yamile Bastos Quin­te­ro, una jo­ven de 22 años pa­ra quien su em­ba­ra­zo se con­vir­tió en un di­fí­cil pro­ce­so en el que, por un mal diag­nós­ti­co, ca­si pier­de la vi­da.

Hoy cuen­ta su his­to­ria en me­dio de lá­gri­mas y agra­de­ce al per­so­nal de la Uni­dad He­ma­to­ló­gi­ca Es­pe­cia­li­za­da, li­de­ra­da por el doc­tor Car­los Va­rón, quie­nes fi­nal­men­te lo­gra­ron sa­car ade­lan­te su ca­so.

To­do em­pe­zó cuan­do te­nía tres me­ses de em­ba­ra­zo, de­bió afron­tar los sín­to­mas del chi­kun­gun­ya y el den­gue clá­si­co, en­fer­me­da­des que, su­ma­das a su es­ta­do, ha­bían pro­vo­ca­do una anemia de la cual no de­be­ría preo­cu­par­se.

Los con­tro­les pre­na­ta­les con­ti­nua­ron por los si­guien­tes me­ses, con el mis­mo diag­nós­ti­co de una anemia que no com­pro­me­tía su sa­lud ni la de su be­bé; pe­ro en el oc­ta­vo mes em­pe­zó su ver­da­de­ro dra­ma.

A me­dia­dos de ju­nio, su cuer­po se em­pe­zó a hin­char: sus pier­nas, sus ma­nos y su ca­ra to­ma­ban una for­ma dis­tin­ta a la ha­bi­tual, una si­tua­ción que los mé­di­cos tra­tan­tes jus­ti­fi­ca­ron con una adap­ta­ción de su or­ga­nis­mo pa­ra el pro­ce­so del par­to, que se es­pe­ra­ba fue­ra en­tre el 16 y el 19 de ju­lio. Pa­ra ese en­ton­ces su he­mo­glo­bi­na, que de­bía es­tar en un ran­go de 12 a 16 gr/dl, se en­con­tra­ba en­tre 10 y 11 gr/ dl, ci­fras que de­no­ta­ban un len­to des­cen­so al que na­die pa­re­cía dar ma­yor im­por­tan­cia.

El 30 de ju­nio, los do­lo­res que Yamile iden­ti­fi­ca­ba co­mo con­trac­cio­nes la lle­va­ron de nue­vo a dis­tin­tas clí­ni­cas en bus­ca de la aten­ción in­di­ca­da pa­ra su es­ta­do, al­go que no fue po­si­ble por­que, se­gún los mé­di­cos, aún no era la ho­ra del par­to.

Al si­guien­te día, el 1 de ju­lio del 2015, so­bre las 5: 00 de la ma­ña­na, re­gre­só de nue­vo a la clí­ni­ca, pe­ro con la no­ve­dad de que su tra­ba­jo de par­to ha­bía ini­cia­do du­ran­te la ma­dru­ga­da mien­tras in­ten­ta­ba dor­mir.

A pe­sar de que el em­ba­ra­zo fue ca­ta­lo­ga­do de al­to ries­go tu­vo un par­to na­tu­ral en el que ase­gu­ra ca­si mue­re: “no te­nía la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra pu­jar y ha­cer que mi be­bé na­cie­ra, me sen­tía tan dé­bil que creía que no sal­dría viva de esa sa­la”.

Ese día to­do sa­lió bien y su fa­mi­lia le dio la bien­ve­ni­da a la pe­que­ña Ma­ria­na So­fía que, aun­que na­ció bas­tan­te pe­que­ña, es­ta­ba sa­na y sin nin­gún pro­ble­ma de sa­lud.

En cam­bio, Yamile lu­cía pá­li­da, se sen­tía más dé­bil y no po­día le­van­tar­se de la ca­ma; los mé­di­cos or­de­na­ron po­ner­le dos bol­sas de san­gre, cua­tro al si­guien­te día, pa­ra su­bir su he­mo­glo­bi­na que ha­bía ba­ja­do a 3 gr/dl. Es­tu­vo hos­pi­ta­li­za­da por cua­tro días, tiem­po en el que pre­sen­tó una apa­ren­te me­jo­ría de la anemia y el su­pues­to des­ga­rre que ha­bía te­ni­do du­ran­te el par­to. “Al lle­gar a mi ca­sa em­pe­cé a sen­tir mu­cha fie­bre, me se­guí hin­chan­do y con el pa­sar de los días mi piel se em­pe­zó a po­ner ama­ri­lla. Me do­lían las pier­nas, los bra­zos y veía to­do os­cu­ro cuan­do sa­lía al sol. Es­ta­ba per­dien­do pe­so sin sa­ber por qué”. Pa­sa­ron tres me­ses en los que los mé­di­cos se­guían in­sis­tien­do en que su si­tua­ción no era gra­ve; pe­ro aun así se­guía san­gran­do, le do­lía la es­pal­da, las uñas em­pe­za­ban a caer­se y el co­lor ama­ri­llo de su piel au­men­ta­ba con los días. Ya no te­nía fuer­za ni pa­ra al­zar a su be­bé. Por eso, exi­gió una ci­ta con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que re­vi­sa­ran su ca­so; así lle­gó a la Uni­dad He­ma­to­ló­gi­ca Es­pe­cia­li­za­da, don­de le or­de­na­ron una trans­fu­sión de san­gre ca­si que de in­me­dia­to al eva­luar su cua­dro he­má­ti­co con una he­mo­glo­bi­na de 4.4 gr/dl. “Des­pués de eso, el doc­tor Car­los Va­ron me hi­zo un as­pi­ra­do de la mé­du­la ósea, don­de los re-

“Un as­pi­ra­do de la mé­du­la ósea re­ve­ló una leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da que ya ha­bía he­cho me­tás­ta­sis”, - Yamile Bastos.

sul­ta­dos die­ron una leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da que ya ha­bía he­cho me­tás­ta­sis. Me ex­pli­có que te­nía que ini­ciar un tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pia por ocho me­ses y que se­ría muy du­ro, pe­ro que me iba a sa­car ade­lan­te. Y así fue; el doc­tor Va­rón se con­vir­tió en un án­gel pa­ra mí, agra­dez­co que a tiem­po me sal­vó la vi­da”.

El 4 de no­viem­bre ini­ció la qui­mio­te­ra­pia y con ello un ar­duo pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción del que hoy se sien­te vic­to­rio­sa, lle­na de ener­gía y con mu­chas ga­nas de vi­vir.

Aun­que su tra­ta­mien­to con­ti­núa por unos 19 me­ses más, apro­xi­ma­da­men­te, hoy sien­te que su vi­da cam­bió de for­ma ra­di­cal: su ca­be­llo vol­vió a cre­cer, su piel lu­ce sa­na, las uñas cre­cie­ron, las he­mo­rra­gias se de­tu­vie­ron, no hay ma­reos y, lo más im­por­tan­te, su he­mo­glo­bi­na al­can­zó ya los 13.3 gr/dl.

Aho­ra apro­ve­cha ca­da se­gun­do de su vi­da pa­ra com­par­tir con sus se­res que­ri­dos, pe­ro so­bre to­do con su pe­que­ña Ma­ria­na So­fía, a quien pue­de al­zar de nue­vo.

In­for­ma­ción Co­mer­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.