LO NUES­TRO

La O (Cúcuta) - - News -

ZUM­BA, UNA FOR­MA DE EJER­CI­TAR­SE SIN IR AL GIM­NA­SIO

Los mo­vi­mien­tos de bai­le en com­bi­na­ción con ru­ti­nas ae­ró­bi­cas for­man par­te de la esen­cia del zum­ba, una dis­ci­pli­na fit­ness que, a tra­vés de rit­mos mu­si­ca­les, ha cam­bia­do la for­ma de ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

La dis­ci­pli­na de zum­ba es un pro­gra­ma de acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co que sur­gió co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra aque­llas per­so­nas que bus­can ejer­ci­tar­se sin re­cu­rrir a un gim­na­sio, de­bi­do a que su en­tre­na­mien­to pro­po­ne ac­ti­var ca­da zo­na del cuer­po a tra­vés de la mú­si­ca, de una for­ma di­ná­mi­ca y di­ver­ti­da; bien sea en un sa­lón o al ai­re li­bre.

Su nom­bre se de­ri­va del ver­bo “zum­bar” (si­mi­lar a vi­brar), que ha­ce re­fe­ren­cia a las vi­bra­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta to­do el cuer­po du­ran­te las ru­ti­nas.

A Cindy Ríos, ins­truc­to­ra de la dis­ci­pli­na en Cú­cu­ta, le gus­ta re­fe­rir­se a es­te ti­po de en­tre­na­mien­to co­mo un ejer­ci­cio dis­fra­za­do, “ya que se ha­cen sen­ta­di­llas, ab­do­mi­na­les y otros mo­vi­mien­tos a tra­vés de la mú­si­ca, pe­ro las per­so­nas sien­ten que es­tán bai­lan­do en vez de es­tar ha­cien­do ejer­ci­cio, por lo que re­sul­ta di­ver­ti­do pa­ra ellas”, des­ta­ca la pro­fe­sio­nal.

Ade­más, es un buen ejer­ci­cio pa­ra ba­jar de pe­so, re­du­cir me­di­das y dis­mi­nuir el te­ji­do adi­po­so lo­ca­li­za­do en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po, co­mo ca­de­ras, pier­nas, glú­teos y bra­zos, a tra­vés de di­fe­ren­tes rit­mos la­ti­nos, co­mo la sal­sa, el me­ren­gue, la sam­ba, el reg­gae­tón, la cum­bia y la ba­cha­ta.

A di­fe­ren­cia de la bai­lo­te­ra­pia, el zum­ba es efec­ti­vo ya que pro­du­ce re­sul­ta­dos vi­si­bles a ni­vel cor­po­ral por­que las ru­ti­nas se in­ter­ca­lan al rit­mo de la mú­si­ca. Cindy Ríos lo es­pe­ci­fi­ca: “Va­mos con mo­vi­mien­tos sua­ves con ba­cha­ta y lue­go ace­le­ra­mos con un me­ren­gue y con ello tra­ba­ja­mos los múscu­los, el equi­li­brio y la fle­xi­bi­li­dad”.

A lar­go pla­zo, quie­nes prac­ti­quen es­ta mo­da­li­dad, dis­mi­nu­yen las po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res, pues con el zum­ba se oxi­ge­na el ce­re­bro a tra­vés de ejer­ci­cios bi­la­te­ra­les, que son mo­vi­mien­tos que se rea­li­zan de iz­quier­da a de­re­cha y vi­ce­ver­sa, au­men­tan­do la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria de los par­ti­ci­pan­tes.

Del zum­ba tam­bién se de­ri­van otras ven­ta­jas: el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma in­mu­ne, la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, la re­ge­ne­ra­ción de cé­lu­las muer­tas en la piel y el au­men­to de la ener­gía, por lo que es una bue­na te­ra­pia pa­ra re­du­cir el es­trés del

día a día.

De­sa­rro­llo de la cla­se

En ca­da se­sión de zum­ba se pue­den lle­gar a que­mar de 1000 a 1200 ca­lo­rías, de­pen­dien­do del me­ta­bo­lis­mo de las per­so­nas. Es­te par­ti­cu­lar en­tre­na­mien­to ac­ti­va el cuer­po des­de el mo­vi­mien­to, lo sen­so­rial, lo au­di­ti­vo, lo vi­sual y lo emo­cio­nal. La mú­si­ca que se uti­li­za en las se­sio­nes de Zum­ba de una ho­ra de du­ra­ción in­vi­ta a la di­ver­sión y se afian­za en la mú­si­ca la­ti­na. Por ello es na­tu­ral que las per­so­nas se co­nec­ten con una sal­sa, un me­ren­gue o un reg­gae­tón. Los par­ti­ci­pan­tes só­lo ne­ce­si­tan de ro­pa y cal­za­do de­por­ti­vo. “No im­por­ta la mar­ca o si las pren­das son o no ajus­ta­das, lo im­por­tan­te es la co­mo­di­dad”, ex­po­ne Ríos. Ca­da se­sión tie­ne una du­ra­ción de 60 mi­nu­tos y se ini­cia con un ca­len­ta­mien­to pre­vio con can­cio­nes muy sua­ves. Lue­go se ini­cia la ru­ti­na de zum­ba y se cie­rra con una se­rie de ejer­ci­cios de en­fria­mien­to pa­ra es­ta­bi­li­zar el rit­mo car­día­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.