Su vi­da fa­mi­liar…

La O (Cúcuta) - - Pers Naje -

Al sa­lir de la em­pre­sa, sin du­da, la vi­da de Jo­sé Mi­guel se vuel­ve más fa­mi­liar, tran­qui­la y aco­ge­do­ra con esa otra par­te de ella que la con­for­man su es­po­sa, Es­te­fa­nía Col­me­na­res, y su pe­que­ña hi­ja, Est­her Gon­zá­lez Col­me­na­res, de 2 años.

Es una per­so­na muy fa­mi­liar que apro­ve­cha ca­da es­pa­cio ex­tra de su tiem­po pa­ra com­par­tir con ellas; re­co­no­ce que su vi­da cam­bió com­ple­ta­men­te con el na­ci­mien­to de su hi­ja, quien le dio un nue­vo sen­ti­do de equi­li­brio.

“Cuan­do lle­gó Est­her fue co­mo en­con­trar un nue­vo pro­pó­si­to a mu­chas co­sas; ya ma­dru­gar no es so­lo por te­mas la­bo­ra­les, sino por acom­pa­ñar­la, ver­la cre­cer y en­se­ñar­le esos va­lo­res con los que yo cre­cí”.

En su rol de pa­dre ha cam­bia­do pañales, y aun­que re­co­no­ce que aún no ha apren­di­do muy bien del te­ma, ase­gu­ra que in­ten­ta ha­cer lo me­jor po­si­ble.

“Soy de los que le ha lim­pia­do el om­bli­go, pre­pa­ra te­te­ros y ma­dru­go cuan­do ella lo re­quie­re; he­mos es­ta­do muy pre­sen­tes en nues­tro rol por­que que­re­mos vi­vir de cer­ca su cre­ci­mien­to y apren­di­za­je”.

Por aho­ra, su ru­ti­na in­clu­ye tam­bién leer cuen­tos, ver pe­lí­cu­las de prin­ce­sas, bai­lar, mon­tar bi­ci­cle­ta, ju­gar con mu­ñe­cos y co­rrer; sin du­da, la ter­nu­ra de su hi­ja ha­ce que su sem­blan­te cam­bie por com­ple­to cuan­do se re­fie­re a ella y que re­co­noz­ca que le cues­ta ne­gar­se cuan­do se tra­ta de com­pla­cer­la en co­mer los dul­ces y he­la­dos que tan­to le en­can­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.