RI­CHARD MONCADA, EL HOM­BRE QUE VOL­VIÓ AR­TE LAS CA­LLES DE CÚ­CU­TA

EL HOM­BRE QUE VOL­VIÓ AR­TE LAS CA­LLES DE CÚ­CU­TA

La O (Cúcuta) - - News -

Vein­ti­trés años re­su­men la tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de Ri­chard Moncada, un ve­ne­zo­lano que qui­so res­ca­tar la ri­que­za cul­tu­ral de las ca­lles de Cú­cu­ta pa­ra trans­for­mar­la en pie­zas de ad­mi­ra­ción pa­ra los ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal nor­te­san­tan­de­rea­na.

Por es­tos días, su ex­po­si­ción ‘Las Ca­lles de mi Cú­cu­ta’ de­co­ró los pa­si­llos del cen­tro co­mer­cial Ventura Pla­za. Es­pa­cios em­ble­má­ti­cos co­mo la Go­ber­na­ción, el Par­que San­tan­der, el cen­tro co­mer­cial Ale­jan­dría y el pro­pio cen­tro co­mer­cial Ventura Pla­za, fue­ron al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas de es­tos cua­dros tra­za­dos en óleo.

“Tra­ba­jar el ar­te en fun­ción de lo lo­cal”, es la pre­mi­sa de Ri­chard, quien des­de ha­ce cua­tro años, se desem­pe­ña co­mo pro­fe­sor de la es­cue­la de ar­tes y ofi­cios Ta­llan­do Ta­len­tos; ade­más, re­cien­te­men­te fue ga­lar­do­na­do con la Me­da­lla Me­ri­to al Tra­ba­jo, por par­te de la Go­ber­na­ción del Es­ta­do Tá­chi­ra, en Ve­ne­zue­la.

Ca­sa­do y pa­dre de dos hi­jos, Moncada ase­gu­ra que el ar­te “es un pi­lar fun­da­men­tal de la sociedad por­que es in­he­ren­te al ser hu­mano”. Por ello, gran par­te de su ca­rre­ra se lo ha de­di­ca­do a la do­cen­cia, for­man­do a jó­ve­nes y adul­tos en ar­tes plás­ti­cas y ar­tes vi­sua­les, des­de el año 2000.

Por ahora, tra­ba­ja en la di­fu­sión de es­ta mues­tra con­cep­tual y no des­car­ta am­pliar­la con nue­vas obras ins­pi­ra­das en la ‘Per­la del Norte’, así lo con­fe­só en en­tre­vis­ta con La Ó.

¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne la ex­po­si­ción ‘Las ca­lles de mi Cú­cu­ta’?

Cú­cu­ta es una ciu­dad que flo­re­ce en sus ca­lles, hay mu­cha ri­que­za cul­tu­ral en esas re­la­cio­nes que se en­tre­te­jen a dia­rio en su co­mer­cio. Es­te fue el ele­men­to pri­ma­rio pa­ra abor­dar la pro­pues­ta, que se fue desa­rro­llan­do

“Des­de ni­ño siem­pre fui el di­bu­jan­te del sa­lón, pe­ro fue en la ado­les­cen­cia cuan­do em­pe­cé a co­no­cer el mun­do del ar­te”, Ri­chard Moncada.

en un pro­ce­so de ac­ción y re­fle­xión.

¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra us­ted con­ver­tir en ar­te los es­pa­cios ur­ba­nos de Cú­cu­ta?

Mi pre­ten­sión es crear dis­po­si­ti­vos pa­ra una ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca a tra­vés de la pin­tu­ra. En es­te sen­ti­do, los es­pa­cios ur­ba­nos de Cú­cu­ta son par­te esen­cial del plan­tea­mien­to por­que tra­ba­jo en fun­ción de lo lo­cal, y es­ta ex­po­si­ción fue he­cha es­pe­cial­men­te pa­ra los cu­cu­te­ños, por­que co­mo ar­tis­ta me in­tere­sa que las per­so­nas se in­vo­lu­cren con la obra.

¿Có­mo des­cri­be su téc­ni­ca ar­tís­ti­ca?

En mi ca­so la téc­ni­ca la ajus­to a la pro­pues­ta con­cep­tual. Por ejem­plo en el ca­so de es­ta ex­po­si­ción ‘Las Ca­lles de mi Cú­cu­ta’, la idea ini­cial fue: ¿có­mo abor­dar des­de la ima­gen la di­ná­mi­ca so­cial que se da en las ca­lles de Cú­cu­ta? A par­tir de es­ta in­te­rro­gan­te en un pro­ce­so de ac­ción-re­fle­xión se va cons­tru­yen­do la obra. La ma­ne­ra de em­plear el color, la com­po­si­ción, el gra­fis­mo, el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción, to­dos es­tos ele­men­tos gi­ran en torno a la pro­pues­ta ini­cial.

¿Cuá­les son sus re­fe­ren­tes den­tro de es­ta pro­fe­sión?

El pri­mer re­fe­ren­te es mi se­ñor Je­su­cris­to, yo soy de los ar­tis­tas que no quie­re es­tar “más allá del bien y del mal”, sino fe­liz­men­te su­je­to a la fe en Cris­to Je­sús. Y gra­cias a Dios me for­mé en 3 es­cue­las a los lar­go de es­tos vein­te y tres años de re­co­rri­do ar­tís­ti­co. La pri­me­ra fue la del pai­sa­jis­mo y cos­tum­bris­mo ta­chi­ren­se, que era una es­pe­cie de po­sim­pre­sio­nis­mo con ele­men­tos de rea­lis­mo so­cial, que se en­se­ña­ba a fi­na­les de los ochen­ta y to­da­vía se en­se­ña en es­tas re­gio­nes. La se­gun­da fue en Ca­ra­cas, en el Ins­ti­tu­to Ar­man­do Re­ve­rón, y fue la es­cue­la de la mo­der­ni­dad; y la ter­ce­ra fue la del Ar­te Con­tem­po­rá­neo, cu­yas cá­te­dras fue­ron di­ri­gi­das por An­to­nio La­zo y Zei­nab Bul­ho­sem, en­tre los años 2005-2012.

¿Có­mo ve esa nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas nor­te­san­tan­de­rea­nos?

Con mu­cho en­tu­sias­mo y mo­ti­va­dos a tra­ba­jar. Eso es muy im­por­tan­te pa­ra man­te­ner­se en es­ta pro­fe­sión, que ge­ne­ral­men­te es una ca­rre­ra de re­sis­ten­cia, por­que por la mis­ma di­ná­mi­ca de es­ta pro­fe­sión los ar­tis­tas vi­sua­les ne­ce­si­ta­mos apo­yos ins­ti­tu­cio­na­les pú­bli­cos o pri­va­dos pa­ra con­cre­tar las pro­pues­tas y man­te­ner­nos en una pro­duc­ción cons­tan­te.

¿Cuán­do des­cu­brió su pa­sión por la pin­tu­ra?

Des­de ni­ño siem­pre fui el di­bu­jan­te del sa­lón, pe­ro fue en la ado­les­cen­cia cuan­do em­pe­cé a co­no­cer el mun­do del ar­te a tra­vés de cur­sos y ta­lle­res en la ca­sa de la cul­tu­ra de mi pue­blo San Juan de Co­lón (en el es­ta­do Tá­chi­ra), es­pe­cial­men­te los del maes­tro An­to­li­nez Cas­tro. Fue­ron mo­men­tos que me afir­ma­ban en el ca­mino del ar­te dan­do los pri­me­ros pa­sos con mu­cha pa­sión.

¿Re­cuer­da cuál fue su pri­me­ra obra?

Hay di­bu­jos de la in­fan­cia que los re­cuer­do con pre­ci­sión, pe­ro la pri­me­ra obra for­mal, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, fue con la que ga­né un con­cur­so de pin­tu­ra mu­ni­ci­pal, ins­pi­ra­da en al­gu­nos pe­tro­gli­fos lo­ca­les, que son di­se­ños sim­bó­li­cos gra­ba­dos en ro­cas.

¿Cuá­les son los pró­xi­mos pro­yec­tos que ocu­pan su agen­da du­ran­te 2017?

A cor­to pla­zo, con­ti­nuar con la di­fu­sión de es­ta ex­po­si­ción y am­pliar­la con otras obras. Tam­bién es­toy tra­ba­jan­do pa­ra otra ex­po­si­ción el pró­xi­mo año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.