RA­FA PÉ­REZ,

‘MONS­TRUO’ DEL VA­LLE­NA­TO

La O (Cúcuta) - - Front Page -

EL NUE­VO ‘MONS­TRUO’ DEL VA­LLE­NA­TO

Un ro­sa­rio do­ra­do cuel­ga del cue­llo de Ra­fa Pé­rez. Nun­ca se lo qui­ta. A ra­tos lo aprie­ta co­mo una for­ma de pe­dir pro­tec­ción y sa­bi­du­ría a Dios. A ra­tos be­sa al Cris­to cru­ci­fi­ca­do pa­ra agra­de­cer por las ale­grías y los mi­la­gros con­ce­di­dos en su vi­da.

Dos han si­do los más re­cien­tes. El pri­me­ro fue el na­ci­mien­to de Sa­lo­món, su ter­cer hi­jo, pro­duc­to de su re­la­ción con la mo­de­lo y má­na­ger Mi­la­gros Vi­llas­mil. Y el se­gun­do, el lan­za­mien­to de su DVD ‘Ho­me­na­je a los com­po­si­to­res’, gra­ba­do en vi­vo en Va­lle­du­par.

En es­te for­ma­to mu­si­cal lo acom­pa­ña­ron im­por­tan­tes au­to­res de la can­ción va­lle­na­ta y su ban­da

‘Los Mag­ní­fi­cos’, que ar­mó a me­dia­dos del 2016, cuan­do se se­pa­ró de la agru­pa­ción Kvrass pa­ra co­men­zar su pro­yec­to co­mo so­lis­ta.

En ese mo­men­to pa­só a lla­mar­se Ra­fa Pé­rez La Evo­lu­ción, ya que es­te cam­bio, se­gún cuen­ta, le tra­jo un re­na­cer es­pi­ri­tual “que me ha acer­ca­do a Dios y a sus man­da­mien­tos, a sus pla­nes, a su vo­lun­tad”.

Tam­bién ha si­do una evo­lu­ción pro­fe­sio­nal, pues­to que de­jó un pro­yec­to ne­ta­men­te ju­ve­nil, pa­ra en­con­trar un se­llo pro­pio ca­rac­te­ri­za­do por la ver­sa­ti­li­dad y lo que él lla­ma: la mu­si­ca­li­dad, que le per­mi­tió abrir mer­ca­dos con su pri­mer dis­co ‘Las mie­les del triun­fo’, del que se des­pren­die­ron te­mas co­mo Tú ve­rás si me crees’ (en ho­nor a su es­po­sa); ‘Las mie­les del triun­fo’, ‘Te ten­go lo­qui­ta’ y ‘Tú me gus­tas mu­jer’.

Es en esas fu­sio­nes don­de el ar­tis­ta -oriun­do de Chi­ri­gua­ná, en el de­par­ta­men­to del Ce­sar-, en­cuen­tra la pa­sión por in­ter­pre­tar can­cio­nes clá­si­cas, can­cio­nes mo­der­nas, te­mas ale­gres y pa­rran­de­ros, siem­pre con el nor­te de enamo­rar a su pú­bli­co.

Co­mo par­te de es­te com­pro­mi­so mu­si­cal, Ra­fa es­tu­vo en Cú­cu­ta pa­ra ha­blar de los por­me­no­res de es­te dis­co, cu­yo pri­mer avan­ce mu­si­cal es ‘Mi no­via mu­jer’, del au­tor Je­sús Ma­nuel Es­tra­da. Ade­más, se re­en­con­tró con el equi­po de la or­ga­ni­za­ción Bless, del que el va­lle­na­te­ro es ima­gen ofi­cial.

su ca­rre­ra ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted es­te ho­me­na­je a los com­po­si­to­res?

Es un sue­ño he­cho reali­dad. Hay mu­chos aman­tes de la mú­si­ca va­lle­na­ta al­re­de­dor del mun­do que quie­ren es­cu­char es­tas can­cio­nes gran­des del va­lle­na­to, con una ver­sión ju­ve­nil y ac­tua­li­za­da, pe­ro con la me­lo­día de sus pro­pios au­to­res. Es una ben­di­ción.

¿Cuá­les can­cio­nes en­con­tra­mos en el DVD?

‘Sin me­dir dis­tan­cias’, de Gus­ta­vo Gu­tié­rrez; ‘A una si­re­na’, de Car­los Ma­lo; ‘El más fuer­te’, de Au­re­lio Nú­ñez; ‘Mi no­via mu­jer’; de Je­sús Ma­nuel Es­tra­da; así co­mo can­cio­nes de Ro­sen­do Ro­me­ro, Ra­fael Man­ja­rrés, Jo­sé Al­fon­so ‘Chi­che’ Maes­tre, Dei­mer Ma­rín, Wis­ton Mue­gue, en­tre otros.

Con Mr. Black lan­zó ‘El Al­bo­ro­to’ ¿có­mo se dio es­ta co­la­bo­ra­ción?

Es­ta una can­ción que qui­si­mos que so­na­ra a pa­rran­da, a tra­di­ción, a sa­bro­su­ra, al gran Fa­rid Or­tiz, que lla­ma­mos ‘Afa­ri­cham­pe­tiao’, pa­ra po­ner a bai­lar es­te fin de año y en Car­na­va­les. Hi­ci­mos la gra­ba­ción en­tre Ba­rran­qui­lla con ‘Los Mag­ní­fi­cos’ y en Car­ta­ge­na con el equi­po de pro­duc­ción de Mr. Black, en el Mu­seo de la Cham­pe­ta.

En la can­ción, Mr. Black lo lla­mó ‘El nue­vo Mons­truo del Va­lle­na­to’ ¿fue al­go pla­nea­do?

No. Se dio en las gra­ba­cio­nes y es un tí­tu­lo que me lle­na de mu- cha emo­ción y com­pro­mi­so con mis se­gui­do­res.

¿Qué tan al­bo­ro­ta­do es en su vi­da?

Soy ale­gre y es­pon­tá­neo al 100%, ob­via­men­te ten­go ra­tos de ale­gría, de se­rie­dad, de lo­cu­ra, de tris­te­za. Eso va cam­bian­do de acuer­do al es­ce­na­rio.

¿Có­mo fue su ca­mino pa­ra vol­ver­se so­lis­ta?

Tu­ve que en­con­trar un equi­li­brio en­tre con­ser­var lo que era y mos­trar­te nue­va­men­te, pa­ra re­co­brar el ca­ri­ño del pú­bli­co, ex­pli­can­do quién soy e ins­pi­rán­do­los a tra­vés de mi nue­va mú­si­ca.

¿Có­mo es su re­la­ción con Kvrass en la ac­tua­li­dad?

Cor­dial y de mu­cha tran­qui­li­dad. Se­ría bo­ni­to pa­ra to­dos los se­gui­do­res en­tre­gar­les un re­en­cuen­tro, oja­lá se dé. El tiem­po de Dios es per­fec­to y los mu­cha­chos han ve­ni­do tra­ba­jan­do y cre­cien­do.

Des­de la ven­ta­na de es­pec­ta­dor ¿có­mo ve a la agru­pa­ción?

Te pue­do de­cir que la ver­dad no me gus­ta. No sé, con­si­de­ro que la esen­cia y la iden­ti­dad del gru­po ha cam­bia­do mu­cho.

¿Sue­ña co­la­bo­rar mu­si­cal­men­te con al­gún ar­tis­ta?

Sí. Con ar­tis­tas co­lom­bia­nos que ad­mi­ro co­mo Car­los Vi­ves, Jor­ge Ce­le­dón y ‘Pon­cho’ Zuleta. Tam­bién me gus­ta­ría ha­cer al­go con Pi­pe Bueno.

Si le die­ran a ele­gir un te­ma con Car­los Vi­ves ¿cuál se­ría?

No sa­bría de­cir la can­ción, pe­ro se­ría al­gu­na de los ju­gla­res de la mú­si­ca va­lle­na­ta.

¿Ad­mi­ra a al­gún com­pa­ñe­ro del gé­ne­ro?

Sí, a Sil­ves­tre Dan­gond, por­que lo­gró que el va­lle­na­to en­tra­ra en la in­dus­tria mu­si­cal del mun­do; con una pro­pues­ta mo­der­na y muy ver­sá­til.

su fa­mi­lia ¿Có­mo es­tán sus hi­jos?

Cre­cien­do. Los hi­jos son una ben­di­ción, son la pro­lon­ga­ción de la exis­ten­cia de uno. Es­toy an­sio­so por te­ner a mis hi­jos ma­yo­res Ra­fael Ale­jan­dro y Mau­ri­cio An­drés de va­ca­cio­nes con­mi­go. Mien­tras tan­to apro­ve­chan­do el tiem­po con Sa­lo­món, quien ha si­do una luz más en nues­tro ho­gar.

¿Se ha mo­di­fi­ca­do la di­ná­mi­ca del ho­gar con el na­ci­mien­to de Sa­lo­món?

Un po­co. Ape­nas va­mos sa­lien­do al rue­do, por­que Mi­la­gros, ade­más de mi má­na­ger, es mi ase­so­ra de ima­gen en es­te ti­po de co­sas co­mo el mo­de­la­je; en­ton­ces sin ella uno se sien­te co­mo per­di­do (ri­sas).

¿Có­mo cam­bia la pa­ter­ni­dad a una fi­gu­ra pú­bli­ca?

La pa­ter­ni­dad te vuel­ve más cons­cien­te y com­pro­me­ti­do de que mu­chos pa­san por la vi­da sin de­jar hue­llas, pe­ro que si la vas a de­jar, de­be ser bo­ni­ta y cons­truc­ti­va.

¿Qué hue­lla quie­re de­jar?

Quie­ro de­jar en la ju­ven­tud va­lle­na­ta la en­se­ñan­za de va­lo­rar nues­tras raí­ces, de va­lo­rar los prin­ci­pios de la éti­ca, de la mo­ral, de la fa­mi­lia. Esa es mi hue­lla, la de que to­dos tra­te­mos de con­ser­var esas co­sas bo­ni­tas con las que cre­ci­mos y fui­mos for­ma­dos

¿Có­mo se vi­ve una re­la­ción de es­po­sos y de má­na­ger con su pa­re­ja?

Es sen­ci­llo. Hay ho­ra­rio de ofi­ci­na y hay ho­ra­rio de ho­gar.

¿Có­mo enamo­ró a su ac­tual es­po­sa?

La enamo­ré con va­lle­na­to. Hay un te­ma de mi pri­mer ál­bum que se lla­ma ‘Tú ve­rás si me crees’ y se la de­di­qué a ella.

Veo que tie­ne va­rios ta­tua­jes…

Sí,ten­go 3 ta­tua­jes y me ha­ré dos más. Uno di­ce ‘Kvrass’, otro ‘Dios ha­ce mi­la­gros’ y en el ter­ce­ro es­tam­pé los nom­bres de mis hi­jos ma­yo­res. Quie­ro ha­cer­me otro que di­ga: Sa­lo­món y el quin­to: ‘Mi vi­da es la mú­si­ca’.

¿Qué re­pre­sen­tan?

Sig­ni­fi­can las co­sas que van a per­ma­ne­cer en tu vi­da, aún des­pués de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.