Vi­ta­mi­na C, alia­da de la piel

La O (Cúcuta) - - CONTENT -

“Pre­vie­ne y co­rri­ge los pri­me­ros sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to”. Ese el prin­ci­pal be­ne­fi­cio de la vi­ta­mi­na C que des­ta­ca Mar­ta Mar­tí, res­pon­sa­ble téc­ni­ca de la fir­ma de cos­mé­ti­cos in­ter­na­cio­nal Mon­ti­be­llo.

To­mán­do­la por vía oral tie­ne li­mi­ta­das po­si­bi­li­da­des de lle­gar tan di­rec­ta y fuer­te­men­te a la piel, así que los sé­rums, cre­mas y am­po­llas con vi­ta­mi­na C se han con­ver­ti­do en los pro­duc­tos es­tre­llas en far­ma­cias y cen­tros de cos­mé­ti­cos.

De ahí a que pro­pon­ga el uso de un sé­rum y pro­duc­tos con es­tos com­ple­men­tos, ade­más de con­su­mir esos ali­men­tos ri­cos en es­ta vi­ta­mi­na que trae­rá tam­bién be­ne­fi­cios a la sa­lud.

Ma­tí apun­ta a que la cos­mé­ti­ca con vi­ta­mi­na C lo­gra “sua­vi­zar las arru­gas apor­tan­do má­xi­ma lu­mi­no­si­dad y vi­ta­li­dad a la piel”.

Pa­ra Car­men Díaz, di­rec­to­ra del ins­ti­tu­to de be­lle­za Ger­mai­ne Go­ya, ubi­ca­do en España, es im­pres­cin­di­ble usar­la a par­tir de los 35 años pa­ra pre­ve­nir y man­te­ner la ju­ven­tud de la piel. “Es un ex­ce­len­te an­ti­oxi­dan­te”, ex­pli­có.

“La ven­ta­ja de es­te ti­po de tra­ta­mien­tos, fren­te a otros más agre­si­vos pa­ra el ros­tro, es que ha­cen uso de ele­men­tos pro­pios de la piel, por lo que el re­sul­ta­do fi­nal es na­tu­ral y no mo­di­fi­ca la es­truc­tu­ra de la cé­lu­las, al tiem­po que con­si­gue aca­bar con la fla­ci­dez y apor­tar una ma­yor lu­mi­no­si­dad”, agre­gó.

PRO­TEC­CIÓN

De acuer­do con las es­pe­cia­lis­tas, los cam­bios en las tem­pe­ra­tu­ras ha­cen que la piel se mues­tre más apa­ga­da, por lo que pa­ra ellas es una ra­zón más pa­ra re­co­men­dar lle­var una die­ta ri­ca en vi­ta­mi­na C y an­ti­oxi­dan­tes (es­ta vi­ta­mi­na es uno de ellos).

La oxi­da­ción ce­lu­lar es una de las prin­ci­pa­les cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to de la piel, tal y co­mo ex­pli­can des­de los la­bo­ra­to­rios He­ber Far­ma, “un pro­ce­so na­tu­ral e inevi­ta­ble que se pue­de ra­len­ti­zar gra­cias a la vi­ta­mi­na C y el ozono”.

“La vi­ta­mi­na C, al ser un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te so­lu­ble en agua, se aso­cia a va­rios efec­tos be­ne­fi­cio­sos en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de la piel”.

Esos otros be­ne­fi­cios a los que ha­ce re­fe­ren­cia los la­bo­ra­to­rios He­ber Far­ma es a que es­ta vi­ta­mi­na tie­ne la ca­pa­ci­dad de au­men­tar la sín­te­sis del co­lá­geno, evi­ta la apa­ri­ción de man­chas y las acla­ra si las tie­ne; ac­túa co­mo un blan­quea­dor na­tu­ral.

Pe­ro, ade­más, con­tri­bu­ye al bie­nes­tar ge­ne­ral del or­ga­nis­mo al dar­le la ener­gía que ne­ce­si­ta y es un alia­do pa­ra for­ta­le­cer las uñas e im­pe­dir que se quie­bren.

CÓ­MO USAR­LO

Se pue­de usar en to­dos los ti­pos de piel, in­clu­so las sen­si­bles, a cual­quier edad, por­que en pie­les jó­ve­nes pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y en las más ma­du­ras com­ba­te el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to. El re­sul­ta­do de in­cluir­lo en la ru­ti­na de cui­da­do es una piel más jo­ven, fir­me y lu­mi­no­sa con un tono uni­for­me y una me­jo­ra en las ma­chas y las arru­gas.

Las es­pe­cia­lis­tas en be­lle­za re­co­mien­dan in­cluir la vi­ta­mi­na C en la ru­ti­na des­pués de una lim­pie­za fa­cial. Se pue­de usar tan­to de día co­mo de no­che, aun­que si son pro­duc­tos con un al­to por­cen­ta­je de es­ta vi­ta­mi­na, lo ideal es usar­lo so­lo de no­che. Se acon­se­ja ade­más en el día usar pro­tec­ción so­lar des­pués de apli­car la vi­ta­mi­na C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.