Adria­na Con­tre­ras Delgado

La O (Cúcuta) - - EL RINCÓN DE... -

Adria­na Con­tre­ras Delgado di­vi­de en dos sus días. Por la ma­ña­na se en­car­ga del ne­go­cio de avi­cul­tu­ra de sus pa­pás. Y por la tar­de, ya con sus ta­co­nes pues­tos, se apro­pia de su ta­ller de ro­pa en ba­rrio Blan­co.

Se tra­ta de una ca­sa que acon­di­cio­nó pa­ra cum­plir su sue­ño de con­ver­tir­se en di­se­ña­do­ra de mo­das. Es­ta ca­rre­ra la co­men­zó ha­ce 16 años y ac­tual­men­te sus pie­zas tie­nen pre­sen­cia en 60 tien­das de ro­pa de Co­lom­bia y en di­fe­ren­tes ‘con­cept sto­re’ de Es­ta­dos Uni­dos, Pa­na­má, Mé­xi­co, Cos­ta Ri­ca y Gua­te­ma­la.

Su ta­ller lo des­cri­be co­mo su cen­tro de vi­da. Con­tre­ras con­fie­sa que “no ha lle­ga­do la no­che y ya es­toy desean­do que ama­nez­ca pa­ra es­tar de nue­vo aquí, en mi rin­cón fa­vo­ri­to”.

Es­te lu­gar la co­nec­ta con su ma­má, -quien fa­lle­ció ha­ce dos años atrás- la mu­jer que siem­pre la im­pul­só a se­guir sus me­tas co­mo crea­do­ra de mo­da y a cons­truir su pro­pio ta­ller.

“Es­te era un sue­ño de ella. Mi ma­má mu­rió y a los 15 días lo inau­gu­ré. Ella era la que me ani­ma­ba y me em­pu­ja­ba cuan­do me des­ani­ma­ba. Éra­mos muy uni­das” di­ce Adria­na, la me­nor de tres hi­jos.

Su re­cuer­do si­gue la­ten­te en el ta­ller de Adria­na. En un pe­que­ño al­tar per­ma­ne­ce la ima­gen de su pro­ge­ni­to­ra jun­to con la de la vir­gen Ma­ría. “Yo sé que de­trás de mis éxi­tos es­tán es­tas dos per­so­ni­tas”, se sin­ce­ra.

Pe­se a que su ma­má era quien so­ña­ba con ver­la co­mo di­se­ña­do­ra de mo­das, no fue de ella que he­re­dó su ve­na ar­tís­ti­ca. La cu­cu­te­ña con­tó que lo des­cu­brió en el co­le­gio, cuan­do ella mis­ma di­se­ña­ba y ven­día mo­ñas y bi­lle­te­ras.

Lue­go co­men­zó a ha­cer cur­sos has­ta que via­jó a Ita­lia a es­tu­diar di­se­ño de mo­das en el Ins­ti­tu­to Ma­ran­go­ni, ubi­ca­do en la ciu­dad de Mi­lán.

2 Es­te lu­gar del ta­ller tam­bién es de los más vi­si­ta­dos por la di­se­ña­do­ra cu­cu­te­ña, pues ase­gu­ra que aquí es don­de crea el va­lor agre­ga­do de su ne­go­cio. Allí mis­mo pro­du­ce los es­tam­pa­dos de las te­las con las ques di­se­ña sus ex­clu­si­vas pren­das.

1 La sa­la don­de re­ci­be a sus clien­tes es uno de los es­pa­cios fa­vo­ri­tos. “Los co­lo­res me Ins­pi­ran y dan paz y tran­qui­li­dad a mis clien­tes. Aquí lo­gro equi­li­brar la car­ga la­bo­ral pa­ra vol­ver a arran­car”, cuen­ta.

4 “El jar­dín me sir­ve más co­mo ins­pi­ra­ción, so­bre to­do cuan­do es­tá ano­che­cien­do Ven­go y me to­mo un ca­fe­ci­to a ver qué flu­ye”.

3 Es­te es el pe­que­ño al­tar que con­ser­va en su tien­da, don­de ubi­ca una fo­to de su ma­má. “Yo le pi­do cual­quier co­sa y se me abren puer­tas y puer­tas. Me sien­to ben­de­ci­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.