Las re­vo­lu­cio­nes

eu­ro­peas de 1848

La Opinión - Imágenes - - Por­ta­da - Do­no­so Cor­tés

En­tre los pe­río­dos re­vo­lu­cio­na­rios del si­glo XIX se su­ce­die­ron las re­vo­lu­cio­nes de, que se ha­bían ini­cia­do con las de­no­mi­na­das «re­vo­lu­ción de 1820» y «re­vo­lu­ción de 1830». Fue­ron re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les y se ca­rac­te­ri­za­ron por las ma­ni­fes­ta­cio­nes na­cio­na­lis­tas y el ini­cio del mo­vi­mien­to obre­ro.

Ini­cia­das en Fran­cia se di­fun­die­ron en rá­pi­da ex­pan­sión por Ale­ma­nia, Aus­tria, Hun­gría e Ita­lia en 1848. Fue vi­tal el ni­vel de de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­ca­cio­nes (te­lé­gra­fo, fe­rro­ca­rril) en la Re­vo­lu­ción In­dus­trial.

Aun­que su éxi­to ini­cial fue le­ve y fue­ron re­pri­mi­das o re­con­du­ci­das a si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas de ti­po con­ser­va­dor, su tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca fue de­ci­si­va. Era im­po­si­ble man­te­ner sin cam­bios el An­ti­guo Ré­gi­men, co­mo lo ha­bían in­ten­ta­do las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias de la Res­tau­ra­ción.

Tras el Con­gre­so de Vie­na las mo­nar­quías ab­so­lu­tas fue­ron res­tau­ra­das en los te­rri­to­rios don­de las Gue­rras Na­po­leó­ni­cas ha­bían ins­ta­la­do Es­ta­dos li­be­ra­les. Es­te res­ta­ble­ci­mien­to del An­ti­guo Ré­gi­men en un pe­rio­do de cam­bio so­cio eco­nó­mi­co (re­vo­lu­ción in­dus­trial, re­vo­lu­ción bur­gue­sa, y el de­sa­rro­llo del ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial y nan­cie­ro) no se co­rres­pon­día, en tér­mi­nos de evo­lu­ción his­tó­ri­ca, con el sur­gi­mien­to de una opi­nión pú­bli­ca de ti­po con­tem­po­rá­neo, iden­ti ca­da con los va­lo­res de la so­cie­dad in­dus­trial y ur­ba­na, en la que las cla­ses me­dias, los pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les y los es­tu­dian­tes te­nían pe­so de­ci­si­vo y que se mos­tró fa­vo­ra­ble a los mo­vi­mien­tos li­be­ra­les y na­cio­na­lis­tas. Las po­ten­cias ab­so­lu­tis­tas (Aus­tria, Pru­sia y Ru­sia) con­si­guie­ron, me­dian­te la San­ta Alian­za y la con­vo­ca­to­ria pe­rió­di­ca de con­gre­sos, con­tro­lar los es­ta­lli­dos re­vo­lu­cio­na­rios de 1820 y 1830.

El pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­ción de las cla­ses ba­jas en las zo­nas más desa­rro­lla­das in­dus­trial­men­te tra­jo co­mo re­sul­ta­do la apa­ri­ción de un mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do, es­pe­cial­men­te po­ten­te en Gran Bre­ta­ña. El 21 de fe­bre­ro de 1848 apa­re­ce pu­bli­ca­do en Lon­dres el Ma­ni es­to Co­mu­nis­ta de Karl Marx y Frie­drich En­gels, en­car­ga­do por la Li­ga de los Co­mu­nis­tas; pe­ro no hu­bo un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio sig­ni ca­ti­vo en In­gla­te­rra, cu­yo sis­te­ma po­lí­ti­co ha­bía de­mos­tra­do su cien­te

exi­bi­li­dad co­mo pa­ra ir asu­mien­do las reivin­di­ca­cio­nes de ma­yor par­ti­ci­pa­ción (car­tis­mo, Re­form Acts). En Fran­cia, los de­no­mi­na­dos so­cia­lis­tas utó­pi­cos (Proud­hon, Saint-Si­mon, Louis Blanc) tu­vie­ron un gran pro­ta­go­nis­mo en los acon­te­ci­mien­tos de 1848. La ple­be ur­ba­na ha­bía te­ni­do un pa­pel en los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res. La no­ve­dad fue que du­ran­te un bre­ve pe­rio­do del año 1848 pa­re­ció po­si­ble la pues­ta en prác­ti­ca de un pro­gra­ma po­lí­ti­co di­se­ña­do a par­tir de la to­ma de con­cien­cia de los in­tere­ses pro­pios de la cla­se obre­ra (com­mis­sion du Lu­xem­bourg –co­mi­sión del Lu­xem­bur­go–, ate­liers so­ciaux –ta­lle­res so­cia­les–). La re­con­duc­ción con­ser­va­do­ra del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y la fa­se ex­pan­si­va en que el ca­pi­ta­lis­mo en­tró en las dos dé­ca­das si­guien­tes hi­cie­ron que es­te ti­po de plan­tea­mien­tos no pu­die­ran vol­ver a te­ner po­si­bi­li­da­des reales de eje­cu­tar­se has­ta la Co­mu­na de Pa­rís de 1871.

HU­BO TRES ACON­TE­CI­MIEN­TOS ECO­NÓ­MI­COS QUE CON­TRI­BU­YE­RON A LAS RE­VUEL­TAS:

En­tre 1845 y 1849 la pla­ga de la pa­ta­ta echó a per­der las co­se­chas, lo que fue es­pe­cial­men­te gra­ve en Ir­lan­da (Gran Ham­bru­na ir­lan­de­sa). Es­te su­ce­so coin­ci­dió con la ca­res­tía ge­ne­ral en Fran­cia de 1847 que, al igual que en otros paí­ses, ori­gi­nó gra­ves con ic­tos in­ter­nos y una fuer­te olea­da mi­gra­to­ria.

En el oto­ño de 1847 es­ta­lló una cri­sis del co­mer­cio y la in­dus­tria en In­gla­te­rra, con la quie­bra de los gran­des co­mer­cian­tes de pro­duc­tos co­lo­nia­les. La cri­sis afec­tó tam­bién a los ban­cos agra­rios in­gle­ses y en los dis­tri­tos in­dus­tria­les se pro­du­je­ron cie­rres de fá­bri­cas.

En Pa­rís la cri­sis in­dus­trial es­tu­vo acom­pa­ña­da ade­más por una con­se­cuen­cia par­ti­cu­lar: los fa­bri­can­tes y co­mer­cian­tes al por ma­yor que, en las cir­cuns­tan­cias que en­ton­ces se es­ta­ban dan­do, no po­dían ex­por­tar sus pro­duc­tos, abrie­ron gran­des es­ta­ble­ci­mien­tos cu­ya com­pe­ten­cia arrui­nó a los pe­que­ños co­mer­cian­tes, por lo que és­tos se in­vo­lu­cra­ron en la re­vo­lu­ción.

Fran­cia: En Fran­cia, los con ic­tos so­cia­les se pre­sen­ta­ron co­mo una lu­cha de cla­ses trian­gu­lar, con dos bur­gue­sías y la ma­sa po­pu­lar. La al­ta bur­gue­sía, iden­ti ca­da con el An­ti­guo Ré­gi­men, era pre­do­mi­nan­te en el po­der y se ne­ga­ba a com­par­tir­lo con la pe­que­ña bur­gue­sía,

mien­tras que la cla­se obre­ra co­men­za­ba a ser cons­cien­te de su mi­se­ria y de su fuer­za pa­ra reivin­di­car sus in­tere­ses. Sin em­bar­go, no fue só­lo el con­flic­to so­cial lo que des­en­ca­de­nó la re­vo­lu­ción de 1848, sino que la cul­tu­ra po­lí­ti­ca fran­ce­sa tam­bién su­pu­so un im­por­tan­te fac­tor de ines­ta­bi­li­dad. La Re­vo­lu­ción fran­ce­sa de­jó co­mo le­ga­do la idea de que la po­lí­ti­ca po­día trans­for­mar la exis­ten­cia, y que el Es­ta­do no de­bía li­mi­tar­se a de­fen­der y ad­mi­nis­trar la so­cie­dad, sino que de­bía con­fi­gu­rar­la y con­du­cir­la, aun­que no ha­bía acuer­do so­bre la for­ma en que de­bía adop­tar o los ob­je­ti­vos que de­bía per­se­guir. No ha­bía una uni­fi­ca­ción de ideo­lo­gías, y to­das las cri­sis po­lí­ti­cas se con­ver­tían en cri­sis cons­ti­tu­cio­na­les. En es­te ca­so, la de­no­mi­na­da Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro su­pu­so la caí­da de la mo­nar­quía de ju­lio de Luis Fe­li­pe I de Fran­cia (el rey de las ba­rri­ca­das que de­bía su trono a las tres glo­rio­sas jor­na­das re­vo­lu­cio­na­rias de 1830). El 25 de fe­bre­ro se pro­cla­mó la Se­gun­da Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, ini­cial­men­te muy so­cial, pe­ro tras las jor­na­das de ju­nio se im­pu­so un ré­gi­men mo­de­ra­do, el de Luis Na­po­león Bo­na­par­te, pri­me­ro co­mo pre­si­den­te (10 de di­ciem­bre de 1848) y lue­go del gol­pe de Es­ta­do del 2 de di­ciem­bre de 1851 co­mo em­pe­ra­dor de los fran­ce­ses, en el Se­gun­do Im­pe­rio fran­cés (1852-1870).

Ale­ma­nia: En la ma­yor par­te de los Es­ta­dos de la Con­fe­de­ra­ción Ger­má­ni­ca (la ins­ti­tu­ción que sus­ti­tu­yó al Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co di­suel­to du­ran­te las gue­rras na­po­leó­ni­cas) el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio co­no­ci­do co­mo März­re­vo­lu­tion (re­vo­lu­ción de mar­zo) lle­vó a la for­ma­ción go­bier­nos li­be­ra­les, los de­no­mi­na­dos März­re­gie­run­gen (“go­bier­nos de mar­zo”). El 10 de mar­zo de 1848, el Bun­des­tag (par­la­men­to fe­de­ral) de la Con­fe­de­ra­ción Ger­má­ni­ca nom­bró un Sieb­zeh­ne­rauss­chuss (“co­mi­té de los die­ci­sie­te”) pa­ra pre­pa­rar un tex­to cons­ti­tu­cio­nal; el 20 de mar­zo, el Bun­des­tag ur­gió a los Es­ta­dos de la con­fe­de­ra­ción a con­vo­car elec­cio­nes pa­ra una asam­blea cons­ti­tu­yen­te. Tras gra­ves al­ter­ca­dos ca­lle­je­ros (Ba­rri­ka­de­naufs­tand) en Pru­sia, tam­bién se con­vo­có una Asam­blea Na­cio­nal Pru­sia­na, pa­ra pre­pa­rar la cons­ti­tu­ción de ese reino.

El par­la­men­to de Fránc­fort, reuni­do des­de el 18 de ma­yo, re­dac­tó la Cons­ti­tu­ción de Fránc­fort de 1849, que pre­veía una Ale­ma­nia uni­fi­ca­da co­mo una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal. No fue acep­ta­da por los prín­ci­pes so­be­ra­nos de los Es­ta­dos ale­ma­nes, ni si­quie­ra por el rey de Pru­sia, al que se ofre­ció ele­gir­le co­mo em­pe­ra­dor.

En los te­rri­to­rios de Schles­wig-Hols­tein, ane­xio­na­dos al reino de Di­na­mar­ca (don­de a su vez hu­bo un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio que con­du­jo a la for­ma­ción de una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal) se pro­du­jo un mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta que lle­vó a la pri­me­ra gue­rra de Schles­wig-Hols­tein (18481849).

Es­ta­do de los Habs­bur­go: En el Im­pe­rio aus­tría­co se in­ten­ta­ron lle­var a ca­bo cier­tas re­for­mas, obli­ga­dos por la pre­sión re­vo­lu­cio­na­ria en to­dos los te­rri­to­rios del im­pe­rio plu­ri­na­cio­nal y otros te­rri­to­rios con­tro­la­dos por los Habs­bur­go: Aus­tria, Hun­gría, Bohe­mia, Voi­vo­di­na, Ita­lia, etc. En es­te ca­so, la bur­gue­sía era prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, por lo que el pa­pel de Ter­cer Es­ta­do co­rres­pon­dió a la no­ble­za me­dia y a la ple­be no­ble, gran par­te de la cual es­ta­ba com­pues­ta por in­di­vi­duos con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, las cua­les vis­lum­bra­ban la ne­ce­si­dad de re­for­ma y exi­gían la su­pre­sión del ré­gi­men feu­dal y de la ser­vi­dum­bre.

Otros Es­ta­dos ita­lia­nos: Ade­más de los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios en las zo­nas con­tro­la­das por los Habs­bur­go (reino Lom­bar­do-Vé­ne­to, Par­ma, Mó­de­na y Tos­ca­na), hu­bo su­ble­va­cio­nes en zo­nas de los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios y del reino de las Dos Si­ci­lias (Ná­po­les y Si­ci­lia), sien­do par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­tes la re­vo­lu­ción si­ci­lia­na de 1848 (que se ini­ció el 12 de ene­ro, un mes an­tes de las jor­na­das re­vo­lu­cio­na­rias de Pa­rís) y la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca Ro­ma­na (1849).

Es­pa­ña: De mo­do si­mul­tá­neo a la re­vo­lu­ción pa­ri­si­na, hu­bo in­ten­tos de su­ble­va­ción con­tra el go­bierno mo­de­ra­do de Nar­váez por par­te de ele­men­tos li­be­ra­les pro­gre­sis­tas, pe­ro la di­vi­sión in­ter­na de és­tos, es­pe­cial­men­te las du­das que los di­ri­gen­tes te­nían so­bre el ra­di­ca­lis­mo de las ba­ses, y la ener­gía de la re­pre­sión que des­ple­gó el go­bierno las hi­cie­ron fra­ca­sar. El «es­pa­dón» es­pa­ñol fue con­si­de­ra­do en las cor­tes eu­ro­peas co­mo un de­fen­sor del or­den es­ta­ble­ci­do, a la al­tu­ra de Ra­detzky y Win­disch­grätz; y el dis­cur­so de Do­no­so Cor­tés apo­yan­do su ac­tua­ción (La dic­ta­du­ra ne­ce­sa­ria —Nar­váez di­sol­vió las cor­tes y go­ber­nó sin con­trol par­la­men­ta­rio du­ran­te dos años—) tu­vo tam­bién eco en la opi­nión con­ser­va­do­ra in­ter­na­cio­nal.

No obs­tan­te, hu­bo re­per­cu­sio­nes pos­te­rio­res: al año si­guien­te se sus­tan­ció la es­ci­sión de los pro­gre­sis­tas y se fun­dó el Par­ti­do De­mó­cra­ta, y seis años des­pués se pro­du­jo la re­vo­lu­ción de 1854.Benito Pé­rez Gal­dós am­bien­tó uno de los Epi­so­dios na­cio­na­les (Las tor­men­tas del 48) en ese mo­men­to his­tó­ri­co.

La­mar­ti­ne, fren­te al ayun­ta­mien­to de Pa­rís, re­cha­za la ban­de­ra ro­ja el 25 de fe­bre­ro de 1848. Pin­tu­ra de Fel

Epi­so­dio de las 5 jor­na­das de Mi­lán 18-22 de mar­zo de 1848, óleo de Bal­das­sa­re Ver­da­zi (1886).

ix Phi­lip­po­teaux.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.