El ge­ne­ral Cu­be­ros Ni­ño

La Opinión - Imágenes - - Portada - Pa­blo Emi­lio Ra­mí­rez Cal­de­rón, M.D.

El ge­ne­ral Lean­dro Cu­be­ros Ni­ño na­ció en la ciu­dad de Chi­ná­co­ta, el 24 de di­ciem­bre de 1876; hi­zo los es­tu­dios pri­ma­rios en su ciu­dad na­tal, los de se­cun­da­ria, en el co­le­gio San Jo­sé de Pam­plo­na, don­de se gra­duó de ba­chi­ller. En se­gui­da se ma­tri­cu­ló en la fa­cul­tad de me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, don­de cur­só los pri­me­ros cua­tro años de la ca­rre­ra mé­di­ca. Al na­li­zar és­tos, en­con­tró que la lla­ma­da gue­rra de los mil días, es­ta­ba en su apo­geo y de­ci­dió vin­cu­lar­se a ella, pa­ra lu­char por sus idea­les de li­ber­tad.

Se unió a las fuer­zas del Ge­ne­ral Ben­ja­mín He­rre­ra y par­ti­ci­pó en la vic­to­rio­sa ba­ta­lla de Pe­ra­lon­so, en el puen­te lo­ca­li­za­do en el si­tio de­no­mi­na­do La La­ja, en el mu­ni­ci­pio de Santiago, el cual se con­ser­va co­mo una re­li­quia de la His­to­ria Mi­li­tar co­lom­bia­na, que se le pue­de vi­si­tar. Allí fue as­cen­di­do a te­nien­te co­ro­nel y, en 1901, a Ge­ne­ral.

Al ter­mi­nar la gue­rra con la de­rro­ta de las fuer­zas li­be­ra­les in­sur­gen­tes, se de­di­có a la po­lí­ti­ca en el Con­gre­so na­cio­nal, pri­me­ro co­mo re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra y des­pués co­mo Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, por Pam­plo­na y por An­tio­quia, en va­rios pe­río­dos.

Mu­rió en la ciu­dad de Ma­ra­cai­bo, don­de re­pre­sen­ta­ba a Colombia, co­mo Cón­sul Ge­ne­ral, el 10 de no­viem­bre de 1934, por una ma­si­va he­mo­rra­gia di­ges­ti­va oca­sio­na­da por una agre­si­va úl­ce­ra gás­tri­ca, al igual que tres años des­pués, el 18 de fe­bre­ro de 1937, mu­rie­ra en la ciu­dad eter­na de Ro­ma, por idén­ti­co pro­ce­so pa­to­ló­gi­co, el doc­tor En­ri­que Olaya He- rre­ra, pre­si­den­te de 1930 a 1934, cuan­do era em­ba­ja­dor y mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio de Colombia en Ita­lia.

Se ca­só con la da­ma ve­ne­zo­la­na, na­tu­ral de Co­lón, do­ña Lau­ra Gius­ti Rivas, en la ciu­dad de San Cris­tó­bal, en 1925, con quien pro­crea­ron cin­co hi­jos, Lau­ra, Bea­triz, Lean­dro, Ana y Jor­ge. En Cú­cu­ta, sien­do Se­na­dor y Je­fe del par­ti­do Li­be­ral fue, in­jus­ta­men­te, he­cho pre­so por el go­bierno de Mi­guel Aba­día Mén­dez en 1929, al acu­sar­lo de par­ti­ci­par en la des­mem­bra­ción del país pa­ra for­mar la re­pú­bli­ca del Zu­lia, pe­ro pron­to el Tri­bu­nal de Pam­plo­na, lo ab­sol­vió y li­be­ró.

Fue dos ve­ces Re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra y en 1927, Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca por el de­par­ta­men­to de An­tio­quia, En 1929 y 1930 fue miem­bro de la Di­rec­ción Na­cio­nal Li­be­ral, en un triun­vi­ra­to con el doc­tor Al­fon­so Ló­pez Pu­ma­re­jo y el doc­tor An­to­nio Sam­per Uri­be, cuan­do fue pre­can­di­da­to pre­si­den­cial.

En Cú­cu­ta, fue uno de los fun­da­do­res del co­le­gio Gre­mios Uni­dos, pos­te­rior­men­te, Uni­ver­si­dad Li­bre. Co­la­bo­ró en el fun­cio­na­mien­to del fe­rro­ca­rril de Cú­cu­ta y en la unión con el gran fe­rro­ca­rril del Táchira.

En 1910 fun­dó en Cú­cu­ta el pe­rió­di­co Bron­ces, don­de por va­rios años de­fen­dió sus ideas li­be­ra­les, con vi­bran­te ta­len­to e hi­dal­guía. Fue poe­ta, pe­ro se con­ser­van po­cas pro­duc­cio­nes, en­tre ellas,

Ave César, Sol po­nien­te y Sue­ños de glo­ria.

En 1899, se en­ro­la en las las re­vo­lu­cio­na­rias li­be­ra­les de la Gue­rra de los Mil Días, con el gra­do de sar­gen­to aban­de­ra­do del ejér­ci­to del Nor­te, ba­jo las ór­de­nes del ge­ne­ral Ben­ja­mín He­rre­ra, con quien hi­zo la cam­pa­ña de San­tan­der; as­cen­di­do a ge­ne­ral de bri­ga­da por su co­ra­je, don de man­do y dis­ci­pli­na, hi­zo par­te de la fuer­zas co­man­da­das por el ge­ne­ral Ra­fael Uri­be Uri­be en la cos­ta que, de­rro­ta­das, ter­mi­na­ron en Panamá par­ti­ci­pan­do en las ne­go­cia­cio­nes del nal de la gue­rra en el bu­que nor­te­ame­ri­cano Wis­con­sin.

Po­bre y lleno de ne­ce­si­da­des, fue nom­bra­do Cón­sul de Colombia en Ma­ra­cai­bo en un ran­go muy in­fe­rior a sus mé­ri­tos y ser­vi­cios a la Pa­tria, don­de mu­rió el 10 de no­viem­bre de 1934. Los pre­si­den­tes Al­fon­so Ló­pez de Colombia y Juan Vi­cen­te Gó­mez de Ve­ne­zue­la, or­de­na­ron ren­dir­le ho­no­res. Su ca­dá­ver fue tras­la­da­do en bar­co por el La­go de Ma­ra­cai­bo, el río Ca­ta­tum­bo y nal­men­te el río Zu­lia, tras una tor­men­to­sa tra­ve­sía, que por po­co ter­mi­na en las aguas del cau­da­lo­so río.

Fue en­te­rra­do en el Ce­men­te­rio Cen­tral de Cú­cu­ta, pre­vias las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas y la cá­ma­ra ar­dien­te en la Asam­blea de­par­ta­men­tal, des­pués de so­no­ros dis­cur­sos de ora­do­res de to­das las en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das.

Ejér­ci­to Li­be­ral de CUn­di­na­mar­ca en la Gue­rra de los Mil Días.

Lau­ri­ta Cu­be­ros de Ochoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.