No sé qué tie­ne la mú­si­ca es­ta ma­ña­na

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

Abs­trac­ción ma­ti­nal

No sé qué tie­ne la mú­si­ca és­ta ma­ña­na, la mú­si­ca mi ami­ga, mi con­fi­den­te, mi so­be­ra­na. Arro­ba­do­ra se re­go­ci­ja en mí y me trans­por­ta, al com­pás de su ma­gia, por pai­sa­jes de en­sue­ño, por vi­ven­cias inusi­ta­das y, en­carno, en la fan­ta­sía, el es­pí­ri­tu de la so­na­ta, tes­ti­go de una len­ta na­ve que sur­ca, a lo le­jos, la bru­mo­sa dis­tan­cia, de­jan­do un ric­tus de evo­ca­ción, una es­te­la de nos­tal­gia, una dul­ce sen­sa­ción de jú­bi­lo, un li­ge­ro tem­blor en el al­ma y, no sé, si es la me­lo­día o una his­to­ria por al­guien con­ta­da, pues in­ter­pre­ta un sen­ti­mien­to y se hu­me­de­ce con mis lá­gri­mas. ¿Es la tris­te­za del mú­si­co por cen­tu­rias ca­lla­da y su ego que des­pier­ta del lar­go sue­ño y can­ta, o es aca­so mi pro­pia tris­te­za que se ma­te­ria­li­za co­mo una cam­pa­na y aflo­ra, des­de el co­ra­zón, la ines­cru­ta­ble nos­tal­gia? ¡Ah! no sé qué tie­ne la mú­si­ca es­ta ma­ña­na, la mú­si­ca mi ami­ga, mi con­fi­den­te, mi so­be­ra­na.

Mi co­ra­zón

Sa­bio mi co­ra­zón de vi­vir y de mo­rir mi in­con­for­me y al­ti­vo co­ra­zón mí atem­pe­ra­do co­ra­zón maes­tro mi dul­ce co­ra­zón ami­go, Irre­den­ta afir­ma­ción de mí mi pre­su­ro­so de­sig­nio, el ni­ño re­bel­de que me ha­bi­ta, la li­ber­tad de mi des­tino, per­ma­ne­ce aquí, con­mi­go, a mi cos­ta­do, in­ten­tan­do en és­te su­ce­der de vi­da, sig­na­do por au­sen­cias lar­gas y de­fi­ni­ti­vas, en es­ta con­fron­ta­ción sin due­los en es­ta con­vic­ción sin pa­la­bras en es­ta lan­gui­dez del al­ma acom­pa­sar la fuer­za del ins­tin­to con la quie­tud sin so­bre­sal­tos con las no­ches sin fan­tas­mas con los días re­pe­ti­dos sin pre­mu­ra con las tar­des sin llo­viz­na he­la­da, só­lo con­mi­go y es­ta, in­quie­tan­te, sen­sa­ción de cal­ma.

In­som­nio

Es de no­che y el sue­ño aun no lle­ga, re­fle­xiono en mi vi­da, sig­na­da por au­sen­cias lar­gas y de­fi­ni­ti­vas, y, pien­so en lo que me que­da, de re­pen­te...¡fren­te a mí, mi edad pri­me­ra, só­li­da, fe­liz, be­lla! y és­te trans­cu­rrir adul­to que, de nos­tál­gi­co, pe­sa. Ama­ne­ce y aún en duer­me­ve­la pien­so en las co­sas que me que­dan, es­ta de­ter­mi­na­ción de vi­vir­me a fuer de mí, mis cer­te­zas, mis du­das, mis fun­da­men­tos y qui­me­ras, la so­li­dez de mi con­cien­cia mi pa­sión por la be­lle­za y és­ta in­ge­nua pre­sun­ción de ate­so­rar, por ri­que­za, mis vi­ven­cias, mi pen­sa­mien­to, li­bre co­mo mis ac­tos, el amor, mi as­pi­ra­ción su­pre­ma, ori­gen de mi ori­gen, mi más ca­ra he­ren­cia. Ama­ne­ce y aun sin sue­ño, re­pa­ro en mi exis­ten­cia, me sé ín­te­gra, me dis­fru­to au­tén­ti­ca, me gus­to he­cha de mí, me vi­vo li­bre, me ce­le­bro cier­ta, ha­bi­to en mí, pro­ven­go de mis es­fe­ras, ama­ne­ce y pien­so... en lo que aún me que­da.

Un día, una no­che, un ama­ne­cer. (A mi her­mano...)

Un día, una no­che, un ama­ne­cer... sin pre­ten­der sa­ber­lo y, sin sa­ber por qué, la vi­da, de re­pen­te, me en­se­ñó to­do, de una vez, y, apren­dí que la muer­te no es lo que creía, el can­sa­do fi­nal, al fi­nal de la vi­da, sino, su in­ma­nen­cia ro­tun­da con el ser, ca­paz de se­du­cir­lo, en el es­plen­dor de la vi­da, a se­guir­la sin re­pa­ro, sin te­mor, con ale­gría... a su in­cier­ta mo­ra­da a su rum­bo des­co­no­ci­do a su inexis­ten­cia, a su na­da. Aque­lla in­faus­ta no­che aquel do­lo­ro­so ama­ne­cer, tu de­ter­mi­na­ción sin am­ba­ges, tu for­ta­le­za in­que­bran­ta­ble, la vi­da en­te­ra, de­te­ni­da en el ins­tan­te, tu “Oda a la Ale­gría”, co­mo un eco, re­pe­ti­da en el ai­re, tu frá­gil her­mo­su­ra, to­do tu, dis­pues­to, se­reno... im­per­tur­ba­ble, co­mo as­cen­dien­do ha­cia ti mis­mo, sin de­jar­me, te mar­chas­te. Y com­pren­dí aca­so, en tan­to me arran­ca­ba la vi­da aquel de­sola­do ama­ne­cer, que en su fa­tí­di­ca mi­sión LA MUER­TE, esa des­co­no­ci­da, nos guar­da vi­tal­men­te de no­so­tros mis­mos y, tal vez, nos pro­te­ge de la mis­ma vi­da. có­mo nos ha­bi­ta la muer­te y nos trans­for­ma, có­mo nos po­see y nos se­du­ce, có­mo nos in­tu­ye y nos se­cun­da.

Isa­bel Cris­ti­na Va­le­ro M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.