La Ba­ta­lla de Cú­cu­ta

28 de febrero de 1813

La Opinión - Imágenes - - Portada -

AN­TE­CE­DEN­TES

El 28 de febrero de 1813, era do­min­go; Cú­cu­ta se ha­lla­ba en el jolgorio car­nes­to­lén­di­co. El pue­blo se di­ver­tía a pe­sar de las ca­de­nas que lo ago­bia­ban. Bo­lí­var, ve­nía de Cartagena de don­de ha­bía par­ti­do a na­les de no­viem­bre de 1812. De­rro­ta­das las tro­pas de Te­ne­ri­fe, lle­gó a Mom­póx, don­de se pro­ve­yó de sol­da­dos y vi­tua­llas y si­guió a Chi­ri­gua­ná por el río Ce­sar, lo­gran­do apo­de­rar­se de un ri­co bo­tín de ele­men­tos de guerra y de na­ve­ga­ción de los es­pa­ño­les.

Re­gre­só al río Mag­da­le­na y to­mó por sor­pre­sa a Ta­ma­la­me­que. De allí si­guió, aguas arri­ba, has­ta Puer­to Real, que hoy es Ga­ma­rra y al ini­ciar­se enero de 1813, lle­gó a Oca­ña.

A so­li­ci­tud del co­ro­nel Ma­nuel del Cas­ti­llo y con pre­via au­to­ri­za­ción del Go­ber­na­dor de Cartagena, si­guió Bo­lí­var la ac­ci­den­ta­da vía de Sa­la­zar de las Pal­mas. El día 21 de febrero, en el si­tio lla­ma­do “Al­to de Agua­da”, tu­vo es­ca­ra­mu­za con las avan­za­das rea­lis­tas que co­man­da­ban los co­ro­ne­les Cap­de­vi­la y Del­ga­do, quie­nes fue­ron de­rro­ta­dos y per­se­gui­dos.

Del Al­to de Agua­da, Bo­lí­var pro­si­guió ca­mino has­ta el pue­blo de San Ca­ye­tano a ori­llas del Río Zu­lia. Allí tu­vo otro en­cuen­tro con los es­pa­ño­les el 25 de febrero con el re­sul­ta­do de seis muer­tos rea­lis­tas y dos pa­trio­tas.

Al día si­guien­te, 26 de febrero, lle­ga­ron de Pam­plo­na los ca­pi­ta­nes Lino Ra­mí­rez y Fé­lix Uz­cá­te­gui, así co­mo el te­nien­te Jo­sé Con­cha, co­man­dan­do 125 hom­bres que co­mo re­fuer­zos en­via­ba el co­ro­nel Ma­nuel del Cas­ti­llo. Con es­te con­tin­gen­te, Bo­lí­var com­ple­tó 500 hom­bres, con los que en­fren­tó un nú­me­ro igual al man­do del Ge­ne­ral rea­lis­ta don Ra­món Co­rrea en las oc­ci­den­ta­les co­li­nas de Cú­cu­ta.

Es­ta ba­ta­lla me­mo­ra­ble em­pe­zó a las nue­ve de la ma­ña­na del día do­min­go 28 de febrero de 1813, en el si­tio que la pos­te­ri­dad ha con­sa­gra­do con el her­mo­so nom­bre de Lo­ma de Bo­lí­var y ter­mi­nó a la una de la tar­de des­pués de cua­tro ho­ras de fue­go cru­za­do e in­ten­so, en que la for­tu­na pa­re­cía in­cli­nar­se a fa­vor de las fuer­zas rea­lis­tas, lo que obli­go a Bo­lí­var a or­de­nar una car­ga a ba­yo­ne­ta ca­la­da, pro­du­cien­do el pá­ni­co y la con­si­guien­te de­rro­ta en las las es­pa­ño­las, que al ser per­se­gui­das por los pa­trio­tas hu­ye­ron des­pa­vo­ri­das y des­or­de­na­das por las vías de San An­to­nio y Ure­ña. Los res­tos de los de­rro­ta­dos fue­ron re­co­gi­dos por el ge­ne­ral Co­rrea y con­du­ci­dos a la ciu­dad de La Gri­ta bien aden­tro de Ve­ne­zue­la.

LA CASACA DE MERCEDES ÁBRE­GO

Aun­que la pro­pia Ba­ta­lla de Cú­cu­ta, fue de ho­ras, ya que al atar­de­cer de ese día ya se do­mi­na­ba el te­rri­to­rio, no fue lar­ga ni con mu­chos par­ti­ci­pan­tes, sí tu­vo gran­des re­per­cu­sio­nes po­si­ti­vas pa­ra la cau­sa li­ber­ta­do­ra, por cuan­to llenó de en­tu­sias­mo y es­pe­ran­za no so­lo a la Pro­vin­cia de Pam­plo­na sino a las de­más del país. Bo­lí­var, re­ci­bió una be­lla casaca te­ji­da por Mercedes Ábre­go, he­cho que pos­te­rior­men­te la lle­vó al ca­dal­so por el te­mi­ble Li­zón; Bo­lí­var pa­só al Tá­chi­ra, a San An­to­nio, don­de de­jó una pe­que­ña guar­ni­ción y re­gre­só a Cú­cu­ta a for­ta­le­cer­se pa­ra la in­va­sión a Ve­ne­zue­la y a es­pe­rar la au­to­ri­za­ción del Con­gre­so has­ta el 4 de ma­yo cuan­do par­tió con rum­bo a Ca­ra­cas.

Unos ver­sos “Al va­lien­te co­ro­nel Bo­lí­var, ofi­cia­li­dad y tro­pas a su man­do” en­tre los cua­les son es­tas es­tro­fas;

Yo vi la lu­cha, y en­tre el hu­mo den­so, En­tre las lla­mas a Be­lo­na fie­ra, A los pa­trio­tas ani­mar gri­tan­do “Cú­cu­ta li­bre”. El vie­jo Zu­lia que el cla­mor es­cu­cha, De la mo­ne­da cris­ta­li­na sa­le; Y ca­be­za co­ro­na­da de olas Mues­tra ri­sue­ño.

¿QUIÉN FUE EL VO­LUN­TA­RIO EU­GE­NIO SO­SA?

Era un jo­ven des­pier­to y ágil; ha­bía ade­lan­tó es­tu­dios pri­ma­rios, no era un vul­gar des­orien­ta­do, sino un in­quie­to, cul­to, em­pren­de­dor y tra­ba­ja­dor pa­trio­ta. Ne­go­cia­ba en ga­na­do, que sa­cri­fi­ca­ba y ven­día des­pre­sa­do. Te­nía fa­ma de va­lien­te y era muy res­pe­ta­do ya que no acep­ta­ba ofen­sas, se de­cía que sus pro­ble­mas los re­sol­vía en pri­me­ra ins­tan­cia ha­blan­do, de­cía que “por las bue­nas” y si no se po­día los di­ri­mía con due­los a pu­ños o a cu­chi­llo.

El que hu­bie­ra ex­pues­to su vi­da lle­van­do agua en una bu­rra en pleno com­ba­te a la tro­pa pa­trio­ta, no quie­re sig­ni­fi­car que fue­ra una per­so­na de­di­ca­da a trans­por­tar agua en la po­bla­ción o “agua­dor” de pro­fe­sión. Fue una de­mos­tra­ción de que­rer ser­vir a la cau­sa. Con­si­de­ró que era la me­jor for­ma de con­tri­buir, de apo­yar­la, de de­jar su ne­go­cio, re­ci­bir el en­tre­na­mien­to de dos me­ses en Cú­cu­ta. Na­die lo obli­gó: pa­ra So­sa fue un pri­vi­le­gio ser­vir a la pa­tria.

Don Ju­lio Pé­rez Fe­rre­ro, en­tre­vis­tó a So­sa en su an­cia­ni­dad. El his­to­ria­dor re­la­ta que So­sa le co­men­tó que des­pués de tras­pa­sar la lí­nea de Co­rrea y po­ner­se a ór­de­nes de Bo­lí­var: “El Li­ber­ta­dor me or­de­nó lle­var agua a la tro­pa, y ha­llan­do al aca­so una bu­rra pu­de ape­rar­la y lle­var agua de la to­ma de Pes­ca­de­ro, pa­ra cal­mar la sed de aque­llos sol­da­dos enar­de­ci­dos con el fra­gor de la ba­ta­lla y fer­vo­ro­sos de­fen­so­res de la li­ber­tad. Que­dé for­man­do par­te de las fuer­zas sin sa­ber pro­pia­men­te có­mo, y con ellas pa­sé a Ve­ne­zue­la”.

Bo­lí­var en Cú­cu­ta

En su pri­me­ra vi­si­ta Bo­lí­var re­si­dió en Cú­cu­ta un po­co más de dos me­ses, pues lle­gó el 28 de Febrero de 1813 y par­tió el 14 de Ma­yo de 1813, tiem­po du­ran­te el cual re­or­ga­ni­zó su ejér­ci­to apro­ve­chan­do el ar­ma­men­to que aban­do­nó en su hui­da el bri­ga­dier Ra­món Co­rrea y re­for­zán­do­lo con las tro­pas y la bri­llan­te o cia­li­dad que el Con­gre­so de Tun­ja pu­so a su dis­po­si­ción, o cia­li­dad en­tre la que se en­con­tra­ban glo­rio­sas gu­ras de la ju­ven­tud que hoy bri­llan en las pá­gi­nas de la epo­pe­ya, co­mo Gi­rar­dot, Ri­caur­te, D’El­hu­yar y tan­tos otros. Cua­tro días an­tes de aban­do­nar la ciu­dad, el 10 de Ma­yo, ju­ró obe­dien­cia y de­li­dad al Con­gre­so de Nue­va Gra­na­da an­te el Ayuntamiento del mu­ni­ci­pio.

Du­ran­te esa me­mo­ra­ble tem­po­ra­da en tie­rra cu­cu­te­ña, el fu­tu­ro Li­ber­ta­dor re­ci­bió tam­bién el tí­tu­lo de Ciu­da­dano de la Nue­va Gra­na­da y de Co­man­dan­te en Je­fe de las fuer­zas uni­das de la Cos­ta y Pam­plo­na, por par­te del Con­gre­so de Tun­ja, que pre­si­día Ca­mi­lo To­rres. En Cú­cu­ta ha­lló to­das las fa­ci­li­da­des po­si­bles en hom­bres, en ar­mas, en vi­tua­llas y en res­pal­do cívico y po­lí­ti­co pa­ra dar prin­ci­pio a su aca­ri­cia­do sue­ño de dar li­ber­tar a Ve­ne­zue­la. En la ca­pi­tal de N. de S., ges­tó su ge­nio la odi­sea que en la his­to­ria se co­no­ce co­mo Cam­pa­ña Ad­mi­ra­ble., la cual con­clu­yó en Ca­ra­cas vic­to­rio­sa­men­te el 6 de Agos­to de 1813.

Ma­rio Vi­lla­mi­zar

Mercedes Ábre­go

Si­món Bo­lí­var

Jo­sé An­to­nio To­lo­sa Cá­ce­res

Leo­nar­do Mo­li­na Le­mus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.