Pa­ra llo­rar

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

Es pa­ra llo­rar que bus­ca­mos nues­tros ojos Pa­ra sos­te­ner nues­tras lá­gri­mas allá arri­ba En sus so­bres nu­tri­dos de nues­tros fan­tas­mas Es pa­ra llo­rar que apun­ta­mos los fu­si­les so­bre el día Y so­bre nues­tra me­mo­ria de car­ne Es pa­ra llo­rar que apre­cia­mos nues­tros hue­sos y a la muer­te sen­ta­da jun­to a la no­via Es­con­de­mos nues­tra voz de to­das las no­ches Por­que aca­rrea­mos la desgracia Es­con­de­mos nues­tras mi­ra­das ba­jo las alas de las pie­dras Res­pi­ra­mos más sua­ve­men­te que el cie­lo en el mo­lino Te­ne­mos mie­do Nues­tro cuer­po cru­je en el si­len­cio Co­mo el es­que­le­to en el aniver­sa­rio de su muer­te Es pa­ra llo­rar que bus­ca­mos pa­la­bras en el co­ra­zón En el fondo del vien­to que hin­cha nues­tro pe­cho En el mi­la­gro del vien­to lleno de nues­tras pa­la­bras La muer­te es­tá ator­ni­lla­da a la vi­da Los as­tros se ale­jan en el in­fi­ni­to y los bar­cos en el mar Las vo­ces se ale­jan en el ai­re vuel­to ha­cia la na­da Los ros­tros se ale­jan en­tre los pi­nos de la me­mo­ria Y cuan­do el va­cío es­tá va­cío ba­jo el as­pec­to irre­pa­ra­ble El vien­to abre los ojos de los cie­gos Es pa­ra llo­rar pa­ra llo­rar Na­die com­pren­de nues­tros sig­nos y ges­tos de lar­gas raí­ces Na­die com­pren­de la pa­lo­ma en­ce­rra­da en nues­tras pa­la­bras Pa­lo­ma de nu­be y de no­che De nu­be en nu­be y de no­che en no­che Es­pe­ra­mos en la puer­ta el re­gre­so de un sus­pi­ro Mi­ra­mos ese hue­co en el ai­re en que se mue­ven los que aún no han na­ci­do Ese hue­co en que que­da­ron las mi­ra­das de los cie­gos es­ta­tua­rios Es pa­ra po­der llo­rar es pa­ra po­der llo­rar Por­que las la­gri­mas de­ben llo­ver so­bre las me­ji­llas de la tar­de Es pa­ra llo­rar que la vi­da es tan cor­ta Es pa­ra llo­rar que la vi­da es tan lar­ga El al­ma sal­ta de nues­tro cuer­po Be­be­mos en la fuen­te que ha­ce ver los ojos au­sen­tes La no­che lle­ga con sus cor­de­ros y sus sel­vas in­tra­du­ci­bles La no­che lle­ga a pa­so de mon­ta­ña So­bre el piano don­de el ár­bol bro­ta Con sus mer­can­cías y sus sig­nos amar­gos Con sus mis­te­rios que qui­sie­ra en­te­rrar en el cie­lo La ciu­dad cae en el sa­co de la no­che Des­ves­ti­da de glo­ria y de pro­di­gios El mar abre y cie­rra su puer­ta Es pa­ra llo­rar pa­ra llo­rar Por­que nues­tras lá­gri­mas no de­ben se­pa­rar­se del buen ca­mino Es pa­ra llo­rar que bus­ca­mos la cu­na de la luz Y la ca­be­lle­ra ardiente de la di­cha Es la no­che de la na­da­do­ra que sa­be trans­for­mar­se en fan­tas­ma Es pa­ra llo­rar que aban­do­na­mos los cam­pos de las si­mien­tes En don­de el ár­bol vie­jo can­ta ba­jo la tem­pes­tad co­mo la es­ta­tua del ma­ña­na Es pa­ra llo­rar que abri­mos la men­te a los cli­mas de im­pa­cien­cia Y que no apa­ga­mos el fue­go del ce­re­bro Es pa­ra llo­rar que la muer­te es tan rá­pi­da Es pa­ra llo­rar que la muer­te es tan len­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.