Faus­to

(En el aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Goet­he, 28 de Agos­to de 1749)

La Opinión - Imágenes - - Conmemoración -

La me­jor obra dra­má­ti­ca de Goet­he es sin du­da el Faus­to, que ha pa­sa­do a ser una obra clá­si­ca de la Li­te­ra­tu­ra Uni­ver­sal. La pri­me­ra ver­sión, el Ur­faust o Faus­to ori­gi­nal, es­ta­ba aca­ba­da en 1773. Pe­ro el au­tor la si­guió re­to­can­do has­ta 1790; ya en abril de 1806 es­ta­ba com­ple­to, pe­ro las gue­rras na­po­leó­ni­cas de­mo­ra­ron dos años la pu­bli­ca­ción has­ta 1808; la se­gun­da par­te só­lo se­ría pu­bli­ca­da en 1833, un año des­pués del fa­lle­ci­mien­to del au­tor. La pri­me­ra par­te de es­ta com­ple­ja tra­ge­dia se ar­ti­cu­la en torno a dos cen­tros fun­da­men­ta­les; el pri­me­ro es la his­to­ria de có­mo Faus­to, fa­ti­ga­do de la vi­da y de­cep­cio­na­do de la cien­cia, ha­ce un pac­to con el dia­blo que le de­vuel­ve la ju­ven­tud a cam­bio de su al­ma; el se­gun­do es la his­to­ria de amor en­tre Faus­to y Gret­chen, que Me stó­fe­les ma­ni­pu­la de for­ma que Faus­to lle­gue al ho­mi­ci­dio –ma­ta al her­mano de su ama­da– y Gret­chen ten­ga un em­ba­ra­zo indeseado, que le con­du­ce pri­me­ro al in­fan­ti­ci­dio y lue­go a ser eje­cu­ta­da por ase­si­nar a su hi­jo. La his­to­ria de Faus­to se ins­pi­ra, co­mo mu­chas leyendas, en he­chos cier­tos. Exis­tió un tal Johann Faust que na­ció ha­cia 1490 en el sur de Ale­ma­nia y se doc­to­ró en la Uni­ver­si­dad de Hei­del­berg en 1509. Tras de­jar la uni­ver­si­dad, em­pren­dió una vi­da de aven­tu­ras mar­ca­da por una hui­da cons­tan­te a cau­sa de las múl­ti­ples acu­sa­cio­nes de bru­je­ría que se le hi­cie­ron. De­jó una biblioteca que in­cluía li­bros de me­di­ci­na, ma­te­má­ti­cas y ma­gia ne­gra. Es­ta pin­to­res­ca vi­da dio ori­gen a la le­yen­da po­pu­lar, apro­ve­cha­da por au­to­res de pie­zas de tí­te­res y ma­rio­ne­tas, y ha­bía ser­vi­do ade­más pa­ra ins­pi­rar leyendas po­pu­la­res. El pri­mer li­bro so­bre es­te mi­to se edi­tó en 1587 por par­te de Johan­nes Spiess, quien, en su pró­lo­go, ad­vir­tió que ha­bía omi­ti­do re­fe­rir fór­mu­las má­gi­cas pa­ra evi­tar que quie­nes tu­vie­ran el li­bro fue­ran acu­sa­dos de bru­je­ría. Otros li­bros y li­bre­tos tea­tra­les tra­ta­ron el te­ma del pac­to con el dia­blo pa­ra lo­grar el do­mi­nio so­bre la na­tu­ra­le­za: en el tea­tro de tí­te­res de los si­glos XVI y XVII, la his­to­ria se ce­rra­ba siem­pre con los de­mo­nios lle­ván­do­se a Faus­to, pe­ro Goet­he al­te­ró es­te ar­gu­men­to ha­cien­do que se sal­va­ra Gret­chen al nal de la pri­me­ra par­te, an­ti­ci­pan­do la sal­va­ción de Faus­to al tér­mino de la se­gun­da, cuan­do los de­mo­nios que quie­ren lle­var­se su al­ma tie­nen que re­ti­rar­se an­te la lle­ga­da de una le­gión de ángeles. Ade­más Goet­he cam­bia el im­pul­so que mue­ve a Faus­to: el de­seo que lo acer­ca­ba a la bru­je­ría no es co­di­cia, mal­dad o va­gan­cia, sino el an­sia de sa­ber, el de­seo de gran­de­za, de ple­ni­tud, de to­ta­li­dad. La moraleja que aca­so ten­ga la obra se­rá que ese de­seo de co­no­ci­mien­to con­lle­va la mi­se­ria mo­ral.

La obra ha si­do in­ter­pre­ta­da mo­der­na­men­te por Wal­ter Benjamin, por omas Mann en su no­ve­la Dok­tor Faus­tus y por el hi­jo de és­te, Klaus Mann en Mep­his­to, en la que concibe el pac­to con el dia­blo co­mo una me­tá­fo­ra del pac­to de Ale­ma­nia con Hitler.

En­cuen­tro de Faus­to y Mar­ga­ri­ta (o Gret­chen, hi­po­co­rís­ti­co de Mar­ga­re­te en ale­mán). Obra de Ja­mes Tissot.

Ca­sa na­tal de Goet­he en Fránc­fort del Meno.

Goet­he

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.