El ta­lan­te li­be­ral de Vir­gi­lio Bar­co Vargas

Ana­li­zar la vi­da de Vir­gi­lio Bar­co, es re­pa­sar la per­so­na­li­dad de un gran es­ta­dis­ta

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Ro­dri­go Llano Isa­za

Vir­gi­lio Bar­co, que, co­mo Aqui­leo Pa­rra, San­tia­go Pérez, Fe­li­pe Pérez, San­tos Acos­ta, San­tos Gutiérrez, Jorge Elié­cer Gai­tán y Darío Echan­día, no uti­li­za­ba el se­gun­do ape­lli­do, fue el ar­tí ce del más ra­di­cal­men­te li­be­ral de los go­bier­nos de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y una de las ad­mi­nis­tra­cio­nes más pro­gre­sis­tas y trans­for­ma­do­ras que ha­ya te­ni­do Co­lom­bia.

A Bar­co lo quie­ren bo­rrar de la his­to­ria por­que diz­que go­ber­nó en cuer­po ajeno, yo, que pue­do de­cir que so­lo en ese go­bierno he es­ta­do cer­ca del po­der, conozco que, cier­ta­men­te, te­nía pro­ble­mas de sa­lud, pe­ro, ni mu­cho me­nos, de­jó de em­pu­ñar con rme­za la na­ve del Es­ta­do.

Con­ver­sé con él fal­tán­do­le unas tres se­ma­nas pa­ra con­cluir su pe­río­do pre­si­den­cial y me asom­bró su lu­ci­dez men­tal. Nues­tro te­ma fue el par­ti­do Li­be­ral, tan cer­cano a sus afec­tos y a los míos, y no de­ja­ba, co­mo sue­le de­cir­se, de “ti­rar lí­nea”, preo­cu­pa­do siem­pre por el fu­tu­ro de la co­lec­ti­vi­dad ro­ja.

Tam­bién sus enemi­gos se so­la­zan con los evi­den­tes pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción que te­nía, pe­ro él mis­mo so­lía a rmar “He te­ni­do co­mo le­ma de mi vi­da ha­cer más y ha­blar me­nos”. Con la fra­se de ca­jón pu­dié­ra­mos de­cir que sus obras ha­blan por él, co­mo fue­ron la ter­mi­na­ción del fe­rro­ca­rril del Atlán­ti­co en el go­bierno de Al­ber­to Lle­ras, la ope­ra­ción Maíz o la trans­for­ma­ción de Bo­go­tá cuan­do fue su alcalde pa­ra la vi­si­ta del pa­pa Pa­blo VI.

Bar­co, que ha si­do vi­sua­li­za­do por los co­lom­bia­nos co­mo un gran eje­cu­ti­vo y no co­mo un po­lí­ti­co de ca­rre­ra, es, qui­zás, el úl­ti­mo Pre­si­den­te de Co­lom­bia que hi­zo de la po­lí­ti­ca su ra­zón de ser y re­co­rrió en ella to­da la es­ca­la que se­ña­la la de­mo­cra­cia sin sal­tar­se nin­gún es­ca­lón. Co­men­zó su vi­da pú­bli­ca co­mo Con­ce­jal y Pre­si­den­te del Ca­bil­do de Du­ra­nia y Con­ce­jal de Cú­cu­ta co­mo su­plen­te de Jorge Elié­cer Gai­tán has­ta al­can­zar la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra de la na­ción, sien­do Se­cre­ta­rio de Des­pa­cho, Em­ba­ja­dor, Mi­nis­tro, Re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra y Se­na­dor y di­rec­ti­vo de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Fue con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo un Ra­di­cal del si­glo XX por­que creía rme­men­te en la li­ber­tad ab­so­lu­ta, el Es­ta­do lai­co con li­ber­tad de cul­to, la de­fen­sa de la pro­pie­dad pa­ra to­dos, la pro­tec­ción de la vi­da, hon­ra y bie­nes de los ciu­da­da­nos, la ape­la­ción al vo­to co­mo ins­tru­men­to de cam­bio den­tro de la de­mo­cra­cia, la im­plan­ta­ción de la igual­dad, la fra­ter­ni­dad y la equi­dad, la pri­ma­cía del Par­la­men­to so­bre los otros po­de­res y la su­pre­ma­cía del hom­bre so­cial que apa­re­ció de la mano de Ot­to Von Bis­mark.

Creía en los va­lo­res de nues­tros di­ri­gen­tes y de­cía que su desem­pe­ño es­ta­ba ín­ti­ma­men­te li­ga­do a las vir­tu­des y for­ta­le­zas de las ins­ti­tu­cio­nes de la Re­pú­bli­ca. En su dis­cur­so de acep­ta­ción de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, se­ña­la­ba: “Vi­vi­mos un mo­men­to his­tó­ri­co. Es­tán so­me­ti­dos a prue­ba nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas; nues­tras creen­cias y nues­tros va­lo­res; nues­tros Par­ti­dos y nues­tro li­de­raz­go; nues­tra or­ga­ni­za­ción y nues­tro porvenir; la pa­cien­cia y las es­pe­ran­zas del hom­bre co­mún y ol­vi­da­do que es­tá ubi­ca­do en la base de la pi­rá­mi­de so­cial”.

Bar­co de­bió afron­tar la caí­da del tra­ta­do de ex­tra­di­ción de de­lin­cuen­tes a los Es­ta­dos Uni­dos por­que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia con­si­de­ró que no ha­bía si­do de­bi­da­men­te rma­do por el pre­si­den­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay Aya­la sino por su mi­nis­tro en fun­cio­nes pre­si­den­cia­les Ger­mán Zea y, sin em­bar­go, cuan­do fue cap­tu­ra­do el nar­co­tra can­te Car­los Led­her, acu­dió a una me­di­da ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra lle­var­lo an­te los tribunales nor­te­ame­ri­ca­nos.

Tam­bién fue Bar­co el pri­me­ro que en la ONU di­jo al mun­do que el pro­ble­ma de lo dro­ga no era un pro­ble­ma co­lom­biano sino de to­do el mun­do por­que si aquí se pro­du­cía la dro­ga, no era aquí don­de se la­va­ba el di­ne­ro de los po­de­ro­sos tra can­tes, ni don­de se pro­du­cían los pre­cur­so­res quí­mi­cos, ni don­de se fa­bri­ca­ban las ar­mas y que, por tan­to, el pro­ble­ma era un asun­to glo­bal que de­bía ser en­fren­ta­do a ni­vel mun­dial, por­que el te­rro­ris­mo no co­no­cía pa­tria ni fron­te­ras.

El Gol­pe del 49: Vir­gi­lio Bar­co era con­gre­sis­ta cuan­do su­ce­die­ron los la­men­ta­bles he­chos que de­ja­ron muer­to en su cu­rul al jo­ven par­la­men­ta­rio so­ga­mo­se­ño Gus­ta­vo Ji­mé­nez Ji­mé­nez y que­dó con gra­ves he­ri­das, que le cau­sa­rían la muer­te, quien fue­ra la conciencia tri­bu­ta­ria de la se­gun­da Re­pú­bli­ca Li­be­ral don Jorge Soto del Co­rral, el 8 de sep­tiem­bre de 1949. Dos me­ses des­pués, El 8 de no­viem­bre del mis­mo año par­ti­ci­pó en la se­sión pri­va­da que hi­cie­ron los par­la­men­ta­rios de la ma­yo­ría Li­be­ral de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes “con el ob­je­to de exa­mi­nar la con­ve­nien­cia de que esa cor­po­ra­ción nom­bra­ra una co­mi­sión pa­ra in­ves­ti­gar la con­duc­ta del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y pro­po­ner a la mis­ma Cá­ma­ra si de­bía o no acu­sar a di­cho al­to fun­cio­na­rio an­te el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, de con­for­mi­dad con las dis­po­si­cio­nes res­pec­ti­vas de la cons­ti­tu­ción na­cio­nal y por ac­tos o cul­pa­bles omi­sio­nes, vio­la­to­rias de la cons­ti­tu­ción o las le­yes”. El 9 de no­viem­bre, al día si­guien­te, el Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Cé­sar Or­dó­ñez Quin­te­ro y el re­pre­sen­tan­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay Aya­la en­tre­ga­ron, per­so­nal­men­te, al se­ñor mi­nis­tro de Gue­rra ge­ne­ral Ra­fael Sán­chez Ama­ya la car­ta di­ri­gi­da al pre­si­den­te Ma­riano Os­pi­na Pérez y a él mis­mo en la que se le in­for­ma­ba que un gru­po de li­be­ra­les, re­pre­sen­tan­tes a la Cá­ma­ra, se pro­po­nía nom­brar di­cha co­mi­sión y so­li­ci­ta­ban, de acuer­do con el or­di­nal 6 del ar­tícu­lo 118 de la Car­ta, que se pu­sie­ra a dis­po­si­ción del Par­la­men­to a la fuer­za pú­bli­ca in­dis­pen­sa­ble pa­ra cum­plir su de­sa­rro­llo. Dos ho­ras des­pués el pri­mer man­da­ta­rio de la na­ción y sus Mi­nis­tros pro­ce­die­ron a dar un gol­pe de Es­ta­do, ce­rran­do el Con­gre­so, im­plan­tan­do el es­ta­do de si­tio y la más fé­rrea cen­su­ra de pren­sa ha­bla­da y es­cri­ta, sus­pen­dien­do las Asam­bleas de­par­ta­men­ta­les y los Con­ce­jos mu­ni­ci­pa­les, la po­li­cía ocu­pó el Ca­pi­to­lio, se prohi­bie­ron las reunio­nes pú­bli­cas y has­ta se mo­di­fi­ca­ron las ma­yo­rías pa­ra vo­ta­ción en la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia pa­sán­do­las de ma­yo­ría sim­ple a las tres cuar­tas par­tes de sus miem­bros pa­ra que los Ma­gis­tra­dos con­ser­va­do­res tu­vie­ran la po­tes­tad de blo­quear sus de­ci­sio­nes. Por ello, co­mo de­cían los par­la­men­ta­rios li­be­ra­les de

Se­na­do y Cá­ma­ra, en car­ta con­jun­ta, con Bar­co co­mo uno de los rman­tes, en­via­da a Co­lom­bia y al mun­do, en do­cu­men­to con el tí­tu­lo “¿Por qué ce­rra­ron el Con­gre­so?”, a rma­ron: “En con­clu­sión, el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y sus mi­nis­tros han con­su­ma­do un gol­pe de Es­ta­do con­tra el Con­gre­so, sin an­te­ce­den­tes en la his­to­ria del país y han asu­mi­do una dic­ta­du­ra de he­cho fue­ra de to­da nor­ma cons­ti­tu­cio­nal, con ab­so­lu­to y so­ber­bio me­nos­pre­cio de las tra­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de la na­ción”.

Y, qui­zás por ello, por ese re­cuer­do de ha­ber te­ni­do que de­jar, a la fuer­za, de ser con­gre­sis­ta, es por lo que en una reu­nión de par­la­men­ta­rios li­be­ra­les el 4 de di­ciem­bre de 1985 se ex­pre­só en de­fen­sa del po­der le­gis­la­ti­vo: “Pe­ro es bien po­co lo que se ha­ce pa­ra de­fen­der al Con­gre­so, so­me­ti­do a una du­ra prue­ba; a pe­sar de que nin­guno de los po­de­res ex­pre­sa con ma­yor de­li­dad el ori­gen po­pu­lar de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, en con­tra su­ya se vuel­ven, por sus ac­cio­nes o por sus omi­sio­nes, con ra­zón o sin ella, to­das las crí­ti­cas de una na­ción que per­ci­be el inade­cua­do fun­cio­na­mien­to de su sis­te­ma pe­ro no ha si­do ca­paz de for­mu­lar un diag­nós­ti­co acer­ta­do de sus do­len­cias. Su con­fu­sión en­ton­ces la ha­ce vol­ver en con­tra de la más dé­bil de las ins­ti­tu­cio­nes, la que por su mis­ma com­po­si­ción y su ori­gen, no tie­ne res­pon­sa­bles dis­tin­tos a los par­ti­dos po­lí­ti­cos; la que por las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de su ac­ción es len­ta, com­ple­ja, exi­ge de com­pro­mi­sos y rea­li­za una la­bor en la cual es tan im­por­tan­te lo que se aprue­ba co­mo lo que se niega o de­ja de es­tu­diar”. Y se acu­sa al Con­gre­so de to­dos nues­tros ma­les, co­mo si los gran­des es­cán­da­los que el país ha pa­de­ci­do en la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia hu­bie­ran te­ni­do co­mo im­pli­ca­dos al Se­na­do o a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Bien va­le la pe­na ha­cer la de­fen­sa de la po­lí­ti­ca, por­que co­mo di­ce Ber­nard Crick en su li­bro que lle­va ese tí­tu­lo: “Pe­se a la con­fu­sión que pro­du­ce la po­lí­ti­ca, és­ta es la úni­ca al­ter­na­ti­va al go­bierno por la fuer­za”.

Vir­gi­lio Bar­co par­ti­ci­pó con en­tu­sias­mo en la de­fen­sa del Fren­te Na­cio­nal or­ga­ni­zan­do a los in­te­lec­tua­les del país pa­ra com­ba­tir a la úl­ti­ma dic­ta­du­ra del si­glo XX y en de­fen­sa de los pac­tos que en Be­ni­dorn y Sitges rma­ron Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go y Lau­reano Gó­mez, en las épo­cas en que los je­fes po­lí­ti­cos ejer­cían su li­de­raz­go y su in ujo so­bre los co­lom­bia­nos. Hoy, los pro­fe­tas del pa­sa­do, sue­len cri­ti­car al Fren­te Na­cio­nal y acha­car­le to­dos nues­tros ma­les, pe­ro, en ho­nor a la ver­dad, ahí se tra­zó una ra­ya con un ha­cia atrás no me acuer­do, en la que a na­die se me­tió a la cár­cel, a na­die se le qui­ta­ron las ar­mas, a na­die se le hi­zo re­pa­rar a las víc­ti­mas, a na­die se le prohi­bió ha­cer po­lí­ti­ca y por eso el Fren­te Na­cio­nal ha si­do el úni­co ex­pe­ri­men­to de paz, de los 184 que en 192 años de vi­da in­de­pen­dien­te, des­de la ba­ta­lla de Bo­ya­cá has­ta nues­tros días, he­mos vi­vi­do los co­lom­bia­nos, en que ha ha­bi­do per­dón y ol­vi­do.

Con­si­de­ra­ba, co­mo lo a rman nues­tros es­ta­tu­tos, que el Li­be­ra­lis­mo es una coa­li­ción de ma­ti­ces de iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca que te­nía su gran fuer­za en la li­bre dis­cu­sión de las ideas y cu­yo ob­je­ti­vo eran la li­ber­tad, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, la jus­ta dis­tri­bu­ción del in­gre­so y el cam­bio so­cial den­tro de la ley. Pro­pen­día por un es­ta­do e caz ale­ja­do del des­per­di­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

DIS­CUR­SO DE PAZ EN BA­RRAN­CA­BER­ME­JA

“El par­ti­do Li­be­ral ha lu­cha­do siem­pre por la paz, la con­cor­dia y el en­ten­di­mien­to en­tre los co­lom­bia­nos”: Vir­gi­lio Bar­co.

Bar­co se lla­ma­ba a sí mis­mo un irre­duc­ti­ble de­fen­sor de la paz y a rma­ba que ella de­bía ser un com­pro­mi­so de to­dos los co­lom­bia­nos: “Na­die es due­ño de es­ta cau­sa y na­die pue­de ser ajeno a ella, por­que co­mo lo di­je ha­ce po­co, en su lo­gro es­tá com­pro­me­ti­do nues­tro des­tino co­mo na­ción”. Y, en Ba­rran­ca­ber­me­ja, el 29 de ju­lio de 1985, men­cio­nó la fra­se del pa­dre de la His­to­ria, He­ro­do­to, cua­tro si­glos an­tes de Cris­to, cuan­do ex­pre­só: “¿Qué hom­bre es tan in­sen­sa­to pa­ra pre­fe­rir la gue­rra a la paz?”. Ad­ver­tía que a la em­pre­sa de la paz de­bían es­tar vin­cu­la­dos los Par­ti­dos po­lí­ti­cos y las fuer­zas so­cia­les y, con una cla­ri­dad muy ac­tual de­cía que los pro­ce­sos de paz no po­dían ser igua­les pa­ra to­dos los mo­vi­mien­tos sub­ver­si­vos por­que sus ri­va­li­da­des, las di­fe­ren­cias en su com­por­ta­mien­to y su muy dis­tin­ta vi­sión del país, po­día en­re­dar­los, tal co­mo hoy es­ta­mos vien­do en la ac­ti­tud de los dos prin­ci­pa­les gru­pos gue­rri­lle­ros y las di­fe­ren­cias tan

Homenaje al ex Pre­si­den­te Dr. Vir­gi­lio Bar­co Vargas en los 20 años de su fa­lle­ci­mien­to. Ma­yo 2 de 2017. Apa­re­cen el Dr. Eduar­do Du­rán Gó­mez pre­si­den­te de la Aca­de­mia Co­lom­bia­na de His­to­ria, Dia­na Bar­co hi­ja del ex pre­si­den­te, y miem­bros de la Aca­de­mia....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.