Ru­sia, una na­ción de im­pac­to uni­ver­sal

La Opinión - Imágenes - - Portada - Max Seitz, BBC Mun­do

El ori­gen de la Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas se re­mon­ta a 1917, cuan­do la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que de­rro­có al zar Ni­co­lás II y es­ta­ble­ció un Es­ta­do so­cia­lis­ta en los te­rri­to­rios que ha­bían per­te­ne­ci­do al Im­pe­rio Ru­so.

En 1922, lue­go de que Ru­sia su­ma­ra a las re­pú­bli­cas más le­ja­nas, se con­for­mó ofi­cial­men­te la gi­gan­tes­ca URSS, cu­yo pri­mer lí­der fue el mar­xis­ta Vla­di­mir Le­nin.

Des­de lue­go, go­ber­nar un Es­ta­do tan com­ple­jo y di­ver­so era su­ma­men­te di­fí­cil.

Si bien en sus orí­ge­nes la URSS in­ten­ta­ba ser una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, lue­go de de­jar atrás la era de la au­to­cra­cia za­ris­ta, el blo­que ter­mi­nó es­co­gien­do el au­to­ri­ta­ris­mo, que se con­so­li­dó con el po­der de Sta­lin, en la dé­ca­da de 1920.

La cons­ti­tu­ción so­vié­ti­ca adop­ta­da en los años 30 y mo­di­fi­ca­da en los 70 es­ta­ble­cía que las re­gio­nes y na­cio­na­li­da­des es­ta­rían re­pre­sen­ta­das en una suer­te de par­la­men­to co­no­ci­do co­mo So­viet Su­pre­mo.

Pe­ro en la prác­ti­ca to­das las de­ci­sio­nes, in­clu­yen­do la elec­ción del lí­der de la URSS, es­ta­ban en ma­nos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y, más pre­ci­sa­men­te, de un pe­que­ño gru­po de di­ri­gen­tes po­de­ro­sos, el Po­lit­bu­ró.

Con Sta­lin el Es­ta­do co­men­zó a con­tro­lar la vi­da po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial. Aque­llos que se opo­nían eran arres­ta­dos y en­via­dos a cam­pos de tra­ba­jo (los Gu­lags), o eje­cu­ta­dos. En lo co­ti­diano, unos 290 mi­llo­nes de so­vié­ti­cos se sen­tían opri­mi­dos y aje­nos a las de­ci­sio­nes de un fuer­te im­pac­to en su exis­ten­cia.

Tras la muerte de Sta­lin en 1953, los lí­de­res so­vié­ti­cos de­nun­cia­ron la bru­ta­li­dad de sus po­lí­ti­cas, pe­ro el par­ti­do Co­mu­nis­ta con­ti­nuó dic­tan­do el des­tino del país.

EL “IN­FIERNO” DE LA BU­RO­CRA­CIA

El au­to­ri­ta­ris­mo y la cen­tra­li­za­ción de la Unión So­vié­ti­ca de­ri­va­ron en una bu­ro­cra­cia que ex­ten­dió sus ten­tácu­los por los rin­co­nes y to­dos los as­pec­tos de la vi­da. Se re­que­rían do­cu­men­tos, se­llos, pro­ce­di­mien­tos de iden­ti­fi­ca­ción y no­tas pa­ra to­do. “La Unión So­vié­ti­ca aca­bó sien­do un Es­ta­do su­ma­men­te in­efi­cien­te”, le ex­pli­ca a BBC Mun­do Ar­chie Brown, aca­dé­mi­co de Ox­ford. “Du­ran­te mu­cho tiem­po los so­vié­ti­cos lo­gra­ron sa­lir del pa­so, has­ta que en las úl­ti­mas dé­ca­das to­do se con­vir­tió en un gran em­bro­llo”, aña­de.

ECONOMÍA FA­LLI­DA

Car­los Marx ha­bía pro­pues­to la so­cia­li­za­ción de los me­dios de pro­duc­ción.

La cen­tra­li­za­ción y la bu­ro­cra­cia im­pac­ta­ron, a su vez, en el sis­te­ma eco­nó­mi­co.

En la base de la Unión So­vié­ti­ca es­ta­ba la idea de Car­los Marx de la so­cia­li­za­ción de los me­dios de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción e in­ter­cam­bio. Es­to sig­ni­fi­có que la economía de es­te enor­me país fue di­ri­gi­da por me­dio de los lla­ma­dos pla­nes quin­que­na­les, que es­ta­ble­cían me­tas pa­ra ca­da una de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas.

La fuer­za la­bo­ral, que al­can­zó 150 mi­llo­nes en el oca­so de la Unión So­vié­ti­ca, se de­di­ca­ba ma­yor­men­te a la in­dus­tria y en mu­cho me­nor me­di­da a la agri­cul­tu­ra.

Sta­lin ha­bía en­ca­ra­do un fuer­te pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción, y los prin­ci­pa­les sec­to­res eran pe­tró­leo, si­de­rur­gia, quí­mi­ca, ma­de­ra, mi­ne­ría, pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos, au­to­mo­triz, ae­ro­es­pa­cial, elec­tró­ni­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y de­fen­sa.

Sin em­bar­go, la Unión So­vié­ti­ca per­dió con Es­ta­dos Uni­dos la pu­ja por la he­ge­mo­nía eco­nó­mi­ca. El PIB del blo­que co­mu­nis­ta fue de US$2,6 bi­llo­nes a fi­nes de los 80, ape­nas la mi­tad de lo que lo­gró su ri­val oc­ci­den­tal.

“Es­ta­ba cla­ro que las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas es­ta­ban fa­llan­do. La ta­sa de cre­ci­mien­to es­ta­ba de­cli­nan­do des­de fi­nes de los años 50”, di­ce el pro­fe­sor Brown.

Por su par­te, en el fil­me pa­ra la BBC “Hy­per­nor­ma­li­sa­tion”, el do­cu­men­ta­lis­ta bri­tá­ni­co Adam Cur­tis plan­tea que la economía de la Unión So­vié­ti­ca se sos­tu­vo du­ran­te mu­cho tiem­po con base en una ilusión.

Con los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos sur­gió un mer­ca­do ne­gro de pro­duc­tos.

“To­dos, des­de los di­ri­gen­tes has­ta la gen­te co­mún, si­mu­la­ban que era pu­jan­te. Pe­ro en reali­dad, en la in­ti­mi­dad, sa­bían que te­nía hue­cos por to­dos la­dos y es­ta­ba des­ti­na­da al fra­ca­so”, afir­ma.

Y fue así has­ta que la de­mo­cra­ti­za­ción y la li­be­ra­li­za­ción en el úl­ti­mo tra­mo de la URSS per­mi­tió que la gen­te ex­pre­sa­ra su frus­tra­ción.

Brown aña­de que, por los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, se re­du­jo la ex­pec­ta­ti­va de vi­da (he­cho vin­cu­la­do al ex­ce­si­vo con­su­mo de al­cohol) y au­men­tó la mor­ta­li­dad in­fan­til. A su vez, el es­tan­ca­mien­to lle­vó al fuer­te cre­ci­mien­to del sec­tor in­for­mal y del mer­ca­do ne­gro: “En de­ter­mi­na­do mo­men­to los je­rar­cas de­bie­ron re­co­no­cer que la Unión So­vié­ti­ca ne­ce­si­ta­ba ur­gen­tes re­for­mas eco­nó­mi­cas”, com­ple­ta Brown.

ME­JOR EDU­CA­CIÓN

Con los años, el ni­vel ge­ne­ral de ins­truc­ción de los so­vié­ti­cos fue me­jo­ran­do y mi­llo­nes de per­so­nas se su­ma­ron a la edu­ca­ción su­pe­rior. Si bien el Es­ta­do res­trin­gía los con­tac­tos con el ex­te­rior, es­tos in­di­vi­duos em­pe­za­ron a te­ner un ma­yor co­no­ci­mien­to del mun­do que los ro­dea­ba.

“Los pro­fe­sio­na­les bien edu­ca­dos ter­mi­na­ron convirtiéndose en un gru­po so­cial sig­ni­fi­ca­ti­vo e in­flu­yen­te”, ex­pli­ca Ar­chie Brown. “Es­ta­ban abier­tos a la li­be­ra­li­za­ción que ven­dría lue­go, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1980, de la mano del re­for­mis­ta Mi­jaíl Gor­ba­chov”,

com­ple­ta.

LAS RE­FOR­MAS DE GOR­BA­CHOV

Se­gún Brown, si bien los fac­to­res an­te­rio­res con­tri­bu­ye­ron al des­plo­me de la URSS, no al­can­zan por sí mis­mos pa­ra ex­pli­car el fe­nó­meno. Pa­ra él, si hay una causa de­ter­mi­nan­te en el des­plo­me de la URSS, es el pro­pio Gor­ba­chov: lle­gó al po­der co­mo trans­for­ma­dor del sis­te­ma so­vié­ti­co, pe­ro aca­bó sien­do su en­te­rra­dor.

Cuan­do se con­vir­tió en se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en mar­zo de 1985, lan­zó un dra­má­ti­co pro­gra­ma de re­for­mas. Ha­bía he­re­da­do una economía en pro­ble­mas y una es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca in­efi­cien­te e in­sos­te­ni­ble.

El plan de Gor­ba­chov te­nía dos ele­men­tos cla­ve: “Pe­res­troi­ka” y “Glas­nost”.

La “Pe­res­troi­ka” (o re­es­truc­tu­ra­ción) con­sis­tía en re­la­jar el con­trol del go­bierno sobre la economía so­vié­ti­ca. Gor­ba­chov pen­sa­ba que la ini­cia­ti­va pri­va­da im­pul­sa­ría la in­no­va­ción, de mo­do que les per­mi­tió a in­di­vi­duos y coope­ra­ti­vas ser pro­pie­ta­rios de ne­go­cios por pri­me­ra vez des­de los años 20. Ade­más, pro­mo­vió las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras en las em­pre­sas so­vié­ti­cas. Y les con­ce­dió a los tra­ba­ja­do­res el de­re­cho a huel­ga pa­ra exi­gir me­jo­res sa­la­rios y con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

Mien­tras que “Glas­nost” (aper­tu­ra, trans­pa­ren­cia) con­sis­tía en eli­mi­nar los re­sa­bios de la re­pre­sión es­ta­li­nis­ta, ta­les co­mo la prohi­bi­ción de au­to­res co­mo Geor­ge Or­well y Ale­xan­der Solz­he­nitsyn, y dar más li­ber­ta­des a los ciu­da­da­nos so­vié­ti­cos.

Se li­be­ró a pre­sos po­lí­ti­cos, y a los pe­rió­di­cos se les per­mi­tió pu­bli­car ar­tícu­los crí­ti­cos. Se ins­tau­ra­ron elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y por pri­me­ra vez agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas aje­nas al Par­ti­do Co­mu­nis­ta pu­die­ron par­ti­ci­par en los co­mi­cios.

Al fi­nal del go­bierno de Gor­ba­chov la es­ca­sez de pro­duc­tos y las filas pa­ra con­se­guir­los se vol­vie­ron un ver­da­de­ro pro­ble­ma. La de­mo­cra­ti­za­ción fue ce­le­bra­da. Pe­ro las re­for­mas pa­ra in­tro­du­cir la economía de mer­ca­do tar­da­ron de­ma­sia­do en dar fru­tos. Hu­bo au­men­tos de pre­cios, ra­cio­na­mien­to y filas in­ter­mi­na­bles pa­ra con­se­guir pro­duc­tos que es­ca­sea­ban. Los so­vié­ti­cos se mos­tra­ron ca­da vez más frus­tra­dos con el go­bierno de Gor­ba­chov.

El lí­der re­for­mis­ta en­fren­tó una fuer­te opo­si­ción de la línea du­ra del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que in­ten­tó de­rro­car­lo en 1991. Es­te le­van­ta­mien­to fra­ca­só por las mues­tras de apo­yo po­pu­lar y el res­pal­do del lí­der ru­so Boris Yel­tsin.

Con to­do, Gor­ba­chov re­nun­ció al car­go el 25 de di­ciem­bre de ese año y al día si­guien­te se fir­mó la de­cla­ra­ción ofi­cial de la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca.

En su dis­cur­so de des­pe­di­da, el ul­ti­mo lí­der de la URSS re­co­no­ció: “El vie­jo sis­te­ma co­lap­só an­tes de que el nue­vo co­men­za­ra a fun­cio­nar”.

El aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford Ar­chie Brown lo ex­pre­sa así: “No fue un ca­so tí­pi­co en el que la cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca con­du­jo a la li­be­ra­li­za­ción y la de­mo­cra­ti­za­ción”. “Más bien fue la li­be­ra­li­za­ción y la de­mo­cra­ti­za­ción lo que lle­vó al sis­te­ma a su pun­to de cri­sis; am­bas lle­va­ron a que el des­con­ten­to se ex­pre­sa­ra”. “Sin re­for­mas, qui­zás hoy se­gui­ría exis­tien­do la URSS”, con­clu­ye.

RE­VO­LU­CIO­NES Y MO­VI­MIEN­TOS IN­DE­PEN­DEN­TIS­TAS

En 1989 ca­yó uno de los sím­bo­los de la Gue­rra Fría: el Mu­ro de Berlín. El ob­je­ti­vo de Gor­ba­chov no só­lo era trans­for­mar las prác­ti­cas eco­nó­mi­cas y el ma­ne­jo de los asun­tos in­ter­nos de la Unión So­vié­ti­ca; tam­bién que­ría cam­biar la ma­ne­ra en la que el blo­que en­ca­ra­ba las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Gor­ba­chov te­nía cla­ro que el mun­do se ha­bía vuel­to más in­ter­de­pen­dien­te y que el éxi­to de la economía so­vié­ti­ca de­pen­día de me­jo­res víncu­los con el mun­do.

Tam­bién creía que ha­bía in­tere­ses y va­lo­res uni­ver­sa­les por en­ci­ma de la pro­fun­da di­vi­sión en­tre Es­te y Oes­te, y que las na­cio­nes te­nían de­re­cho a de­ci­dir por sí mis­mas qué sis­te­ma po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que­rían.

Así fue co­mo Gor­ba­chov de­ci­dió aban­do­nar la cos­to­sa ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta. Ade­más, re­ti­ró las tro­pas de Af­ga­nis­tán, don­de com­ba­tían des­de 1979, y re­du­jo la pre­sen­cia mi­li­tar en Eu­ro­pa Orien­tal.

Es­tas po­lí­ti­cas aca­ba­ron con la Gue­rra Fría y con los go­bier­nos co­mu­nis­tas de los paí­ses sa­té­li­tes de la Unión So­vié­ti­ca en Eu­ro­pa. Lo que, a su vez, e in­vo­lun­ta­ria­men­te, aca­bó dán­do­le el ti­ro de gra­cia a la Unión So­vié­ti­ca.

La pri­me­ra re­vo­lu­ción ocu­rrió en 1989 en Po­lo­nia, don­de el mo­vi­mien­to sindical no co­mu­nis­ta So­li­da­ri­dad de Lech Va­le­sa lo­gró que se ce­le­bra­ran elec­cio­nes li­bres y lle­gó al go­bierno.

Ese mis­mo año ca­yó en Ale­ma­nia el Mu­ro de Berlín, el gran sím­bo­lo de la di­vi­sión Es­te-Oes­te, y en Che­cos­lo­va­quia la “re­vo­lu­ción de terciopelo” de­pu­so al go­bierno co­mu­nis­ta.

En Ru­ma­nia el le­van­ta­mien­to se tor­nó vio­len­to: fu­si­la­ron al lí­der co­mu­nis­ta Ni­co­lae Ceau­ces­cu y a su es­po­sa.

“Cuan­do po­la­cos, che­cos y otros con­si­guie­ron ma­ne­jar sus asun­tos, es­to tu­vo un efec­to des­es­ta­bi­li­za­dor en la pro­pia URSS”, le ex­pli­ca a BBC Mun­do Brown.

La po­lí­ti­ca no in­ter­ven­cio­nis­ta de Gor­ba­chov y los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos so­vié­ti­cos en­cen­die­ron la me­cha de los mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas en las re­pú­bli­cas mar­gi­na­les del blo­que.

Los Es­ta­dos bál­ti­cos (Es­to­nia, Li­tua­nia y Le­to­nia) fue­ron los pri­me­ros en rom­per con Moscú. Lue­go se se­pa­ra­ron de la URSS Bie­lo­rru­sia, la Fe­de­ra­ción Ru­sa y Ucra­nia, que crea­ron la Co­mu­ni­dad de Es­ta­dos In­de­pen­dien­tes.

Y a fi­nes de 1991 de­cla­ra­ron su in­de­pen­den­cia ocho de las nue­ve re­pú­bli­cas que aún se man­te­nían en el blo­que ya he­ri­do de muerte (Geor­gia su­ma­ría des­pués).

Así, de un fo­go­na­zo, se ex­tin­guió la al­gu­na vez su­per­po­de­ro­sa Unión So­vié­ti­ca.

URSS: AL­GU­NOS EFEC­TOS DE LA CAÍ­DA HOY

- “La OTAN (Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te) se ha ex­pan­di­do ha­cia Eu­ro­pa Orien­tal”.

- “Ru­sia des­con­fía de la OTAN y de las po­ten­cias de Oc­ci­den­te, a las que con­si­de­ra fuer­zas pe­li­gro­sas y ame­na­za­do­ras. Por eso Moscú ha bus­ca­do re­for­zar su in­fluen­cia en esa zona, lo que se vio cla­ra­men­te con la ane­xión de Cri­mea”.

- “Vla­di­mir Pu­tin, quien ha la­men­ta­do la caí­da de la URSS, pa­re­ce que­rer res­ta­ble­cer lo que con­si­de­ra la gran­de­za de Ru­sia du­ran­te la era so­vié­ti­ca”.

- “Hoy, mu­chos de los Es­ta­dos del cen­tro de Asia son me­nos de­mo­crá­ti­cos que en la épo­ca de la Unión So­vié­ti­ca”.

Max Seitz

Mi­jail Gor­ba­chov

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.