Afue­ra to­do ca­lla

La Opinión - Imágenes - - Nadaísmo - Gon­za­lo Aran­go

To­do es cal­mo es­ta no­che de una ma­ne­ra dul­ce, sin fu­ror. El cie­lo se de­rra­ma en una bri­sa de es­tre­llas. Es­ta luz es­par­ce bea­ti­tud por el in­men­so Va­lle de Abu­rrá. En lo más cla­ro del cie­lo se di­bu­ja un ele­fan­te con alas que son enor­mes plu­mas de nu­bes. Se­me­ja un ángel en re­po­so, en pau­sa pa­ra ele­var el vue­lo al fon­do más azul de la no­che. Lue­go se de­sin­te­gra en una cons­te­la­ción de lu­ces. Creo que es­toy bo­rra­cho.

En un si­tio no le­jos de es­te mon­te, una mu­jer duer­me su sue­ño pu­ro. ¿O se­rá de­ses­pe­ra­do? A esa mu­jer la amé ha­ce años. Aún oi­go sus can­cio­nes de amor, su voz ex­ci­tan­te y car­nal. Sien­to que el co­ra­zón es in­gra­to y acu­mu­la tum­bas en la ju­ven­tud que lue­go ol­vi­da. Al prin­ci­pio las rie­ga de amor, de be­sos, de lá­gri­mas, de flo­res. Y lue­go de in­di­fe­ren­cia.

¿Qué se­rá de esa mu­jer a la que an­tes ha­bía he­cho el ho­me­na­je de mi vi­da, y aho­ra soy in­ca­paz de ren­dir­le el de un re­cuer­do, ni si­quie­ra un de­seo, ni na­da que no sea es­te des­ga­rra­mien­to de in­di­fe­ren­cia?

En la bi­blio­te­ca, her­mo­sa fies­ta de si­len­cios. Afue­ra, to­do, ca­lla, has­ta mi co­ra­zón tu­mul­tuo­so. En lo al­to del cie­lo, to­do se apa­ci­gua: el ru­mor de la ciudad, los sau­ces, el vien­to, mien­tras la no­che cru­za si­len­cio­sa sobre es­te uni­ver­so pu­ro y sin me­mo­ria. Mi co­ra­zón enamo­ra­do ce­sa de la­tir pa­ra que lo po­seas con tu glo­ria, ¡oh cie­lo sa­gra­do!

Pu­ro do­lor de di­cha en es­ta no­che de­sier­ta, sin amar­te, sin te­lé­fono pa­ra lla­mar a Dios, so­lo con mi so­le­dad que no sa­be dón­de bus­car­te mi amor per­di­do, mi mon­ja.

¡Oh, al­ma mía, qué amar­ga es la be­lle­za!

AMA­NE­CE

Mi ami­go se ofrece a ba­jar­me en au­to, pe­ro me nie­go. El cie­lo estalla de es­tre­llas, mil aro­mas, un can­to sal­va­je de ci­ga­rras, el ro­cío. Un ai­re ti­bio se pe­ga a mi piel co­mo si fue­ra una aman­te.

Des­cien­do fu­man­do ci­ga­rri­llo, fe­liz con las ma­nos en los bol­si­llos por una ca­rre­te­ra so­li­ta­ria don­de se de­rra­ma la luz lle­na de la lu­na. No me in­quie­ta el pe­li­gro.

Pe­ro co­mo siem­pre que es­toy fe­liz sin­tién­do­me pre­des­ti­na­do, lle­gas a in­te­rrum­pir mis éx­ta­sis con la san­ta na­tu­ra­le­za, y me atro­pe­llas con un ca­ta­fal­co del que se ba­ja un sar­gen­to muy ca­te­gó­ri­co que me pi­de iden­ti­dad.

Me po­nes “¡ma­nos arri­ba!” y me re­qui­sas a ver si ten­go pu­ña­les o ar­mas ase­si­nas, y me aco­rra­las co­mo a una rata.

En­ton­ces te en­se­ño una cé­du­la don­de que­dé con ca­ra de de­lin­cuen­te co­mún, lo cual fue mi per­di­ción.

—¿Qué ha­ce a es­ta ho­ra por la ca­rre­te­ra? —pre­gun­tas.

—Na­da—te di­go—, pa­seo... exis­to...

Era la pu­ra ver­dad, ¿qué más po­día de­cir­te?

—Ja, ja, ¿oye­ron a es­te im­bé­cil? Di­ce que exis­te, ja ja ja.

¿No ves? Te bur­las por­que exis­to, por­que soy poe­ta, y me de­cla­ras cul­pa­ble una vez más por­que no es­toy fa­bri­can­do tra­pos, ni dur­mien­do “co­mo to­do el mun­do”. En­ton­ces me em­pu­jas a tu as­que­ro­sa ambulancia y me de­po­si­tas en un he­dion­do ca­la­bo­zo lleno de es­tiér­col y ma­rihua­ne­ros.

Des­gra­cia­da­men­te esa no­che no te­nía si­quie­ra ci­ga­rri­llos pa­ra con­quis­tar­te, pa­ra pro­po­ner­te un “ne­go­ci­to” que es el único len­gua­je que te con­mue­ve.

A cual­quier pre­cio que­rías ha­cer de mí un de­lin­cuen­te, y en ver­dad no me ex­pli­co por qué no lo soy, si has­ta me de­jas­te el es­tig­ma de un ho­rri­ble com­ple­jo de cul­pa. Mi ator­men­ta­da ca­ra de poe­ta su­frien­te fue siem­pre pa­ra ti un de­li­to.

Mi her­mano Jai­me ma­dru­ga a pa­gar mi res­ca­te, lo cual ha­ce con in­men­sa pie­dad, y de pa­so me re­ga­la un ser­món “Ma­de in Me­de­llín”, y un pa­que­te de ci­ga­rri­llos.

Pa­ra jus­ti­fi­car­me, le di­go a la sa­li­da: “Oye com­pa­ñe­ro, te ju­ro que soy inocen­te, lo que pa­sa es que ten­go ca­ra de poe­ta mal­di­to”.

Aque­lla ma­ña­na de ex pre­si­dia­rio re­in­ci­den­te fui a tu pla­za de mer­ca­do a co­mer na­ran­jas, y una vez más soy fe­liz a pe­sar de mis des­ven­tu­ras, y ado­ro tus con­tras­tes. ¡Qué be­llo, pu­ro y vi­ril es tu pue­blo an­tio­que­ño!

Ima­gí­na­te que un cu­le­bre­ro nos reúne en torno a sus ca­cha­rros, y nos di­ce que “al­gu­nos del res­pe­ta­ble público” es­ta­mos con­de­na­dos. Pro­me­te sa­car­nos el Dia­blo del cuer­po con una po­ma­da mi­la­gro­sa por la mó­di­ca su­ma de un pe­so. Ele­va un bra­zo pe­lu­do de pre­di­ca­dor y ex­cla­ma:

—¡No ten­gan mie­do, mis her­ma­nos... Yo no les voy a ro­bar... Es­te bra­zo es an­tio­que­ño y hon­ra­do, só­lo lo uso pa­ra aca­ri­ciar la nin­fa y do­mi­nar el oso!

Pues sí, es­tu­ve a pun­to de abra­zar a ese cu­le­bre­ro su­cio y for­ni­do, ¿sa­bes por qué, Me­de­llín? Por­que eres ca­paz de ins­pi­rar a un es­ta­fa­dor la frase que ha­bría he­cho in­mor­tal a don Mi­guel de Cer­van­tes.

So­bra de­cir que el fi­ló­so­fo ateo Gon­za­lo Aran­go fue el pri­me­ro en com­prar la ca­ji­ta de po­ma­da mi­la­gro­sa pa­ra sa­car­se el dia­blo del cuer­po. Pe­ro sin es­pe­ran­zas de me­jo­ría, pues ca­da vez que me la un­to, mi no­via di­ce: ¡Amor mío, hue­les a dia­blo!

Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.