El Carnaval de Ba­rran­qui­lla

La Opinión - Imágenes - - Portada -

El Carnaval de Ba­rran­qui­lla es la es­ta fol­cló­ri­ca y cul­tu­ral más im­por­tan­te de Co­lom­bia. Es­ta ciu­dad Ca­ri­be se con­vier­te en el es­ce­na­rio de en­cuen­tro de ex­pre­sio­nes fol­cló­ri­cas, dan­cís­ti­cas y mu­si­ca­les que dan rien­da suel­ta a la ale­gría.

Es­ta ce­le­bra­ción reúne ex­pre­sio­nes em­ble­má­ti­cas de la memoria e iden­ti­dad del pue­blo ba­rran­qui­lle­ro, del ca­ri­be co­lom­biano y del río gran­de de La Mag­da­le­na.

Su mez­cla cul­tu­ras que sus­ten­tan lo que so­mos co­mo nación, su ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción so­cial que su­pera to­do ti­po de di­fe­ren­cias y su po­der de con­vo­ca­to­ria está en el co­ra­zón de la gen­te que ha­cen de la di­ver­si­dad un mo­ti­vo de es­ta y de ce­le­bra­ción que alien­ta el arte po­pu­lar y man­tie­ne vi­vo nues­tro pa­sa­do.

ORI­GEN

El Carnaval de Ba­rran­qui­lla tie­ne su ori­gen re­mo­to en el carnaval que vino a Amé­ri­ca des­de Es­pa­ña. De ahí vie­ne su es­pí­ri­tu de re­no­va­ción y cam­bio pa­re­ci­do al que ani­mó es­tas es­tas en Eu­ro­pa.

El pri­mer carnaval ce­le­bra­do en la ciu­dad se pier­de en la his­to­ria ha­ce más de un si­glo, cuan­do Ba­rran­qui­lla era una pe­que­ña po­bla­ción. Sin em­bar­go, han cir­cu­la­do di­ver­sas his­to­rias re­fe­ren­tes a la ma­ne­ra co­mo el pue­blo ba­rran­qui­lle­ro fes­te­ja­ba el carnaval; su for­ma siem­pre in­ge­nua, gra­cio­sa, fes­ti­va y an­te to­do sa­na, han per­mi­ti­do que se con­ser­ve una tra­di­ción que se re­mon­ta a ha­ce tres si­glos.

Las es­tas de carnaval, de ori­gen eu­ro­peo, fue­ron in­tro­du­ci­das a Amé­ri­ca por los es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses. Las de Ba­rran­qui­lla tie­nen an­te­ce­den­tes pró­xi­mos en la ce­le­bra­ción que se efec­tua­ba en Car­ta­ge­na de In­dias, en épo­ca de la Co­lo­nia, co­mo es­ta de es­cla­vos; por esas fe­chas apa­re­cían por las ca­lles los ne­gros con ins­tru­men­tos tí­pi­cos y atuen­dos es­pe­cia­les, dan­zan­do y can­tan­do.

La tra­di­cio­nal no­ve­na de La Can­de­la­ria, en Car­ta­ge­na de In­dias, sir­vió de mar­co a sun­tuo­sos bai­les que en el Si­glo XVIII con­ce­dían un día de es­ta a los ne­gros bo­za­les traí­dos de Áfri­ca. Esas es­tas cons­ti­tu­yen fuen­te de las prin­ci­pa­les dan­zas del Carnaval de Ba­rran­qui­lla.

ORI­GEN PRI­MI­TI­VO DEL CARNAVAL

No es fá­cil pre­ci­sar la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra Carnaval. Se cree que pro­ce­de de “Ca­rrus Na­va­lis”, una es­ta po­pu­lar de­ri­va­da de las Sa­tur­na­les ro­ma­nas.

Si bien hay ves­ti­gios de esa ce­le­bra­ción en to­dos los pue­blos an­ti­guos, se di­ce que la di­ver­sión del Carnaval tu­vo un ca­rác­ter re­li­gio­so en sus re­mo­tos orí­ge­nes, cuan­do se ce­le­bra­ba el año nue­vo -en­tra­da de la pri­ma­ve­ra-, co­mo sím­bo­lo del re­na­cer de la na­tu­ra­le­za.

EN GRECIA Y RO­MA IN­CLUÍAN AC­TOS PRO­CE­SIO­NA­LES

En ta­les es­pec­tácu­los co­mu­nes así mis­mos en­tre teu­to­nes y cel­tas, se pa­sea­ba apa­ra­to­sa­men­te un bar­co con rue­das den­tro del cual, gru­pos en­mas­ca­ra­dos eje­cu­ta­ban cier­tas dan­zas y en­to­na­ban can­cio­nes sa­tí­ri­cas en me­dio de ju­bi­lo­so des­or­den. -La cos­tum­bre de es­te “ca­rro na­val” sub­sis­te en Reus, (Es­pa­ña) don­de co­lo­can so­bre un ca­rro­ma­to una em­bar­ca­ción de 70 to­ne­la­das y la ha­cen arras­trar por diez ca­ba­llos, des­de la na­ve arro­jan ores y ca­ra­me­los.

El día clá­si­co del carnaval es el Do­min­go de Quin­cua­gé­si­ma, pe­ro van agre­ga­dos a él el lu­nes y el mar­tes si­guien­tes. En mu­chos lu­ga­res el carnaval se ini­cia el 6 de enero. Si­glos atrás, el carnaval de Ve­ne­cia co­men­za­ba el 26 de di­ciem­bre.

El rey Mo­mo, hi­jo del sue­ño y de la no­che, pre­si­día las es­tas de los lo­cos, que se ce­le­bran en pue­blos, al­deas y ciu­da­des. Di­vi­ni­dad de la bur­la, amo de la sá­ti­ra hi­rien­te y del sar­cas­mo cruel y de la más des­pia­da­da iro­nía, Mo­mo se con­vir­tió en el “pro­tec­tor” de aque­llos que se en­tre­ga­ban al jol­go­rio, al es­cán­da­lo del vi­cio y a los ex­ce­sos. Es­ta dei­dad -que se bur­la­ba de las di­vi­ni­da­des- fue el pre­di­lec­to de las pe­que­ñas cor­tes feu­da­les.

El rey Mo­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.