Sui­te fran­ce­sa

La Opinión - Imágenes - - Séptimo Arte -

Mu­chas ve­ces re­sul­ta más in­tere­san­te có­mo se ha fra­gua­do una cin­ta que la pro­pia pe­lí­cu­la en sí. Un ca­so si­mi­lar ocu­rre con Sui­te fran­ce­sa, ba­sa­da en una se­rie de no­ve­las que no se con­clu­ye­ron por­que la au­to­ra fa­lle­ció. El en­car­ga­do de lle­var a buen puer­to la cin­ta es Saul Dibb. Mi­che­lle Wi­lliams (Oz, un mun­do de

fan­ta­sía) y Matt­hias Schoe­naerts (La en­tre­ga) son sus pro­ta­go­nis­tas. Un pue­ble­ci­to fran­cés se ve in­va­di­do por los na­zis en ple­na Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Co­mo es­tos vie­nen de bue­nas de­ci­den ins­ta­lar­se en las ca­sas de los pueblerinos. A ca­sa de una mu­jer muy ri­ca, que vi­ve con su nue­ra (a la es­pe­ra de que el ma­ri­do de es­ta e hi­jo de la otra re­gre­se de la gue­rra) lle­ga un apues­to al­to man­do ale­mán. La chis­pa en­tre el mi­li­tar y la nue­ra no tar­da­rá en sal­tar y am­bos vi­vi­rán un quie­ro no pue­do, mien­tras la con­vi­ven­cia en el pue­blo se tam­ba­lea. La his­to­ria re­sul­ta de lo más atra­yen­te, pe­ro con­for­me se acer­ca el ter­cer ac­to o re­so­lu­ción, la cin­ta se con­vier­te en un que­rer ce­rrar to­do de­pri­sa y co­rrien­do, que ha­ce que la bo­ni­ta his­to­ria de amor se di­lu­ya en­tre mi­les de his­to­rias se­cun­da­rias.

Sui­te fran­ce­sa se ba­sa en las no­ve­las inaca­ba­das de Ire­ne Né­mi­rovsky, una ju­día fran­ce­sa que mu­rió en un cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz, que só­lo es­cri­bió las dos pri­me­ras no­ve­las y de­jó el plan­tea­mien­to pa­ra otras tres más. Saul Dibb le tie­ne co­gi­do el pul­so a las pe­lí­cu­las de épo­ca, con­si­gue en­gan­char­nos a la his­to­ria des­de el pri­mer mo­men­to, con un rit­mo ca­si im­pa­ra­ble pa­ra una cin­ta co­mo es­ta. Una lás­ti­ma que el guión al

nal se con­vier­ta en un ba­ti­bu­rri­llo, pues si la cin­ta se hu­bie­ra to­ma­da su tiempo (es­ta lo ne­ce­si­ta) se­ría al­go mu­cho más in­tere­san­te. Tan­to Mi­che­lle Wi­lliams co­mo Matt­hias Schoe­naerts es­ta co­rrec­tos en sus pa­pe­les. Es in­tere­san­te co­mo Schoe­naerts con­tie­ne sus emo­cio­nes du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos de la cin­ta, y es que es­ta­mos ha­blan­do de un te­nien­te na­zi (que ya de pri­me­ras el per­so­na­je no pue­de caer bien), pe­ro con­for­me pa­san los mi­nu­tos po­co a po­co mues­tra un ca­ris­ma que con­si­gue me­ter­se al es­pec­ta­dor en el bol­si­llo. Kris­tin Scott omas (Só­lo Dios

per­do­na) está im­pre­sio­nan­te co­mo siem­pre, aun­que su per­so­na­je se di­lu­ye en el úl­ti­mo tra­mo, una pe­na, pues es un vi­llano, den­tro de la tra­ma glo­bal, que me­re­cía un mejor desa­rro­llo. Tam­bién se pa­sean en ro­les más se­cun­da­rios las úl­ti­ma­men­te muy so­li­ci­ta­das Mar­got Robbie (Fo­cus), ca­si irre­co­no­ci­ble de mo­re­na, y Ruth Wil­son (Al en­cuen­tro de Mr.

Banks). En re­su­men, Sui­te fran­ce­sa po­dría ha­ber si­do una muy bue­na pe­lí­cu­la y un buen en­tre­te­ni­mien­to si los Weins­tein no for­ma­ran par­te de ella. Se no­ta que es­tos han me­ti­do mano en el mon­ta­je nal, y su úl­ti­mo ac­to es un ga­li­ma­tías. Sui­te fran­ce­sa es de esas cin­tas que si re­quie­ren un po­co más de du­ra­ción pa­ra atar to­do bien ata­do.

Mar­got Robbie en Sui­te fran­ce­sa El re­par­to está bas­tan­te bien es­co­gi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.