La Ba­ta­lla de Cú­cu­ta

AQUEL 28 DE FE­BRE­RO DE 1813, ERA DO­MIN­GO…

La Opinión - Imágenes - - Portada - Jo­sé An­to­nio To­lo­sa Cá­ce­res

La muy no­ble y leal Vi­lla de San Jo­sé de Cú­cu­ta se ha­lla­ba en el pa­ro­xis­mo del jol­go­rio car­nes­to­lén­di­co. El pueblo se di­ver­tía a pe­sar de las ca­de­nas que lo ago­bia­ban. Bo­lí­var ve­nía de Car­ta­ge­na de don­de ha­bía par­ti­do a na­les de no­viem­bre de 1812, ha­cien­do ta­bla ra­sa con los rea­lis­tas que pre­do­mi­na­ban fuer­tes en las po­bla­cio­nes del ba­jo Mag­da­le­na.

De­rro­ta­das las tro­pas de Te­ne­ri­fe, lle­gó a Mom­pox, don­de se pro­ve­yó de sol­da­dos y vi­tua­llas y si­guió a Chi­ri­gua­ná por la Ru­ta del río Ce­sar, lo­gran­do apo­de­rar­se de un ri­co bo­tín de ele­men­tos de gue­rra y de na­ve­ga­ción, que los es­pa­ño­les aban­do­na­ban en el afán de sus de­rro­tas.

Re­gre­só al río Mag­da­le­na y to­mó por sorpresa a Ta­ma­la­me­que. De allí si­guió, aguas arri­ba, has­ta Puer­to Real, que hoy es Ga­ma­rra y al ini­ciar­se enero de 1813, lle­gó a Oca­ña.

A so­li­ci­tud del Coronel Ma­nuel del Castillo, co­man­dan­te a la sa­zón de las fuer­zas pa­trio­tas de Pam­plo­na, y con pre­via au­to­ri­za­ción del Go­ber­na­dor de Car­ta­ge­na, si­guió Bo­lí­var la ac­ci­den­ta­da vía de Sa­la­zar de las Pal­mas. El día 21 de fe­bre­ro, en el si­tio lla­ma­do “Al­to de Agua­da”, tu­vo es­ca­ra­mu­za con las avan­za­das rea­lis­tas que co­man­da­ban los co­ro­ne­les Cap­de­vi­la y Del­ga­do, quie­nes fue­ron de­rro­ta­dos y per­se­gui­dos.

Del Al­to de Agua­da, Bo­lí­var pro­si­guió ca­mino has­ta el pueblo de San Ca­ye­tano a ori­llas del Río Zu­lia. Allí tu­vo otro en­cuen­tro con los es­pa­ño­les el 25 de fe­bre­ro con el re­sul­ta­do de seis muer­tos rea­lis­tas y dos pa­trio­tas.

Al día si­guien­te -26 de fe­bre­ro­lle­ga­ron de Pam­plo­na los ca­pi­ta­nes Lino Ra­mí­rez y Fé­lix Us­ca­te­guí así co­mo el te­nien­te Jo­sé Con­cha, co­man­dan­do 125 hom­bres que co­mo re­fuer­zos en­via­ba el coronel Ma­nuel del Castillo.

Con es­te con­tin­gen­te, Bo­lí­var com­ple­tó qui­nien­tos hom­bres con los que en­fren­tó un nú­me­ro igual al man­do del Ge­ne­ral rea­lis­ta don Ra­món Co­rrea en las oc­ci­den­ta­les co­li­nas de Cú­cu­ta.

Es­ta ba­ta­lla me­mo­ra­ble em­pe­zó a las nue­ve de la ma­ña­na del día do­min­go 28 de fe­bre­ro de 1813, en el si­tio que la pos­te­ri­dad ha con­sa­gra­do con el her­mo­so nom­bre de LO­MA DE BO­LÍ­VAR y ter­mi­nó a la una de la tar­de des­pués de cua­tro ho­ras de fue­go cru­za­do e in­ten­so, en que la for­tu­na pa­re­cía in­cli­nar­se a fa­vor de las fuer­zas rea­lis­tas, lo que obli­gó a Bo­lí­var a or­de­nar una car­ga a ba­yo­ne­ta ca­la­da, pro­du­cien­do el pá­ni­co y la con­si­guien­te de­rro­ta en las las es­pa­ño­las, que al ser per­se­gui­das por las fuer­zas pa­trio­tas hu­ye­ron des­pa­vo­ri­das y des­or­de­na­da­men­te por las vías de San An­to­nio y Ure­ña. Los res­tos de los de­rro­ta­dos fue­ron re­co­gi­dos por el Ge­ne­ral Co­rrea y con­du­ci­dos a la ciu­dad de la Gri­ta bien aden­tro de Ve­ne­zue­la.

En el cam­po de ba­ta­lla que­da­ron ten­di­dos vein­te sol­da­dos y cua­ren­ta he­ri­dos es­pa­ño­les. En­tre los pa­trio­tas só­lo se re­gis­tra­ron dos muer­tos y do­ce he­ri­dos, en­tre ellos el coronel Jo­sé Con­cha, pun­do­no­ro­so mi­li­tar oriun­do de Vi­lla del Ro­sa­rio.

En la des­crip­ción de es­ta ba­ta­lla me­mo­rio­sa no se pue­de pa­sar por al­to la ac­ti­tud pa­trió­ti­ca de EU­GE­NIO SO­SA, un jo­ven hi­jo del pueblo cu­cu­te­ño, que al per­ca­tar­se de que las tro­pas re­vo­lu­cio­na­rias des­fa­lle­cían en la ba­ta­lla, hi­zo con la pre­mu­ra y di­li­gen­cia pro­pias de su ju­ven­tud, un lar­go re­co­rri­do pa­ra pro­veer­las de agua con lo cual las tro­pas reac­cio­na­ron y al­can­za­ron el triun­fo.

Si bien es cier­to que la ba­ta­lla de Cú­cu­ta no reúne las con­di­cio­nes fra­go­ro­sas de las gran­des ba­ta­llas de la His­to­ria, su ocu­rren­cia, sin em­bar­go, fue de gran im­por­tan­cia pa­ra la in­de­pen­den­cia, pues al cons­ti­tuir­se en la pri­me­ra gran vic­to­ria de Bo­lí­var, per­mi­tió que Cú­cu­ta se con­vier­ta en la puer­ta an­cha y ge­ne­ro­sa por don­de en­tró a to­rren­tes la li­ber­tad de Amé­ri­ca.

El de­rro­te­ro de Bo­lí­var fue des­de ese día, una su­ce­sión de triun­fos y de­rro­tas co­mo lo exi­gen las al­ter­na­ti­vas de una lar­ga gue­rra. Pe­ro la Dio­sa de la For­tu­na ya ha­bía sig­na­do al Hé­roe con el lau­ro de la gloria y ha­bía mar­ca­do su ca­mino con el signo del triun­fo.

Es, pues, és­ta una fe­cha in­mor­tal pa­ra la pa­tria. Un día que ci­ñe de lau­ros lu­mi­no­sos las sie­nes de Cú­cu­ta. Un día pa­ra ele­var una ora­ción a Bo­lí­var des­de el fon­do del al­ma: Pa­dre in­mor­tal, li­ber­ta­dor de seis na­cio­nes, apiá­da­te de Co­lom­bia en es­ta ho­ra de ti­nie­blas. Apun­ta ha­cia no­so­tros la luz de vues­tro ge­nio pa­ra que ce­se la vio­len­cia, pa­ra que bri­lle la jus­ti­cia, pa­ra que no se pre­ter­mi­tan los sa­gra­dos De­re­chos del Hom­bre. Pa­ra que haya una so­cie­dad más igua­li­ta­ria, pa­ra que haya paz y pan con­for­me a vues­tro pen­sa­mien­to y vues­tros sue­ños y por cu­ya rea­li­za­ción lu­chas­te has­ta la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.