Cu­cu­ti­lla, la ci­ma de los pue­blos de oc­ci­den­te

La Opinión - Imágenes - - Portada - Idel­fon­so Al­ba­rra­cín Ba­rre­ra

Cu­cu­ti­lla, mu­ni­ci­pio que na­ce en la épo­ca de la Co­lo­nia, de­ri­va su nom­bre de la ha­cien­da de don Die­go de Bui­tra­go, que cons­tru­ye­ra por allá en el año 1670 y don­de exis­tió la vi­ce­pa­rro­quia de Cu­cu­ti­lla, cuan­do aún era una re­gión que per­te­ne­cía al cu­ra­to de Ar­bo­le­das. Des­pués de un lar­go y len­to tras­cu­rrir en un pro­ce­so li­de­raz­go por el sa­cer­do­te Jo­sé Gregorio Ba­rra­gán en el año 1780 se da la fun­da­ción His­pá­ni­ca de la po­bla­ción en el lu­gar don­de se en­cuen­tra ac­tual­men­te.

Hoy, a pe­sar de los em­ba­tes de la cons­tan­te ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, ac­ti­vi­dad que lle­ga­ra al te­rri­to­rio con la mis­ma pre­sen­cia del es­pa­ñol con­quis­ta­dor, en el año 1550, cuan­do se rea­li­za­ron los pri­me­ros re­par­ti­mien­tos de in­dí­ge­nas y tras el des­cu­bri­mien­to de las mi­nas de oro de Las Ve­tas, Río de Oro, La Mon­tuo­sa y Pá­ra­mo Ri­co, és­tos fue­ron for­za­dos al tra­ba­jo en los so­ca­vo­nes, en el trans­por­te de car­ga y la­bo­res agrí­co­las, en un queha­cer tan ago­ta­dor y cruel que en po­cos años se re­du­jo en un sig­ni ca­ti­vo nú­me­ro la po­bla­ción abo­ri­gen, el mu­ni­ci­pio se man­tie­ne co­mo una abun­dan­te re­ser­va na­tu­ral de bos­ques na­ti­vos y gran bio­di­ver­si­dad es­pe­cial­men­te de abun­dan­tes aguas y el com­ple­jo de la­gu­nas de Si­sa­vi­ta que dan ini­cio a la ho­ya del río Zu­lia. Río que na­ce en la que­bra­da Quel­pa, lo­ca­li­za­da en el par­que na­tu­ral re­gio­nal de Si­sa­vi­ta, en las es­tri­ba­cio­nes del pá­ra­mo de San­tur­bán.

Es es­ta es­pe­cial ca­rac­te­rís­ti­ca y ri­que­za na­tu­ral que enor­gu­lle­ce a los ha­bi­tan­tes de esa po­bla­ción y que mo­ti­va­dos en su pre­ser­va­ción y de­fen­sa an­te los em­ba­tes de la am­bi­ción mi­ne­ra mo­der­na y a di­fe­ren­cia de sus an­ces­tros in­dí­ge­nas chi­ta­re­ros que fue­ron do­ble­ga­dos fá­cil­men­te por el ex­plo­ta­dor, el cu­cu­ti­llen­se de hoy bus­ca de ma­ne­ra in­te­li­gen­te unir­se en ac­ti­vi­da­des pa­ra de­fen­der sus 9.979 hec­tá­reas de pa­ra­mo que re­pre­sen­tan el 27% de su te­rri­to­rio. Ri­que­za na­tu­ral que se man­tie­ne y ho­nor a ello en año 2102 es­tos po­bla­do­res ini­cian la ce­le­bra­ción de la FE­RIA DEL AGUA, CU­CU­TI­LLA, FUEN­TE DE VI­DA hoy ya en su sex­ta ver­sión, don­de de a po­co sus po­bla­do­res van cam­bian­do sus há­bi­tos de pro­duc­ción agrí­co­la la fe­ria del agua es un mo­ti­vo de unión, de cons­truc­ción ciu­da­da­na, de cons­truc­ción de idio­sin­cra­sia cu­cu­ti­llen­se que en­car­na ese sen­tir de com­pro­mi­so del ha­bi­tan­te por la de­fen­sa de su ri­que­za na­tu­ral. Pa­ra ello ya en dos oca­sio­nes se eli­ge la rei­na del agua y el año pa­sa­do se reali­zó la pri­me­ra ca­mi­na­ta ha­cia la zo­na de amor­ti­gua­ción del pá­ra­mo de San­tur­bán, no co­mo aque­llos po­bla­do­res in­dí­ge­nas que fue­ron lle­va­dos a la fuer­za; sino co­mo es­te cu­cu­ti­llen­se mo­derno que tie­ne con­cien­cia y vo­lun­tad li­bre de de­fen­der y pre­ser­var la ri­que­za na­tu­ral co­mo pa­tri­mo­nio de to­da la hu­ma­ni­dad. Es así co­mo es­ta po­bla­ción en­cla­va­da en la CI­MA de los pue­blos de oc­ci­den­te, se con­vier­te en el pie del gran pá­ra­mo de San­tur­bán, don­de na­ce nues­tro ma­jes­tuo­so, le­gen­da­rio y vi­tal río Zu­lia co­mo fuen­te de vi­da pa­ra el área me­tro­po­li­ta­na de Cú­cu­ta. De es­ta for­ma el mu­ni­ci­pio de Cu­cu­ti­lla es pio­ne­ro en ade­lan­tar ac­cio­nes con­cre­tas de con­cien­ti­za­ción de sus po­bla­do­res en la zo­na de re­ser­va na­tu­ral re­gio­nal de Si­sa­vi­ta, y se con­vier­te en un mu­ni­ci­pio digno de vi­si­tar y dis­fru­tar.

La­gu­na de Si­sa­vi­ta

Cu­cu­ti­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.