Bre­ve re­se­ña del XII Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Mú­si­ca de Car­ta­ge­na

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ser­gio Ur­bi­na G.

Le co­rres­pon­dió es­ta vez el turno, enero de 2018, a la mú­si­ca lla­ma­da: El Gus­to por la For­ma, “el es­ti­lo clá­si­co”, com­pues­ta en un pe­río­do de tiem­po de po­co más de trein­ta años (1780-81 a 1814-15), o sea en­tre la lle­ga­da de Mozart a Vie­na y la ce­le­bra­ción del Con­gre­so por la na­li­za­ción de las gue­rras na­po­leó­ni­cas, por tres gran­des com­po­si­to­res: Haydn, Mozart y Beet­ho­ven. Son tres mú­si­cos di­fe­ren­tes en­tre sí, pe­ro cu­ya mú­si­ca com­par­te ele­men­tos en co­mún, y es que la iden­ti ca­ción del es­ti­lo clá­si­co, (que no to­dos los ex­per­tos re­co­no­cen) se ba­sa en esas ca­rac­te­rís­ti­cas en co­mún, y los tres abor­da­ron los mis­mos gé­ne­ros mu­si­ca­les prin­ci­pa­les, la sin­fo­nía, el con­cier­to, la so­na­ta, el cuar­te­to, la ópe­ra y la mi­sa. “Se­gún, *Gio­van­ni Biet­ti, ex­per­to mu­si­có­lo­go, ade­más de com­po­si­tor y pia­nis­ta pre­sen­te en el Fes­ti­val co­mo con­fe­ren­cis­ta, di­ce que, por pri­me­ra vez en las com­po­si­cio­nes de es­tos tres gran­des maes­tros, la mú­si­ca ins­tru­men­tal se com­pa­ra con un idio­ma y co­men­za­mos a uti­li­zar la ex­pre­sión “len­gua­je mu­si­cal”, un len­gua­je que se or­ga­ni­za de for­ma pre­ci­sa y cu­ya ar­ti­cu­la­ción da un re­sul­ta­do ele­gan­te, ar­mo­nio­so en sus pro­por­cio­nes y que es so­bre to­do “ra­cio­nal”. Los tres com­par­ten el mis­mo pen­sa­mien­to for­mal: el “mar­co” en don­de se co­lo­can, or­ga­ni­zan y ela­bo­ran los ma­te­ria­les mu­si­ca­les. La lla­ma­da “for­ma so­na­ta”: que con­sis­te en una for­ma emi­nen­te­men­te ló­gi­ca que, apli­ca­da a una pie­za mu­si­cal com­ple­ta, co­mo a un pro­ce­di­mien­to com­po­si­ti­vo, uti­li­za dos te­mas ge­ne­ral­men­te con­tras­tan­tes y siem­pre en ella ocu­rre al­go, trans­for­mán­do­se a me­di­da que lo va­mos es­cu­chan­do. Se ini­cia con una “ex­po­si­ción” en la pri­me­ra par­te de la pie­za, y a tra­vés del “desa­rro­llo” la ela­bo­ra­ción de te­mas con­du­ce a una sín­te­sis y a una con­ci­lia­ción en la “re­ca­pi­tu­la­ción”. La “for­ma so­na­ta”, que pue­de con­te­ner tres o cua­tro mo­vi­mien­tos, ade­más de las so­na­tas pro­pia­men­te di­chas, se en­cuen­tra tam­bién en di­ver­sos ti­pos de com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les, tan­to en las sin­fo­nías co­mo los cuar­te­tos o los con­cier­tos, po­de­mos de­cir es, un pro­ce­so que nos in­vi­ta a pre­sen­ciar una trans­for­ma­ción, una es­pe­cie de via­je en el tiem­po en don­de las ideas cam­bian en for­ma gra­dual su sig­ni ca­do”. En­ton­ces el “es­ti­lo clá­si­co” es una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, la más gran­de, com­ple­ja y universal de la épo­ca de la Ilus­tra­ción, que co­rres­pon­de al si­glo XVIII, lla­ma­do el Si­glo de las Lu­ces, don­de se re­dac­tó la En­ci­clo­pe­dia, en que se im­pu­so el mé­to­do cien­tí co, el de la con an­za in­con­di­cio­nal de la ra­zón hu­ma­na, el de las gran­des in­quie­tu­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas que desem­bo­ca­ron en la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa de 1789.

La mú­si­ca su­fre las con­se­cuen­cias, qui­zá más que en otras épo­cas de los cam­bios que su­fre la so­cie­dad. Ga­na te­rreno la idea del mú­si­co pro­fe­sio­nal, ya no más a mer­ced de los me­ce­naz­gos de las cor­tes, muy a cio­na­dos a la mú­si­ca cul­ta, en es­pe­cial la de cá­ma­ra, to­ca­da con po­cos ins­tru­men­tos en pe­que­ños re­cin­tos(cá­ma­ras) don­de era pre­sen­ta­da y oí­da con in­vi­ta­dos es­pe­cia­les. Así, los con­cier­tos se vuel­ven pú­bli­cos, se pre­sen­tan en sa­las a las que los ciu­da­da­nos li­bres pue­den ac­ce­der, me­dian­te la com­pra de una en­tra­da, y es­ta mú­si­ca se com­po­ne, se im­pri­me y se ven­de.

LA PROGRAMACION Y LOS ES­CE­NA­RIOS

Con ba­se en es­tas tres gran­des gu­ras del “cla­si­cis­mo mu­si­cal” des­cri­to, se pre­sen­tan en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, obras se­lec­cio­na­das pa­ra los gé­ne­ros que ca­da uno de ellos es­cri­bió y que ya di­ji­mos, for­man el es­ti­lo lla­ma­do “clá­si­co”. En una mag­ní

ca ga­la de aper­tu­ra ti­tu­la­da, Las Gran­des For­mas Sin­fó­ni­cas, el 5 por la no­che, con

re­pe­ti­ción el 6 de enero, en la ma­ña­na, en el Tea­tro Adol­fo Me­jía, pu­di­mos oír lo más se­lec­to de ca­da uno de ellos. En el ca­so de Haydn, su Sin­fo­nía con­cer­tan­te en Sí Be­mol, pa­ra vio­lín, oboe, vio­lon­che­lo y fa­got, cuan­do el com­po­si­tor, en el me­jor mo­men­to de su ma­du­rez ar­tís­ti­ca, uti­li­za los cua­tro ins­tru­men­tos so­lis­tas de di­ver­sas ma­ne­ras, y con­tra­po­ne los de vien­to a los de cuer­da, o los de te­si­tu­ra más al­ta a los de más ba­ja o ha­ce pa­res con­tras­tan­tes en­tre ellos (vio­lín­fa­got y oboe-vio­lon­che­lo), ob­tie­ne así la obra una sor­pren­den­te ri­que­za tím­bri­ca, lle­na de en­can­to y su­ti­le­za pro­pias de su es­ti­lo.

A su vez, Wolf­gang Ama­deus Mozart, que com­pu­so 41 sin­fo­nías, sien­do las tres úl­ti­mas es­cri­tas en Vie­na en un pe­río­do muy cor­to en 1788, y que for­man un tríp­ti­co que cons­ti­tu­ye lo más su­bli­me de su le­ga­do sin­fó­ni­co, lla­ma­das, la so­lem­ne n,” 39, la del tono he­roi­co o n.” 41 y la del dra­ma­tis­mo o n.” 40 en sol me­nor

K 550, lla­ma­da “Gran Sin­fo­nía”, don­de pre­do­mi­na la in­fluen­cia de la tor­men­ta e ím­pe­tu, nom­bre del mo­vi­mien­to li­te­ra­rio ale­mán que exal­ta­ba la na­tu­ra­le­za, los sen­ti­mien­tos y el in­di­vi­dua­lis­mo co­mo con­tra­po­si­ción al ra­cio­na­lis­mo que pro­mul­ga­ba la Ilus­tra­ción. Es una obra icó­ni­ca de la his­to­ria de la mú­si­ca.

En el tiem­po que Mozart es­cri­bió sus úl­ti­mas sin­fo­nías, Lud­wig van Beet­ho­ven te­nía 18 años y era ya un vir­tuo­so pia­nis­ta, e ins­pi­ra­do en el Con­cier­to pa­ra

piano n” 24 de Mozart, com­pu­so más tar­de en 1800, su Con­cier­to pa­ra piano y or­ques­ta n.” 3 en do me­nor op. 37, que es un evi­den­te ho­me­na­je al com­po­si­tor aus­tria­co, pe­ro va más allá y plan­tea una lec­tu­ra per­so­nal del es­ti­lo clá­si­co que irá por un ca­mino más re­vo­lu­cio­na­rio, y con los cin­co con­cier­tos pa­ra piano que es­cri­bió, abrió una nue­va di­men­sión a la for­ma.

Va­le la pe­na ano­tar, que pa­ra es­ta pre­sen­ta­ción inau­gu­ral, co­mo otras en el cur­so del Fes­ti­val, la or­ques­ta in­vi­ta­da re­si­den­te le co­rres­pon­dió a la Mun­che­ner Kam­me­ror­ches­ter, am­plia­men­te co­no­ci­da por su ex­cep­cio­nal crea­ti­vi­dad de su pro­gra­ma­ción y la ho­mo­ge­nei­dad so­no­ra, con una lar­ga his­to­ria de to­car sus com­po­nen­tes mú­si­cos jun­tos por más de se­sen­ta y cin­co años, sien­do un re­fe­ren­te de vanguardia pa­ra las or­ques­tas de Ale­ma­nia y el mun­do, ba­jo la di­rec­ción de Cle­mens Schuldt, ti­tu­lar de la Or­ques­ta de Cá­ma­ra de Mü­nich, de lar­ga tra­yec­to­ria mu­si­cal en va­ria­dos es­ce­na­rios del mun­do, y que le va­lió múl­ti­ples aplau­sos. En la par­te de la eje­cu­ción al piano, co­mo so­lis­ta, al tam­bién mú­si­co ale­mán, Ru­dolf Buch­bin­der, re­co­no­ci­do co­mo uno de los me­jo­res in­tér­pre­tes de las obras de Beet­ho­ven, co­mo de sus 32 so­na­tas, que cons­ti­tu­yen un his­to­rial en la in­ter­pre­ta­ción de es­tas obras a lo lar­go de va­rias dé­ca­das.

Una no­ta de im­por­tan­cia, pa­ra re­cal­car de es­te Fes­ti­val, fue la pre­sen­cia de di­fe­ren­tes in­tér­pre­tes, es­ta vez de pre­do­mi­nio ale­mán, en las va­ria­das obras pro­gra­ma­das y pre­sen­ta­das en los es­ce­na­rios ya con­sa­gra­dos, el muy her­mo­so Tea­tro Adol­fo Me­jía, las be­llas Ca­pi­llas de los Ho­te­les So­fi­tel San­ta Cla­ra y San­ta Te­re­sa, la Pla­za de San Pedro Cla­ver, ( con en­tra­da gra­tui­ta en es­ta úl­ti­ma ), co­mo en to­dos los años, en el Au­di­to­rio del Cen­tro de Con­ven­cio­nes, en igle­sias y el lla­ma­do Fes­ti­val de los Ba­rrios. Ellos die­ron eje­cu­ción a las obras con­sa­gra­das de los tres gran­des com­po­si­to­res de es­te es­ti­lo clá­si­co, en su or­den: Beet­ho­ven, en los cuar­te­tos de cuer­da y la “For­ma So­na­ta”, los gé­ne­ros Sin­fo­nía y Con­cier­to, Las So­na­tas pa­ra piano y la “For­ma So­na­ta”, Las cin­co so­na­tas pa­ra Che­lo; Mozart, las so­na­tas pa­ra piano y la “For­ma So­na­ta” , Los cuar­te­tos de cuer­da y la “For­ma So­na­ta”, Los gé­ne­ros Sin­fo­nía y Con­cier­to, Las gran­des for­mas del “Gé­ne­ro Sa­cro”, y las arias de sus ópe­ras con­sa­gra­das, can­ta­das con ar­tis­tas del “bel can­to”, de Las Bo­das

de Fí­ga­ro, Don Gio­van­ni y Co­si fan tu­ti; pa­ra Haydn, Las So­na­tas pa­ra Piano y la “For­ma So­na­ta”, Los cuar­te­tos de cuer­da y la “For­ma So­na­ta”, Los gé­ne­ros Sin­fo­nía y Con­cier­to, Las gran­des For­mas del “Gé­ne­ro sa­cro”, y pa­ra Mozart y Beet­ho­ven, Las so­na­tas pa­ra vio­lín y piano.

En ellos vi­mos des­fi­lar a gran­des in­tér­pre­tes de di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos, pia­nis­tas es­tre­llas con­no­ta­dos, el ya nom­bra­do Ru­dolf Buch­bin­der, el bra­si­le­ño Nel­son Frei­re, a Mar­tin Stadf­feld de Ale­ma­nia, a Aa­ron Pil­san de Aus­tria y al ru­so Ser­gei Sich­kov, a las re­nom­bra­das en es­te gé­ne­ro, las co­lom­bia­nas Blan­ca Uri­be y Te­re­si­ta Gómez, a los vio­lon­che­lis­tas, el co­lom­biano Santiago Ca­ñón-Va­len­cia, a Ju­lia Ha­gen de Aus­tria y al co­no­ci­do Ma­rio Bru­ne­llo de Ita­lia, al Cuar­te­to Schumann, al Wie­ner Mozart Trío, nues­tra Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Car­ta­ge­na y La Fi­lar­mó­ni­ca Jo­ven de Co­lom­bia. Ade­más, en es­ta oca­sión pa­ra re­cal­car, la pre­sen­cia del com­po­si­tor, pia­nis­ta y mu­si­có­lo­go ita­liano, Gio­van­ni Biet­ti, en­car­ga­do de dic­tar con­fe­ren­cias cen­tra­das en ex­pli­car qué es el es­ti­lo clá­si­co en las obras de Beet­ho­ven, Mozart y Haydn, los pro­ta­go­nis­tas de es­te fes­ti­val.

Mi co­men­ta­rio al fi­na­li­zar es­te nue­vo Fes­ti­val, co­mo ya lo he di­cho en otras oca­sio­nes, de fiel y sim­ple afi­cio­na­do a es­te gé­ne­ro de mú­si­ca lla­ma­da clá­si­ca, es de tran­qui­li­dad, re­go­ci­jo y paz in­te­rior, al po­der re­pa­sar las obras de es­tos tres gran­des ge­nios, de po­der oír­las en vi­vo al com­pás de los gran­des in­tér­pre­tes traí­dos en es­ta oca­sión a es­tos es­ce­na­rios de una ciu­dad tro­pi­cal, que ca­da día es más be­lla, más vi­si­ta­da, con sus gen­tes más re­cep­ti­vas y más com­pe­ne­tra­das a es­tos gé­ne­ros mu­si­ca­les, y que sue­na a con­tra­sen­ti­do, por ser una ciu­dad lla­ma­da al bu­lli­cio y al dis­fru­te de qui­zás otros gé­ne­ros o otros rit­mos más acor­des con el es­pí­ri­tu Ca­ri­be. Y pa­ra los or­ga­ni­za­do­res co­mo pa­ra los pa­tro­ci­na­do­res, no que­da otra co­sa que fe­li­ci­tar­los por tan ar­dua la­bor, al tiem­po que pe­dir­les por con­ti­nuar en es­ta no­ble ru­ta, que es or­gu­llo hoy de Co­lom­bia y de Su­ra­mé­ri­ca.

Ref.: Re­vis­ta ofi­cial del XII Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Mú­si­ca de Car­ta­ge­na: El Gus­to por la For­ma, el es­ti­lo clá­si­co. *No­tas del mu­si­có­lo­go, Gio­van­ni Biet­ti Au­di­cio­nes per­so­na­les en el Fes­ti­val del au­tor de es­te co­men­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.