La Cam­pa­ña Ad­mi­ra­ble

La Opinión - Imágenes - - Independencia -

Ha­ce 204 años Simón Bo­lí­var in­gre­só a Ve­ne­zue­la des­de la po­bla­ción de Cú­cu­ta, en la Nue­va Gra­na­da, pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de Li­ber­ta­dor, re­cu­pe­rar Ca­ra­cas y gran par­te del oc­ci­den­te del país.

Es­ta ges­ta mi­li­tar se co­no­ció con el nom­bre de Cam­pa­ña Ad­mi­ra­ble, en vir­tud de la ve­lo­ci­dad de los avan­ces y de la efec­ti­vi­dad de la or­ga­ni­za­ción de las co­lum­nas co­man­da­das por Ata­na­sio Gi­rar­dot y Jo­sé Fé­lix Ri­bas.

To­do se ini­ció con la to­ma de la ciu­dad de Oca­ña el 8 de enero de 1813, con­ti­nuan­do con una se­rie de en­fren­ta­mien­tos en Te­ne­ri­fe, Pla­to, Zam­brano, Mom­pós, Gua­mal, Blan­co, Chi­ri­gua­ná y Ta­ma­la­me­que, que abren el ac­ce­so al río Mag­da­le­na y por en­de las co­mu­ni­ca­cio­nes con la ca­pi­tal.

Es­ta ofen­si­va es­tu­vo mar­ca­da por di­fe­ren­cias de opi­nio­nes en­tre Bo­lí­var y el neo­gra­na­dino Ma­nuel del Castillo y Ra­da, quie­nes no lo­gra­ron po­ner­se de acuer­do pa­ra in­gre­sar a Ve­ne­zue­la.

Bo­lí­var lo­gra una pri­me­ra au­to­ri­za­ción del gobierno bo­go­tano pa­ra in­gre­sar con sus tro­pas has­ta La Gri­ta, lo cual no col­ma­ba sus as­pi­ra­cio­nes. In­me­dia­ta­men­te es­cri­be de nue­vo ex­pli­can­do sus ra­zo­nes pa­ra in­gre­sar a Ve­ne­zue­la sin li­mi­ta­cio­nes, y es res­pon­di­do con un nue­vo per­mi­so que lo lle­va­ría has­ta las po­bla­cio­nes de Tru­ji­llo y Mé­ri­da.

En la es­pe­ra de la res­pues­ta del Gobierno neo­gra­na­dino pla­ni có la cam­pa­ña que ten­dría en prin­ci­pio dos ver­tien­tes, pe­ro que des­pués sim­pli có, da­da la ur­gen­cia que te­nía de lim­piar de rea­lis­tas ese te­rri­to­rio y de abrir­se pa­so ha­cia la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na.

La ru­ta tra­za­da sa­lió de Cú­cu­ta a San Cris­tó­bal, de allí a La Gri­ta, con­ti­nuan­do ha­cia Mé­ri­da y Tru­ji­llo. El iti­ne­ra­rio se cum­plió tal co­mo es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra la di­vi­sión co­man­da­da por Bo­lí­var, quien, al lle­gar a Tru­ji­llo, de­cre­tó la Gue­rra a Muer­te que en prin­ci­pio ha­bía ini­cia­do An­to­nio Ni­co­lás Bri­ce­ño con la to­ma de la ciu­dad, la muer­te de dos an­cia­nos es­pa­ño­les en Mé­ri­da y la pu­bli­ca­ción de un do­cu­men­to don­de or­de­na­ba la muer­te de los eu­ro­peos. El ejér­ci­to fue or­ga­ni­za­do por Bo­lí­var en dos co­lum­nas. La pri­me­ra, di­ri­gi­da por Ata­na­sio Gi­rar­dot, te­nien­do co­mo se­gun­do a Lu­ciano D’El­hu­yar.

La otra co­lum­na es­tu­vo co­man­da­da por Jo­sé Fé­lix Ri­bas, quien con­tó co­mo ma­yor ge­ne­ral a Ra­fael Ur­da­ne­ta y co­mo co­man­dan­te de ar­ti­lle­ría a Jo­sé Te­ja­da.

Gi­rar­dot ven­ce a Ma­nuel Ca­ñas en Aguas de Obis­pos; Ri­bas avan­za des­de Mé­ri­da a Bo­co­nó y Bo­lí­var sa­le de Tru­ji­llo ha­cia Ba­ri­nas sin el per­mi­so del Gobierno neo­gra­na­dino, con la in­ten­ción de en­fren­tar a An­to­nio Tíz­car quien, a pe­sar de te­ner apro­xi­ma­da­men­te dos mil hom­bres a su man­do, pre ere re­ti­rar­se ha­cia Gua­ya­na.

Jo­sé Fé­lix Ri­bas ven­ce al co­man­dan­te Jo­sé Mar­tí en la Ba­ta­lla de Ni­qui­tao y par­te dos días des­pués ha­cia El To­cu­yo, ciu­dad que to­ma sin re­sis­ten­cia. Con­ti­núa ha­cia Bar­qui­si­me­to, en­con­trán­do­se con las tro­pas del coronel Jo­sé Ober­to en Los Hor­co­nes, don­de las de­rro­ta com­ple­ta­men­te.

Bo­lí­var, por su par­te, mar­cha ha­cia Ti­na­qui­llo pa­ra en­fren­tar al rea­lis­ta Ju­lian Iz­quier­do. És­te, qui­zás bus­can­do un lu­gar más pro­pi­cio pa­ra en­fren­tar a Bo­lí­var, re­tro­ce­dió, sien­do en­con­tra­do en Ta­gua­nes, don­de fue de­rro­ta­do con un ata­que de in­fan­te­ría y ca­ba­lle­ría que lo en­vol­vió, per­dien­do su vi­da y la de la ma­yo­ría de sus sol­da­dos.

Con es­ta ba­ta­lla y el re­ti­ro de Mon­te­ver­de de Va­len­cia, se des­pe­jó el ca­mino de Bo­lí­var ha­cia la ca­pi­tu­la­ción que se rmó en La Vic­to­ria el 4 de agos­to. Dos días des­pués in­gre­sa a Ca­ra­cas en me­dio de una gran al­ga­ra­bía y de ho­no­res ci­vi­les y mi­li­ta­res que se rin­den a los li­ber­ta­do­res.

LA GUE­RRA A MUER­TE

Uno de los ca­pí­tu­los más po­lé­mi­cos en la vi­da del Li­ber­ta­dor Simón Bo­lí­var fue la pro­mul­ga­ción del De­cre­to de Gue­rra a Muer­te, por el cual se agu­di­zó el con ic­to en­tre es­pa­ño­les y ve­ne­zo­la­nos y se or­de­nó la muer­te de los pri­me­ros, aun sien­do inocen­tes, mien­tras que se ase­gu­ra­ba la vi­da de los ve­ne­zo­la­nos, in­clu­so sien­do cul­pa­bles.

Son mu­chos los his­to­ria­do­res que se han ocu­pa­do de ana­li­zar es­te epi­so­dio de la Cam­pa­ña Ad­mi­ra­ble, ubi­can­do su ini­cio en la ac­tua­ción del coronel An­to­nio Ni­co­lás Bri­ce­ño, quien, en oca­sión de ha­ber to­ma­do a Mé­ri­da, pro­ce­dió a eje­cu­tar a los es­pa­ño­les de la ciu­dad, ba­sa­do en un es­cri­to que ha­bía re­dac­ta­do con­jun­ta­men­te con otros hom­bres no­ta­bles que le acom­pa­ña­ban.

Con es­te de­cre­to se ini­ció una lu­cha a muer­te que na­li­zó con la rma de un tra­ta­do de re­gu­la­ción de la gue­rra en San­ta Ana, Tru­ji­llo, en 1820.

Simón Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.