III Fo­ro Na­cio­nal de Fi­lo­so­fía en Cú­cu­ta: “Con­ver­sar pa­ra Trans­for­mar”

17 y 18 de ma­yo de 2018 - IE Julio Pé­rez Ferrero

La Opinión - Imágenes - - Evento - Mg. Jorge Enrique Ra­mí­rez Ra­mí­rez “La Fi­lo­so­fía de­be im­pe­dir so­me­ter­se a lo es­ta­ble­ci­do” T. Adorno

Des­de el año 2013, la IE Julio Pé­rez Ferrero vie­ne con­vo­can­do a es­tu­dian­tes de la ciu­dad y en el año 2016 acep­ta el desafío de mo­ti­var otros es­pí­ri­tus del con­tex­to na­cio­nal. En el año 2017, se rin­dió ho­me­na­je al in­sig­ne maestro Car­los Eduardo Vas­co Uri­be, en sus 80 años de vi­da, ejem­plo de ciu­da­da­nía y lu­ci­dez.

Es­ta tribuna con­ta­rá con la par­ti­ci­pa­ción de do­cen­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia, la UIS y la Uni­mi­nu­to de la ciu­dad de Bo­go­tá, ade­más de es­tu­dian­tes de di­ver­sos lu­ga­res del país y de co­le­gios de la ciu­dad y del de­par­ta­men­to.

La te­má­ti­ca cen­tral en es­te 2018 se­rá los 200 años del na­ta­li­cio de K. Marx, pa­ra quien los ló­so­fos no han si­do sino só­lo char­la­ta­nes que es­pe­cu­lan y no trans­for­man sus pro­pias reali­da­des. Em­pe­ce­mos por re­cu­pe­rar las ideas de Grams­ci (1967), quien ex­pre­sa que el pen­sar es pro­pio de la na­tu­ra­le­za del hom­bre, de ahí que el ser hu­mano co­ti­dia­na­men­te, al mar­gen de que no sea un ló­so­fo “pro­fe­sio­nal” o al­guien que se desem­pe­ñe en ac­ti­vi­da­des pu­ra­men­te in­te­lec­tua­les, de­be ser con­si­de­ra­do (con cier­tos lí­mi­tes) tam­bién co­mo “ló­so­fo. La te­sis es que to­do ser hu­mano tie­ne una ma­ne­ra de ver las co­sas (una “con­cep­ción del mun­do”) que im­pli­ca cier­tos con­cep­tos, o su­pues­tos en úl­ti­ma ins­tan­cia lo­só cos.

Abrir es­pa­cios pa­ra con­ver­sar des­de la lo­so­fía quie­re de­cir em­pe­zar por abrir­le la puer­ta a esa fuer­za y esa ca­pa­ci­dad de tra­zar los ca­mi­nos de lo im­pen­sa­do. Es ayu­dar al es­tu­dian­te, al obre­ro, al do­cen­te, al ni­ño, al jo­ven, a que ca­da uno se dé cuen­ta que na­da ni na­die los pue­de aton­tar. La ex­pe­rien­cia de pen­sar es una ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual. Nos ayu­da a di­bu­jar ca­mi­nos allí don­de no los hay.

La lo­so­fía nos lle­va de la sos­pe­cha a la con an­za. Nos lan­za a lu­char, a pa­de­cer inin­te­rrum­pi­da­men­te los ver­da­de­ros pro­ble­mas, abrir­los y com­par­tir­los. A es­to no lo po­de­mos lla­mar sal­var el mun­do, pe­ro sí po­ner­nos en la si­tua­ción de en­ten­der al­gu­nos de sus as­pec­tos y trans­for­mar­los. La vi­da quie­re más: ser vi­vi­da, ser com­par­ti­da y ha­cer­lo con dig­ni­dad. ¿Qué ha­ce­mos en­ton­ces? Pen­sar y con ar en la fuer­za trans­for­ma­do­ra del pen­sa­mien­to. Eso es lo que nos brin­da la lo­so­fía

Cuan­do los se­res hu­ma­nos con­ver­san, des­cu­bren que es en ese in­ter­cam­bio don­de cons­tru­yen sus mun­dos jun­to a los de­más. Pa­ra Ga­da­mer, la con­cien­cia es­tá na­tu­ral­men­te abier­ta a lo “otro”, es de­cir, al mun­do y a los de­más hom­bres. Y es­ta aper­tu­ra al otro sig­ni ca la re­la­ción e in­ter­ac­ción con el otro que se lle­va a ca­bo por me­dio del len­gua­je. Des­de el pri­mer mo­men­to de su exis­ten­cia, ca­da hom­bre se en­cuen­tra en re­la­ción con otros hom­bres. La ex­pe­rien­cia del mun­do es ya des­de el prin­ci­pio ex­pe­rien­cia de los de­más, ex­pe­rien­cia de la al­te­ri­dad en la con­ver­sa­ción.

Por me­dio del diá­lo­go se al­can­za la com­pren­sión y el acuer­do con el otro, y se rea­li­za de mo­do efec­ti­vo la vi­da so­cial, que se cons­tru­ye co­mo una co­mu­ni­dad de diá­lo­go. Al con­ver­sar so­bre el mun­do unos con otros, y ha­cer de él una ta­rea co­mún, los hom­bres es­tán crean­do el mun­do y ha­cien­do de él su pun­to de en­cuen­tro y de unión. Só­lo a tra­vés del diá­lo­go y del con­sen­so se pue­de cons­ti­tuir la so­cie­dad ci­vil y la cul­tu­ra que és­ta ge­ne­ra. A su vez, el len­gua­je se da úni­ca­men­te en la ma­ni­fes­ta­ción del mun­do. El len­gua­je na­ce y vi­ve en la con­ver­sa­ción. La len­gua se crea en ca­da con­ver­sa­ción de nue­vo.

La lo­so­fía es una he­rra­mien­ta de en­cuen­tro y de interpelación. Es un en­cuen­tro con los otros, y ese en­cuen­tro es la ca­lle, en el sen­ti­do de que es allí don­de pa­sa la vi­da. Si el en­torno de la Es­cue­la, la Fa­mi­lia, la uni­ver­si­dad, la Pla­za pú­bli­ca, los Cen­tros co­mer­cia­les y otros es­pa­cios de in­ter­ac­ción, in­ten­si can la con­ver­sa­ción so­bre los pro­ble­mas que preo­cu­pan a to­dos: ele­va­dos ín­di­ces de des­em­pleo y vio­len­cia so­cial, po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca; so­bre­po­bla­ción, co­rrup­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y pú­bli­ca, con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, in­di­fe­ren­cia so­cial, dis­cri­mi­na­ción y bús­que­da de pri­vi­le­gios, fal­ta de opor­tu­ni­da­des y de prác­ti­cas jus­tas; es allí don­de la lo­so­fía avan­za mo­vi­li­zan­do el ho­ri­zon­te que so­mos y trans­for­ma no só­lo los asun­tos so­cia­les sino tam­bién a quie­nes par­ti­ci­pan en esas con­ver­sa­cio­nes. En efec­to, así emer­ge el diá­lo­go po­lí­ti­co que ha­ce que vea­mos las co­sas con otros ojos.

Con­ver­sar pa­ra trans­for­mar, tie­ne co­mo ho­ri­zon­te que el ser so­cial de­ter­mi­na la con­cien­cia de los hom­bres, el ser so­cial es el pro­ce­so de pro­duc­ción y re­pro­duc­ción de la reali­dad so­cial, es de­cir la pra­xis his­tó­ri­ca de la hu­ma­ni­dad. La pra­xis del hom­bre no es una ac­ti­vi­dad prác­ti­ca opues­ta a la teo­ría, sino que es la de­ter­mi­na­ción de la exis­ten­cia hu­ma­na co­mo trans­for­ma­ción de la reali­dad. Los hom­bres no se li­be­ran so­los, se li­be­ran en co­mu­nión di­ce Pau­lo Frei­re.

Karl Marx

Ga­da­mer Pau­lo Frei­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.