Fá­ti­ma, un signo en la vi­da de Juan Pa­blo II

La Opinión - Imágenes - - Reflexiones - Isaac Ra­mí­rez U.

Era la ce­le­bra­ción de la Fies­ta de Fá­ti­ma, uno de los sím­bo­los no­to­rios en su pon­ti ca­do. Lu­cía, la úl­ti­ma de los vi­den­tes por­tu­gue­ses del 13 de ma­yo de 1917, le ha­bía di­cho al mun­do que aún guar­da­ba un se­cre­to re­ve­la­do por Nues­tra Se­ño­ra en Fá­ti­ma, una lo­ca­li­dad ru­ral. Ese se­cre­to, que pa­ra mu­chos coin­ci­dió con el aten­ta­do con­tra Juan Pa­blo II, era co­mo el pun­to de in exión del Pa­pa pa­ra con­so­li­dar los cam­bios mundiales y la olea­da de sucesos po­lí­ti­cos.

La no­ti­cia lle­gó pri­me­ro por la te­le­vi­sión, en ese en­ton­ces uno de los me­dios más po­de­ro­sos. Lue­go, los me­dios im­pre­sos die­ron la no­ti­cia. Juan Pa­blo II se sal­vó de mi­la­gro, pues una de las ba­las dis­pa­ra­das por el ex­tre­mis­ta tur­co Meh­met Ali Ag­ca, o Alí Ag­ca, da­ñó ór­ga­nos in­ter­nos del ab­do­men.

Ag­ca dis­pa­ró con­tra el pa­pa el 13 de ma­yo de 1981 mien­tras se des­pla­za­ba por la Pla­za de San Pe­dro en un vehícu­lo abierto. El pon­tí ce fue he­ri­do en una mano, bra­zo y ab­do­men. Po­cos años más tar­de en di­ciem­bre de 1983, el pa­pa lo vi­si­tó a la cár­cel de Re­bib­bia, con­ver­só con él y le otor­gó el per­dón.

Al­gu­nos han a rma­do que tra­ba­ja­ba pa­ra el ser­vi­cio se­cre­to búl­ga­ro du­ran­te la era so­vié­ti­ca y que ac­tuó ba­sa­do en la fé­rrea opo­si­ción de Juan Pa­blo II al co­mu­nis­mo.

SIGNO VI­VIEN­TE

¿Coin­ci­den­cia, mi­la­gro o signo de los tiem­pos? Na­die tie­ne la res­pues­ta exac­ta de por qué y có­mo so­bre­vi­vió Juan Pa­blo II a es­te mor­tal aten­ta­do. De he­cho, él mis­mo lo atri­bu­yó a la in­ter­ven­ción po­de­ro­sa de Nues­tra Se­ño­ra de Fá­ti­ma, en cu­ya co­ro­na de­po­si­tó el plo­mo que pu­do ha­ber­le cor­ta­do la vi­da.

Lu­cía, Sor Lu­cía o Lu­cía dos San­tos, la re­li­gio­sa car­me­li­ta que fue uno de los tres vi­den­tes de Fá­ti­ma, mu­rió el 13 de fe­bre­ro de 2005, y con ella se lle­vó a la tum­ba otros se­cre­tos re­ve­la­dos por Nues­tra Se­ño­ra des­de ma­yo has­ta oc­tu­bre de 1917. Cu­rio­sa­men­te, el Pon­tí ce su­frió otro aten­ta­do en 1982, tam­bién el 13 de ma­yo, en la pla­za de Fá­ti­ma. Es­ta vez un sa­cer­do­te ul­tra­con­ser­va­dor qui­so acu­chi­llar­lo. Ese ata­que ca­si pa­só inad­ver­ti­do pa­ra el mun­do, me­nos pa­ra Lu­cía, quien ya ha­bía ad­ver­ti­do a Su San­ti­dad de la po­si­bi­li­dad de mo­rir mar­ti­ri­za­do.

LÍ­DER IN­FLU­YEN­TE

Juan Pa­blo II fue acla­ma­do co­mo uno de los lí­de­res más in uyen­tes del si­glo XX, uno de los prin­ci­pa­les sím­bo­los del an­ti­co­mu­nis­mo; com­ba­tió la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción, con la ayu­da de su mano de­re­cha y su­ce­sor, Jo­seph Rat­zin­ger.

Ju­gó un pa­pel de­ci­si­vo pa­ra po­ner n al co­mu­nis­mo en su Po­lo­nia na­tal y en to­da Eu­ro­pa, así co­mo pa­ra la me­jo­ra sig­ni ca­ti­va de las re­la­cio­nes de la Igle­sia Ca­tó­li­ca con el ju­daís­mo, el is­lam, la Igle­sia or­to­do­xa orien­tal, y la Co­mu­nión an­gli­ca­na.

¿Cuál fue, en­ton­ces, la cau­sa real del ata­que ese 13 de ma­yo de 1981? ¿Qué re­la­ción tu­vo Ag­ca con lí­de­res co­mu­nis­tas de en­ton­ces? ¿Pro­pi­cia­ría el ase­si­na­to de Juan Pa­blo II un acer­ca­mien­to en­tre el mun­do co­mu­nis­ta y el ca­to­li­cis­mo? Esas pre­gun­tas qui­zás que­da­ron so­lo en te­ma de con­ver­sa­ción en­tre Lu­cía y el Pon­tí ce.

SÍM­BO­LO MA­RIANO

El pon­ti ca­do de Juan Pa­blo II se ca­rac­te­ri­zó por la ma­rio­lo­gía, es de­cir, Ma­ría co­mo co­rre­den­to­ra. El es­cu­do pa­pal po­nía en evi­den­cia esa con an­za: “To­tus tuus” o “To­do tu­yo” fue el le­ma de Juan Pa­blo II du­ran­te su pon­ti ca­do. Esa mis­ma con an­za le hi­zo em­pu­jar y pro­pi­ciar la caí­da de la cor­ti­na de hie­rro, es de­cir, la aper­tu­ra de Ru­sia al mun­do. Lu­cía le ha­bía re­ve­la­do al Pon­tí ce una fra­se pro­fé­ti­ca di­cha por Nues­tra Se­ño­ra en Fá­ti­ma: “Al n, mi in­ma­cu­la­do co­ra­zón triun­fa­rá”, en alu­sión a la con­ver­sión de Ru­sia y la exi­bi­li­za­ción so­vié­ti­ca en cuan­to a la li­ber­tad de cul­tos. El 9 de no­viem­bre de 1989 otro suceso con rma­ría las re­ve­la­cio­nes de Lu­cía: la caí­da del mu­ro de Ber­lín. Se con­so­li­da­ba el pa­pel uni ca­dor del Pa­pa viajero. Ha­bían pa­sa­do 8 años del ata­que en la Pla­za de San Pe­dro con­tra Juan Pa­blo II. Se agi­ta­ban las aguas po­lí­ti­cas de Eu­ro­pa. Wa­le­sa se con­ver­tía en el pri­mer man­da­ta­rio po­la­co no co­mu­nis­ta. Gor­ba­chov abri­ría el nue­vo de­ce­nio (1990) con el Pre­mio No­bel de la Paz. El mun­do ya no vol­vió a ser el mis­mo. El “im­pe­rio ru­so” ya no era de la Gue­rra Fría. Más tar­de, Unión So­vié­ti­ca se par­ti­ría en re­pú­bli­cas in­de­pen­dien­tes. Des­de aquel fa­tí­di­co 13 de ma­yo el mun­do ja­más vol­vió a ser el mis­mo. Juan Pa­blo II ad­mi­ti­ría su pa­pel en el cum­pli­mien­to de las pro­fe­cías de Fá­ti­ma, y en más de una oca­sión se lo co­nó a Lu­cía. Am­bos mu­rie­ron en 2005, con dos me­ses de di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.