Ce­re­zos ro­jos en Ja­pón

La Opinión - Imágenes - - Naturaleza -

Cuan­do se men­cio­na Ja­pón, una de las pri­me­ras imá­ge­nes que vie­nen a la ca­be­za es la de sus ce­re­zos. Su or, co­no­ci­da co­mo sakura es la or na­cio­nal de Ja­pón. Los ca­pu­llos de co­lo­res ro­sá­ceos y blan­cos ore­cen en el ini­cio de la pri­ma­ve­ra, que es ce­le­bra­da a ni­vel na­cio­nal por los ja­po­ne­ses en el tra­di­cio­nal Ha­na­mi. Tan im­por­tan­te es pa­ra los ja­po­ne­ses, que in­clu­so cuen­tan con no­ti­cias so­bre la tem­po­ra­da de ore­ci­mien­to.

EL SIM­BO­LIS­MO DE LA SAKURA

La pa­la­bra pro­vie­ne de sa­ku, que sig­ni ca “ore­cer”, y la ter­mi­na­ción en plu­ral ra. Su or se pue­de en­con­trar re­pre­sen­ta­da en va­rias ex­pre­sio­nes, co­mo el ki­mono, he­rra­mien­tas de es­cri­tu­ra y uten­si­lios de co­ci­na. La or de sakura tam­bién es un sím­bo­lo de víncu­lo en­tre per­so­nas, de va­len­tía, tris­te­za y fe­li­ci­dad. Ade­más, es una me­tá­fo­ra de las cosas que no son eter­nas en es­ta vi­da. El co­lor de la or depende de la es­pe­cie. Las hay blan­cas, ro­sá­ceas, ama­ri­llas, de ro­sa in­ten­so, ver­de pá­li­do o ro­jo cla­ro.

Las flo­res sim­bo­li­zan la tras­cen­den­cia de la vi­da, que es un te­ma im­por­tan­te den­tro de la re­li­gión bu­dis­ta. Es­tas ores son co­no­ci­das por la breve, pe­ro bri­llan­te tem­po­ra­da en la que ore­cen. Es un pro­ce­so que me­ta­fó­ri­ca­men­te re­pre­sen­ta la vi­da hu­ma­na. En oca­sio­nes tam­bién se le aso­cia con el na­cio­na­lis­mo y mi­li­ta­ris­mo ja­po­nés. La an­tro­pó­lo­ga Emi­ko Oh­nu­ki-Tier­ney, es­cri­bió un li­bro ti­tu­la­do Ka­mi­ka­ze, ores de ce­re­zo y na­cio­na­lis­mo: La mi­li­ta­ri­za­ción de la es­té­ti­ca en la his­to­ria de Ja­pón al res­pec­to. Por otro la­do, la or de ce­re­zo sim­bo­li­za la caí­da de un sa­mu­rai que sa­cri có su vi­da por el em­pe­ra­dor. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las ores sim­bo­li­za­ban al­go se­me­jan­te cuan­do se pin­ta­ban en los avio­nes de los ka­mi­ka­zes.

El cul­to a la or de ce­re­zo da­ta de ha­ce si­glos, y ha si­do una for­ma de ex­pre­sar sim­pa­tía ha­cia otras cul­tu­ras. En va­rios paí­ses pue­den en­con­trar­se ár­bo­les de ce­re­zo en las ca­pi­ta­les, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, que re­ci­bió 3 mil ce­re­zos en 1912 y anual­men­te con­me­mo­ra el Fes­ti­val de las Flo­res de Ce­re­zo en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.