El palo en­se­ba­do

La Opinión - Imágenes - - Relato - Be­to Ro­drí­guez

Ro­ber­to Hur­ta­do con ese nom­bre fue a con­de­na­do des­de la pri­me­ra vuel­ta o cial en la No­ta­ría, el día de su re­gis­tro, a ser la­drón.

Na­ci­do ba­jo el sino y el signo de la ili­ci­tud, en los pri­me­ros años de vi­da se con­vir­tió en aban­de­ra­do de las prác­ti­cas del arre­pen­ti­do Di­mas y la doc­tri­na del cua­tre­ro Ca­co.

Des­de en­ton­ces em­pe­zó a lle­var a la ca­sa ob­je­tos aje­nos, con apro­ba­ción de su ju­ga­dor bo­rra­cho pa­dre y el fre­ne­sí de la dul­ce pro­ge­ni­to­ra, que no veía en el vás­ta­go fu­tu­ra fuen­te de la­bor de abo­ga­dos y aje­treos de jue­ces.

En su mo­men­to in­ten­tó ro­bar ga­na­do ins­pi­ra­do en el ado­ra­do Ca­co, pe­ro la per­se­cu­ción po­li­cial y la reac­ción de los gran­je­ros lo obli­ga­ron a cam­biar de ra­mo y es­ti­lo ci­ta­dino.

Aun­que si­guió a me­dias en el abi­geo pres­to a apo­de­rar­se de co­ches aje­nos con mu­chos ca­ba­llos de fuer­za, en una fu­ga sal­vó la vi­da al azar y ter­mi­nó con los cuer­nos ro­tos en una zan­ja.

Ga­nó tam­bién una pier­na par­ti­da, un cas­co des­tro­za­do y su au­daz co­pi­lo­to se me­tió pa­ra siem­pre una la­ta en el pe­cho.

Do­lo­ri­do bus­có al­go me­nos ries­go­so, pa­só al cam­po de la es­ta­fa, ape­nas fa­bri­có es­tu­fas, fra­ca­só a gol­pes de gendarmes y si­guió en la mis­ma ac­ti­vi­dad do­lo­sa en pla­zas de mer­ca­do, apo­ya­do por un gru­po de cu­le­bre­ros.

En es­ta eta­pa de su ame­na­za­da exis­ten­cia te­nía que via­jar con fre­cuen­cia, hu­yén­do­le a los o dios de dos pa­tas y fau­ces de co­co­dri­lo.

De­sen­can­ta­do y de­pri­mi­do de­ci­dió pro­bar suer­te en el ran­cheo, o sea asal­tar re­si­den­cias, con pre­fe­ren­cia al ama­ne­cer cuan­do los pe­rros re­nun­cian al ol­fa­to, de­jan a un la­do el agu­do oí­do y duer­men a co­la suel­ta pa­ra pla­cer de pul­gas y ga­rra­pa­tas.

Al fin tu­vo suer­te, en­con­tró el bus­ca­do te­so­ro por­que en cor­to tiem­po se vol­vió un ex­per­to tra­pe­cis­ta, vestido de ne­gro fe­lino, ca­ra em­be­tu­na­da, lis­to a sal­tar pa­re­des, qui­tar te­jas y rom­per ven­ta­nas en si­len­cio sin de­jar hue­lla al­gu­na.

Azo­tó ba­rrios en­te­ros y re­pe­tía la pu­ni­ble ope­ra­ción con sa­ña, cuan­do las víc­ti­mas se ha­bían ol­vi­da­do de la cruel sor­pre­sa.

En una ac­ción sin luna co­ro­nó un te­cho el cual te­nía un tu­bo cer­ca que da­ba al jar­dín de una ca­sa, de don­de sa­có un bo­tín el cual gas­tó en lar­ga pa­rran­da.

Ce­ba­do si­guió en el mis­mo sec­tor y se acor­dó que fe­chas atrás en una pre­sen­ta­ción de acró­ba­ta, de­jó cos­to­sas co­sas em­pa­ca­das en la ca­sa del tu­bo por no te­ner equi­po hu­mano pa­ra lle­var lo que que­da­ba.

El pi­llo asal­tó va­rias vi­vien­das cer­ca­nas y al turno tor­nó al ho­gar del tu­bo, lle­nó un cos­tal con lo que le res­ta­ba y al in­ten­tar dar­se a la fu­ga no pu­do ha­cer­lo.

Los már­ti­res de sus pa­sos al mar­gen de la Ley le un­ta­ron gra­sa al me­tal.

An­gus­tia­do in­ten­tó es­ca­par mu­chas ve­ces, res­ba­la­ba ca­da vez que que­ría ha­cer­lo has­ta la sa­li­da del sol cuan­do los ve­ci­nos lle­ga­ron en ma­sa y le pre­mia­ron la osa­día con ho­no­res de la­pi­da­ción y di­la­pi­da­ción pé­trea de ba­rria­da.

De Ro­ber­to Hur­ta­do des­de esa au­ro­ra na­die da ra­zón de sus an­da­res, al­gu­nos pa­rro­quia­nos di­cen que via­jó sin rum­bo cier­to, a es­pe­cia­li­zar­se, aver­gon­za­do an­te el fra­ca­so pro­fe­sio­nal. Otros ase­gu­ran ha­ber­lo vis­to da­do a la vi­da con­tem­pla­ti­va. Los de­más sos­tie­nen que ins­ta­ló en el ex­te­rior una fá­bri­ca de alar­mas y una em­pre­sa de se­gu­ri­dad. Pe­ro quie­nes co­no­cen la ver­dad, lo con­si­de­ran san­to y ase­gu­ran su re­torno el día del jui­cio de la car­ne, a in­dem­ni­zar sin ebre af­to­sa a los ga­na­de­ros.

Be­to Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.