Si­los en pa­sa­do

La Opinión - Imágenes - - Portada -

El Ale­mán Am­bro­sio Al nger pe­ne­tra en do­mi­nio de los in­dios Chi­ta­re­ros y aún más di­rec­ta­men­te en las tri­bus de los in­dios Cor­ba­gos, des­pués de atra­ve­sar el Pá­ra­mo de San­tur­bán. En te­rri­to­rio Si­le­ro, los bohíos ha­bían si­do in­cen­dia­dos por los na­ti­vos, pa­ra que Am­bro­sio Al nger no pu­die­se pro­veer­se de ví­ve­res, se­gún una obra de la en­co­mien­da de Pam­plo­na de Pe­láez Cou­vrel, se en­cuen­tra una ano­ta­ción don­de a rma que és­ta ju­ris­dic­ción Si­le­ra fue des­cu­bier­ta por el Ger­mano Am­bro­sio Al nger des­pués de su pa­so por Ca­chi­rí y San­tur­bán, apro­xi­ma­da­men­te en 1530 o 1531. Lle­ga a Si­los y des­cu­bre que la po­bla­ción in­dí­ge­na en Si­los es­ta­ba for­ma­da por dos agru­pa­cio­nes de adoc­tri­na­mien­to; es­tas eran de­no­mi­na­das: Zá­que­tas y Ma­ga­rás; es­tas fue­ron afec­ta­das por el pa­so en es­te te­rri­to­rio del am­bi­cio­so y des­truc­tor Am­bro­sio Al nger que sem­bró el te­rror y el ex­ter­mi­nio con su sed de con­quis­ta y de oro.

Has­ta el año 1550 Si­los fue una en­co­mien­da que es­tu­vo ba­jo el do­mi­nio de uno de los fun­da­do­res de Pam­plo­na, don Fran­cis­co Díaz de Ar­tez, en es­ta épo­ca las ju­ris­dic­cio­nes de Si­los exis­tían con las de­no­mi­na­cio­nes de: Zá­que­tas y Ma­ga­rás, aun­que exis­tían otras de­no­mi­na­cio­nes eran de me­nor po­bla­ción. La de­no­mi­na­ción de San­to Do­min­go de Si­los se su­po­ne fue da­da por los Sa­cer­do­tes do­mi­ni­ca­nos o cu­ras doc­tri­ne­ros que lle­ga­ron des­pués de Am­bro­sio Al nger, y en re­cuer­do de la an­ti­gua Villa Es­pa­ño­la de la Provincia de Bur­gos, fa­mo­sa por su his­tó­ri­co mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino.

La pri­mi­ti­va po­bla­ción se ha­lla­ba a dos ki­ló­me­tros al nor­te de la po­bla­ción don­de hoy se le­van­ta Si­los, en un pun­to de­no­mi­na­do, “Llano de La Cruz”, for­ma­da por las si­guien­tes tri­bus de in­dios: • Zá­que­tas • Ma­ga­rás • Cá­ra­bas • Tu­te­pas • Cher­que­taes Ta­ra­ba­taes • Loa­taes • Pes­qui­ráes.

El 29 de ma­yo de 1.559, el Vi­si­ta­dor Cris­tó­bal Bueno, pro­ce­dió a la des­crip­ción de los in­dios del pue­blo de los Si­los, en­co­mien­da de Luis Ju­ra­do, ba­jo la au­to­ri­dad del Ca­ci­que Con­cá­ce­res, y de los ca­pi­ta­nes Chun­ga­ta­ba y Bo­chi­ca, se con­ta­ron: • 77 Tri­bu­ta­rios ca­sa­dos en el pue­blo. • 26 la­va­do­res mi­ne­ros, ca­sa­dos au­sen­tes en las mi­nas. • 17 vie­jos y en­fer­mos. • 138 mu­je­res, 50 de ellas ca­sa­das y 5 re­cién pa­ri­das con hi­jos en bra­zos. • 39 mu­je­res ca­sa­das, au­sen­tes con los ma­ri­dos mi­ne­ros. • Otras mu­je­res en­fer­mas y mu­cha­chas. • 21 mu­cha­chos de 4 a 15 años.

En to­tal se con­si­de­ra­ron 120 tri­bu­ta­rios y el to­tal de in­dios en 400. Ade­más de los mi­ne­ros que pro­du­cían el oro del tri­bu­to, los in­dios del pue­blo ha­cían la­bran­zas del tri­go y maíz, en el pue­blo se co­se­cha­ba maíz y pa­pa (pa­ra el con­su­mo y co­mer­cio de los in­dios). Tri­go, ce­ba­da y hor­ta­li­zas. El pue­blo de Si­los ha­bía si­do en­tre­ga­do ini­cial­men­te en en­co­mien­da al ca­pi­tán Fran­cis­co Díaz de Ar­lez, por Pe­dro de Or­súa, el ca­pi­tán de la hues­te que fun­dó a la ciu­dad de Pam­plo­na, co­mo es­te hi­zo de­ja­ción de ella, pa­ra re­tor­nar a la ve­cin­dad de San­ta fe, la en­co­mien­da pa­só en­ton­ces al ca­pi­tán Luis Ju­ra­do, a la muer­te de es­te en 1581, pa­só a su hi­jo Pe­dro Ju­ra­do, quien pa­ra la épo­ca de la vi­si­ta del oi­dor Juan de Vi­lla­bo­na Zu­biau­rre ya la ha­bía tras­pa­sa­do a su hi­ja Beatriz, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de su ma­ri­do, el ca­pi­tán Juan Pacheco de Velasco. En 1602 el vi­si­ta­dor An­to­nio Bel­trán de Gue­va­ra les ad­ju­di­có res­guar­dos, “des­de una lo­ma que se lla­ma Ar­sa­so has­ta la que­bra­da de aba­jo que se lla­ma Ba­si­que, has­ta en­con­trar con el ca­mino que vie­ne de Bá­be­ga y de allí su­bien­do has­ta unas lo­mas que lla­man Con­cá­ce­res... más las tie­rras de Ru­ca­que­qui”.

El 12 de ju­nio de 1623 el es­cri­bano Ro­dri­go Za­pa­ra, por or­den del vi­si­ta­dor Vi­lla­bo­na Zu­biau­rre, ins­pec­cio­nó el an­ti­guo res­guar­do pa­ra de­ter­mi­nar su su­cien­cia pa­ra la nue­va agre­ga­ción que se ha­bía or­de­na­do en Si­los de on­ce pue­blos de la doc­tri­na de los pá­ra­mos, a la sa­zón ad­mi­nis­tra­da por el pres­bí­te­ro Ro­dri­go Prie­to en seis ca­pi­llas, a sa­ber:

Los Si­los en­co­mien­da de Beatriz Ju­ra­do, ad­mi­nis­tra­da por su ma­ri­do, el ca­pi­tán Juan Pacheco de Velasco. • Cá­ra­ba: En­co­mien­da de Luis Bui­tra­go. • Loa­tá: En­co­mien­da de Juan de Cam­pos. • Bá­be­ga: En­co­mien­da de don An­to­nio Oso­rio de Paz. • Tu­te­pa y Chi­la­gau­la: de don Cris­tó­bal de Ara­que y Pon­ce de León. • Ta­pa­guá: Al­fon­so Ran­gel de Cue­llar. *Cul­pa­gá: de Ma­teo de Rin­cón. • Tom­pa­que­la: Fran­cis­co Gó­mez de Oroz­co. • Quel­pa: del ca­pi­tán Ni­co­lás de Pa­len­cia. • La Cal­de­ra: Ca­pi­tán Pe­dro Ro­drí­guez Gor­di­llo. • Iz­ca­li­gua o Per­que­rá: Die­go Arias Mal­do­na­do.

En Pam­plo­na el 30 de ju­nio de 1623, el oi­dor Vi­lla­bo­na Zu­biau­rre, dic­tó el au­to de con­gre­ga­ción de las par­cia­li­da­des an­te­rio­res en el asien­to de los Si­los te­nien­do en cuen­ta que to­das ellas eran pa­rien­tes y ami­gas, y ca­si to­das ha­blan la mis­ma len­gua y que ge­ne­ral­men­te ha­blan y en­tien­den la len­gua es­pa­ño­la. Los res­guar­dos ya ha­bían si­do asig­na­dos por Ro­dri­go Za­pa­ta el 13 de ju­nio del mis­mo año. Des­de el pue­blo vie­jo de Cher­que­tá por es­ta ban­da del Río Cá­ra­ba y de allí co­rrien­do de­re­cho por la fal­da de la lo­ma que lla­man Tu­nua­quí (Pa­ta­quí) y el si­tio de Su­ra­ta­que, que es una lo­ma por de­ba­jo del ca­mino vie­jo que va a Pam­plo­na, cor­tan­do de­re­cho el si­tio Te­za­qui­ri y de allí en lí­nea rec­ta a dar a una en­si­lla­da que lla­man Ur­ba, que es­ta so­bre el asien­to del pue­blo vie­jo de Loa­tá; de allí has­ta caer a la que­bra­da de la cho­rre­ra que lla­man So­ga­mo­so, que es­tá por de­ba­jo de la es­tan­cia del pa­dre Lorenzo Sán­chez de Gál­vez que lla­man el Sa­la­do, y por di­cha que­bra­da aba­jo a dar al río Pes­ca­de­ro y atra­ve­sán­do­lo y pa­sán­do­lo a la otra ori­lla... su­bien­do por una que­bra­da lla­ma­da Conagua y por ella arri­ba has­ta lle­gar a la del pá­ra­mo por en­ci­ma de Cá­ra­ba Vie­ja, con­ti­nuan­do la di­cha cum­bre a la que­bra­da se­ca... y por ella aba­jo a dar y en­trar en el di­cho río Cá­ra­ba... y por el di­cho río aba­jo has­ta lle­gar a la di­cha po­bla­ción de Cher­que­tá, pri­me­ra lin­de de es­te res­guar­do. Don Alon­so Ra­mí­rez de An­dra­da fue de­sig­na­do co­mo juez po­bla­dor del pue­blo de re­duc­ción de Si­los,

es­te con­tó con el nue­vo pue­blo de las 11 par­cia­li­da­des, 107 bohíos y un to­tal de 948 al­mas, que­dan­do en­car­ga­do de la ad­mi­nis­tra­ción de las on­ce par­cia­li­da­des re­du­ci­das en Si­los, el Pres­bí­te­ro Ro­dri­go Prie­to, es­tas tri­bus es­ta­ban com­pues­tas por in­dios la­bra­do­res de tri­go, ce­ba­da, maíz, pa­pa y le­gum­bres que co­mer­cia­li­za­ban en las mi­nas de Ve­tas y en la ciu­dad de Pam­plo­na. Nom­bró en ca­da par­cia­li­dad un in­dio con fun­cio­nes de fis­cal pa­ra obli­gar a los mu­cha­chos y a los re­ser­va­dos a acu­dir dia­ria­men­te a la ora­ción y a to­dos los in­dios a la mi­sa los días de fies­tas. El juez po­bla­dor pro­ce­dió a de­rri­bar las ca­pi­llas de Cá­ra­ba, Bá­be­ga, Tu­te­pa y Quel­pa, en­tre­gan­do al doc­tri­ne­ro de Si­los to­das las imá­ge­nes, cam­pa­nas y or­na­men­tos que se ha­lló en ellas. Des­de en­ton­ces el pue­blo de San­to Do­min­go de Si­los es­tu­vo li­ga­do siem­pre al abas­te­ci­mien­to a las mi­nas de Ve­tas con car­nes, man­te­ca, maíz, dul­ces y ví­ve­res. En 1.805 to­da­vía exis­tía co­mo pue­blo de in­dios, aun­que les so­bra­ban tie­rras de res­guar­do. En es­te año un ofi­cial de la Real Ha­cien­da arren­dó a un ha­cen­da­do aco­mo­da­do las tie­rras de Cá­ra­ba, pa­ra que con sus arren­da­mien­tos los in­dios pu­die­sen pa­gar los tri­bu­tos re­za­ga­do.

En agos­to de 1758 el al­fé­rez ma­yor

de Pam­plo­na, Gre­go­rio Gas­par Luis de Co­te, le­van­tó un pa­drón del pue­blo, en ese mo­men­to pues­to ba­jo la ad­vo­ca­ción de Nues­tra Se­ño­ra de la Can­de­la­ria: Par­cia­li­dad de Si­los, So­co­tá y Ta­pa­guá: 4 Re­ser­va­dos (2 ca­pi­ta­nes y 2 can­ta­do­res). 34 tri­bu­ta­rios de ape­lli­dos Huér­fano, Ca­pa­cho, Soa­tá, Si­los, Ta­pa­guá, Mo­go­to­co­ro, Chia­ra­gua, etc. 4 au­sen­tes. Cin­co re­ser­va­dos por edad. 106 in­dios de chus­ma.

Par­cia­li­dad de Tu­te­pa y Bá­be­ga: 3 re­ser­va­dos (el te­nien­te, el al­cal­de y el can­tor). 11 tri­bu­ta­rios de ape­lli­dos, Tu­te­pas, Bá­be­gas y otros. 3 au­sen­tes. 5 re­ser­va­dos por edad. 73 in­dios chus­ma.

Par­cia­li­dad de Cá­ra­ba: Dos re­ser­va­dos (el ca­pi­tán y el sa­cris­tán). 14 tri­bu­ta­rios de ape­lli­dos Cá­ra­ba, Se­que­ra, Cau­ca, Án­gel, etc. 2 au­sen­tes. 4 re­ser­va­dos por edad. 58 in­dios chus­ma.

El 16 de ju­nio de 1778 lle­gó a vi­si­tar el pue­blo, el fis­cal Fran­cis­co An­to­nio Mo­reno y Es­can­dón.

Los in­dios in­for­ma­ron que co­se­cha­ban tri­go, ce­ba­da, maíz, pa­pa y le­gum­bres de tie­rra fría y que cria­ban al­gu­nas ove­jas y ca­bras. Re­la­ta­ron que acos­tum­bra­ban ce­le­brar la ce­re­mo­nia de la Ca­ci­ca, du­ran­te las fies­tas de nues­tra se­ño­ra de la Can­de­la­ria en la cual “se ves­tía con ador­nos a una in­dia y se con­du­cía car­ga­da en si­lla de ma­nos a la igle­sia, con las ofren­das que en­tre­ga­ba el pue­blo, pe­ro que ya ha­bían sus­pen­di­do esas cos­tum­bres y se com­pro­me­tían a no re­pe­tir­la” “por ha­bér­se­les ins­trui­do de su pro­pie­dad y sos­pe­cha que po­dían in­du­cir un ri­to irre­gu­lar”.

Se vio en­ton­ces que exis­tían 60 ve­ci­nos, ca­be­za de fa­mi­lia y un to­tal de 265 al­mas agre­ga­das a la doc­tri­na.

Los in­dios eran 51 tri­bu­ta­rios com­ple­tos, 12 de me­dia de­mo­ra, 16 em­plea­dos de re­pú­bli­ca (go­ber­na­dor, te­nien­tes, 2 al­cal­des, 6 ca­pi­ta­nes, fis­ca­les, 4 au­sen­tes, a los que se agre­ga­ban los de la chus­ma pa­ra com­ple­tar un to­tal de 370 al­mas de in­dios.

El vi­si­ta­dor vio con ma­los ojos el ri­to de la Ca­ci­ca, es­pe­cial­men­te por­que se obli­ga­ba al cu­ra a tri­bu­tar­le in­cien­so den­tro de la igle­sia y re­cor­dó que ha­cía muy po­co tiem­po que se ha­bía se­gui­do jui­cio a es­tos in­dios por ha­ber ahor­ca­do a tres in­dias acu­sa­das de he­chi­ce­ría.

San­to Do­min­go de Si­los, sin em­bar­go, no fue es­te el ori­gen de su nom­bre, lo im­pu­so la na­tu­ra­le­za del pai­sa­je en co­la­bo­ra­ción con el abo­ri­gen que allí ha­bi­ta­ba y con las cir­cuns­tan­cias pro­pias de un mo­men­to de­ter­mi­na­do: el pa­so de un ejér­ci­to ham­brien­to, el del tu­des­co Al­fin­ger, el que allí en­con­tró el pan le­gen­da­rio de Amé­ri­ca, el maíz cu­ya luz de oro bri­lla­ba en “los Si­los” que el vol­cán de Con­cá­ce­res ha­bía de­ja­do en su flan­co orien­tal.

“Los Si­los no fue­ron ol­vi­da­dos por los con­quis­ta­do­res que to­ma­ron el mis­mo rum­bo en sus nue­vas mar­chas ex­pe­di­cio­na­rias; en­tre ellos los de Hernán Pé­rez de Que­sa­da y lue­go los de don Pe­dro de Ur­súa, de ahí que, du­ran­te el lar­go tre­cho de dos si­glos y me­dio, aquel nom­bre se pro­nun­cia­se en plu­ral, “Los Si­los”.

Así apa­re­ce to­da­vía en tiem­po de los co­mu­ne­ros en 1781. El or­den de las di­li­gen­cias de las re­duc­cio­nes o fun­cio­nes: Al en­con­trar­nos con el nom­bre de “Los Si­los” co­mo te­ma en el cur­so cro­no­ló­gi­co de es­te es­tu­dio. Es por ellos, que, al tó­pi­co “San­to Do­min­go de Si­los”, se to­man las di­li­gen­cias co­mo mues­tra de las que fue­ron he­chas en la cons­truc­ción de los nue­ve pue­blos res­tan­tes: • El se­ña­la­mien­to del Te­rri­to­rio Ju­ris­dic­cio­nal de ca­da pue­blo o doc­tri­na. • La es­co­gen­cia de las par­cia­li­da­des des­ti­na­das a in­te­grar­lo. • El nom­bra­mien­to del juez po­bla­dor. • La traza del pue­blo, con par­ti­cu­lar re­fe­ren­cia al si­tio asig­na­do pa­ra la “Igle­sia de Doc­tri­na”. • La des­truc­ción de las igle­sias an­tes eri­gi­das en los an­ti­guos te­rri­to­rios de las tri­bus. • La de­mar­ca­ción de los res­guar­dos. • El tras­la­do de las par­cia­li­da­des a su nue­vo asen­ta­mien­to.

Y fi­nal­men­te la de­sig­na­ción o re­co­no­ci­mien­to del cu­ra doc­tri­ne­ro. En la ma­yo­ría de los ca­sos hu­bo ne­ce­si­dad de aten­der a los cam­bios que se sus­ci­ta­ron en la agre­ga­ción de las par­cia­li­da­des de un pue­blo a otro, en ra­zón de las dis­tan­cias y en pro­cu­ra del apro­ve­cha­mien­to de fron­te­ras ar­ci­fi­nias.

De los Al­pes a Fon­tai­ne­bleau: ‘Ober­mann’, de Se­nan­cour Juan An­gel Ló­pez-Man­za­na­res

Ve­ne­zue­la, los su­ce­sos del 5 de ju­lio de 1811 Te­nien­te Co­ro­nel Ed­gar Ale­jan­dro Lu­go Pe­rei­ra

Si­los

Am­bro­sio Al­fin­ger

Bá­be­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.