San Pe­dro, ¿pa­trio­ta (o cons­pi­re­tas)?

La Opinión - Imágenes - - Conmemoración - Ma­rio Vi­lla­mi­zar Suá­rez (*)

San Pe­dro, es un san­to muy arrai­ga­do en los pam­plo­ne­ses, tra­di­ción que pro­vino des­de Es­pa­ña, creán­do­se ca­pe­lla­nías y fe­li­gre­sías con su nom­bre y un gran fer­vor en la co­mu­ni­dad.

Co­rría en Pam­plo­na el mes de ju­nio de 1810 y las gen­tes se pre­pa­ra­ban pa­ra la tra­di­cio­nal ce­le­bra­ción de San Pe­dro, que fes­te­ja­ban con ale­gría. Se ha­bía cons­ti­tui­do la “Her­man­dad de San Pe­dro”, fun­da­ción de co­fra­des con pres­ti­gio y po­der eco­nó­mi­co, la ca­pe­lla­nía de don Jo­seph Vi­lla­mi­zar, apor­tó a la “Her­man­dad” bie­nes co­mo la Ha­cien­da Agua Su­cia que pro­du­cía va­lio­sos in­gre­sos. El co­rre­gi­dor es­pa­ñol Juan Bas­tús y Fa­lla, no era par­ti­da­rio de es­tas es­tas que de­no­mi­nó “jol­go­rios”, las prohi­bió y ex­pre­só que se de­bían rea­li­zar so­lo lo re­li­gio­so, es­to es una san­ta mi­sa. Bas­tús te­mía la reunión de gen­tes, que co­mo es­ta­ban des­con­ten­tas con el ré­gi­men po­drían efec­tuar una aso­na­da.

El Co­rre­gi­dor es­pa­ñol es­ta­ba en lo cier­to, los ha­bi­tan­tes de Pam­plo­na, en es­pe­cial los crio­llos –hi­jos de es­pa­ño­les na­ci­dos en Amé­ri­ca- se reunían fur­ti­va­men­te en ter­tu­lias en la ca­sa de los Vi­lla­mi­zar Ga­llar­do, lu­gar don­de per­ma­ne­ció el Pre­cur­sor An­to­nio Na­ri­ño y Ál­va­rez Del Casal, es­con­di­do -1797- dis­fra­za­do de frai­le y pro­pa­gan­do los “De­re­chos del hom­bre y del Ciu­da­dano”. Al­go si­mi­lar se efec­tua­ba en Car­ta­ge­na, Po­pa­yán, Ca­li, Tun­ja, El So­co­rro y Bo­go­tá, es­tas ter­tu­lias en la ca­pi­tal del Nue­vo Reino de Gra­na­da, eran va­rias, pe­ro la de ni­ti­va fue la del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co pa­tro­ci­na­da por el Sa­bio Cal­das, Mu­tis, Ace­ve­do y Gó­mez, Mi­guel De Pom­bo, y Ca­mi­lo To­rres, en­tre otros.

En Pam­plo­na, des­obe­de­cien­do a Bas­tús, do­ña Águe­da Ga­llar­do de Vi­lla­mi­zar, viu­da del te­nien­te co­rre­gi­dor An­to­nio Vi­lla­mi­zar y Pe­ña, or­ga­ni­zó por la no­che del día de San Pe­dro -29 de ju­nio de 1810, un des le con mú­si­ca, pól­vo­ra y can­tos, el es­pa­ñol, hom­bre de ge­nio bas­tan­te agrio, sa­lió a di­sol­ver la ce­le­bra­ción jun­to con un gru­po de sus ama­nuen­ses, cul­pó del ac­to a do­ña Águe­da y la mis­ma no­che dic­tó au­to con sca­to­rio de sus bie­nes y pri­sión a la dis­tin­gui­da da­ma, quien al sa­ber­lo hu­yó a su ha­cien­da en La Ga­ri­ta, va­lle del río Pam­plo­ni­ta.

En­tu­sias­ma­da por fer­vo­ro­sos pa­trio­tas que la vi­si­ta­ron en La Ga­ri­ta y pla­nean­do un ac­to que exas­pe­ra­ra al es­pa­ñol y en­tu­sias­ma­ra al apa­ci­ble pue­blo, re­gre­só a Pam­plo­na el 3 de ju­lio y el día 4, sa­lió con sus asis­ten­tes a dar una vuel­ta por la pla­za prin­ci­pal (hoy lle­va su nom­bre). Al ver­la Bas­tús, to­mó el ac­to co­mo un re­to, “pi­só la cas­ca­ri­ta” en­co­le­ri­zó y co­rrió a re­cri­mi­nar­la y de­te­ner­la con dos guar­das reales, a los ma­los mo­da­les del es­pa­ñol, do­ña Águe­da res­pon­dió “va­ya a man­dar a Ca­ta­lu­ña”, le arre­ba­tó y que­bró el bastón de man­do y con su bor­dón lo gol­peó. “A mí guar­das”, pe­ro es­tos eran jó­ve­nes pam­plo­ne­ses re­clu­ta­dos a la fuer­za quie­nes res­pe­ta­ban a la da­ma; no le obe­de­cie­ron y co­la­bo­ra­ron con los pa­trio­tas en de­te­ner­lo, es­tos es­ta­ban si­guien­do los acon­te­ci­mien­tos li­de­ra­dos por Joa­quín Vi­lla­mi­zar Ara­que, Ra­món Ca­rri­zo­sa, los Ga­llar­do Gue­rre­ro, Fran­cis­co Ca­nal y otra pa­ren­te­la; co­mo era día de mer­ca­do las gen­tes vo­ci­fe­ra­ron con­tra los “cha­pe­to­nes” –es­pa­ño­les-; se re­du­jo a pri­sión a Bas­tús, se or­ga­ni­zó un Ca­bil­do Abier­to, la “Jun­ta Pa­trió­ti­ca”, lla­ma­da des­pués “Jun­ta Re­vo­lu­cio­na­ria” y se creó el ba­ta­llón de mi­li­cias co­man­da­do por Ma­nuel Hur­ta­do De Men­do­za, con vo­lun­ta­rios lo­ca­les. Al fi­nal se rmó el Ac­ta de In­de­pen­den­cia con la pre­si­den­cia del vi­ca­rio ecle­siás­ti­co Do­min­go

To­más de Bur­gos y Vi­lla­mi­zar y se­cre­ta­ría de Fran­cis­co Soto Mon­tes de Oca, y que­da­ron co­mo di­ri­gen­tes Ra­fael Va­len­cia y Jo­sé Ga­briel Pe­ña, quien se­ría fu­si­la­do por los mo­nár­qui­cos en 1816.

Die­ci­séis días des­pués el 20 de ju­lio de 1810, al­go si­mi­lar ocu­rrió en San­ta­fé de Bo­go­tá; el mo­ti­vo ba­la­dí de prés­ta­mo de un ja­rrón a un es­pa­ñol cla­sis­ta (González Llorente), per­mi­tió la aso­na­da y ter­mi­nar en lo que hoy se lla­ma “Gri­to de In­de­pen­den­cia”. Por es­tos he­chos si­mi­la­res en su pla­nea­ción y eje­cu­ción se es­cri­bió un li­bro lla­ma­do: Del bastón de do­ña Águe­da al ore­ro de Llorente -Ju­lio de 1810-, cu­ya lec­tu­ra es re­co­men­da­ble.

El plan de los pa­trio­tas, de “to­rear” en un día in­di­ca­do (mer­ca­do) a un es­pa­ñol acé­rri­mo, sur­tió efec­to. A par­tir de es­to se con­for­ma­ron Cons­ti­tu­cio­nes y go­bier­nos, épo­ca, en que la­men­ta­ble­men­te se per­dió tiem­po en dis­cu­sio­nes in­ter­nas en­tre los ti­pos de go­bierno a op­tar (cen­tra­lis­mo, fe­de­ra­lis­mo), tiem­pos que al­gu­nos de­no­mi­na­ron “la Pa­tria Bo­ba”; has­ta que lle­gó de Es­pa­ña el “Pa­ci ca­dor” Pa­blo Mo­ri­llo, quien con su “ré­gi­men del te­rror” – 1816-1819- arra­só con las gen­tes más ins­trui­das de la Nue­va Gra­na­da.

Por ha­ber­se ini­cia­do la re­vo­lu­ción de in­de­pen­den­cia, con la ce­le­bra­ción de las es­tas de San Pe­dro, en es­ta Provincia de Pam­plo­na, se co­men­ta­ba “San Pe­dro nos ayu­dó. Él es pa­trio­ta”.

En es­ta épo­ca -2018- en que en oca­sio­nes cae­mos en dis­cu­sio­nes ba­la­díes. En es­tas con­me­mo­ra­cio­nes, en­co­men­dé­mo­nos no so­lo a San Jo­sé, tam­bién a San Pe­dro y a to­dos los San­tos, a Je­su­cris­to, pa­ra no re­pe­tir lo de una “pa­tria o re­gión bo­ba” que ter­mi­ne en un ré­gi­men es­pe­cial. “Quien no es­tu­dia la his­to­ria, es­tá lla­ma­do a re­pe­tir­la”.

(*) eco­no­mis­ta-his­to­ria­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.