Car­los Marx el con­tem­po­rá­neo

Tré­ve­ris, Pru­sia, 5 de ma­yo de 1818 - Lon­dres, In­gla­te­rra, 14 de mar­zo de 1883.

La Opinión - Imágenes - - Portada - Luis Fer­nan­do Ca­rri­llo

-I-

El pro­fe­sor de His­to­ria de la Fi­lo­so­fía en­tra­ba a cla­se y anun­cia­ba doc­to­ral­men­te: hoy ha­bla­re­mos del hom­bre que más da­ño le ha he­cho a la igle­sia ca­tó­li­ca. Se ex­ten­día en un dis­cur­so sin­ce­ro que con el trans­cur­so de los años se apren­dió que era in­con­sis­ten­te in­te­lec­tual­men­te. Es­to fue en sex­to ba­chi­lle­ra­to, se­gu­ra­men­te ha­ce mu­chos años, por­que hoy se di­ce gra­do on­ce. Al oír al “pro­fe” de ese en­ton­ces se sen­tía tal ra­bia con­tra aquel pen­sa­dor que se pro­me­tía más ade­lan­te in­gre­sar al gru­po de ul­tra­de­re­cha Tra­di­ción, Fa­mi­lia y Pro­pie­dad, y co­ger a pie­dra a cuan­to so­cia­lis­ta cu­cu­te­ño exis­tie­ra en la ciu­dad. Eran muy po­cos. La ma­yo­ría eran de­te­ni­dos con fre­cuen­cia por sos­pe­cha de es­tar ha­cien­do la re­vo­lu­ción.

-II-

Se tra­ta­ba del pen­sa­dor ale­mán Car­los Marx, cu­yos dos­cien­tos años de na­ci­mien­to se ce­le­bran es­te año. Na­ci­do en Tré­ve­ris, en la ac­tual Ale­ma­nia, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el más gran­de pen­sa­dor de nues­tros días. Se­ría re­dun­dan­te y atre­vi­do re­pe­tir en es­te ar­tícu­lo lo que se ha di­cho de su in­con­men­su­ra­ble obra y su pro­yec­ción por to­dos los tiem­pos. Lo cier­to es que a par­tir del pen­sa­mien­to del idea­lis­ta Fe­de­ri­co He­gel, el Es­pí­ri­tu Ab­so­lu­to, Marx se plan­tea to­da una re­vo­lu­ción en el cam­po del mun­do, de la so­cie­dad, y el pen­sa­mien­to crean­do el Ma­te­ria­lis­mo His­tó­ri­co que jun­to con el ma­te­ria­lis­mo dia­lec­ti­co se­rán ca­te­go­rías pa­ra in­ves­ti­gar y co­no­cer el con­flic­to hu­mano. “He­gel -di­ría Marx- es­ta­ba de ca­be­za yo sim­ple­men­te lo que he he­cho es po­ner­lo de pie”. Con es­te mé­to­do de ac­ción ha­ría que su pen­sa­mien­to y su obra dos­cien­tos años des­pués sea con­tem­po­rá­nea. Con una ac­tua­li­dad pro­yec­ta­da ha­cia to­dos los si­glos. Co­mo di­ría al­guien, así co­mo Dar­win des­cu­brió el mun­do de la na­tu­ra­le­za or­gá­ni­ca Marx des­cu­brió la na­tu­ra­le­za so­cial. Con pen­sa­mien­tos apa­ren­te­men­te sim­ples pe­ro in­son­da­bles de que el hom­bre pri­me­ro de­bía su­pe­rar los pro­ble­mas del vi­vir real, co­mer, te­ner ha­bi­ta­ción, es­tu­diar, pa­ra des­pués ha­cer re­li­gión, lo­so­fía, etc. En el mun­do de la eco­no­mía su teo­ría de la plus­va­lía, a par­tir de la ca­te­go­ría mer­can­cía, que desa­rro­lla­da en su obra El Ca­pi­tal, sig­ni có de­jar al des­nu­do el mun­do del ca­pi­ta­lis­mo y lo que su­po­nía co­mo ex­plo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, la lu­cha de cla­ses, y la alie­na­ción hu­ma­na

III

Ha­cia los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do, Ale­xan­der Ber­mú­dez, un com­pa­ñe­ro de uni­ver­si­dad es­ta­ba ri­fan­do las obras es­co­gi­das de Marx y En­gels en dos to­mos, a pe­so el pues­to. Se tu­vo la sa­tis­fac­ción de ha­ber­las ga­na­do. Des­de en­ton­ces ocu­pan un pues­to preferencial en la sen­ci­lla bi­blio­te­ca al la­do del Ca­pi­tal y la obra de Adam Smith y Da­vid Ri­car­do, pa­dres del ca­pi­ta­lis­mo mo­derno. Hom­bres emé­ri­tos en el pen­sa­mien­to cien­tí co del mun­do. No era un pin­ta­do en la pa­red ni un ico­no­clas­ta co­mo se le que­ría ha­cer ver, sino un pen­sa­dor cu­ya vi­gen­cia cien­tí ca per­mi­te mar­car nue­vos ca­mi­nos a la hu­ma­ni­dad. Marx no fue un gue­rri­lle­ro, ni mu­cho me­nos un te­rro­ris­ta, sino un dia­léc­ti­co que des­cu­brió que el ca­pi­ta­lis­mo se­ría su­pe­ra­do por nue­vas for­mas de pro­duc­ción que se­ría el so­cia­lis­mo. Es­to a par­tir del in­men­so de­sa­rro­llo de aquel.

IV

Marx no se que­dó en la teo­ría. En la pra­xis vol­có su acer­vo po­lí­ti­co y

lo­só co. En El 18 de Bru­ma­rio de Luis Bo­na­par­te cons­tru­yó lo que de­be ser el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo mo­derno. Obra obli­ga­da en las fa­cul­ta­des de De­re­cho del mun­do, jun­to con el tex­to de Fer­di­nand La Sa­lle, ¿Qué es una Cons­ti­tu­ción?, fun­da­men­tó la ju­ri­di­ci­dad a par­tir del com­ba­te del mun­do obre­ro que hoy en sus lu­chas de­sigua­les si­gue te­nien­do co­mo guía al ilus­tre pen­sa­dor de Tré­ve­ris. Su ac­tua­li­dad se­rá por siem­pre.

Qui­zá nun­ca pen­só el asi­duo vi­si­tan­te de la bi­blio­te­ca de Lon­dres, en me­dio de las pe­na­li­da­des eco­nó­mi­cas y fa­mi­lia­res, que su obra le so­bre vi­vi­ría por to­dos los tiem­pos. Quien va­ya a Lon­dres de­be ir a su tum­ba en el ce­men­te­rio High­ga­te, don­de fue se­pul­ta­do al día si­guien­te de su fa­lle­ci­mien­to previa ora­ción fú­ne­bre de su ami­go Fe­de­ri­co En­gels, quien con su ayu­da eco­nó­mi­ca hi­zo po­si­ble que Marx de­di­ca­ra su vi­da al es­tu­dio y a des­en­tra­ñar el mun­do del ca­pi­tal pa­ra pa­sar del reino de la ne­ce­si­dad al reino de la li­ber­tad.

Car­los Marx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.