Can­cio­nes inol­vi­da­bles

La Opinión - Imágenes - - Música -

ES­TE VIEN­TO AMOR ANA Y JAI­ME

Es­te vien­to amor que con­mi­go en la mon­ta­ña es­tá que con­ti­go en la ba­ta­lla es­tá sil­ban­do siem­pre es­ta nue­va can­ción.

Tu fu­sil amor es la mú­si­ca más li­bre ba­jo el sol es san­gre y es fu­tu­ro del amor tu fu­sil amor.

Es­te vien­to amor que con no­so­tros vi­gi­lan­do es­tá, es pa­so del ejér­ci­to que va si­guien­do nues­tros pa­sos ba­jo el sol.

Es­te vien­to amor que en ca­da com­ba­te cre­ce­rá y en ca­da des­can­so vi­vi­rá sil­ban­do siem­pre es­ta can­ción del sol.

Tu fu­sil amor es la mú­si­ca más li­bre ba­jo el sol es san­gre y es fu­tu­ro del amor tu fu­sil amor.

Es­te vien­to amor que con no­so­tros ca­mi­nan­do va por ca­da gri­to de la gue­rra que se­rá el gri­to de la nue­va li­ber­tad

Es­te vien­to amor ma­ña­na ba­ja­ra has­ta la ciu­dad sil­ban­do es­ta can­ción que un día apren­dió mi­ran­do la mon­ta­ña nues­tro amor.

Tu fu­sil amor es la mú­si­ca más li­bre ba­jo el sol es san­gre y es fu­tu­ro del amor tu fu­sil amor.

Es­te vien­to amor que con no­so­tros ca­mi­nan­do va por ca­da gri­to de la gue­rra que se­rá el gri­to de la nue­va li­ber­tad

UNA FLOR PA­RA MASCAR PABLUS GALLINAZUS

El re­loj se ha da­ña­do, pe­ro el ham­bre des­pier­ta son las seis y en la puer­ta oi­go un hom­bre gri­tar: “Ven­do le­che sin agua, ven­do miel, ven­do pan” y di­ne­ro no hay. Por eso sal­go siem­pre a ca­mi­nar en bus­ca de una flor pa­ra mascar; pen­san­do que a la vuel­ta de la tar­de el tra­ba­jo con que sue­ño ya es ver­dad. Y re­co­rro el ca­mino re­co­noz­co al men­di­go, sien­to que vi­ve en mí. Co­mo el sol so­bre el tri­go el sen­ci­llo es­tri­bi­llo que una vez apren­dí. Y yo ca­mino y no ter­mino y yo ca­mino y no ter­mino; se­ré yo así o es que el ca­mino no tie­ne fin. Ten­go los pies can­sa­dos, mi bo­ca es­tá re­se­ca, son las seis en la igle­sia oi­go un cu­ra man­dar: “Que ten­ga­mos pa­cien­cia, que tem­plan­za, cle­men­cia, que Dios pro­vee­rá” Por eso sal­go siem­pre a ca­mi­nar en bus­ca de una flor pa­ra mascar; pen­san­do que a la vuel­ta de la tar­de el tra­ba­jo con que sue­ño ya es ver­dad.

LOS EJES DE MI CA­RRE­TA ATAHUAL­PA YUPANQUI

Por­que no en­gra­so los ejes me lla­man aban­do­nao ...

Por­que no en­gra­so los ejes me lla­man aban­do­nao ...

Si a mí me gus­ta que sue­nen, pa’ qué los quie­ro en­gra­saos Si a mí me gus­ta que sue­nen, pa’ qué los quie­ro en­gra­saos

Es de­ma­sia­do abu­rri­do se­guir y se­guir la hue­lla, Es de­ma­sia­do abu­rri­do se­guir y se­guir la hue­lla,

De­ma­siao lar­go el ca­mino sin na­da que me en­tre­ten­ga.

No ne­ce­si­to si­len­cio, yo no ten­go en qué pen­sar. No ne­ce­si­to si­len­cio, yo no ten­go en qué pen­sar.

Te­nía, pe­ro ha­ce tiem­po, ahora ya no pien­so más. Te­nía, pe­ro ha­ce tiem­po, ahora ya no pien­so más. Los ejes de mi ca­rre­ta nun­ca los voy a en­gra­sar ...

RE­VO­LU­CIÓN GON­ZA­LO ARAN­GO

Una mano más una mano no son dos ma­nos. Son ma­nos uni­das. Une tu mano a nues­tras ma­nos pa­ra que el mun­do no es­té en po­cas ma­nos sino en to­das las ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.