Peer Gynt

Poe­ma dra­má­ti­co ro­mán­ti­co con­ver­ti­do en obra de tea­tro

La Opinión - Imágenes - - Teatro -

Peer Gynt es un dra­ma del es­cri­tor no­rue­go Hen­rik Ib­sen. Fue es­cri­to en 1867 e in­ter­pre­ta­do por pri­me­ra vez en Oslo (en­ton­ces lla­ma­da Ch­ris­tia­nia) el 24 de fe­bre­ro de 1876, con mú­si­ca in­ci­den­tal del com­po­si­tor tam­bién no­rue­go Ed­vard Grieg.

Ib­sen es­cri­bió Peer Gynt via­jan­do a Ro­ma, Is­chia y So­rren­to. La obra fue pu­bli­ca­da el 14 de no­viem­bre de 1867, en Co­pen­ha­gue. La pri­me­ra edi­ción fue de 1250 ejem­pla­res y fue se­gui­da, 14 días des­pués, por una ree­di­ción de 2000 co­pias. La gran can­ti­dad de ven­tas se de­bió ma­yo­ri­ta­ria­men­te al éxi­to del an­te­rior dra­ma de Ib­sen, Brand. A di­fe­ren­cia de los otros tra­ba­jos de Ib­sen, Peer Gynt es­tá es­cri­to en ver­so. Ori­gi­nal­men­te iba a ser un dra­ma es­cri­to pa­ra ser leí­do, no pa­ra ser in­ter­pre­ta­do en tea­tro. Las di cul­ta­des pa­ra cam­biar rá­pi­da­men­te de es­ce­na (in­clu­yen­do un ac­to en­te­ro en os­cu­ri­dad) oca­sio­na­ron al­gu­nos pro­ble­mas en la in­ter­pre­ta­ción. A di­fe­ren­cia de otras obras de Ib­sen, Peer Gynt es una obra fan­tás­ti­ca, en lu­gar de una tra­ge­dia rea­lis­ta.

Peer Gynt es un al­deano ado­les­cen­te atre­vi­do y ava­ri­cio­so que fan­ta­sea con ser ri­co e in uyen­te y que tie­ne de­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas. Su ma­dre, Aa­se, sue­le dis­gus­tar­se con él por las que­jas de los ve­ci­nos so­bre sus ac­tos. Un día, Peer asis­te a una bo­da y se que­da pren­da­do de una be­lla jo­ven, Sol­veig, que apa­ren­te­men­te le re­cha­za. El no­vio pi­de ayu­da a Peer pa­ra con­ven­cer a la no­via, In­grid, de que se ca­se, ya que se re­sis­te a ello. En lu­gar de ha­cer­lo, Peer e In­grid se es­ca­pan en ple­na bo­da ha­cia las mon­ta­ñas. Una vez allí, Peer de­ci­de se­pa­rar­se y aban­do­nar a In­grid, quien, des­pe­cha­da, le acu­sa de ha­ber­la rap­ta­do y aban­do­na­do en las mon­ta­ñas. Peer se en­cuen­tra a la hi­ja del Rey de las Mon­ta­ñas de Do­vre. La prin­ce­sa pro­me­te di­chas al jo­ven Peer que, en­can­di­la­do por la am­bi­ción, se de­ja con­du­cir al pa­la­cio del vie­jo Rey Duen­de. Una vez allí, vien­do los gran­des sa­cri cios que de­be­rá acep­tar pa­ra dis­fru­tar de ser prín­ci­pe, co­mo de­jar de ser hu­mano pa­ra con­ver­tir­se en duen­de, de­ci­de huir; pe­ro los tro­les le ame­na­zan con de­vo­rar­lo si no se ca­sa con la prin­ce­sa, quien ha per­di­do su be­lle­za. Peer es­ca­pa mi­la­gro­sa­men­te al so­nar las cam­pa­nas le­ja­nas, des­per­tan­do en bra­zos de Sol­veig. Sol­veig aban­do­na a su fa­mi­lia pa­ra mar­char­se al bos­que, ya que Peer fue des­te­rra­do por la jus­ti­cia y con­de­na­do a vi­vir en él. Cuan­do Peer sa­le en bus­ca de le­ña pa­ra la pri­me­ra no­che de la pa­re­ja se en­cuen­tra con la hi­ja del Rey de las Mon­ta­ñas, que ha te­ni­do un hi­jo ho­rri­pi­lan­te, fru­to de la unión en­tre am­bos. Tras la muer­te de su ma­dre, Peer aban­do­na a Sol­veig y se mar­cha a Áfri­ca, don­de ama­sa una pe­que­ña for­tu­na gra­cias a tur­bios ne­go­cios de tra­ta de es­cla­vos. Un je­que lo alo­ja en su sé­qui­to pen­san­do que es un pro­fe­ta, pe­ro él se enamo­ra de la be­lla Ani­tra quien, ha­cien­do uso de su po­der de se­duc­ción, va des­po­jan­do a Peer de sus ri­que­zas has­ta de­jar­lo aban­do­na­do y sin na­da en me­dio del de­sier­to.

Peer vuel­ve con sus te­so­ros a su país. Pe­ro el des­tino le de­pa­ra una nue­va des­gra­cia: su bar­co se hun­de fren­te a la cos­ta. Peer sal­va su vi­da sa­cri can­do la de un co­ci­ne­ro con fa­mi­lia. Tras vein­te años de va­gar, Peer es un hom­bre ator­men­ta­do y ago­ta­do que se en­cuen­tra con el Fun­di­dor, quien di­ce te­ner el de­ber de lle­vár­se­lo pa­ra fun­dir su al­ma con me­ta­les pre­cio­sos, a me­nos que Peer pue­da pro­bar que du­ran­te su vi­da él ha lo­gra­do ser “él mis­mo”. Peer bus­ca un tes­ti­go y se en­cuen­tra con el Rey de las Mon­ta­ñas, quien le prue­ba que él no ha si­do el mis­mo, sino que des­de su ma­tri­mo­nio frus­tra­do con su hi­ja, ha si­do un duen­de en esen­cia. Peer, dis­pues­to al in erno con tal de que su al­ma no sea fun­di­da, bus­ca tes­ti­gos de sus pe­ca­dos, y se en­cuen­tra con el Dia­blo, quien lo es­ta­ba bus­can­do, pe­ro no lo re­co­no­ce, por lo que Peer lo­gra des­ha­cer­se de él. Peer ter­mi­na re­cu­rrien­do a Sol­veig co­mo tes­ti­go de sus pe­ca­dos, pe­ro no lo lo­gra ya que és­ta lo per­do­na. Sol­veig ter­mi­na res­guar­dan­do a Peer del Fun­di­dor en su ca­sa, mien­tras le can­ta una can­ción.

Hen­rik Ib­sen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.