Los es­con­di­tes del pe­ca­do

La Opinión - Imágenes - - Portada - Se­ra­fín Bau­tis­ta Vi­lla­mi­zar

San­to cie­lo, Dios mío, ¡oh! Se­ñor; y es­ta ex­cla­ma­ción, a ma­ne­ra de sú­pli­ca, por lo si­guien­te: ¿Qué pa­sa­ría si nues­tro pa­dre, el Rey de las al­tu­ras, le die­ra un día de es­tos que ama­nez­ca bra­vo el tiem­po, con ama­gos de bo­rras­ca, y el to­do po­de­ro­so de­ja­ra por un ins­tan­te su mo­ra­da, ese pe­que­ñí­si­mo uni­ver­so que go­bier­na, e hi­cie­ra pre­sen­cia en car­ne y hue­so en la tie­rra, cla­ro que sin per­der su in­ves­ti­du­ra de om­ni­po­ten­te, pa­ra que él mis­mo pu­die­ra es­cu­char en vi­va voz a los per­so­na­jes que lo uti­li­zan co­mo es­cu­de­ro, es­pa­da­chín, y has­ta de bur­la­de­ro?; y uti­li­zo es­te úl­ti­mo tér­mino de la tau­ro­ma­quia pues­to que, en mi pro­pó­si­to, es muy sig­ni ca­ti­vo el es­tre­cho lu­gar don­de se re­fu­gian los to­re­ros que ha­cen de la muer­te una es­ta.

Vir­gen del aga­rra­de­ro, no quie­ro pen­sar­lo, ni si­quie­ra me ima­gino la sor­pre­sa de aque­llos, y yo pue­do caer ahí, san­tu­rro­nes que apa­ren­tan des­bor­de de gra­ti­tud, ve­ne­ra­ción y res­pe­to an­te su al­ta dig­ni­dad, Je­sús San­tí­si­mo, es­pe­cial­men­te de quie­nes se han vuel­to cam­peo­nes en dis­fra­zar los erro­res, en ocul­tar las equi­vo­ca­cio­nes, in­clu­so, pro­mo­cio­nar los de­li­tos pro­duc­to, sim­ple y lla­na­men­te en no que­rer vi­vir hon­ra­da­men­te, de ca­ra a las vi­ci­si­tu­des y a la dia­léc­ti­ca de la exis­ten­cia hu­ma­na, afron­tan­do los al­ti­ba­jos del dia­rio acon­te­cer, acep­tan­do las fra­gi­li­da­des en­tre la glo­ria y el in­for­tu­nio por los que atra­ve­sa­mos los que aún so­mos mor­ta­les.

La va­ni­dad, el or­gu­llo y la pre- po­ten­cia de tan­tos hol­ga­za­nes con doc­to­ra­dos de pi­ca­ros han he­cho trizas los im­pres­cin­di­bles va­lo­res y prin­ci­pios re­fren­da­dos en va­rios manuales apos­ti­lla­dos en los man­da­mien­tos de la ma­dre igle­sia. Y ha­go alu­sión al bí­bli­co de­cá­lo­go que nos in­vi­ta a una ex­ce­len­te con­vi­ven­cia, prio­ri­ta­ria­men­te pa­ra pun­tua­li­zar en cin­co le­yes, al­te­ran­do el or­den, que ja­más se pue­den que­bran­tar, arró­pe­se quien sea con las sá­ba­nas de cual­quier re­li­gión; a ma­ne­ra de ejem­plo:

• No ma­ta­rás y se vie­ne ma­sa­cran­do a la na­tu­ra­le­za; la ora ago­ni­za sin el ar­co iris de épo­cas pa­sa­das don­de se dis­fru­ta­ba de la be­lle­za con su in ni­ta pri­ma­ve­ra. De la fau­na y mu­chas otras es­pe­cies ya son re­cuer­do; la con­sig­na de los de­pre­da­do­res de mi ge­ne­ra­ción es arra­sar has­ta con el ni­do de la pe­rra. Her­mo­sa mo­der­ni­dad de los hom­bres, dis­que al­ter­na­ti­vos; in­sen­sa­tos, crue­les y ex­ter­mi­na­do­res, aun­que en la his­to­ria de la so­cie­dad siem­pre hay Caí­nes y hay Abe­les; án­ge­les y de­mo­nios caen so­bre las ce­ni­zas de un vo­raz fue­go que agi­tan los pi­ró­ma­nos pa­ra sa­tis­fa­cer el ape­ti­to a su an­tro de maldad. El gran pro­ble­ma, des­pués de ase­si­nar sin pie­dad a ni­ños, an­cia­nos y mu­je­res, de sem­brar en las ti­nie­blas el do­lor, es que olím­pi­ca­men­te se des­pa­rra­man en ex­pli­ca­cio­nes al mo­men­to de ser des­cu­bier­tos en sus fe­cho­rías, ma­ni­fes­tan­do que so­lo el crea­dor que es­tá por allá muy le­jos es el úni­co tes­ti­go de su in­ta­cha­ble inocen­cia. Al­gu­nos han bus­ca­do asi­lo en la li­te­ra­tu­ra de los ca­man­du­le­ros re­zán­do­le a lo exe­cra­ble. Man­dan cás­ca­ra, co­mo di­ría mi abue­la.

• No ro­ba­rás y ahí fue Ju­lia: Es el mal de los tiem­pos, el cán­cer de la co­rrup­ción que, sin te­mor a men­tir, se lle­va por de­lan­te a las en­ci­clo­pe­dias de la ho­nes­ti­dad, a la sa­bi­du­ría de las ma­yo­res, a la co­mu­nión de los bie­nes, el pu­dor y la mo­ral; des­apa­re­ció ese axio­ma de ga­nar el pan con el su­dor de la fren­te y no con el sa­cri cio de los pen­de­jos. Por es­te sen­de­ro tran­si­tan, a pa­sos de gi­gan­te, un sin par de epó­ni­mos pa­dres de la ma­con­dia­na na­ción, los em­bau­ca­do­res de mul­ti­tu­des que se mues­tran in­men­sa­men­te gran­des en los a ches de elec­cio­nes; va­rios de ellos via­jan con la tu­la al hom­bro com­pran­do con­cien­cias.

En es­ta nor­ma de la prohi­bi­ción se han ins­cri­to los que se hur­tan, no una ga­lli­na sino el ga­lli­ne­ro. Muér­ga­nos que se vie­nen apro­pian­do de una ciu­dad, de la re­gión y sin es­crú­pu­los se han adue­ña­do de la pa­tria bo­ba.

• Mu­cho cui­da­do con la mu­jer del pró­ji­mo, ¿o del pró­xi­mo? Aquí caen los que ce­le­bran mi­sa por la ma­ña­na y se des­or­de­nan por la tar­de, en la no­che, con ado­les­cen­tes, de há­bi­to o so­ta­na, con o sin

au­to­ri­za­ción del cle­ro. La ver­dad es que, por tan fur­ti­vas an­dan­zas, deam­bu­la más de un pi­llo que pro­mue­ve el desaca­to: Va­ro­nes con ma­chos, hem­bras con mu­je­res y en sen­ti­do con­tra­rio, del car­de­nal al mo­na­gui­llo, el asal­to noc­turno del sa­cris­tán a las hi­jas de ma­ría, en tríos o en cua­tros, pe­ro eso sí, que nun­ca fal­te el fes­tín de los ilí­ci­tos, en fran­ca opo­si­ción al pen­sa­mien­to de John Len­non, pues se­gún el ar­tis­ta, “nos es­con­de­mos pa­ra ha­cer el amor y sí ejer­ci­ta­mos la vio­len­cia a ple­na luz del día”.

• No le­van­tar fal­sos tes­ti­mo­nios, es de­cir ni un chis­mo­so más, ce­ro ca­lum­nia­do­res co­mo tam­po­co po­de­mos per­mi­tir los adul­te­ra­dos po­si­ti­vos con tor­ci­dos tes­ti­gos.

De es­to y lo de­más sí que sa­ben los úl­ti­mos go­ber­nan­tes que han es­ta­do li­de­ran­do el país, tam­bién en­co­men­da­do a la vir­gen de Chi­quin­qui­rá.

Sa­gra­do ros­tro; di­bu­jo en la me­mo­ria, ese diminuto es­que­ma de mi ma­pa con­cep­tual, sin lle­gar a la es­pe­cu­la­ción, la reac­ción de los im­pli­ca­dos a la ho­ra en que el au­tén­ti­co pa­trono ce­les­tial atien­da o ha­ga lec­tu­ra de mi cu­rio­so co­men­ta­rio, que sa­tis­fa­ga mi cu­rio­si­dad, ven­ga y en­ca­re uno por uno a los que quie­ren ma­ne­jar la de­mo­cra­cia de los mon­to­nes a su an­to­jo, con fí­si­ca chá­cha­ra pro­me­tién­do­les ca­sas de cris­tal, fa­bri­cán­do­les en su de­li­rio de po­der, es­cue­las pa­ra nue­vos ri­cos, ofer­tán­do­les sa­lud en el más allá, co­mo de­ter­mi­na­dos ca­ci­ques que, cuan­do no les ali­men­tan sus ca­pri­chos, se des­pe­lu­can y sal­tan de su gua­ri­da ex­pul­san­do olo­res de pes­ti­len­cia par­ti­dis­ta, sal­pi­can­do con sus be­rrin­ches a dies­tros y a iz­quier­dos hu­ma­nos.

• No co­di­ciar los bie­nes aje­nos: Es­ta ad­ver­ten­cia va em­pa­ren­ta­da con el pun­to an­te­rior; el de los char­la­ta­nes, ava­ros, aca­pa­ra­do­res y am­bi­cio­sos. En­ton­ces, des­de la tru­cu­len­cia cons­tru­yen pretex­tos pa­ra lle­gar­le a los que han co­se­cha­do por cual­quier ra­zón, au­to­ri­dad o for­tu­na; y son tan des­ca­ra­dos que, amparados en ideo­lo­gías de cor­te po­pu­lis­ta, des­pués de no acep­tar las “metidas de pa­ta”, in­cum­plien­do los pac­tos de ja­más vol­ver a pi­sar las tro­chas in­fec­ta­das de sem­bra­dos no­ci­vos, as­pec­to que a la nal y en con­tra­sen­ti­do, los do­ble­ga el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je. Que iro­nías, con los ape­ti­to­sos en men­ción, cuan­do son des­cu­bier­tos por la an­sie­dad de la fi­gu­ra­ción, sin po­der sa­cu­dir­se del pol­vo blan­co, en­lo­dan­do la más­ca­ra de la ver­güen­za man­cha­da de una y otra men­ti­ra en don­de si­len­cia­ron has­ta el alien­to a le­van­tar la ca­be­za pa­ra no mi­rar sus si­mu­la­das pos­tu­ras gue­rre­ris­tas, a tal ra­zón, mis es­ti­ma­dos ami­gos, es que es­tos ge­ne­ra­les en uso de buen re­ti­ro han de­ci­di­do mo­rir­se de ham­bre ne­gán­do­se a acep­tar la pe­na que les pro­du­ce el des­cre­di­to de la hi­po­cre­sía. Bo­ni­ta ma­ne­ra de afron­tar a os­cu­ras un in­cier­to desen­la­ce en los apo­sen­tos ca­nó­ni­gos y con la cues­tio­na­da ben­di­ción de los pa­pa­dos, es­pe­ran­do “la pe­lo­na”, apa­ren­te sal­va­do­ra de su pa­la­bra que­bran­ta­da y des­te­ñi­da. Bo­ni­ta for­ma de de­fen­der le­ga­dos en de­ca­den­cia, co­mo si en los con­fe­sio­na­rios y sin arre­pen­ti­mien­to se les fue­ra a exi­mir del jui­cio en el fos­fo­res­cen­te ho­tel que ad­mi­nis­tra Lu­ci­fer; bo­ni­ta gra­cia de ter­mi­nar la re­sis­ten­cia de un mo­de­lo en fra­ca­so, atra­pa­dos y opa­ca­dos en los ca­la­bo­zos de su or­gu­llo, so­ber­bia y arro­gan­cia.

Así, pan­ta­llean­do en sus ca­pri­chos de una anore­xia in­du­ci­da, que mue­ran y vuel­van a mo­rir mil ve­ces to­dos aque­llos que po­sa­ban de re­den­to­res a la cau­sa y el com­pro­mi­so so­cial; que frus­tra­ción al no te­ner el va­lor de en­ca­rar de­bi­li­da­des; esos mis­mos que han uti­li­za­do la pól­vo­ra pa­ra es­pan­tar pa­lo­mas, reivin­di­can­do su­pues­tos de­re­chos, im­po­ner el mie­do e in­ti­mi­dar in­de­fen­sos, los agi­ta­do­res de la re­bel­día que un día pro­mo­cio­na­ron el cam­bio, pe­ro de bol­si­llo. Que de­cep­ción, por­que ter­mi­na­ron en­ga­ñán­do­nos a los ro­mán­ti­cos que to­da­vía so­ña­mos con un me­jor ma­ña­na, con equi­dad, y con jus­ti­cia, pa­ra que lue­go na­li­za­ran ocul­tán­do­se en el tem­plo de su trai­cio­na­do co­ra­zón, re­fu­gián­do­se en las trin­che­ras del pe­ca­do; pe­ro no es el mo­men­to de clau­di­car por lo su­ce­di­do. Se­ría un ab­sur­do de­jar­les el ca­mino ex­pe­di­to a los la­dro­nes de cue­llo blan­co que es­tán pes­can­do en río re­vuel­to, ha­cien­do le­ña del ár­bol caí­do; hay que se­guir ha­cién­do­le opo­si­ción a las irre­gu­la­ri­da­des, a los ma­los, por­que” los bue­nos so­mos más”. Re­fe­ren­te a los pé­si­mos per­de­do­res: Nos ve­mos en el in erno, aun­que pen­sán­do­lo bien y en ho­nor a la paz, que mi Dios los per­do­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.