Poe­mas de Ro­sa­rio San­so­res

(Mé­ri­da, Yu­ca­tán, 25 de agos­to de 1889 - Ciu­dad de Mé­xi­co, 7 de enero de 1972).

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

SU­BLI­ME AMOR

El amor que te ten­go es sa­cro­san­to y ese amor es su­bli­me y ver­da­de­ro y por siem­pre ja­más es du­ra­de­ro por­que es amor an­ge­li­cal y san­to Apar­tar­lo de mí nun­ca po­dría im­po­si­ble bo­rrar­lo de mi men­te por­que es co­mo la luz fuer­te y po­ten­te y si qui­sie­ra ha­cer­lo mo­ri­ría. No in­ten­ta­ré ha­cer­lo, no, no pue­do vi­vi­rá en mi me­mo­ria eter­na­men­te por­que qui­se el Dios Om­ni­po­ten­te que el ge­nio de mi pe­cho fue­ra que­do

A MÉ­RI­DA

Yo na­cí en una blan­ca ciu­dad dor­mi­da ba­jo el ala pia­do­sa de sus ale­ros, don­de en gran­des arria­tes lu­cen ten­di­da su al­fom­bra de blan­cu­ra los li­mo­ne­ros. Man­chan­do el ho­ri­zon­te gi­ran in­quie­tas do­mi­nan­do el pai­sa­je des­de la al­tu­ra, las as­pas in­can­sa­bles de las ve­le­tas desafian­do a las nu­bes en su lo­cu­ra. ¡Ciu­dad de mis abue­los, con tus er­gui­dos lau­re­les cen­te­na­rios! Tus en­cen­di­dos flam­bo­ya­nes, tus li­rios de al­ba pu­re­za… Ca­da vez que te evo­co dul­ce y le­ja­na, te com­pa­ro en mis sue­ños a una sul­ta­na que ten­di­da en el le­cho, se des­pe­re­za!

SOM­BRAS

Cuan­do tú te ha­yas ido me en­vol­ve­rán las som­bras. Cuan­do tú te ha­yas ido con mi do­lor a so­las evo­ca­ré es­te idi­lio con sus azu­les ho­ras. Cuan­do tú te ha­yas ido me en­vol­ve­rán las som­bras. Y en la pe­num­bra va­ga de la pe­que­ña al­co­ba don­de una ti­bia tar­de me aca­ri­cias­te to­da, te bus­ca­rán mis bra­zos, te bus­ca­rá mi bo­ca, y as­pi­ra­ré en el ai­re aquel olor a ro­sa. Cuan­do tú te ha­yas ido me en­vol­ve­rán las som­bras. Cuan­do lle­gue el ol­vi­do mar­chi­ta­rán las ro­sas. Cuan­do lle­gue el ol­vi­do mi ver­so se ha­rá presa, no can­ta­ré a tus ojos ni can­ta­ré a tu bo­ca; te ha­brás ido en las som­bras. Cuan­do tú te ha­yas ido en pos de otra qui­me­ra, te llo­ra­rá en las no­ches mi co­ra­zón que es­pe­ra. En la pe­num­bra va­ga de es­ta ve­re­da tris­te tes­ti­go si­len­cio­so de to­das nues­tras co­sas, yo te da­ré mis be­sos y bus­ca­ré tu bo­ca. Cuan­do tú te ha­yas ido te per­de­ré en las som­bras.

TE AMO

Me bo­rras­te del li­bro de tu vi­da, más no ten­go re­pro­ches que lan­zar­te; si me lla­mé tu­ya y con­sen­tí en amarte, no me mues­tro por ello arre­pen­ti­da. No es pe­ren­ne el amor, no hay fuer­za ca­paz de con­tem­plar­lo eter­na­men­te... Tú y yo nos ado­ra­mos lo­ca­men­te, no im­por­ta que ha­ya si­do una ma­ña­na. Dul­ce hue­lla en mi es­pí­ri­tu has de­ja­do por­que en mi co­ra­zón ¡Oh mi bien ama­do! no se abrie­ron las ro­sas de es­tío. Yo no quie­ro no de­bo re­pro­char­te, por­que es­pe­ro al­gún día per­do­nar­te y lla­mar­te de nue­vo, ama­do mío.

SE NE­CE­SI­TA VA­LOR

Se ne­ce­si­ta va­lor pa­ra ser lo que so­mos, y no pre­ten­der lo que no so­mos. Pa­ra vi­vir hon­ra­da­men­te den­tro de nues­tros re­cur­sos, y no des­ho­nes­ta­men­te a ex­pen­sas de otros. Pa­ra de­cir ro­tun­da y fir­me­men­te no, cuan­do los que nos ro­dean di­cen que si Pa­ra ne­gar­se a ha­cer una co­sa ma­la, aun­que otros la ha­gan. Pa­ra pa­sar las ve­la­das en ca­sa tra­tan­do de apren­der. Pa­ra huir de los chis­mes, cuan­do los de­más se de­lei­tan con ellos. Pa­ra de­fen­der una per­so­na au­sen­te, a quien se cri­ti­ca abu­si­va­men­te. Pa­ra ver en las rui­nas de un desas­tre que nos mor­ti­fi­ca, hu­mi­lla, tra­ba, los ele­men­tos de un fu­tu­ro éxi­to. Pa­ra ser ver­da­de­ro hom­bre o mu­jer, afe­rra­dos a nues­tras ideas, cuan­do es­to nos ha­ce pa­re­cer ex­tra­ños o sin­gu­la­res. Pa­ra guardar si­len­cio, en oca­sio­nes en que una pa­la­bra nos lim­pia­ría del mal que se di­ce de no­so­tros, pe­ro que per­ju­di­ca­ría a otra per­so­na. Pa­ra ves­tir­nos se­gún nues­tros in­gre­sos y ne­gar­nos a lo que no po­de­mos com­prar. Pa­ra al­ter­nar con gen­te sin te­ner au­to­mó­vil pro­pio. Creo di­fí­cil que en me­nos pa­la­bras pue­dan re­unir­se tan sa­bios con­cep­tos y tan jui­cio­sas ad­ver­ten­cias. Pen­sar un ins­tan­te na­da más en ca­da una de ellas y pro­cu­rar se­guir­las, se­ría sin du­da una gran en­se­ñan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.