La in­de­pen­den­cia co­lom­bia­na

La Opinión - Imágenes - - Conmemoración - PA­TRIA MI­GUEL AN­TO­NIO CA­RO (Bo­go­tá 10-11-1843 a 5-08-1909)

¡Pa­tria! Te ado­ro en mi si­len­cio mu­do y te­mo pro­fa­nar tu nom­bre san­to; por ti he go­za­do y pa­de­ci­do tan­to co­mo len­gua mor­tal de­cir no pu­do.

No te pi­do el amparo de tu es­cu­do, sino la dul­ce som­bra de tu man­to; quie­ro en tu seno de­rra­mar mi llan­to, vi­vir, mo­rir en ti, po­bre y des­nu­do.

Ni po­der, ni es­plen­dor, ni lo­za­nía son ra­zo­nes de amar. Otro es el la­zo que na­die, nun­ca, desatar po­dría.

Amo yo por ins­tin­to tu re­ga­zo; ma­dre eres tú de la fa­mi­lia mía; ¡Pa­tria!, de tus en­tra­ñas soy pe­da­zo.

Una vez crea­do el vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da, la lu­cha por la in­de­pen­den­cia ga­nó im­pul­so. Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der y Bo­lí­var ju­ga­ron un pa­pel cru­cial en es­te es­fuer­zo en las re­gio­nes cer­ca­nas. Des­pués de que Bo­lí­var se con­vir­tie­ra en el lí­der de la lu­cha ve­ne­zo­la­na por la in­de­pen­den­cia, re­gre­só a Nue­va Gra­na­da a prin­ci­pios del si­glo XIX. Di­ri­gió un ejér­ci­to que es­ca­la­ba los An­des y lue­go cap­tu­ró el vi­rrei­na­to es­pa­ñol. La Ba­ta­lla de Bo­ya­cá, en 1819, ju­gó un pa­pel cla­ve en su vic­to­ria.

El mis­mo año la Re­pú­bli­ca de Gran Co­lom­bia fue es­ta­ble­ci­da por el Con­gre­so de Angostura. La re­pú­bli­ca in­cluía to­das las re­gio­nes que ca­ye­ron ba­jo el an­ti­guo Vi­rrei­na­to. Even­tual­men­te, Si­món Bo­lí­var fue ele­gi­do co­mo el pri­mer pre­si­den­te del país. En 1830, la Fe­de­ra­ción de Gran Co­lom­bia se di­sol­vió, y es­to con­du­jo a la crea­ción de la Re­pú­bli­ca de Nue­va Gra­na­da co­mo un estado se­pa­ra­do.

IN­FLUEN­CIA DE LOS ACON­TE­CI­MIEN­TOS EN ES­PA­ÑA EN LA IN­DE­PEN­DEN­CIA CO­LOM­BIA­NA

Car­los IV que go­ber­nó el im­pe­rio es­pa­ñol des­de 1788 a 1808 era di­fe­ren­te a su pre­de­ce­sor. No mos­tró el mis­mo ni­vel de in­te­rés en ejer­cer su po­der po­lí­ti­co y per­mi­tió que los mi­nis­tros se hi­cie­ran car­go de los de­be­res. Su pa­sión era más en la bús­que­da de las ar­tes y la cien­cia, y las co­lo­nias his­pa­noa­me­ri­ca­nas ad­mi­nis­tra­das por re­pre­sen­tan­tes, co­mo el fa­mo­so Ma­nuel Go­doy.

Los eventos del 20 de ju­lio de 1810 fue­ron pro­vo­ca­dos por el de­bi­li­ta­mien­to de la mo­nar­quía es­pa­ño­la. En 1808, Fer­nan­do VII y Car­los IV ab­di­ca­ron cuan­do Na­po­león Bo­na­par­te los for­zó y pu­so a Jo­sé Bo­na­par­te en su lu­gar.

La as­cen­sión del rey Jo­sé fue acep­ta­da am­plia­men­te por las éli­tes es­pa­ño­las, pe­ro la po­bla­ción es­pa­ño­la, los pa­trio­tas y el sa­cer­do­cio la re­cha­za­ron ro­tun­da­men­te. Las po­lí­ti­cas re­pre­si­vas del ejér­ci­to fran­cés tam­bién crea­ron una gran opo­si­ción. Con­du­jo a la crea­ción del go­bierno de la Jun­ta Cen­tral Su­pre­ma en Es­pa­ña, y la ma­yo­ría de los je­fes de las co­lo­nias ame­ri­ca­nas le ju­ra­ron su leal­tad.

DI­SO­LU­CIÓN DE LA JUN­TA CEN­TRAL SU­PRE­MA

Cuan­do la no­ti­cia de la muer­te de la Jun­ta Cen­tral Su­pre­ma lle­gó a las Amé­ri­cas a prin­ci­pios del si­glo XIX, mu­chas jun­tas nue­vas fue­ron crea­das por crio­llos y es­pa­ño­les, la ma­yo­ría de ellos ju­ran­do su leal­tad a Fer­nan­do VII. Los man­tua­nos, los mi­li­ta­res y las éli­tes de Caracas de­cla­ra­ron su in­de­pen­den­cia con Fer­nan­do VII en 1810. Re­cha­za­ron el Vi­rrei­na­to. Lle­vó a la Jun­ta de Cá­diz or­de­nan­do la des­ti­tu­ción de Amar y Bor­bón. A pe­sar de la crea­ción de la Jun­ta de Car­ta­ge­na por par­te de Car­ta­ge­na de In­dias, ocu­rrie­ron eventos si­mi­la­res en Pam­plo­na, So­co­rro y San­tia­go de Ca­li. La re­be­lión nal tu­vo lu­gar en Bo­go­tá el 20 de ju­lio de 1810, que fue la ca­pi­tal del vi­rrei­na­to. Al prin­ci­pio, Amar y Bor­bón de­cla­ró co­mo el pre­si­den­te, pe­ro más tar­de lo arres­tó. El fa­mo­so “in­ci­den­te del ja­rrón de ores” lle­vó a su arres­to por de­rro­ca­mien­to.

EL FA­MO­SO IN­CI­DEN­TE DEL JA­RRÓN DE FLO­RES

Un ja­rrón de ores a me­nu­do se aso­cia con la in­de­pen­den­cia de Co­lom­bia. En 1810, un gru­po de crio­llos vi­si­tó a un em­pre­sa­rio es­pa­ñol, Jo­sé Gon­zá­lez Llo­ren­te, pa­ra pe­dir pres­ta­do un ja­rrón pa­ra un even­to. El even­to fue una ce­na ofre­ci­da a un crio­llo lo­cal. Ellos ya sa­bían que co­mo era es­pa­ñol, re­cha­za­ría la so­li­ci­tud. Cuan­do él re­cha­zó, los crio­llos co­men­za­ron a ins­ti­gar a los lu­ga­re­ños con­tra los es­pa­ño­les.

Un gru­po de ve­ne­zo­la­nos ju­ró leal­tad a Es­pa­ña y su Con­se­jo de Re­gen­cia. El al­cal­de de San­ta Fe de Bo­go­tá, Jo­sé Mi­guel Pey, in­ten­tó cal­mar a los que ata­ca­ron a Llo­ren­te. Jo­sé Ma­ría Car­bo­nell, por otro la­do, ins­ti­gó a más per­so­nas. El mis­mo día se for­mó la Jun­ta Po­pu­lar en­ca­be­za­da por Jo­sé Ace­ve­do. Cuan­do el vi­rrey ac­ce­dió a ser nom­bra­do pre­si­den­te de la Jun­ta, es­to pro­vo­có que la gen­te levantara una fuer­te opo­si­ción.

Juan Sá­mano era un o cial del ejér­ci­to es­pa­ñol, y di­ri­gió la re­or­ga­ni­za­ción de la Jun­ta. Ace­ve­do que­ría que él acu­sa­ra de vio­lar la ma­jes­tad. El 21 de ju­lio, la Jun­ta apro­bó la or­den de arres­tar al vi­rrey Aman y Bor­bón. Fi­nal­men­te lo de­tu­vo el 25 de ju­lio, y la Jun­ta de­cla­ró cor­tar to­dos sus víncu­los con el Con­se­jo de Re­gen­cia de Se­vi­lla. Es­te even­to lle­vó a la in­de­pen­den­cia de Co­lom­bia del im­pe­rio es­pa­ñol. Bo­go­tá se con­vir­tió en la primera ciu­dad que rom­pió sus la­zos con Es­pa­ña. Mu­chas otras pro­vin­cias si­guie­ron la de­ci­sión en los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.