An­to­nio Jo­se ‘Toto’ Her­nan­dez Mo­ra

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Re­co­pi­la­do por: Gas­tón Ber­mú­dez V. Por­tal cu­cu­ta.tu­nor­te­tu­ris­ti­co.com

En el ho­gar for­ma­do por Jo­sé An­to­nio Her­nán­dez Alarcón, so­cio de la So­cie­dad Mu­tuo Au­xi­lio, y Ema Mo­ra, na­ció en Cú­cu­ta el 31 de ju­lio de 1919, An­to­nio Jo­sé Her­nán­dez Mo­ra, ‘Toto’, co­mo ini­cial­men­te se le lla­mó en el círcu­lo de ami­gos y co­mo ter­mi­na­ron re­cor­dán­do­lo sus pai­sa­nos. Al ter­mi­nar la dé­ca­da de los 30, era con­si­de­ra­do el se­gun­do avia­dor na­tu­ral de Cú­cu­ta des­pués de Ca­mi­lo Da­za, y que con­tri­bu­yó con su vi­da a la conquista de los cie­los co­lom­bia­nos. Des­de ni­ño de­jó ver sus dos gran­des pa­sio­nes: el jue­go por el bás­quet y la avia­ción.

Sus her­ma­nos: Ali­cia, Jor­ge, Oli­via, Vir­gi­nia, Cecilia, Al­fon­so, Che­pi­ta y Ser­gio fue­ron tes­ti­gos de ello.

En 1939, lo­gró el tí­tu­lo de ba­chi­ller en el colegio Sa­gra­do Co­ra­zón de Jesús, don­de siem­pre in­te­gró los equi­pos, sien­do uno de los prin­ci­pa­les ges­to­res de la fa­ma que tie­ne la pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va en cuan­to a ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca y de­por­ti­va.

Fue a Ca­li por pri­me­ra vez en las pos­tri­me­rías de 1939. Los ca­le­ños lo re­ci­bie­ron co­mo uno más en­tre los de­por­tis­tas que re­pre­sen­ta­ban el ba­ta­lla­dor quin­te­to nor­te­san­tan­de­reano y al tér­mino del cam­peo­na­to lo des­pi­die­ron co­mo el me­jor ju­ga­dor de las com­pe­ten­cias.

En enero de 1940, re­gre­só a Ca­li, pe­ro es­ta vez co­mo alumno en la ba­sees­cue­la Er­nes­to Samper, de El Gua­bi­to la me­jor acon­di­cio­na­da del país pa­ra la épo­ca. El 29 de mar­zo de 1941, lo­gró el gra­do de Al­fé­rez Pi­lo­to, so­bre­sa­lien­do co­mo el bra­vo ti­po nor­te­san­tan­de­reno, al­can­zan­do el de­re­cho al sa­ble, el bre­vet y el di­plo­ma, que siem­pre an­he­ló. Aca­ba­ba de re­ci­bir el gra­do de avia­dor mi­li­tar, en­tran­do a for­mar par­te de las Fuer­zas Aé­reas del Ejér­ci­to Na­cio­nal.

El 1 de di­ciem­bre de 1943, días des­pués del re­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, don­de se ca­pa­ci­tó co­mo ins­truc­tor, acom­pa­ñó en un vue­lo de en­tre­na­mien­to al al­fé­rez Hu­go Ni­ño del Cas­ti­llo, de­sa­for­tu­na­da­men­te, en in­me­dia­cio­nes de la nca El No­gal, a po­cos ki­ló­me­tros de Ca­li, el avión pre­sen­tó fa­llas me­cá­ni­cas y es­tre­lló. La muer­te de los dos tri­pu­lan­tes fue ins­tan­tá­nea.

In­me­dia­ta­men­te fue co­no­ci­da la noticia de la tra­ge­dia, el go­ber­na­dor Ar­di­la Or­dó­ñez se pu­so en co­mu­ni­ca­ción con el Mi­nis­tro de Gue­rra, el go­ber­na­dor del Va­lle del Cau­ca y el Dr. Ma­nuel Jo­sé Var­gas, a n de ob­te­ner que el ca­dá­ver de ‘Toto’ fue­ra tras­por­ta­do a es­ta ciu­dad pa­ra el homenaje pós­tu­mo.

El man­da­ta­rio re­gio­nal se di­ri­gió al ho­gar de los atri­bu­la­dos es­po­sos Her­nán­dez Mo­ra, pa­ra ex­pre­sar­les su con­do­len­cia en su nom­bre y en el del go­bierno na­cio­nal, re­gis­tró el pe­rió­di­co Co­men­ta­rios, en la edi­ción 5005 del 2 de di­ciem­bre de 1943. El se­pe­lio se cum­plió en la ca­pi­tal del Va­lle del Cau­ca. Cua­tro años des­pués, el 29 de no­viem­bre de1947, el ca­dá­ver lle­gó a sue­lo cu­cu­te­ño.

El avión de la Fuer­za Aé­rea Co­lom­bia­na que tras­por­tó el ca­dá­ver a Cú­cu­ta fue pi­lo­tea­do por los pi­lo­tos nor­te­san­tan­de­rea­nos te­nien­te César Fer­nán­dez Ace­ro y el al­fé­rez Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­lo­bos, acom­pa­ña­dos por el Pbro. Jor­ge Pé­rez Gó­mez, y el téc­ni­co Gui­ller­mo Ra­mí­rez.

La al­cal­día de Cú­cu­ta, por me­dio del De­cre­to 229 del 28 de no­viem­bre de 1947, la­men­tó la trá­gi­ca des­apa­ri­ción del o cial de las Fuer­zas Aé­reas Na­cio­na­les y el Con­ce­jo pre­si­di­do por Vir­gi­lio Bar­co Var­gas, ex­pi­dió la Re­so­lu­ción 28 de 1947, exal­tan­do la vi­da de ‘Toto’, hi­jo ga­llar­do de es­ta ciu­dad.

Uno de sus com­pa­ñe­ros de es­tu­dio lo des­cri­bió así:

“Era “Toto”, co­mo ca­ri­ño­sa­men­te lo lla­má­ba­mos, la ex­pre­sión más vi­va de es­pi­ri­tua­li­dad y fran­que­za, de va­lor y pa­trio­tis­mo, de no­ble­za y amis­tad sin­ce­ra des­de muy tem­pra­na edad. Yo que tu­ve la di­cha de ser su ami­go des­de los ban­cos es­co­la­res, pue­do de­cir cuán­to va­lía es­ta juventud in­quie­ta que siem­pre so­ña­ra ser guar­dián de la pa­tria en los ai­res y lle­var so­bre el uni­for­me de mi­li­tar las in­sig­nias de avia­dor”.

El 15 de ju­lio de 1961, co­mo pun­to de partida del Pri­mer Fes­ti­val de la Fron­te­ra, el mu­ni­ci­pio de Cú­cu­ta, la Fuer­za Aé­rea Co­lom­bia­na y el pue­blo cu­cu­te­ño, rin­die­ron homenaje pós­tu­mo a ‘Toto’, po­nien­do una pla­ca en bron­ce en el co­li­seo de bás­quet que en su ho­nor lle­va el nom­bre y que es pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de los cu­cu­te­ños.

An­to­nio Jo­sé Her­nán­dez Mo­ra Fo­to an­ti­gua del co­li­seo Toto Her­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.