El Co­mien­zo

De la evo­lu­ción del uni­ver­so has­ta el descubrimiento del bien y el mal, que con­vir­tió al pri­mer ho­mí­ni­do en ho­mo sa­piens

La Opinión - Imágenes - - Portada - Car­los Co­rre­dor,Ph.D. (*)

Un poe­ma que re­su­me la evo­lu­ción del uni­ver­so has­ta el descubrimiento del bien y el mal, que con­vir­tió al pri­mer ho­mí­ni­do en Ho­mo Sa­piens: Y el Or­de­na­dor Su­pre­mo

Creó las le­yes fun­da­men­ta­les, las le­yes ter­mo­di­ná­mi­cas que ri­gen las in­ter­ac­cio­nes de las on­das, el jue­go in­fi­ni­to de los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos! ¡Y lue­go des­can­só!

Y de­jó que su obra con­ti­nua­ra si­guien­do tan só­lo aque­llas le­yes in­mu­ta­bles.

Y se con­den­sa­ron los pro­to­nes y a su al­re­de­dor em­pren­die­ron su mar­cha sem­pi­ter­na los elec­tro­nes, y se for­ma­ron los áto­mos, y de ellos las mo­lé­cu­las, y de ellas los mun­dos.

¡Y hu­bo luz!

¡Y hu­bo ma­te­ria!

Y fue el mar pri­moe­val so­bre el pla­ne­ta. Pri­me­ro pu­ri­nas y pi­ri­mi­di­nas y áci­dos ami­na­dos asi­mé­tri­cos, y en el cal­do pri­mor­dial, an­tes de to­das las eras, el caos se or­de­nó pa­ra dar las mo­lé­cu­las gi­gan­tes, Nu­cleo­pro­teí­nas do­ta­das de ca­pa­ci­dad au­to­re-pro­duc­to­ra, y lue­go, las bacterias y las al­gas, y des­pués, la su­ce­sión cua­si in­fi­ni­ta de cé­lu­las di­fe­ren­cia­das agru­pa­das en te­ji­dos es­pe­cia­li­za­dos. ¡Y fue la vi­da!

To­do de acuer­do con las le­yes ter­mo­di­ná­mi­cas que go­bier­nan el jue­go sem­pi­terno de cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos que se jun­tan un mo­men­to pa­ra lue­go ale­jar­se atraí­dos cual po­li­llas a nue­vos cam­pos, a nue­vas in­ter­ac­cio­nes, a nue­vas con­den­sa­cio­nes.

El tiem­po ad­qui­rió di­men­sio­na­li­dad al in­fi­ni­to. Los lus­tros se su­ma­ron a los si­glos.

Agua y tie­rra, ai­re, clo­ro­fi­la y fo­to­nes con­ju­ga­dos en es­truc­tu­ras cam­bian­tes, re­no­va­bles, cu­brie­ron de flo­res­tas los lí­mi­tes del es­pa­cio. Y la se­mi­lla que ase­gu­ra la eter­ni­dad, el desafío a la muer­te de to­das las especies, en­con­tró es­tu­ches su­cu­len­tos de sa­ca­ro­sa des­ti­la­da en fi­bras.

Y el ni­tró­geno del ai­re do­mes­ti­ca­do por las bacterias del agro con­vir­tió­se en pro­teí­na.

Y del con­jun­to de la ener­gía so­lar, el bi­óxi­do de car­bono de la at­mós­fe­ra, la clo­ro­fi­la de las ho­jas, el agua, la tie­rra y las bacterias, sur­gió el mi­la­gro del ali­men­to pa­ra los ani­ma­les li­bres, li­bres del ham­bre, li­bres del mie­do, li­bres de la co­yun­da im­pues­ta por sus se­me­jan­tes. ¡Y fue el Pa­raí­so!

Mu­ta­ción su­ce­dió­se a mu­ta­ción, es­pe­cie se su­mó a es­pe­cie, en el jue­go de per­mu­ta­cio­nes in­fi­ni­tas que adap­ta­ron los or­ga­nis­mos a en­con­trar su fi­nal su­per­vi­ven­cia.

Y de la in­ter­ac­ción cie­ga de los cam­pos que con­for­man las mo­lé­cu­las, si­guien­do las le­yes ter­mo­di­ná­mi­cas in­mu­ta­bles del Or­de­na­dor Su­pre­mo, sur­gió co­mo la cre­ma que se ele­va a la ci­ma del océano el or­ga­nis­mo de erec­to tron­co y de pe­sa­do pa­so, de pul­gar apó­si­to y ca­ja cra­nea­na de am­plio es­pa­cio pa­ra man­te­ner los cir­cui­tos re­ver­be­ran­tes en­tre axo­nes y den­dri­tas y ce­fa­li­nas su­mer­gi­das en le­ci­ti­nas ce­re­broi­des por don­de se trans­mi­ten los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos que en co­rres­pon­den­cia bi­na­ria con la reali­dad ex­ter­na in­ter­ac­cio­nan de acuer­do con le­yes in­mu­ta­bles, pa­ra dar imá­ge­nes men­ta­les.

¡Y fue el pro­to­ho­mi­noi­de!

Lo mis­mo que los áto­mos, com­bi­na­ción de nú­cleo y elec­tro­nes, las mo­lé­cu­las y los io­nes en atrac­cio­nes y re­pul­sio­nes mu­tuas se jun­tan en el tiem­po y el es­pa­cio pa­ra lue­go se­pa­rar­se al in­fi­ni­to de acuer­do con aque­llas le­yes in­mu­ta­bles que go­bier­nan cuan­to exis­te en mo­vi­mien­to, los nue­vos or­ga­nis­mos pro­to­hu­ma­nos an­tro­poi­des se unie­ron y ale­ja­ron en el tiem­po y el es­pa­cio for­man­do aso­cia­cio­nes siem­pre cam­bian­tes re­me­do de in­ter­ac­cio­nes pri­mor­dia­les de los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos di­ri­gi­dos a in­te­grar con­jun­tos su­pra­or­gá­ni­cos, en­tes po­li­in-di­vi­dua­les, don­de ca­da or­ga­nis­mo tie­ne una ta­rea que re­dun­de en be­ne­fi­cio del con­jun­to, con ig­no­ran­cia ab­so­lu­ta de las le­yes que com­pe­len a la unión en­tre in­di­vi­duos, a aso­cia­cio­nes siem­pre cam­bian­tes y siem­pre re­no­va­das, a la di­so­lu­ción de in­ter­ac­cio­nes, a la des­apa­ri­ción in­di­vi­dual, al tras­torno de la nor­ma­li­dad fi­sio­ló­gi­ca y ¡a la muer­te! Era la edad de Oro de la fá­bu­la, era la ig­no­ran­cia ab­so­lu­ta, era el va­cío de la con­cien­cia, era ¡la fe­li­ci­dad!

¡Y fue la So­cie­dad Pri­mi­ti­va!

Y de la so­cie­dad pri­me­ra, por una abe­rra­ción con­tra Na­tu­ra, di­fe­ren­ció­se po­co a po­co el in­di­vi­duo que go­zó cons­cien­te del oxí­geno, del ver­dor de la flo­res­ta, del agua, de las lu­ces, del vien­to y de la no­che, del pla­cer del con­tac­to de los cuer­pos, de la an­gus­tia de la au­sen­cia, de la eter­ni­dad re­pre­sen­ta­da en la si­mien­te, y se ma­ra­vi­lló cuan­do las le­yes inexo­ra­bles que go­bier­nan los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos que ri­gen la in­ter­ac­ción de las mo­lé­cu­las y que im­po­nen el yu­go del au­men­to en en­tro­pía hi­cie­ron que a su tiem­po se re­ga­ran en las cé­lu­las de al­gún su se­me­jan­te li­so­zi­mas y ca­tep­si­nas y en­zi­mas hi­dro­lí­ti­cas que pro­du­je­ron au­to­li­sis pú­tri­da to­tal de­jan­do tan só­lo un es­que­le­to blan­quean­do ba­jo la llu­via inin­te­rrum­pi­da de fo­to­nes.

Y de es­ta ma­ra­vi­lla de la vi­da y de la muer­te el hu­ma­noi­de an­tro­po­mor­fo

¡de­ci­dió de la bon­dad de la vi­da, de la mal­dad de la muer­te!

Y de la in­ter­ac­ción de las le­yes ter­mo­di­ná­mi­cas que fi­nal­men­te ri­gen las bio­ló­gi­cas sa­lió la luz que ilu­mi­nó los cir­cui­tos axó­ni­cos y di­si­pó las ti­nie­blas de la inocen­cia, dio tér­mino a la fe­li­ci­dad de la ig­no­ran­cia, y el pro­to­hom­bre to­mó en sus ma­nos su des­tino! ¡Y fue la dis­tin­ción en­tre lo bueno y lo ma­lo!

¡Y fue el descubrimiento de la vi­da y de la muer­te! ¡Y fue el Pen­sa­mien­to!

Y del con­jun­to ar­ti­cu­la­do de la rea­li­za­ción pri­mi­ti­va, To­mó for­ma el pe­ca­do ori­gi­nal, el pe­ca­do im­per­do­na­ble y nun­ca per­do­na­do, el pe­ca­do con que na­ció el ho­mo sa­piens, el pe­ca­do que ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción ha pre­ten­di­do ex­piar con exor­cis­mos y con sú­pli­cas con sa­cri­fi­cios hu­ma­nos y tor­tu­ras, os­tra­cis­mos y anate­mas y ras­gar de ves­ti­du­ras. El pe­ca­do que es la esen­cia de su ser.

Que di­fe­ren­cia la es­pe­cie del sa­pien­te de su fe­liz pri­mo pa­ra­le­lo pro­to­ho­mi­noi­de an­tro­po­mor­fo en to­das sus ver­sio­nes an­ti­guas y mo­der­nas de guar­dián del es­ta­ble­ci­mien­to: el pe­ca­do de pen­sar, pe­ca­do ori­gi­nal, pe­ca­do sin per­dón.

¡Y fue Adán! (*) Vi­ce­rrec­tor de Re­gio­na­li­za­ción y De­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Bá­si­cas y Bio­mé­di­cas - Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var. Ase­sor - Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Fa­cul­ta­des de Cien­cias – Aco­fa­cien.

Car­los Co­rre­dor, Phd.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.