Tes­ta­men­to de Hei­li­gens­tadt

La Opinión - Imágenes - - Portada - Lud­wig van Beet­ho­ven

En Ma­yo de 1802, y por re­co­men­da­ción del Doc­tor Johann Adam Sch­midt, Beet­ho­ven se tras­la­dó a Hei­li­gens­tadt pa­ra des­can­sar en la tem­po­ra­da de ve­rano, co­mo era siem­pre su cos­tum­bre y co­mo lo fue a lo lar­go de to­da su vi­da. El ve­rano en el cam­po, era una eta­pa anual que Beet­ho­ven ne­ce­si­ta­ba de for­ma im­pres­cin­di­ble. Año­ra­ba la na­tu­ra­le­za, la sen­sa­ción de li­ber­tad, las ca­mi­na­tas por sen­de­ros de bos­que, etc. Era tam­bién mu­chas ve­ces el pe­río­do del año en el cual apa­re­cían sus ideas mu­si­ca­les. Las ano­ta­ba en sus in­nu­me­ra­bles cua­der­nos de apun­tes, y usa­ba el in­vierno en Vie­na pa­ra pa­sar en lim­pio y ter­mi­nar las obras que ha­bían sur­gi­do du­ran­te el ve­rano.

Ese año en par­ti­cu­lar, Beet­ho­ven es­ta­ba ator­men­ta­do por el au­men­to de su sor­de­ra, te­nía ya la sen­sa­ción de que era una enfermedad que no lo iba a aban­do­nar fá­cil­men­te, y sen­tía ame­na­za­da to­da su vi­da por ella. La in­di­ca­ción del Dr. Sch­midt, abría una es­pe­ran­za de que con so­le­dad y si­len­cio que una tem­po­ra­da en el cam­po po­dría des­can­sar su oí­do, y re­cu­pe­rar su sa­lud.

Hei­li­gens­tadt era en ese mo­men­to un pue­bli­to se­pa­ra­do de Vie­na. No so­lo un ve­cin­da­rio, par­te de la mis­ma ciu­dad, co­mo en nues­tra épo­ca. Se tar­da­ba al­gún tiem­po en lle­gar allí en ca­rrua­je.

De­pri­mi­do y ya in­ca­paz de es­con­der su afec­ción cre­cien­te, el 6 de oc­tu­bre de 1802, Beet­ho­ven es­cri­bió un do­cu­men­to que guar­dó lue­go cui­da­do­sa­men­te, y que fue lla­ma­do des­pués “El Tes­ta­men­to de Hei­li­gens­tadt”.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que fue en­con­tra­do en el mis­mo es­con­di­te se­cre­to de su es­cri­to­rio, jun­to a la car­ta a la Ama­da In­mor­tal, es­cri­ta en 1812.

En es­te emo­cio­nan­te do­cu­men­to, Beet­ho­ven re­ve­la­ba su enfermedad y su an­gus­tia fren­te a la mis­ma. El es­cri­to tie­ne una cua­li­dad emo­cio­nal ver­da­de­ra­men­te im­pac­tan­te, cuan­do lo lee­mos hoy en día.

Una se­gun­da pa­re del tes­ta­men­to fue es­cri­ta unos po­cos días des­pués, el 10 de Oc­tu­bre de 1802, y tie­ne el so­ni­do de un epí­lo­go de lo es­cri­to an­te­rior­men­te.

La re­dac­ción mis­ma del “Tes­ta­men­to”, se en­cuen­tra lle­na de erro­res de sin­ta­xis y lu­ce una pun­tua­ción ab­so­lu­ta­men­te per­so­nal. Las ora­cio­nes son lar­gas, a ve­ces de di­fí­cil rea­li­za­ción y de bas­tan­te di­fí­cil com­pren­sión. En la tra­duc­ción he tra­ta­do de con­ser­var, en lo po­si­ble, di­chas ca­rac­te­rís­ti­cas. Me pa­re­ció com­ple­ta­men­te irres­pe­tuo­so co­rre­gir al maes­tro.

Evi­den­te­men­te el do­cu­men­to fue es­cri­to ba­jo una fuer­te pre­sión emo­cio­nal y tie­ne una cua­li­dad de in­me­dia­tez e im­pac­to muy al­ta. La per­so­na­li­dad de Beet­ho­ven es cla­ra­men­te per­cep­ti­ble. Es­to es evi­den­te tam­bién, en la lec­tu­ra de sus nu­me­ro­sí­si­mas car­tas. Pe­se a que el com­po­si­tor de­cía a me­nu­do que no te­nia nin­gu­na fa­ci­li­dad pa­ra es­cri­bir, se las arre­gla­ba per­fec­ta­men­te pa­ra trans­mi­tir sus fuer­tes pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes, cla­ro, no con la mis­ma cua­li­dad es­té­ti­ca que en la mú­si­ca, aun­que con una muy pa­re­ci­da cua­li­dad emo­cio­nal.

Po­de­mos no­tar que tres ve­ces en la re­dac­ción el com­po­si­tor omi­tió el nom­bre de pi­la de su her­mano me­nor Ni­ko­laus Johann. Po­dría ser una du­da acer­ca de la for­ma en la cual nom­brar­lo (se lo lla­ma­ba Ni­ko­laus o Johann in­dis­tin­ta­men­te, en esa épo­ca) o al­gu­na pe­lea con su her­mano ocu­rri­da por aque­llos mo­men­tos. Más allá de di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis que sus bió­gra­fos han per­ge­ña­do, no lo sa­be­mos real­men­te.

Beet­ho­ven es­cri­bió des­pués dos tes­ta­men­tos más, en 1824 y po­cos días an­tes de su muer­te en 1827. Es­tos fue­ron do­cu­men­tos ma­yor­men­te for­ma­les, re­dac­ta­dos por un abo­ga­do, y ra­cio­nal­men­te de­di­ca­dos a le­gar sus -po­cos- bie­nes.

EL TEX­TO DEL TES­TA­MEN­TO DE HEI­LI­GENS­TADT

Pa­ra mis her­ma­nos Carl y… .... (Johann) van Beet­ho­ven:

¡Oh, hom­bres que me juz­gáis ma­le­vo­len­te, tes­ta­ru­do o mi­sán­tro­po! ¡Cuán equi­vo­ca­dos es­táis! Des­de mi in­fan­cia, mi co­ra­zón y mi men­te es­tu­vie­ron in­cli­na­dos ha­cia el tierno sen­ti­mien­to de bon­dad, in­clu­si­ve me en­con­tré vo­lun­ta­rio­so pa­ra rea­li­zar ac­cio­nes ge­ne­ro­sas, pe­ro, re exio­nad que ha­ce ya seis años en los que me he vis­to ata­ca­do por una do­len­cia in­cu­ra­ble, agra­va­da por mé­di­cos in­sen­sa­tos, es­ta­fa­do año tras año con la es­pe­ran­za de una re­cu­pe­ra­ción, y nal­men­te obli­ga­do a en­fren­tar el fu­tu­ro una enfermedad crónica (cu­ya cu­ra lle­va­rá años, o tal vez sea im­po­si­ble); na­ci­do con un tem­pe­ra­men­to ar­dien­te y vi­vo, has­ta in­clu­si­ve sus­cep­ti­ble a las dis­trac­cio­nes de la so­cie­dad, fui obli­ga­do tem­prano a ais­lar­me, a vi­vir en so­le­dad,

cuan­do en al­gún mo­men­to tra­té de ol­vi­dar es, oh, cuán du­ra­men­te fui for­za­do a re­co­no­cer la en­ton­ces do­ble­men­te reali­dad de mi sor­de­ra, y aún en­ton­ces, era im­po­si­ble pa­ra mí, de­cir­le a los hom­bre, ¡ha­bla mas fuer­te!, ¡gri­ta!, por­que es­toy sor­do. ¡Ah! Co­mo era po­si­ble que yo ad­mi­tie­ra tal fla­que­za en un sen­ti­do que en mi de­bie­ra ser mas per­fec­to que en otros, un sen­ti­do que una vez po­seí en la mas al­ta per­fec­ción, una per­fec­ción tal co­mo po­cos en mi pro­fe­sión dis­fru­tan o han dis­fru­ta­do –Oh, no pue­do ha­cer­lo, en­ton­ces per­do­nad­me cuan­do me veáis re­ti­rar­me cuan­do yo me mez­cla­ría con vo­so­tros con agra­do, mi des­gra­cia es do­ble­men­te do­lo­ro­sa por­que for­zo­sa­men­te oca­sio­na que sea in­com­pren­di­do, pa­ra mi no pue­de exis­tir la ale­gría de la com­pa­ñía hu­ma­na, ni los re na­dos diá­lo­gos, ni las mu­tuas con den­cias, so­lo me pue­do mez­clar con la so­cie­dad un po­co cuan­do las mas gran­des ne­ce­si­da­des me obli­gan a ha­cer­lo. De­bo vi­vir co­mo un exi­la­do, si me acer­co a la gen­te un ar­dien­te te­rror se apo­de­ra de mí, un mie­do de que pue­do es­tar en pe­li­gro de que mi con­di­ción sea des­cu­bier­ta – así ha si­do du­ran­te el año pa­sa­do que pa­sé en el cam­po, or­de­na­do por mi in­te­li­gen­te medico a des­can­sar mi oí­do tan­to co­mo fue­ra po­si­ble, en es­to coin­ci­dien­do por mi na­tu­ral dis­po­si­ción, aun­que al­gu­nas ve­ces que­bré la re­gla, mo­vi­do por mi ins­tin­to so­cia­ble, pe­ro qué hu­mi­lla­ción, cuan­do al­guien se pa­ra­ba a mi la­do y es­cu­cha­ba una au­ta a la dis­tan­cia, y yo no es­cu­cha­ba na­da, o al­guien es­cu­cha­ba can­tar a un pastor, y yo otra vez no es­cu­cha­ba na­da, es­tos in­ci­den­tes me lle­va­ron al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción, un po­co más y hu­bie­ra pues­to n a mi vi­da – so­lo el ar­te me sos­tu­vo, ah, pa­re­cía im­po­si­ble de­jar el mun­do has­ta ha­ber pro­du­ci­do to­do lo que yo sen­tía que es­ta­ba lla­ma­do a pro­du­cir, y en­ton­ces so­por­té es­ta exis­ten­cia mi­se­ra­ble -ver­da­de­ra­men­te mi­se­ra­ble, una na­tu­ra­le­za cor­po­ral hi­per­sen­si­ble a la que un cam­bio ines­pe­ra­do pue­de lan­zar del me­jor al peor es­ta­do – Pa­cien­cia – es­tá di­cho que aho­ra de­bo ele­gir­la pa­ra que me guíe, así lo he he­cho, es­pe­ro que mi de­ter­mi­na­ción per­ma­ne­ce­rá rme pa­ra so­por­tar has­ta que a las inexo­ra­bles par­cas les plaz­ca cor­tar el hi­lo, tal vez me­jo­ra­ré, tal vez no, es­toy pre­pa­ra­do. For­za­do ya a mis 28 años a vol­ver­me un ló­so­fo, oh, no es fá­cil, y me­nos fá­cil pa­ra el ar­tis­ta que pa­ra otros – Ser Di­vino, Tú que mi­ráis den­tro de lo pro­fun­do de mi al­ma, Tú sa­bes, Tú sa­bes que el amor al pró­ji­mo y el de­seo de ha­cer el bien, ha­bi­tan allí. Oh, hom­bres, cuan­do al­gún día leáis es­tas pa­la­bras, pen­sad que ha­béis si­do in­jus­tos con­mi­go, y de­jad que se con­sue­le el des­ven­tu­ra­do al des­cu­brir que hu­bo al­guien se­me­jan­te a él, que a pe­sar de to­dos los obs­tácu­los de la na­tu­ra­le­za, igual­men­te hi­zo to­do lo que es­tu­vo en sus ma­nos pa­ra ser acep­ta­do en la su­pe­rior ca­te­go­ría de los ar­tis­tas y los hom­bres dig­nos.

Us­te­des, mis her­ma­nos Carl y ……, tan pron­to cuan­do es­té muer­to, si el Dr. Sch­midt aun vi­ve, pí­dan­le en mi nom­bre que des­cri­ba mi enfermedad y guar­den es­te do­cu­men­to con la his­to­ria de mi enfermedad de mo­do que en la me­di­da de lo po­si­ble, al me­nos el mun­do se re­con­ci­lie con­mi­go des­pués de mi muer­te. Al mis­mo tiem­po los de­cla­ro a los dos, co­mo he­re­de­ros de mi pe­que­ña for­tu­na (si pue­de ser lla­ma­da de esa for­ma), di­ví­dan­la jus­ta­men­te, acép­ten­se y ayú­den­se uno al otro, cual­quier mal que me ha­yáis he­cho, lo sa­béis, ha­ce tiem­po que fue ol­vi­da­da. A ti, her­mano Carl te doy es­pe­cial­men­te las gra­cias por el afec­to que me has de­mos­tra­do úl­ti­ma­men­te. Es mi de­seo que vues­tras vi­das sean me­jo­res y mas li­bres de preo­cu­pa­ción que la mía, re­co­men­dad la vir­tud a vues­tros hi­jos, es­ta so­la pue­de dar fe­li­ci­dad, no el di­ne­ro, ha­blo por ex­pe­rien­cia, so­lo fue la vir­tud que me sos­tu­vo en el do­lor, a es­ta y a mi ar­te so­la­men­te de­bo el he­cho de no ha­ber aca­ba­do mi vi­da con el sui­ci­dio -Adiós, y quié­ran­se uno al otro- Agra­dez­co a to­dos mis ami­gos, par­ti­cu­lar­men­te al Prín­ci­pe Lich­nowsky y al Pro­fe­sor Sch­mid­tDe­seo que los ins­tru­men­tos del Prin­ci­pe L, sean con­ser­va­dos por uno de us­te­des, pe­ro que no re­sul­te una pe­lea de es­te he­cho, si pue­den ser­vi­ros de me­jor n, vén­dan­los, me sen­ti­ré con­ten­to si pue­do se­ros de ayu­da des­de la tum­ba -con ale­gría me acer­co ha­cia la muer­te- si es­ta lle­ga an­tes de que ten­ga la opor­tu­ni­dad de mos­trar to­das mis ca­pa­ci­da­des ar­tís­ti­cas, ha­brá lle­ga­do de­ma­sia­do tem­prano, no obs­tan­te mi du­ro des­tino y pro­ba­ble­men­te desea­ré que hu­bie­ra lle­ga­do mas tar­de -pe­ro aun así es­ta­ré sa­tis­fe­cho, no me li­be­ra­rá en­ton­ces de mi in­ter­mi­na­ble su­fri­mien­to? Ven­gas cuan­do ven­gas, te re­ci­bi­ré con va­lor- Adiós y no me ol­vi­déis com­ple­ta­men­te cuan­do es­te muer­to, me­rez­co eso de us­te­des, ha­bien­do yo pen­sa­do en vi­da tan­tas ve­ces acer­ca de có­mo ha­cer­los fe­li­ces, sed­lo.

Lud­wig van Beet­ho­ven

La ca­lle de Pro­bus­gas­se de Hei­li­gens­tadt, Aus­tria, en 1898.

Ca­sa na­tal de Beet­ho­ven en Bonn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.