Jaime, el re­su­ci­ta­do

Be­to Rodríguez

La Opinión - Imágenes - - Portada - Be­to Rodríguez

Jaime Díaz na­ció con­de­na­do por el des­tino a su­frir la tra­ge­dia de mo­rir dos ve­ces. Su pla­cen­ta no fue una en­vol­tu­ra de pla­cer con llan­to de ale­gría, por el con­tra­rio, des­de jo­ven en Va­lle del Cau­ca ro­dó por la la­de­ra del al­coho­lis­mo y per­dió su ra­zón de lle­gar útil al mun­do de los vi­vos. El al­cohol, esa dro­ga acep­ta­da pa­ga im­pues­tos, las fá­bri­cas nun­ca duer­men, mue­ven for­tu­nas in­con­ta­bles a ni­vel mun­dial y se trans­for­ma en el se­gu­ro puen­te eco­nó­mi­co que con­du­ce a otros tó­xi­cos.

A lo pri­me­ro que re­cu­rre un bo­rra­cho es la ma­rihua­na, lue­go los fár­ma­cos, otras subs­tan­cias y cae des­ma­ya­do al sue­lo, an­te la so­cie­dad in­di­fe­ren­te que des­co­no­ce la di­fe­ren­cia en­tre un be­be­dor so­cial y un pa­cien­te al­cohó­li­co.

El se­ñor Díaz ha­ra­pien­to y es­tig­ma­ti­za­do lle­gó a Bogotá, po­só en la Pla­za Los Már­ti­res don­de su­frió bru­ta­les arre­me­ti­das po­li­cia­les y se tras­la­dó a la Ca­lle del Car­tu­cho, de San Victorino, ese sec­tor que aho­ra los ex­tran­je­ri­zan­tes lla­man El Bronx.

Se hos­pe­dó có­mo­do en las al­can­ta­ri­llas apo­ya­do por sus ami­gos de do­len­cia, en me­dio de vio­len­cia car­nal, ho­mi­ci­dios, gue­rra por el mer­ca­do de los es­tu­pe­fa­cien­tes, vi­cio­sos des­cuar­ti­za­dos y la Ley del si­len­cio.

To­da­vía no sa­be có­mo hi­zo, pe­ro via­jó a Barranquilla don­de si­guió con su pe­sa­do tor­men­to y per­noc­tó en la Ca­lle del Cri­men, Re­bo­lo, ba­rrio Chino y otros has­ta que lle­gó a Cú­cu­ta.

¿A quién re­cu­rre un mar­gi­na­do en pos de so­li­da­ri­dad?

¡So­lo a sus com­pa­ñe­ros de su­pli­cio que co­no­cen los afa­nes de un dro­ga­dic­to aco­sa­do por el de­ses­pe­ro de la abs­ten­ción, con Hos­pi­tal Men­tal y cár­cel in­clui­da!

En La Ín­su­la re­ci­bió el am­pa­ro de nue­vos ami­gos, el am­bien­te fue po­si­ti­vo ro­dea­do de hon­gos hu­ma­nos sin in­cen­ti­vo al­guno, has­ta que aban­do­nó la zo­na de to­le­ran­cia acorralado por las ame­na­za­do­ras cir­cuns­tan­cias.

Me­ro­deó por los ba­rrios de Cú­cu­ta sin me­ta al­gu­na y lle­gó al Ce­men­te­rio Cen­tral, don­de le ti­ra­ban men­dru­gos pa­ra sa­ciar­le el ham­bre.

Fla­co ca­si en los hue­sos hi­zo del Cam­po San­to su mo­ra­da, dor­mía en las tum­bas de­socu­pa­das, cuan­do no las ha­bía pa­sa­ba la bo­rra­che­ra o pea don­de fue­ra, “y la gen­te mur­mu­ra­ba con mis­te­rio, es un muer­to es­ca­pa­do de la fo­sa”.

Las no­ches del cam­po­san­to no eran tan tran­qui­las, pa­re­jas en ce­lo sal­ta­ban las pa­re­des, se en­tre­ga­ban al amor so­bre las tum­bas y en oca­sio­nes los la­dro­nes fu­gi­ti­vos del ba­rrio Mag­da­le­na atra­ve­sa­ban la Ne­cró­po­lis se­gui­dos por la Po­li­cía. Gru­pos de bru­jos be­bían vino amar­go en crá­neos de al ler, se da­ban al fre­ne­sí sa­tá­ni­co del hu­mo de ta­ba­co y ju­ga­ban di­ne­ro al da­do he­cho con hue­sos hu­ma­nos.

Jaime Díaz no obs­tan­te sus cons­tan­tes alu­ci­na­cio­nes apren­dió a res­pe­tar a los di­fun­tos, re­co­no­ció que pa­ra lle­gar a esa con­di­ción ape­nas hay un pa­so, de­jar de vi­vir y qui­tar­se de una vez por to­das los pro­ble­mas de en­ci­ma. Do­pa­do al pa­re­cer le­jos del mun­do, sin sa­lir del mun­do, su nom­bre se hi­zo si­nó­ni­mo de te­rror, de es­pan­to en al­gu­nos y digno de con­si­de­ra­ción en otros tan­tos.

Su cum­plea­ños era el pri­me­ro de no­viem­bre, día de­di­ca­do a los eles di­fun­tos por­que lle­gó al ex­tre­mo de per­der la iden­ti­dad.

Hu­bo al­gu­nas per­so­nas que lo fe­li­ci­ta­ban, con con­si­de­ra­ción y bur­la.

Pe­ro lle­gó la fe­cha de su re­su­rrec­ción, aban­do­nó los ele­men­tos ex­tra­ños que per­tur­ba­ban su exis­ten­cia y a cor­tos pa­sos, triun­fan­te, em­pe­zó dis­fru­tar de la sen­da de los re­cu­pe­ra­dos.

Los que sa­bían de su ca­pa­ci­dad la­bo­ral lo au­xi­lia­ron en to­do as­pec­to, vol­vió a su pro­fe­sión de fo­tó­gra­fo y ape­nas mi­ra al pa­sa­do, no con odio, me­nos mie­do, sino con una do­sis de bue­na vo­lun­tad, dis­ci­pli­na que le per­mi­tió re­na­cer.

Tra­ba­jó con el dia­rio El Bo­go­tano, lo mis­mo en el Se­na­do co­lom­biano, pe­ro quie­re más su pro­pia em­pre­sa a la cual se de­di­có de tiem­po en­te­ro.

Aman­te de sus ca­nas, fiel a su des­cen­den­cia, rau­do lis­to a triun­far so­bre la inac­ción; en torno a es­ta ba­se tra­ba­ja, lo­gra lo que le co­rres­pon­de, lle­no­de dig­ni­dad, con la vis­ta en al­to, ale­gre ba­jo el sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.