Ar­qui­dió­ce­sis de Nue­va Pam­plo­na

La Opinión - Imágenes - - Personaje -

El li­bro de la vi­da de Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano em­pie­za a es­cri­bir­se un 27 de oc­tu­bre de 1946 en me­dio del fuer­te sol, la bri­sa del mar y la are­na de las pla­yas que ador­nan la her­mo­sa ciu­dad de Car­ta­ge­na.

Na­ce en me­dio de un ho­gar cris­tiano con­for­ma­do por el ma­tri­mo­nio de Jo­sé Fer­nan­do Ma­drid Blan­co quien se desem­pe­ña­ba co­mo con­ta­dor de la Ar­ma­da Na­cio­nal y Mer­ce­des Mer­lano de Ma­drid tam­bién contadora, fue el ter­ce­ro de cua­tro hi­jos; Cris­tó­bal su her­mano ma­yor ac­tual­men­te abo­ga­do, Jo­sé Fer­nan­do quien años des­pués se en­fo­có en la mú­si­ca y se dio a co­no­cer en Co­lom­bia y el mun­do co­mo Joe Ma­drid y su her­ma­na me­nor Ri­ta Ele­na, la úni­ca mu­jer.

Cre­ció en el ba­rrio Man­ga de Car­ta­ge­na y des­de su ni­ñez se ca­rac­te­ri­zó por ser muy pia­do­so y con­sa­gra­do a su co­le­gio, ini­cio sus es­tu­dios de pri­ma­ria en la Sa­lle de Car­ta­ge­na; pe­ro so­lo es­tu­vo allí un año ya que por la sa­lud de su pa­dre la fa­mi­lia tu­vo que des­pla­zar­se a Bogotá, sin em­bar­go, de­jó hue­lla en es­te plan­tel edu­ca­ti­vo lo cual se evi­den­ció cuan­do re­ci­bió mé­ri­tos co­mo uno de los 6 exa­lum­nos ilus­tres en la fies­ta de los 100 años de la Ins­ti­tu­ción La­sa­llis­ta.

En el año 1954 a la edad de 7 años rea­li­za su Pri­me­ra Co­mu­nión en la igle­sia de San­to Do­min­go (Car­ta­ge­na), ce­le­bra­ción rea­li­za­da en una fes­ti­vi­dad del Cor­pus Ch­ris­ti; lo cual, lo lle­na de go­zo por re­ci­bir a Jesús Sa­cra­men­ta­do en su vi­da.

Con­ti­nuó sus es­tu­dios de pri­ma­ria en Bogotá en el co­le­gio San­to To­mas de Aquino de los Her­ma­nos Do­mi­ni­cos y ter­mi­nó su ba­chi­lle­ra­to en el Co­le­gio de los Her­ma­nos Ma­ris­tas en el año 1963; siem­pre re­ci­bió su for­ma­ción aca­dé­mi­ca en plan­te­les re­li­gio­sos.

De­ci­de ins­cri­bir­se a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal a la ca­rre­ra de Me­di­ci­na, jun­to a sus es­tu­dios tam­bién de­di­ca su épo­ca Ju­ve­nil a un Gru­po de Tea­tro con el cual re­cau­da­ba fon­dos pa­ra los ne­ce­si­ta­dos y tra­ba­ja con un Gru­po Apos­tó­li­co en di­ver­sas Mi­sio­nes lo cual le sir­vió pa­ra afian­zar su vo­ca­ción.

Jun­to a sus com­pa­ñe­ros de apos­to­la­do via­ja al de­par­ta­men­to del Cho­có pa­ra rea­li­zar una mi­sión, allí vi­ve de cer­ca la la­bor pas­to­ral y so­cial desem­pe­ña­da por la igle­sia me­dian­te los sa­cer­do­tes mi­sio­ne­ros; al ver su en­tre­ga, es­fuer­zo y tra­ba­jo de­sin­te­re­sa­do se en­tu­sias­ma a tal pun­to que de­ci­de cam­biar su vi­da por com­ple­to di­cién­do­le Sí al lla­ma­do sa­cer­do­tal que le ha­ce el Se­ñor.

In­gre­sa al Se­mi­na­rio Na­cio­nal Cris­to Sa­cer­do­te de La Ce­ja (An­tio­quia), con­ti­núa sus es­tu­dios de teo­lo­gía co­mo mi­sio­ne­ro en el Se­mi­na­rio In­ter­mi­sio­nal de Bogotá, tris­te­men­te su pa­dre no lo­gra ver­lo con­ver­ti­do en sa­cer­do­te, ya que fa­lle­ce a cau­sa de un cáncer a la edad de 55 años.

El 29 de ju­nio de 1971 re­ci­be la Or­de­na­ción Sa­cer­do­tal y es in­car­di­na­do en el Vi­ca­ria­to Apos­tó­li­co de Ist­mi­na – Ta­dó en el de­par­ta­men­to del Cho­co.

Fue nom­bra­do can­ci­ller y rec­tor de la Nor­mal de Va­ro­nes ane­xa al Se­mi­na­rio Ma­yor San Pio X de Ist­mi­na. Sus pri­me­ros años de Sa­cer­do­cio los en­tre­gó al tra­ba­jo Pas­to­ral, Ad­mi­nis­tra­ti­vo y la For­ma­ción de Fu­tu­ros Sa­cer­do­tes. En 1977 re­ci­be el car­go de Rec­tor del Se­mi­na­rio Ma­yor San Pio X de Me­de­llín (An­tio­quia) y du­ran­te es­te pe­rio­do

tam­bién es nom­bra­do pá­rro­co de San­ta Mar­ga­ri­ta en es­ta mis­ma Ciu­dad. En 1985 se le de­le­ga el car­go de Di­rec­tor de Pas­to­ral So­cial y Ecó­no­mo del Vi­ca­ria­to Apos­tó­li­co de Ist­mi­na.

A es­te lu­gar lleno de fol­klor, tra­di­ción y her­mo­sas ri­que­zas na­tu­ra­les, tu­vo la for­tu­na de do­tar­lo con plan­te­les edu­ca­ti­vos y brin­dar­le su apo­yo en el Hos­pi­tal San Fran­cis­co de Asís.

En me­dio de su gran en­tu­sias­mo y li­de­raz­go sa­cer­do­tal el 24 de ma­yo de 1988 re­ci­be la no­ti­fi­ca­ción de que su San­ti­dad Juan Pa­blo II lo nom­bra Obis­po Pre­la­do de Ti­bú. Via­ja a Bogotá y re­ci­be la or­de­na­ción epis­co­pal el 3 de Ju­lio de 1988 en la ca­pi­lla del Con­ven­to de San­to Do­min­go, te­nien­do co­mo con­sa­gran­tes prin­ci­pa­les al ex­ce­len­tí­si­mo mon­se­ñor An­ge­lo Acer­bi, nun­cio apos­tó­li­co, el ex­ce­len­tí­si­mo mon­se­ñor Gus­ta­vo Po­sa­da, vi­ca­rio apos­tó­li­co de Its­mi­na y el ex­ce­len­tí­si­mo mon­se­ñor Car­los Rui­se­co ar­zo­bis­po de Car­ta­ge­na.

De­jan­do la la­bor desem­pe­ña­da jun­to al ca­ri­ño de la co­mu­ni­dad que tan­to amó, fru­to de los 17 años de sa­cer­do­te en Ist­mi­na, se pre­pa­ra pa­ra ini­ciar una nue­va la­bor co­mo Pas­tor en el no­ro­rien­te co­lom­biano.

El 30 de ju­lio de 1988 se po­se­sio­na en la pre­la­tu­ra de Ti­bú, y em­pie­za a des­cu­brir una se­rie de pro­ble­má­ti­cas que lo ani­man a em­pe­zar un tra­ba­jo pas­to­ral y so­cial por el de­sa­rro­llo de los ti­bu­ya­nos, con­tan­do con el apo­yo de las má­xi­mas au­to­ri­da­des re­li­gio­sas, ci­vi­les y mi­li­ta­res de la re­gión.

Su la­bor da fru­to a di­ver­sas obras co­mo la cons­truc­ción del Se­mi­na­rio Me­nor, el ser­vi­cio de agen­tes de pas­to­ral pa­ra la sa­lud, el apo­yo al an­cia­na­to con la lle­ga­da de las Her­ma­ni­tas de los Po­bres, La Dro­gue­ría Co­mu­ni­ta­ria presente en Ti­bú y po­bla­cio­nes ale­da­ñas; la cons­truc­ción del ba­rrio Ca­mi­lo To­rres, los au­xi­lios eco­nó­mi­cos y las ayu­das pa­ra con­sul­tas mé­di­cas es­pe­cia­li­za­das e in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas.

Su pro­ta­go­nis­mo en el de­sa­rro­llo so­cial del Ca­ta­tum­bo y el gran li­de­raz­go que con­du­jo to­das sus ac­cio­nes en es­tas tie­rras tan ne­ce­si­ta­das de un Pa­dre y Pas­tor le per­mi­tie­ron for­ta­le­cer los pro­ce­sos de de­sa­rro­llo y re­cons­truc­ción del te­ji­do so­cial de es­ta re­gión tan azo­ta­da por la vio­len­cia.

En me­dio de su tra­ba­jo pas­to­ral el San­to Pa­dre Juan Pa­blo II lo nom­bra obis­po de Car­ta­go el 19 de abril de 1995. Tris­te por su par­ti­da, pe­ro con el mis­mo en­tu­sias­mo que lo ca­rac­te­ri­za em­pie­za es­ta nue­va eta­pa en una dió­ce­sis que du­ran­te 33 años so­lo ha­bía te­ni­do un úni­co obis­po.

Es­ta Dió­ce­sis, del otro ex­tre­mo del país, lo aco­ge por 15 años don­de con­ti­núa su la­bor pas­to­ral lo cual se evi­den­cia en el gran nú­me­ro de sa­cer­do­tes que or­de­na y por su­pues­to, con­ti­núa el tra­ba­jo so­cial, es­ta vez en­fo­ca­do a los dis­ca­pa­ci­ta­dos de aso­cia­cio­nes co­mo Dis­ca­sil (Aso­cia­ción de Dis­ca­pa­ci­ta­dos en Si­llas de Rue­das) o Asor­car (Aso­cia­ción de Sor­dos de Car­ta­go) a quie­nes en un pro­yec­to man­co­mu­na­do les cons­tru­ye la ur­ba­ni­za­ción La Ca­ba­ña; tam­bién tra­ba­jó con los afro­co­lom­bia­nos quie­nes en agra­de­ci­mien­to por su la­bor lo con­de­co­ra­ron con la me­da­lla “el Ca­no­let­te de Pla­tino” y tam­bién de­di­ca tiem­po pa­ra los an­cia­nos a los cua­les en un tra­ba­jo con­jun­to con las her­ma­nas de los po­bres cons­tru­yen el an­cia­na­to “Mi Ca­sa”.

Des­pués de una fruc­tí­fe­ra la­bor pas­to­ral en Car­ta­go, el 30 de mar­zo del 2010 es nom­bra­do Ar­zo­bis­po de Nue­va Pam­plo­na por el pa­pa Be­ne­dic­to XVI y lle­ga a Pam­plo­na el 21 de ma­yo del 2010. Al día si­guien­te se rea­li­za la eu­ca­ris­tía de po­se­sión en la Ca­te­dral San­ta Cla­ra, an­te el nun­cio apos­tó­li­co Al­do Ca­va­lli, Obis­pos, gran nú­me­ro de sa­cer­do­tes con­ce­le­bran­tes y una mul­ti­tud de fie­les; el 29 de ju­nio del 2010 con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de San Pe­dro y San Pa­blo re­ci­be en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro en Ro­ma el pa­lio ar­zo­bis­pal por ma­nos del Pa­pa Be­ne­dic­to XVI.

Su la­bor pas­to­ral se ha orien­ta­do a con­ti­nuar, es­ti­mu­lar y orien­tar la mar­cha pas­to­ral de la Ar­qui­dió­ce­sis en ca­da una de sus pa­rro­quias con sus es­me­ra­das vi­si­tas pas­to­ra­les, don­de ha ma­ni­fes­ta­do su gran ce­lo pas­to­ral, su cer­ca­nía pa­ter­nal y su sa­bia orien­ta­ción ecle­sial; sus pre­di­ca­cio­nes es­tán lle­nas del con­te­ni­do bí­bli­co que un pas­tor lleno de sa­bi­du­ría y en­tre­ga sa­be dar; su de­seo mi­sio­ne­ro ha tras­pa­sa­do las fron­te­ras de nues­tro país con la pre­sen­cia pas­to­ral de sa­cer­do­tes que ayu­dan en las dió­ce­sis de Co­mo­do­ro y Neu­quén en Ar­gen­ti­na y en al­gu­nas dió­ce­sis de Es­pa­ña, jun­to al in­te­rés de la for­ma­ción per­ma­nen­te de los sa­cer­do­tes con es­tu­dios en el ex­te­rior.

Ca­da una de las es­truc­tu­ras pas­to­ra­les de la Ar­qui­dió­ce­sis se ha for­ta­le­ci­do con su pre­sen­cia e im­pul­so, sien­do la cer­ca­nía pa­ter­nal con sus sa­cer­do­tes y su es­pe­cial amor ha­cia el Se­mi­na­rio Ma­yor, una de sus ma­yo­res vir­tu­des pas­to­ra­les; el amor a los en­fer­mos y dis­ca­pa­ci­ta­dos, la pro­fun­di­dad de sus ho­mi­lías y su es­pí­ri­tu mi­sio­ne­ro han si­do el eje de su mi­nis­te­rio pas­to­ral.

Con su lle­ga­da nues­tra Ar­qui­dió­ce­sis de Nue­va Pam­plo­na re­ci­bió uno de los re­ga­los más gran­des en su his­to­ria, la or­de­na­ción epis­co­pal de mon­se­ñor Al­ber­to Ro­lón Güep­sa quien fue des­ti­na­do pa­ra guiar los des­ti­nos pas­to­ra­les de la Dió­ce­sis de Mon­te­ría.

El 3 de ju­lio de 2013 se con­me­mo­ra­ron sus Bo­das de Pla­ta Epis­co­pa­les y con ellas to­da una vi­da de ser­vi­cio a la Igle­sia Uni­ver­sal y Mi­sio­ne­ra, ser­vi­cio que si­gue ejer­cien­do con amor y en­tre­ga.

En 1995, Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano se posesionó co­mo obis­po de Car­ta­go. (de izq a der): Mons. Ru­bén Sa­la­zar Gó­mez (Obis­po de Cú­cu­ta), Mons. Ra­fael Sarmiento Pe­ral­ta (Ar­zo­bis­po Emé­ri­to de Nue­va Pam­plo­na); Dr. Ser­gio En­tre­na Ló­pez, Go­ber­na­dor de Nor­te...

Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano, Obis­po de Ti­bú, bau­ti­za en la igle­sia de los Carmelitas a Juan Se­bas­tián En­tre­na Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.