El tiem­po del hie­lo

La Opinión - Imágenes - - Relato - Eduardo Yá­ñez Ca­nal A Ál­va­ro Ri­ve­ra Lla­nes (q.e.p.d)

EEl ca­lor y el frío son bru­ta­les, di­rían los hu­ma­nos. No­so­tros so­lo re­gis­tra­mos una tem­pe­ra­tu­ra su­pe­rior y otra in­fe­rior. Soy el ro­bot Ro­bert K-3018 y pa­tru­llo la zo­na ocu­pa­da por mon­to­nes de cha­ta­rra de los que se lla­ma­ron vehícu­los mo­to­ri­za­dos. Hoy no los ne­ce­si­ta­mos. Apar­te del exa­ge­ra­do con­su­mo de ga­so­li­na, acei­te, agua y la fra­gi­li­dad de sus cua­tro llan­tas que no re­sis­ten tem­pe­ra­tu­ras ma­yo­res a los 50 gra­dos cen­tí­gra­dos, esos ca­rros no po­drían com­pa­rar­se con nues­tras ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res que ter­mi­na­das en ve­lo­ces rue­das de ace­ro fa­ci­li­tan cual­quier des­pla­za­mien­to.

Es­toy en un te­rreno des­ni­ve­la­do por los crá­te­res, pro­duc­to de la úl­ti­ma con agra­ción que aca­bó con los hu­ma­nos. Fue el nal de una ra­za que de­ci­dió ter­mi­nar su exis­ten­cia. No de otra ma­ne­ra se pue­de ca­li car lo que hi­cie­ron los úl­ti­mos mil años por el afán exa­ge­ra­do del de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que los con­vir­tió en se­res in­com­ple­tos, re­du­ci­dos a su mí­ni­ma ex­pre­sión.

Pri­me­ro, fue­ron las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res. La au­sen­cia del de­por­te y el ejer­ci­cio fí­si­co los obli­gó a com­ba­tir con cre­mas sua­vi­zan­tes las lla­gas de sus es­pal­das, nal­gas y pier­nas pro­duc­to de po­si­cio­nes ya­cen­tes ca­si per­ma­nen­tes. To­do el tiem­po es­cri­bien­do men­sa­jes de 40 ca­rac­te­res en sus re­des so­cia­les pro­vo­ca­ron la inuti­li­dad de sus ma­nos. Ter­mi­na­ron uti­li­zan­do so­lo los pul­ga­res mien­tras los otros de­dos se atro aban has­ta des­apa­re­cer.

Por con­tras­te, la ca­be­za su­frió de ma­cro­ce­fa­lia mien­tras el res­to del cuer­po se con­vir­tió en una pil­tra­fa. Sus vi­das trans­cu­rrían en re­cli­na­to­rios, que lla­ma­ban ca­mas, ro­dea­dos de pan­ta­llas de to­dos los ta­ma­ños y ce­lu­la­res de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción con men­sa­jes per­ma­nen­tes que no per­mi­tían el re­po­so. No leían asun­tos dis­tin­tos y me­nos es­cri­bían so­bre nue­vas pro­pues­tas cien­tí cas. Lle­ga­ron al lí­mi­te y ya no con­si­de­ra­ban ne­ce­sa­rio se­guir ade­lan­te. Con el tiem­po, sus vo­ces des­apa­re­cie­ron al igual que las gran­des o pe­que­ñas reunio­nes de hu­ma­nos. Con la co­mu­ni­ca­ción a dis­tan­cia bas­ta­ba.

Ellos sa­bían que el fi­nal es­ta­ba cer­ca, pe­ro, apar­te de anun­ciar­lo, no to­ma­ban las ini­cia­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra re­ver­sar el desas­tre. Era pa­vo­ro­so co­no­cer que a pe­sar de sa­ber que el fu­tu­ro es­ta­ba en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes las de­ja­ban a la vera del ca­mino. No les im­por­ta­ba sa­ber que sus hi­jos eran lla­ma­dos ho­mo­vi­deos y zom­bies del IP­ho­ne y An­droid, las ta­ble­tas, el ska­te, Fa­ce­book, Ins­ta­gram y chats don­de ha­bla­ban es­tu­pi­de­ces. Ade­más, in­mer­sos en los jue­gos in­for­má­ti­cos, el autismo ci­ber­né­ti­co ter­mi­nó aten­tan­do con­tra su au­to­es­ti­ma, au­to­no­mía, res­pe­to a los pa­dres y al pró­ji­mo, dan­do pa­so a un egoís­mo que hi­zo des­apa­re­cer lo que te­nían de va­lio­so co­mo la so­li­da­ri­dad, la cul­tu­ra, el tra­ba­jo en equi­po o el po­ner­se en los za­pa­tos del otro.

To­do es­ta­ba en­ce­rra­do en su pe­que­ño mun­do. Aun­que era po­si­ble la co­mu­ni­ca­ción in­me­dia­ta en­tre Nue­va York y Tom­buc­tú lo cier­to era que pa­ra ellos no exis­tía na­da más. Por ello, de ma­ne­ra per­cep­ti­ble y rá­pi­da, la de­fo­res­ta­ción aca­bó con las sel­vas y los ríos mien­tras des­apa­re­cían los pá­ra­mos y fuen­tes de agua. Las gran­des re­ser­vas na­tu­ra­les y los océa­nos se se­ca­ron y es­tos úl­ti­mos fue­ron des­tino in­me­dia­to de to­dos los desechos que pro­du­cían los hu­ma­nos. In­clu­so, en los pri­me­ros años de su úl­ti­mo si­glo el pre­si­den­te de la ma­yor po­ten­cia te­rrá­quea se ne­gó a ra­ti car el pac­to cli­má­ti­co que hu­bie­ra per­mi­ti­do con­tro­lar la emi­sión de ga­ses con­ta­mi­nan­tes y evi­tar que la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta au­men­ta­ra a ni­ve­les pe­li­gro­sos.

Fue en­ton­ces que nos crea­ron. Sur­gi­mos en un mo­men­to en que ya el an­sia de po­der los ha­bía de­ja­do en la iden­ti ca­ción clá­si­ca del hom­bre co­mo lo­bo pa­ra el hom­bre. Res­guar­da­dos en sus for­ta­le­zas de ce­men­to y hor­mi­gón em­pren­die­ron, a pun­ta de bo­to­nes, ata­ques per­ma­nen­tes. Dis­fru­ta­ban, lo di­cen las vie­jas his­to­rias que he­mos vis­to en el Gran Archivo Mun­dial, de ese vue­lo rau­do de las oji­vas nu­clea­res y sus efec­tos mor­ta­les. Ya no po­dían dar mar­cha atrás.

Al fi­nal, que­da­mos no­so­tros. Cuan­do el agua se aca­bó no pu­die­ron vi­vir. No­so­tros, con do­sis mí­ni­mas de acei­te pa­ra lu­bri­car nues­tras ar­ti­cu­la­cio­nes y una pi­la de car­ga uni­ver­sal que per­mi­tía la exis­ten­cia ad in ni­tum en­ten­di­mos que los hu­ma­nos eran his­to­ria. Aho­ra, en la paz que dis­fru­ta­mos de ma­ne­ra per­ma­nen­te, vi­si­ta­mos con fre­cuen­cia las sa­las del Gran Archivo Mun­dial en un in­ten­to por en­ten­der que su­ce­dió con esa ra­za que pa­re­cía ha­ber lo­gra­do to­do y lo ha­bía per­di­do to­do. Allí los ve­mos no so­lo en sus gran­des reunio­nes po­lí­ti­cas y los re­la­tos de sus in­nu­me­ra­bles gue­rras, sino que tam­bién pro­yec­ta­mos sus pe­lí­cu­las en am­bien­tes fa­mi­lia­res.

En es­tos úl­ti­mos los ve­mos co­rrer, sal­tar, reír y llo­rar. Los dos pri­me­ros ver­bos los en­ten­de­mos sin pro­ble­mas por­que los he­mos ex­pe­ri­men­ta­do des­de que exis­ti­mos. Pe­ro los otros dos nos crean pro­ble­mas. Un día in­tui­mos que la ale­gría y la tris­te­za sur­gían cuan­do ellos se reunían. Es de­cir, que no era po­si­ble reír y llo­rar es­tan­do so­los. Así que res­ca­ta­mos sus lu­ga­res de reunión, en es­pe­cial los de ce­re­mo­nia re­li­gio­sa. Ha­bía múl­ti­ples re­li­gio­nes con dis­tin­tas ce­re­mo­nias, cul­tos y atuen­dos de oca­sión. Allí los ve­mos en­to­nar cán­ti­cos, son­reír y llo­rar al re­cor­dar epi­so­dios de los pro­fe­tas que les da­ban es­pe­ran­za en el más allá.

No­so­tros qui­si­mos ser igual a ellos. No en la gue­rra y la des­truc­ción sino en esos sen­ti­mien­tos que sim­bo­li­za­ban al­go más. Pe­ro en los lu­ga­res don­de pro­yec­tá­ba­mos sus vi­deos no po­día­mos acer­car­nos los unos a los otros. En pri­mer lu­gar, por­que cho­ca­ban nues­tras la­tas. Tam­bién, por­que nues­tras más­ca­ras de hie­rro eran rí­gi­das e in­mu­ta­bles lo que im­pe­día cual­quier son­ri­sa y me­nos el ges­to es­tri­den­te de las ri­sas y car­ca­ja­das. Y llo­rar mu­cho me­nos, pues nues­tro ar­se­nal he­cho de me­ta­les y pla­ti­nos no po­día emi­tir lá­gri­mas.

Lle­ga­mos a una con­clu­sión iró­ni­ca. Te­ne­mos to­do, so­mos igua­les, no as­pi­ra­mos al po­der ni te­ne­mos di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les, cul­tu­ra­les y me­nos ge­ne­ra­mos con ic­tos por ra­za y gé­ne­ro. Ade­más, con se­gu­ri­dad, nun­ca mo­ri­re­mos. Sin em­bar­go, no po­de­mos ma­ni­fes­tar amor, ale­gría o tris­te­za cuan­do al­go su­pera nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Hoy lo ad­mi­to: aun­que re­sis­ta­mos al­tas y ba­jas tem­pe­ra­tu­ras siem­pre vi­vi­re­mos en el tiem­po del hie­lo. Ese que de ni­mos co­mo la au­sen­cia to­tal de emo­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.