La vía que co­mu­ni­ca a Cú­cu­ta con Oca­ña

La Opinión - Imágenes - - Región - Gui­do Pé­rez Aré­va­lo

El 30 de ju­lio de 1946, fue inau­gu­ra­da so­lem­ne­men­te la ca­rre­te­ra que ser­pen­tea so­bre las es­tri­ba­cio­nes de la cor­di­lle­ra, co­mo un pe­que­ño río que bus­ca el des­tino del mar. Hu­bo pi­co y pa­la des­de el 23 de fe­bre­ro de 1920. Y fue­ron sa­cu­di­das las en­tra­ñas de la mon­ta­ña pa­ra in­te­grar el va­lle en­can­ta­do de Oca­ña a la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to. Co­rrían en­ton­ces, so­bre el lo­mo de aque­llas tie­rras aris­cas, jus­ti ca­dos re­sen­ti­mien­tos por la po­ca aten­ción re­ci­bi­da de la bu­ro­cra­cia cu­cu­te­ña.

La inau­gu­ra­ción o cial lle­va el se­llo del doc­tor Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go y un re­co­no­ci­mien­to a la co­la­bo­ra­ción de los mi­nis­tros de Obras Pú­bli­cas, Ál­va­ro Díaz y Luis Gar­cía Ca­de­na, y a uno de los di­rec­to­res de la obra, Gui­ller­mo Te­jei­ro Ca­ro. La pla­ca que re­cuer­da el ac­to fue ins­ta­la­da en el Al­to del Po­zo.

Los pe­rió­di­cos re­gio­na­les in­for­ma­ron so­bre la vi­si­ta “a esa apar­ta­da pro­vin­cia” de im­por­tan­tes fun­cio­na­rios, el go­ber­na­dor Luis Al­ber­to Lin­dar­te, y sus se­cre­ta­rios, Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­lo­bos, César Lara Ca­mar­go, Ci­ro A. Oso­rio y Ci­ro Eloy Ca­ba­lle­ro; el al­cal­de de Cú­cu­ta, Elea­zar Pé­rez P. y los co­man­dan­tes del Ejér­ci­to y la Po­li­cía.

VIA­DUC­TO LA NE­VE­RA

La ca­pi­tal que­dó ín­gri­ma. Do­ce ho­ras se to­mó la ca­ra­va­na por­que en las po­bla­cio­nes in­ter­me­dias hu­bo de­mos­tra­cio­nes de gra­ti­tud y sim­pa­tía.

Tam­bién asis­tie­ron los se­na­do­res Luis Bue­naho­ra y Al­ber­to Du­rán Du­rán y los se­ño­res Ma­nuel Bue­naho­ra, Luis Ale­jan­dro Bus­tos, Car­los Ju­lio Vi­lla­mi­zar Girón y Ra­fael Ca­nal Sor­zano.

La jun­ta de re­cep­ción fue in­te­gra­da por Mar­cos Are­nas Bue­naho­ra, rec­tor del Co­le­gio Ca­ro, Car­los Da­niel Le­mus, Luis Mai­chel, Ma­nuel Gui­ller­mo Já­co­me, Blan­co Ibá­ñez Díaz, Ale­jan­dro Prin­ce, pre­fec­to de la Pro­vin­cia, Noel Prin­ce, Pa­blo Já­co­me y Ra­fael Con­tre­ras, al­cal­de de la ciu­dad.

Ho­ji­ta Pa­rro­quial, bo­le­tín de las pa­rro­quias de La Pla­ya de Be­lén y El Cin­cho, di­ri­gi­do por el pres­bí­te­ro Fran­cis­co An­ga­ri­ta, pu­bli­có el 23 de fe­bre­ro de 1913: “El de­rro­te­ro—di­ce el es­cri­to—, se­ña­la­do por los prác­ti­cos, es el si­guien­te: De Cú­cu­ta se to­ma la vía que con­du­ce a Sar­di­na­ta; de es­ta po­bla­ción se si­gue pa­san­do por La Vic­to­ria con di­rec­ción a El Cin­cho; y de es­te pun­to se to­ma la vía que con­du­ce has­ta aquí, pa­ra se­guir con di­rec­ción a Oca­ña apro­ve­chan­do la nue­va va­rian­te y el puen­te que pron­to se con­clui­rá so­bre el río Al­go­do­nal”.

Por es­ta vía han tran­si­ta­do par­ti­das de re­cuas con­du­cien­do ha­ri­na, ja­bón, sal, pe­tró­leo y otros ar­tícu­los, sin ma­yor di cul­tad. So­bre el par­ti­cu­lar, ci­to un ar­tícu­lo del doc­tor Ar­mi­nio Pi­ñe­res, ‘Mar­gi­na­li­dad Vial del De­par­ta­men­to y la ne­ce­si­dad de su in­te­gra­ción’, el cual se re ere a la exis­ten­cia de un pro­yec­to (vía Cú­cu­ta a Oca­ña por La Pla­ya de Be­lén), cu­ya nan­cia­ción fue apro­ba­da por el Ban­co Mun­dial.

Es­te tra­za­do in­ter­co­nec­ta­ría con la Ru­ta del Sol, me­dian­te el tra­mo na­cio­nal Oca­ña-Agua­cla­ra-Puer­to Aca­pul­co, que se­ría el pri­mer puer­to uvial.

En ju­nio de 1934, di­ce Luis Sán­chez Ri­zo en su mo­no­gra­fía de Oca­ña, una co­mi­sión de in­ge­nie­ros ela­bo­ró los tra­za­dos, con los cua­les em­pe­za­ron las obras en agos­to del mis­mo año, ba­jo la di­rec­ción de Fran­cis­co Rue­da He­rre­ra. En fe­bre­ro de 1936 “se tra­ba­ja con to­do em­pe­ño y la ca­rre­te­ra pres­ta un co­rrec­to ser­vi­cio has­ta el ca­se­río de La Er­mi­ta a 10 ki­ló­me­tros de la ciu­dad”.

Don Ben­ja­mín Pé­rez Pé­rez, en una en­tre­vis­ta de 1974, me con­tó que los pri­me­ros en co­mu­ni­car­se por rue­das con Oca­ña fue­ron, Con­ven­ción, que gu­ra­ba co­mo ob­je­ti­vo in­me­dia­to del pro­gra­ma “Ca­rre­te­ra a los pue­blos”; y Ábre­go, en di­rec­ción in­ver­sa, pri­vi­le­gia­da­men­te si­tua­do al pa­so de la Cen­tral del Nor­te (Sec­tor 4o.).

En aquel tiem­po—di­jo—, el re­co­rri­do a Cú­cu­ta se rea­li­za­ba en va­rias eta­pas que po­dían com­pren­der una se­ma­na, así: de Oca­ña a Ga­ma­rra, en ca­ble aé­reo, sie­te ho­ras apro­xi­ma­da­men­te; de es­te puer­to a Wil­ches, uno a dos días de na­ve­ga­ción se­gún el bar­co que acer­ta­ra a su­bir. Los bar­cos de car­ga, por ejem­plo, pro­pul­san­do tres o cua­tro plan­cho­nes re­sul­ta­ban de una de­ses­pe­ran­te len­ti­tud. De Wil­ches a Bu­ca­ra­man­ga en au­to­fe­rro, sa­lien­do al ama­ne­cer pa­ra lle­gar por la tar­de.

Y nal­men­te de es­ta ciu­dad a Cú­cu­ta en bus, en una no muy con­for­ta­ble jor­na­da de unas do­ce ho­ras de du­ra­ción, por una ca­rre­te­ra des­ta­pa­da, fre­cuen­te­men­te obs­trui­da por los de­rrum­bes.

Por el ca­mino de he­rra­du­ra el via­je se ha­cía en cua­tro eta­pas: Una a Puen­te Reyes, la otra a El Pla­cer, ade­lan­te de Vi­lla­ca­ro —des­pués de ha­ber tras­pa­sa­do el pá­ra­mo de Bu­ca­ra­si­ca— y la ter­ce­ra a la po­bla­ción de Gra­ma­lo­te, don­de al día si­guien­te to­ma­ba muy tem­prano el bus que en tres ho­ras lo con­du­ci­ría a Cú­cu­ta.

Cons­ti­tuía de ver­dad un ries­go cum­plir es­te iti­ne­ra­rio pues la ru­ta era muy es­car­pa­da, se­me­jan­te en al­gu­nos tra­yec­tos a una es­ca­le­ra, el tiem­po re­gu­lar­men­te tor­men­to­so y no ha­bía po­sa­da que no fue­se in­creí­ble­men­te in­mun­da. Oja­lá tu­vie­ra uno la for­tu­na de unir­se a una ca­ra­va­na de arrie­ros.

De to­das ma­ne­ras, se lle­ga­ba a la ca­pi­tal con ampollas en las plan­tas pues la en­clen­que ca­bal­ga­du­ra que se lo­gra­ra etar no arris­ca­ba a ter­mi­nar la se­gun­da eta­pa y ha­bía que de­vol­ver­la con el co­rreo que in­va­ria­ble­men­te se ha­lla­ba de re­gre­so y siem­pre an­da­ba de a pie con su far­do de co­rres­pon­den­cia a las es­pal­das”.

No obs­tan­te, la pre­sen­cia de va­rios mi­nis­tros de la re­gión en el des­pa­cho en­car­ga­do de las obras pú­bli­cas na­cio­na­les, la vía hi­zo fa­ma por los ac­ci­den­tes de trán­si­to, los de­rrum­bes, los asal­tos de la de­lin­cuen­cia co­mún, los retenes gue­rri­lle­ros y los con­tra­tos ama­ña­dos.

He­mos avan­za­do mu­cho du­ran­te los úl­ti­mos años. Via­duc­tos, puen­tes y otras im­por­tan­tes obras in­vi­tan a un via­je sin tan­tos so­bre­sal­tos. El puen­te de La Cur­va, inau­gu­ra­do el 20 de fe­bre­ro de 2013, tu­vo una in­ver­sión de 6.500 mi­llo­nes de pe­sos y mi­de 72 me­tros. Re­em­pla­zó más de 400 me­tros de ca­rre­te­ra que ge­ne­ra­ban gra­ve pe­li­gro pa­ra trans­por­ta­do­res de car­ga pe­sa­da.

PUEN­TE LA CUR­VA La in­ver­sión es po­de­ro­sa y los pro­yec­tos en eje­cu­ción pro­me­ten un via­je de tres o cua­tro ho­ras de pla­cer so­bre el su­pe­ra­do ca­mino de he­rra­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.