7 de agos­to de 1819, La Ba­ta­lla de Bo­ya­cá

Del par­te de ba­ta­lla rma­do por el general Car­los Sou­blet­te, je­fe de Es­ta­do Ma­yor, Ven­ta­que­ma­da. Agos­to 8 de 1819.

La Opinión - Imágenes - - Conmemoración -

Alas dos de la tar­de la pri­me­ra di­vi­sión enemi­ga lle­ga­ba al puen­te, cuan­do se de­jó ver nues­tra des­cu­bier­ta de ca­ba­lle­ría. El enemi­go, que no ha­bía po­di­do aún des­cu­brir nues­tras fuer­zas, y que cre­yó que lo que se le po­nía era un cuer­po de ob­ser­va­ción, lo hi­zo ata­car con sus ca­za­do­res, pa­ra ale­jar­lo del ca­mino, mien­tras que el cuer­po del ejér­ci­to se­guía su mo­vi­mien­to. Nues­tras di­vi­sio­nes ace­le­ra­ron la mar­cha, y con gran sor­pre­sa del enemi­go se pre­sen­tó to­da la in­fan­te­ría en co­lum­nas so­bre una al­tu­ra que do­mi­na­ba su po­si­ción. La van­guar­dia enemi­ga ha­bía subido una par­te del ca­mino per­si­guien­do nues­tra des­cu­bier­ta, y el res­to del ejér­ci­to es­ta­ba en el ba­jo a un cuar­to de le­gua del puen­te, y pre­sen­ta­ba una fuer­za de tres mil hom­bres (…)

El enemi­go in­ten­tó un mo­vi­mien­to por su de­re­cha, y se le opu­sie­ron los Ri es y una com­pa­ñía in­gle­sa. Los ba­ta­llo­nes Pri­me­ro de Bar­ce­lo­na y Bra­vos de Páez con el es­cua­drón de ca­ba­lle­ría del Lla­noa­rri­ba, mar­cha­ron por el cen­tro. El ba­ta­llón de lí­nea de Nue­va Gra­na­da y los guías de re­ta­guar­dia se reunie­ron al ba­ta­llón de Ca­za­do­res y for­ma­ban la iz­quier­da. La co­lum­na de Tun­ja y la del So­co­rro que­da­ron en reserva.

En el mo­men­to se em­pe­ñó la ac­ción en to­dos los pun­tos de la lí­nea. El se­ñor general An­zoá­te­gui di­ri­gía las ope­ra­cio­nes del cen­tro y de la de­re­cha: hi­zo ata­car un ba­ta­llón que el enemi­go ha­bía des­ple­ga­do en gue­rri­lla en una ca­ña­da, y lo obli­gó a re­ti­rar­se al cuer­po del ejér­ci­to, que, en co­lum­na so­bre una al­tu­ra, con tres pie­zas de ar­ti­lle­ría al cen­tro y dos cuer­pos de ca­ba­lle­ría a los cos­ta­dos, aguar­dó el ata­que. Las tro­pas del cen­tro, des­pre­cian­do los fue­gos que ha­cían al­gu­nos cuer­pos enemi­gos si­tua­dos so­bre su an­co iz­quier­do, ata­ca­ron la fuer­za prin­ci­pal. El enemi­go ha­cía un fue­go te­rri­ble; pe­ro nues­tras tro­pas, con mo­vi­mien­tos los más au­da­ces y eje­cu­ta­dos con la más es­tric­ta dis­ci­pli­na, en­vol­vie­ron to­dos los cuer­pos enemi­gos. El es­cua­drón de ca­ba­lle­ría del Lla­noa­rri­ba car­gó con su acos­tum­bra­do va­lor y des­de aquel mo­men­to to­dos los es­fuer­zos del general es­pa­ñol fue­ron in­fruc­tuo­sos: per­dió su po­si­ción. La com­pa­ñía de Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo (to­da de es­pa­ño­les) fue la pri­me­ra que co­bar­de­men­te aban­do­nó el cam­po de ba­ta­lla. La in­fan­te­ría tra­tó de reha­cer­se en otra al­tu­ra, pe­ro fue in­me­dia­ta­men­te des­trui­da. Un cuer­po de ca­ba­lle­ría que es­ta­ba en reserva a la nues­tra con las lan­zas ca­la­das, y fue des­pe­da­za­do a lan­za­zos; y to­do el ejér­ci­to es­pa­ñol en completa de­rro­ta y cer­ca­do por to­das par­tes des­pués de su­frir una gran­de mor­tan­dad, rin­dió sus ar­mas y se en­tre­gó pri­sio­ne­ro. Ca­si si­mul­tá­nea­men­te el se­ñor general San­tan­der, que di­ri­gía las ope­ra­cio­nes de la iz­quier­da, y que ha­bía en­con­tra­do una re­sis­ten­cia te­me­ra­ria en la van­guar­dia enemi­ga, a la que só­lo le ha­bía opues­to sus Ca­za­do­res, car­gó con unas com­pa­ñías del ba­ta­llón de lí­nea y los Guías de re­ta­guar­dia, pa­só el puen­te y com­ple­tó la vic­to­ria. To­do el ejér­ci­to enemi­go que­dó en nues­tro po­der; fue pri­sio­ne­ro el general Ba­rrei­ro, co­man­dan­te general del ejér­ci­to de Nue­va Gra­na­da, a quien to­mó en el cam­po de ba­ta­lla el sol­da­do del pri­me­ro de Ri es, Pe­dro Mar­tí­nez; fue pri­sio­ne­ro su se­gun­do el co­ro­nel Ji­mé­nez, ca­si to­dos los co­man­dan­tes y ma­yo­res de los cuer­pos, mul­ti­tud de sub­al­ter­nos y más de mil seis­cien­tos sol­da­dos: to­do su ar­ma­men­to, mu­ni­cio­nes, ar­ti­lle­ría, ca­ba­lle­ría, etc. (…)

No son cal­cu­la­bles las ven­ta­jas que ha con­se­gui­do la re­pú­bli­ca con la glo­rio­sa vic­to­ria ob­te­ni­da ayer. Ja­más nues­tras tro­pas ha­bían triun­fa­do de un mo­do más de­ci­si­vo, y po­cas ve­ces ha­bían com­ba­ti­do con tro­pas tan dis­ci­pli­na­das y tan bien man­da­das.

DA­TOS IN­TERE­SAN­TES

La ba­ta­lla de Bo­ya­cá fue la con­fron­ta­ción bé­li­ca de la gue­rra de in­de­pen­den­cia de Co­lom­bia que ga­ran­ti­zó el éxi­to de la Cam­pa­ña Li­ber­ta­do­ra de Nue­va Gra­na­da. Tu­vo lu­gar el día 7 de agos­to de 1819 en el cru­ce del río Tea­ti­nos, en in­me­dia­cio­nes de Tun­ja. La ba­ta­lla se sal­da con la ren­di­ción en ma­sa de la di­vi­sión rea­lis­ta, y fue la cul­mi­na­ción de 78 días de cam­pa­ña ini­cia­da des­de Ve­ne­zue­la por Si­món Bo­lí­var pa­ra in­de­pen­di­zar el Vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da.

AN­TE­CE­DEN­TES

Em­pe­zó por una lu­cha te­rri­to­rial en­tre el ejér­ci­to rea­lis­ta y el ejér­ci­to in­de­pen­den­tis­ta, el rea­lis­ta tra­tan­do de con­quis­tar te­rri­to­rios y el re­pu­bli­cano tra­tan­do de im­pe­dir­lo.

LOS EJÉR­CI­TOS

General Si­món Bo­lí­var co­man­dan­te en Je­fe en la ba­ta­lla de Bo­ya­cá

Las tro­pas re­pu­bli­ca­nas es­ta­ban con­for­ma­das del si­guien­te mo­do:

Nú­me­ro de com­ba­tien­tes: 2850 Je­fe de ba­ta­lla: General Si­món Bo­lí­var. Di­vi­sión de van­guar­dia: General Francisco de Pau­la San­tan­der. Di­vi­sión de re­ta­guar­dia: General Jo­sé An­to­nio An­zoá­te­gui. Je­fe del es­ta­do ma­yor: General Car­los Sou­blet­te.

Pro­ce­den­cias de los sol­da­dos: en su ma­yo­ría de Co­lom­bia (gra­na­di­nos) y Ve­ne­zue­la.

Las tro­pas rea­lis­tas es­ta­ban con­for­ma­das del si­guien­te mo­do:

Nú­me­ro de com­ba­tien­tes: 2670 (In­fan­te­ría 2300; Ca­ba­lle­ría 350; Ar­ti­lle­ría 20). Je­fe al man­do: Bri­ga­dier Jo­sé Ma­ría Ba­rrei­ro. Je­fe del es­ta­do ma­yor: Se­bas­tián Díaz.

Van­guar­dia al man­do del co­ro­nel Francisco Ji­mé­nez.

Ter­ce­ra di­vi­sión del ejér­ci­to ex­pe­di­cio­na­rio de cos­ta rme. La pro­ce­den­cia de los sol­da­dos es de tro­pas ame­ri­ca­nas en su to­ta­li­dad, ori­gi­na­rias de Ve­ne­zue­la y Co­lom­bia (gra­na­di­nos), ex­cep­to el es­ta­do ma­yor que es ori­gi­na­rio de Es­pa­ña.

El sá­ba­do 7 de agos­to en la ma­ña­na, el ejér­ci­to rea­lis­ta des­de Mo­ta­vi­ta ini­ció su des­pla­za­mien­to ha­cia San­ta­fé de Bogotá. Su ob­je­ti­vo era lle­gar a la ca­pi­tal pa­ra unir sus fuer­zas con las del vi­rrey Sá­mano y or­ga­ni­zar un fren­te mi­li­tar con­tra Bo­lí­var y el ejér­ci­to in­de­pen­den­tis­ta. Es­co­gie­ron la vía por el

puen­te de Bo­ya­cá en el Ca­mino Real, con di­rec­ción a la ca­pi­tal del vi­rrei­na­to. Ad­ver­ti­do de es­te mo­vi­mien­to, Bo­lí­var or­de­nó la mar­cha de su ejér­ci­to, tam­bién ha­cia el puen­te de Bo­ya­cá, dis­pues­to a to­mar­lo pa­ra im­pe­dir a Ba­rrei­ro su des­pla­za­mien­to ha­cia la ca­pi­tal neo­gra­na­di­na.

Las dos fuer­zas se en­con­tra­ron en el cam­po de Bo­ya­cá. El ejér­ci­to in­de­pen­den­tis­ta es­ta­ba con­for­ma­do por 2850 com­ba­tien­tes al man­do del general Si­món Bo­lí­var. La van­guar­dia re­bel­de es­ta­ba co­man­da­da por el general Francisco de Pau­la San­tan­der y la re­ta­guar­dia, por el general Jo­sé An­to­nio An­zoá­te­gui. El general Car­los Sou­blet­te era el je­fe del es­ta­do ma­yor.

Las tro­pas re­bel­des es­ta­ban com­pues­tas por gra­na­di­nos y ve­ne­zo­la­nos. Sus in­te­gran­tes eran crio­llos, mes­ti­zos, mu­la­tos, zam­bos, ne­gros e in­dí­ge­nas, ge­ne­ral­men­te gen­tes po­bres, es­ca­sas de ali­men­tos y mal ves­ti­dos, con­si­de­ra­dos por las au­to­ri­da­des rea­lis­ta co­mo in­sur­gen­tes. El ejér­ci­to tu­vo mu­cho apo­yo po­pu­lar de los gra­na­di­nos, y en es­pe­cial de los cam­pe­si­nos de Tun­ja.

Por su par­te, el ejér­ci­to rea­lis­ta es­ta­ba con­for­ma­do ín­te­gra­men­te por tro­pas na­ti­vas ame­ri­ca­nas, unos 2.670 sol­da­dos, de los cua­les 2.300 eran de in­fan­te­ría, 350 de ca­ba­lle­ría y 20 de ar­ti­lle­ría. Es­te per­te­ne­cía a la ter­ce­ra di­vi­sión del Ejér­ci­to Ex­pe­di­cio­na­rio crea­do en Nue­va Gra­na­da. Su co­man­dan­te era el bri­ga­dier Jo­sé Ma­ría Ba­rrei­ro; el je­fe del es­ta­do ma­yor, el co­ro­nel Se­bas­tián Díaz, y la van­guar­dia es­ta­ba al man­do del co­ro­nel Francisco Ji­mé­nez.

Des­de el al­to de San Lá­za­ro en Tun­ja, Bo­lí­var y el Es­ta­do Ma­yor ob­ser­va­ron los mo­vi­mien­tos del ejér­ci­to rea­lis­ta. A las 10 de la ma­ña­na or­de­na­ron im­pe­dir el pa­so por el puen­te de Bo­ya­cá, en el cual con uyen los dos ca­mi­nos: el de Sa­ma­cá, uti­li­za­do por los rea­lis­tas des­de Mo­ta­vi­ta y el Ca­mino Real, uti­li­za­do por los in­de­pen­den­tis­tas.

A las 2 de la tar­de la des­cu­bier­ta del ejér­ci­to pa­trio­ta, en­co­men­da­da al ca­pi­tán An­drés Iba­rra con sus ji­ne­tes, des­cen­dió del bo­que­rón de El To­bal y lle­gó has­ta la Ca­sa de Teja y sus al­re­de­do­res, don­de se en­fren­tó a la van­guar­dia rea­lis­ta que es­ta­ba en pleno al­muer­zo. El general Francisco de Pau­la San­tan­der ini­ció con la van­guar­dia el com­ba­te, y pu­so en retroceso a la van­guar­dia rea­lis­ta has­ta el puen­te de Bo­ya­cá, don­de es­ta­ba fuer­te en la ori­lla opues­ta del río Tea­ti­nos.

En ese mo­men­to lle­gó al cam­po de Bo­ya­cá el grue­so de la di­vi­sión de Ba­rrei­ro por el ca­mino de Sa­ma­cá y se en­fren­tó a la re­ta­guar­dia de Bo­lí­var co­man­da­da por el general Jo­sé An­to­nio An­zoá­te­gui. En esos mo­men­tos lle­gó a la Ca­sa de Teja Bo­lí­var, quien se ubi­có en una co­li­na equi­dis­tan­te en­tre el puen­te y la ca­sa. Así di­ce el co­ro­nel An­to­nio Oban­do en sus Apun­ta­mien­tos pa­ra la his­to­ria: “El general Bo­lí­var con nues­tra re­ta­guar­dia si­guió el mo­vi­mien­to de Ba­rrei­ro y se for­mó un fren­te al la­do opues­to del río”. A las 3 de la tar­de la ac­ción mi­li­tar era in­ten­sa en dos com­ba­tes si­mul­tá­neos: las dos van­guar­dias en los al­re­de­do­res del puen­te y el grue­so de los ejér­ci­tos en la pla­ni­cie ha­cia el ca­mino de Sa­ma­cá. Las fuer­zas pa­trio­tas te­nían uni­dad y fa­ci­li­dad en las co­mu­ni­ca­cio­nes; en cam­bio, las rea­lis­tas es­ta­ban in­co­mu­ni­ca­das y se­pa­ra­das por el Tea­ti­nos y la van­guar­dia re­bel­de.

Por su par­te, el co­ro­nel Juan Jo­sé Ron­dón con sus lan­ce­ros de Llano Arri­ba re­ci­bió la or­den de ata­car por el cen­tro al ejér­ci­to rea­lis­ta.

Si­mul­tá­nea­men­te, San­tan­der or­de­nó a los guías de Ca­sa­na­re, guia­dos por Jo­sé Ma­ría Ruiz, pa­sar al ria­chue­lo Tea­ti­nos pa­ra vol­ver por la es­pal­da a la van­guar­dia rea­lis­ta. Los pa­trio­tas tre­pa­ron por los es­car­pa­dos lu­ga­res lle­nos de ma­to­rra­les y se pre­sen­ta­ron de im­pro­vi­so pa­ra en­vol­ver por la es­pal­da a la van­guar­dia rea­lis­ta co­man­da­da por el co­ro­nel Francisco Ji­mé­nez. Dos escuadrones de rea­lis­tas se en­fren­ta­ron a los lla­ne­ros, pe­ro fue­ron de­rro­ta­dos. El general San­tan­der apro­ve­chó el des­con­cier­to del enemi­go pa­ra lan­zar so­bre el puen­te de Bo­ya­cá a los ba­ta­llo­nes Ca­za­do­res y Pri­me­ro de Lí­nea, co­man­da­dos por los te­nien­tes co­ro­ne­les Joa­quín Pa­rís Ri­caur­te y An­to­nio Oban­do. La van­guar­dia pa­trio­ta pa­só a la ori­lla de­re­cha del río Tea­ti­nos o Bo­ya­cá y se to­mó el puen­te, el ob­je­ti­vo del com­ba­te.

El general Ba­rrei­ro se man­tu­vo a la de­fen­si­va. Tra­tó de reha­cer su in­fan­te­ría en otra al­tu­ra, pe­ro la ra­pi­dez de las tro­pas pa­trio­tas les ce­rró el pa­so, por lo cual la re­ta­guar­dia rea­lis­ta, cer­ca­da por to­das par­tes, de­ci­dió ren­dir­se. Así mis­mo se rin­dió la van­guar­dia rea­lis­ta an­te la fuer­za mi­li­tar de la pa­trio­ta, con su co­man­dan­te San­tan­der, con­si­de­ra­do el ‘Hé­roe de Bo­ya­cá’. Los je­fes es­pa­ño­les y la di­vi­sión rea­lis­ta ca­si al com­ple­to, unos 1.600 sol­da­dos de tro­pa ame­ri­ca­na, fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros.

La ba­ta­lla ter­mi­nó a las 4 de la tar­de del 7 de agos­to de 1819. Ape­nas mu­rie­ron más de 100 rea­lis­tas, en­tre ellos el co­ro­nel Juan Tol­rá y el co­man­dan­te Sa­la­zar, y 150 que­da­ron he­ri­dos. De los pa­trio­tas mu­rie­ron 13 sol­da­dos, en­tre ellos el ca­pe­llán de la van­guar­dia, fray Ig­na­cio Díaz, y 53 que­da­ron he­ri­dos.

Con es­te en­fren­ta­mien­to cul­mi­nó la Cam­pa­ña Li­ber­ta­do­ra de 1819, rea­li­za­da en su cor­to pe­río­do de 78 días, des­de el 23 de ma­yo, cuan­do Si­món Bo­lí­var ex­pu­so el plan en la al­dea de los Se­ten­ta an­te los je­fes del ejér­ci­to pa­trio­ta, si­guien­do un iti­ne­ra­rio mi­li­tar des­de los lla­nos de Ca­sa­na­re, la cor­di­lle­ra de los An­des y las tie­rras de la an­ti­gua pro­vi­den­cia de Tun­ja, el cual cul­mi­nó en el puen­te de Bo­ya­cá.

El mis­mo día de la ba­ta­lla, en las ho­ras de la no­che, el co­ro­nel Ba­rrei­ro fue cap­tu­ra­do mien­tras se re­fu­gia­ba en unas ro­cas, por un sol­da­do ado­les­cen­te lla­ma­do Pe­dro Pas­ca­sio Mar­tí­nez, acom­pa­ña­do de otro sol­da­do lla­ma­do Ne­gro Jo­sé (ver aba­jo). Ba­rrei­ro y otros 37 o cia­les es­pa­ño­les he­chos pri­sio­ne­ros el día de la ba­ta­lla, fue­ron eje­cu­ta­dos el 11 de oc­tu­bre de 1819 por or­den de Francisco de Pau­la San­tan­der, den­tro de la con­sig­na de gue­rra a muer­te.

La Ba­ta­lla de Bo­ya­cá fue un gol­pe de­ci­si­vo pa­ra el po­der es­pa­ñol en la Nue­va Gra­na­da. A pe­sar de que los rea­lis­tas se ha­rían fuer­tes en otras pro­vin­cias del Vi­rrei­na­to co­mo San­ta Mar­ta y Pas­to, en don­de re­sis­ti­rían va­rios años; la ca­pi­tal del Vi­rrei­na­to ca­yó en ma­nos de los pa­trio­tas Ve­ne­zo­la­no­sNeo­gra­na­di­nos y con ello se abrió el ca­mino pa­ra la unión de la Nue­va Gra­na­da con Ve­ne­zue­la en la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia

LA LE­YEN­DA DEL NI­ÑO SOL­DA­DO HON­RA­DO

Cuen­ta la le­yen­da que la ma­la suer­te de Ba­rrei­ro en tie­rras ame­ri­ca­nas que­dó se­lla­da esa mis­ma no­che de Bo­ya­cá cuan­do un mu­cha­cho de 12 años que se en­car­ga­ba de cui­dar los dos ca­ba­llos del Bo­lí­var, Pe­dro Pas­ca­sio Mar­tí­nez, acom­pa­ña­do de un sol­da­do lla­ma­do Ne­gro Jo­sé, lo hi­zo pri­sio­ne­ro des­pués de ne­gar­se a ser so­bor­na­do por las mo­ne­das de oro de Ba­rrei­ro. Por el he­roi­co ac­to de atra­par al general Ba­rrei­ro fue as­cen­di­do a sar­gen­to y se le pro­me­tie­ron 300 pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.