Sig­mund Freud y su iné­di­ta fa­ce­ta de hip­no­ti­za­dor

La Opinión - Imágenes - - Ciencia - Car­men Naranjo

“Ten­go de­lan­te a una se­ño­ra tum­ba­da ba­jo los efec­tos de la hip­no­sis, por lo que pue­do se­guir es­cri­bien­do tran­qui­la­men­te”, se­ña­la­ba ha­ce cien años Sig­mund Freud, fun­da­dor del psi­coa­ná­li­sis, del que se pu­bli­can aho­ra es­cri­tos iné­di­tos que des­ve­lan su fa­ce­ta de “hip­no­ti­za­dor”.

Du­ran­te diez años, Freud (Frei­berg, 1856 -Lon­dres, 1939) es­tu­vo muy in­tere­sa­do en la hip­no­sis y la uti­li­zó en su con­sul­ta, prác­ti­ca que re ejó en nu­me­ro­sos es­cri­tos (in­for­mes, ar­tícu­los y co­rres­pon­den­cia) que han si­do reuni­dos y pu­bli­ca­dos por pri­me­ra vez de for­ma or­ga­ni­za­da por el experto Mik­kel Bor­chJa­cob­sen en un li­bro pu­bli­ca­do por Ariel.

Más de un si­glo des­pués de que Freud es­cri­bie­ra es­tos tex­tos, que se­gún Borch-Ja­cob­sen son esen­cia­les pa­ra com­pren­der la gé­ne­sis del psi­coa­ná­li­sis, “se­guían sien­do des­pre­cia­dos o sim­ple­men­te des­co­no­ci­dos pa­ra la ma­yo­ría” ya que, ex­pli­ca, los pro­pie­ta­rios de los de­re­chos de la obra del aus­tría­co con­si­de­ra­ban que no te­nían in­te­rés.

Una vez que la obra de Freud pa­só a ser de do­mi­nio pú­bli­co, Bor­chJa­cob­sen cre­yó que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de “lle­nar es­ta sor­pren­den­te la­gu­na” con es­ta obra que pre­sen­ta ade­más nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías de épo­ca.

Tras sus ex­pe­ri­men­tos, Freud es­cri­bió en uno de sus ar­tícu­los que se po­día acon­se­jar la hip­no­sis “a cual­quier en­fer­mo” siem­pre y cuan­do, ad­ver­tía, lo prac­ti­ca­ra un mé­di­co “con ex­pe­rien­cia y digno de con an­za”.

Se­gún Freud, to­do lo que se es­cri­bía en la épo­ca so­bre los su­pues­tos gra­ves pe­li­gros de es­ta téc­ni­ca no eran más que cuen­tos.

Con­si­de­ra­ba que un 80 por cien­to de las per­so­nas eran “hip­no­ti­za­bles”, aun­que re­co­no­cía que las hip­no­sis pro­fun­das, esas que van acom­pa­ña­das de una to­tal do­ci­li­dad, eran “más bien ra­ras o no tan fre­cuen­tes” co­mo se desea­ría “en bien de la cu­ra­ción”.

Pe­ro, ex­pli­ca­ba Freud, el gra­do de do­ci­li­dad de la su­ges­tión de­pen­de más del pa­cien­te que del mé­di­co, es de­cir “ema­na di­rec­ta­men­te de la bue­na vo­lun­tad del en­fer­mo”. Otro de los ar­tícu­los que in­clu­ye el li­bro, una con­tri­bu­ción de Freud a un ma­nual pa­ra los mé­di­cos ge­ne­ra­lis­tas, abor­da la hip­no­sis des­de un án­gu­lo esen­cial­men­te prác­ti­co, con téc­ni­cas de in­duc­ción que mues­tran, pa­so a pa­so, co­mo se lle­va­ba a ca­bo. Co­men­za­ba sus ins­truc­cio­nes ase­gu­ran­do que la téc­ni­ca del hip­no­tis­mo es “un ac­to mé­di­co que re­sul­ta tan di­fí­cil de rea­li­zar co­mo cual­quier otro” y acon­se­ja­ba a los que se sin­tie­ran un po­co “ri­dícu­los” en su dig­ni­dad de mé­di­cos que aban­do­na­ran su in­ten­to. La hip­no­sis, se­gún Freud, ser­vía pa­ra cu­rar, pe­ro su ver­da­de­ro va­lor cu­ra­ti­vo “re­si­de siem­pre en la su­ges­tión” que con­sis­te “en ne­gar enér­gi­ca­men­te los ma­les de los que se que­ja el pa­cien­te”. Es­te Freud a la bús­que­da de nue­vos me­dios pa­ra cu­rar a sus pa­cien­tes, ca­li ca- dos en esa épo­ca de “ner­vio­sos” o “his­té­ri­cos”, con­si­de­ra­ba muy útil la hip­no­sis pa­ra ac­ce­der a los pro­ce­sos del in­cons­cien­te.

En­tre esos pa­cien­tes, Freud ex­pli­ca el ca­so de una pa­cien­te “his­té­ri­ca oca­sio­nal” quien, tras ca­da par­to de sus tres hi­jos, no po­día co­mer ni dar de ma­mar al re­cién na­ci­do. Tras con­sul­tar a va­rios mé­di­cos, el asun­to se so­lu­cio­nó con va­rias se­sio­nes de hip­no­sis prac­ti­ca­das por él a pe­sar de que tan­to la ma­dre co­mo su ma­ri­do te­nían “aver­sión” ha­cia esos mé­to­dos.

“Me da­ba ver­güen­za -le di­jo la mu­jer a Freud- ver que una co­sa co­mo la hip­no­sis ob­te­nía re­sul­ta­dos allá don­de mi fuer­za de vo­lun­tad se mos­tra­ba im­po­ten­te”.

Pe­ro con el pa­so de los años, Freud aban­do­nó pro­gre­si­va­men­te el mé­to­do de la hip­no­sis y pa­só al de la ca­tar­sis y des­pués al de la aso­cia­ción li­bre, fun­da­men­to del psi­coa­ná­li­sis.

Des­pués de una vi­da ma­te­ria­li­za­da en 23 to­mos (sus “Obras com­ple­tas”), Sig­mund Freud fa­lle­ció en In­gla­te­rra el 23 de sep­tiem­bre de 1939, un año des­pués de de­jar Viena, don­de los na­zis que­ma­ron sus li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.