La es­tra­te­gia de vi­da de Da­vid Ara­rat Maff la

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Juan Pa­bón Hernández

Una no­che, al es­cu­char Lí­de­res RCN, di­ri­gi­do por Mau­ri­cio Ro­drí­guez, me pro­du­jo gran com­pla­cen­cia sa­ber que el en­tre­vis­ta­do era Da­vid Ara­rat Ma a, ge­ren­te de Ce­rá­mi­ca Ita­lia; pe­ro, más gra­ta, cuan­do co­men­cé a se­guir la con­ver­sa­ción y a apre­ciar su ma­du­rez, en una de­mos­tra­ción de pro­fe­sio­na­lis­mo y es­truc­tu­ra in­te­lec­tual im­po­nen­tes. De ma­ne­ra que le so­li­ci­té una ci­ta pa­ra plan­tear­le te­mas pro­pios del li­de­raz­go hu­ma­nis­ta que me apa­sio­na.

(Por su­pues­to, re­cor­dé có­mo con­ver­sa­ba yo con Gus­ta­vo Ara­rat Ne­grón, su pa­dre, ha­ce años, en la pis­ci­na del Club del Co­mer­cio, cuan­do Da­vid ju­ga­ba y na­da­ba jun­to con los mu­cha­chos que iban allí a di­ver­tir­se. Gus­ta­vo era un buen con­ter­tu­lio y, siem­pre, pro­po­nía in­quie­tu­des in­tere­san­tes pa­ra dia­lo­gar).

EL PA­SA­DO SON FO­TOS DEL PRE­SEN­TE

Era inevi­ta­ble co­men­zar con mi ad­mi­ra­ción por el des­tino, en esa po­si­ción estoica que me ha­ce ser re­ve­ren­te an­te los de­sig­nios uni­ver­sa­les. In­me­dia­ta­men­te, me con­tra­di­jo: “Uno apren­de que la vi­da no es tan li­neal co­mo se la en­se­ña­ron: es­tu­die, tra­ba­je du­ro y le va a ir bien. No es que ha­ga una co­sa y re­sul­te otra, hay tro­pie­zos. El des­tino no exis­te, ni el pa­sa­do, ni el fu­tu­ro, so­lo el pre­sen­te, el aho­ra: el pa­sa­do son fo­tos del pre­sen­te, el fu­tu­ro lo fa­bri­ca en el día a día y el des­tino se cam­bia por las opor­tu­ni­da­des que us­ted ge­ne­ra en su pre­sen­te, de­ci­sio­nes que abran puer­tas, no que se las cie­rren. Si us­ted tie­ne que es­tu­diar pa­ra un exa­men o ir a una rum­ba ¿cuál de las de­ci­sio­nes le abre opor­tu­ni­da­des?”

Aun­que in­sis­tí en mi ideo­lo­gía, no lo­gré con­ven­cer­lo. De­bo de­cir que sus­ten­tó su cri­te­rio con cer­te­za y, de su­yo, reorien­tó la en­tre­vis­ta que me ha­bía pro­pues­to. LA MA­GIA DE UNA MI­SIÓN

En­ton­ces le con eso que, al en­trar, vi tal can­ti­dad de per­so­nas, tan ocu­pa­das, que me dio una es­pe­cie de sus­to de los bue­nos, un po­co por mi ten­den­cia ac­tual de bus­car la tran­qui­li­dad. “Da­vid, yo creo que, aun­que us­ted quie­ra, no pue­de re­ver­sar es­to…”

La res­pues­ta fue muy cla­ra: “¡Es que no lo quie­ro re­gre­sar!”. Y, con una fuer­za elo­cuen­te, ca­si de co­lo­res, por la ga­ma de su con­vic­ción, con­ti­nuó: “Uno de los ins­tru­men­tos gran­des pa­ra el pro­pó­si­to de mi vi­da es Ce­rá­mi­ca Ita­lia; en la me­di­da en que lo reali­ce, cum­plo mi mi­sión. Es el se­cre­to de la fe­li­ci­dad y de la vi­da: ali­near las co­sas. Us­ted no es­tá sa­cri­fi­can­do una co­sa por la otra, es­tá cons­tru­yen­do una opor­tu­ni­dad gi­gan­te. El des­tino o la bue­na suer­te es es­tar pre­pa­ra­do pa­ra las opor­tu­ni­da­des que a us­ted le lle­gan. Son del en­torno, de có­mo cam­bia el con­tex­to. Si us­ted se an­ti­ci­pa los cam­bios, es­tá pre­pa­ra­do pa­ra los cam­bios de re­gu­la­cio­nes, energías, en n, y así fa­bri­ca el por­ve­nir”.

CI­CLOS GENERACIONALES

De lo que es­toy se­gu­ro es de que Da­vid com­par­te mi afán por la su­pera­ción de los hi­jos y de to­dos los jó­ve­nes. Es el re­sul­ta­do de una ex­pe­rien­cia que de­be ser pro­yec­ta­da a ellos con la es­pe­ran­za de con­tri­buir a su for­ma­ción:

“Yo le di­go a mis hi­jos que oja­lá no les to­me tan­to tiem­po descubrir las co­sas im­por­tan­tes de la vi­da y les re­cal­co que vi­van la vi­da que quie­ran vi­vir y no la que los de­más quie­ren”.

Esa es una bue­na afir­ma­ción de li­ber­tad, por la cual yo (Juan) he lu­cha­do con te­na­ci­dad, con una es­pe­ran­za de que al nal de mi vi­da, al me­nos pue­da reír­me de la ab­sur­da su­bor­di­na­ción a los es­que­mas so­cia­les y a la for­ma imi­ta­ti­va con la que nos acos­tum­bran a vi­vir. De eso, me di­ce: “me di cuen­ta a los 40; si uno se da cuen­ta a los 20, mu­cho me­jor, pe­ro hay gen­te que se da cuen­ta cuan­do se es­tá mu­rien­do”. Me gus­ta mu­cho que no se le es­ca­pan ni un mo­men­to sus hi­jos, que cons­tan­te­men­te re­la­cio­na sus res­pues­tas con el mun­do que ellos vi­ven: “Mi hi­ja ma­yor vi­ve ob­se­sio­na­da con los idio­mas, ha­bla fran­cés, in­glés, por­tu­gués, es­pa­ñol y aho­ra se me­tió a apren­der ára­be. ¿Por qué? Ella pien­sa en que se le abri­rán más opor­tu­ni­da­des”. Los mu­cha­chos cons­tru­yen, son cons­cien­tes de que tie­nen que fa­bri­car su fu­tu­ro con tra­ba­jo, de­di­ca­ción y es­tu­dio.

EL RE­TO DEL FRA­CA­SO

La rea­li­za­ción in­di­vi­dual es un com­pro­mi­so per­so­nal vá­li­do, in­clu­so des­pués de mu­chos fra­ca­sos. Da­vid di­ce que, en sus en­tre­vis­tas de tra­ba­jo a los as­pi­ran­tes, va­lo­ra mu­cho sus fra­ca­sos y la ten­den­cia a re­cu­pe­rar­se de ellos.

“To­do lo que uno ha apren­di­do quie­re tras­mi­tir­lo a sus hi­jos, in­clu­so los fra­ca­sos. Por ejem­plo, yo no es­ta­ba se­gu­ro de mi rol en el mun­do y me pre­gun­ta­ba siem­pre - ¿qué vi­ni­mos a ha­cer? Si me mue­ro mañana, qué pa­sa si la res­pues­ta es ¡Na­da! ¿Es fra­ca­so? To­do de­pen­de. Lo mis­mo pa­sa con las em­pre­sas, mi labor es sa­car ade­lan­te a tan­ta gen­te que de­pen­de de Ce­rá­mi­ca Ita­lia (522 per­so­nas), a quie­nes hay que es­ti­mu­lar­las pa­ra el éxi­to”.

DE QUE LAS HAY, LAS HAY…

En días pa­sa­dos, en sus va­ca­cio­nes, le ocu­rrió un fe­nó­meno de esos que a mí me gus­tan, que me re­la­cio­nan con lo abs­trac­to, con lo su­bli­me de pen­sar en di­men­sio­nes dis­tin­tas de la exis­ten­cia: “Ce­rá­mi­ca Ita­lia cum­plió 35 años el 17 de ju­nio; yo es­ta­ba en Eu­ro­pa y me en­con­tré con al­guien que no co­no­cía a mi pa­pá y se so­ñó con él: me lo des­cri­bió con tra­je y cor­ba­ta. Lue­go, le man­dé una fo­to y esa per­so­na se asus­tó al ver que era el mis­mo tra­je de su sue­ño, en el cual le di­ce que es­tá or­gu­llo­so de la gen­te de Ce­rá­mi­ca Ita­lia. Esa fo­to es de la inau­gu­ra­ción. Ella nun­ca ha ve­ni­do a mi o ci­na”.

En­ton­ces me da ga­be­la pa­ra in­sis­tir en lo pa­ra­nor­mal, pe­ro en una ter­que­dad bue­na y jus­ti ca­da, de en­de su ob­je­ti­vi­dad: “Es sim­ple­men­te lo que uno ex­pe­ri­men­tó: mi pa­pá con­tes­ta mis pre­gun­tas, pe­ro con co­sas que me di­jo ha­ce 20 años. Él tie­ne 27 años de muer­to. Yo te­nía 21 años cuan­do eso ocu­rrió.

En­ton­ces apli­co co­sas que me en­se­ñó, o me con­tó, en su pre­sen­te”.

LA ES­TRA­TE­GIA Y EL ES­TRA­TE­GA

“Es fun­da­men­tal dar un vi­ra­je em­pre­sa­rial: tra­ba­jar en el ser. Que us­ted en­tien­da su esen­cia”. Con es­ta de­cla­ra­ción, se abrió an­te mí un es­tu­pen­do pa­no­ra­ma de aná­li­sis em­pre­sa­rial: “Hay que tra­ba­jar so­bre el es­tra­te­ga y no so­bre la es­tra­te­gia. Las per­so­nas tie­nen que co­no­cer muy bien qué las mo­ti­va; en la au­to­cons­cien­cia de sus li­mi­ta­cio­nes sa­ber exac­ta­men­te cuál es su pro­pó­si­to, de

nir su vi­da des­de el pun­to de vis­ta de sus fra­ca­sos. Así se po­drá co­no­cer, real­men­te, lo que es, sus te­mo­res, pa­ra en­ten­der­la y en­ca­mi­nar­la a un me­jor desem­pe­ño, acor­de con su es­truc­tu­ra emo­cio­nal”.

Y, me­dian­te su ejem­plo, Da­vid me cuen­ta de su pro­pia vi­ven­cia: “Por ejem­plo, yo lle­gué a la na­ta­ción por ex­clu­sión, por­que no era ca­paz de ma­ne­jar la con­fron­ta­ción y la de­rro­ta, co­mo en el tenis u otros de­por­tes, en que uno ga­na y otro pier­de; en la na­ta­ción es us­ted, en un ca­rril, con­tra el re­loj. En­ton­ces en­ten­dí que las de­ci­sio­nes no de­ben dis­fra­zar­se pa­ra que no se vea su fra­ca­so. Co­mo di­cen al­gu­nos mu­cha­chos: em­pe­cé a es­tu­diar tal co­sa, pe­ro me di cuen­ta que no era lo mío”. Es un te­ma de có­mo en­con­trar la esen­cia y se­pa­rar­la del ego.

Da­vid ha­ce cons­tan­tes re­fe­ren­cias a los ar­chi­vos que guar­da en su compu­tador, pa­ra to­do. Re­cuer­da un cur­so en Chica­go, en el cual el pro­fe­sor les de­cía que allí no usa­ban nin­gún li­bro, por­que no al­can­za el ci­clo pa­ra apli­car­lo to­do, pier­de vi­gen­cia. Son más va­lio­sos los ca­sos, los do­cu­men­tos, ar­tícu­los y ex­pe­rien­cias de tra­ba­jo: -creo en el fu­tu­ro, pe­ro tra­ba­jan­do en el aho­ra-”.

UN COM­PRO­MI­SO AL­TRUIS­TA

Cuan­do sien­to que es­toy per­dien­do mi ba­ta­lla, arre­me­to otra vez con mi te­sis ro­mán­ti­ca, tra­tan­do de con­ven­cer­lo de que el mun­do de los idea­lis­tas es ma­ra­vi­llo­so. A su ma­ne­ra, me ex­pli­ca el ro­man­ti­cis­mo:

“Yo soy muy ro­mán­ti­co e idea­lis­ta, en el sen­ti­do de que si veo al­go que no me gus­ta tra­to de trans­for­mar­lo. La or, el cam­po, lo veo co­mo un go­ce. Una de las vis­tas de la fe­li­ci­dad; no lo veo co­mo un dis­fru­te de una co­sa que ya exis­te, sino co­mo un an­he­lo y una vi­sión de fu­tu­ro”. –Eso, en mi sa­ber, se lla­ma pros­pec­ti­va y se­ría una for­ma in­tere­san­te de re­de nir el por­ve­nir-.

Pe­ro en su amor por Ce­rá­mi­ca Ita­lia y su al­truis­mo, vuel­ve al te­ma de la em­pre­sa, un com­pro­mi­so tan­to per­so­nal, co­mo fa­mi­liar y social: “si yo agran­do Ce­rá­mi­ca Ita­lia voy a in­ter­ac­tuar con mu­chas per­so­nas, a las cua­les pue­do ir mol­dean­do; por ejem­plo, si quie­ro orien­tar la com­pa­ñía de­bo sa­ber qué com­pe­ten­cias ne­ce­si­tan las per­so­nas y em­pe­zar a ge­ne­rar­las”.

Uno le apren­de a Da­vid de sus re­la­tos, de có­mo ha ba­ta­lla­do pa­ra sa­lir de lo él lla­ma la zo­na de con­fort, de las pro­pues­tas de cam­bio pa­ra la gen­te que tra­ba­ja con él, de los es­fuer­zos pa­ra su­pe­rar­se, co­mo el de apren­der fran­cés, o es­tar des­cu­brien­do en sí mis­mo nue­vas ne­ce­si­da­des, pa­ra pro­yec­tar­se a su evo­lu­ción y en paralelo ver­ter­las so­bre quie­nes cons­ti­tu­yen su en­torno: “cuan­do co­noz­co una per­so­na es­pe­ro que sea me­jor con la in­ter­ac­ción que ten­ga con­mi­go. No he si­do el pri­me­ro, pe­ro me he en­car­ga­do que mu­cha gen­te sea pri­me­ra”.

EL COG­NI­TI­VO CONDUCTUAL

“La edu­ca­ción es la úni­ca for­ma de es­tar pre­pa­ra­do pa­ra las opor­tu­ni­da­des: el in­te­rés por la edu­ca­ción es, uno de los pi­la­res pa­ra ge­ne­rar me­jor fu­tu­ro. To­dos te­ne­mos un ni­vel de in­com­pe­ten­cia; lo que ha­go yo es co­rre­gir­lo, ajus­tar los co­no­ci­mien­tos y, así, me ve ca­da cua­tro años em­pe­ña­do en es­tu­dios de ac­tua­li­za­ción”.

Da­vid cuen­ta anéc­do­tas de sus ex­pe­rien­cias en cur­sos del ex­te­rior: me lla­ma la aten­ción su re­la­to de un pro­fe­sor que em­pe­zó la cla­se de mer­ca­deo en Chica­go y des­pués de me­dia ho­ra ta­chó to­do con una X gi­gan­te y di­jo a sus alum­nos “es­to ya no sir­ve”. Da a en­ten­der que, a es­te rit­mo del mun­do, las co­sas no tie­nen la du­ra­ción de an­tes, ni las teo­rías. ¿Ca­da cuán­to pa­sa? ca­da dos años.

Re­to­ma en­ton­ces su eco al­truis­ta: “Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de for­mar hi­jos me­jo­res que uno, de ge­ne­rar en­tor­nos que ha­gan va­ler la so­cie­dad, aun­que a ve­ces ella mis­ma se opon­ga. (Su­pon­ga que to­do el mun­do de­ci­de no te­ner hi­jos… se aca­ba el mun­do). Los mu­cha­chos lo tie­nen ca­da vez más cla­ro.”

“SEN­TIR­SE POSEÍDO ES FA­TAL”

Lo he co­no­ci­do co­mo al­guien pau­sa­do, si­len­cio­so más bien, con un tem­pe­ra­men­to ex­te­rior len­to, o cen­tra­do, pe­ro con su esen­cia de lí­der vi­bran­do muy a tono con su in­te­li­gen­cia aden­tro, al com­pás de la mi­sión que le im­pu­so el des­tino. “No soy ami­gue­ro, pre­ci­sa­men­te. Uno des­cu­bre su esen­cia muy tar­de. Cuan­do le pa­san a uno co­sas la gen­te se en­tro­me­te, pre­gun­ta, en n, se me­te en lo que no im­por­ta a na­die sino a uno. Por­que la vi­da, reite­ro, es­tá lle­na de de­ci­sio­nes to­ma­das por la ra­zón equi­vo­ca­da”. Me lla­ma la aten­ción al­go que com­par­to con él: “cuan­do los de­más no es­tán con la vo­lun­tad de evo­lu­cio­nar a don­de uno quie­re ir, tra­tan de ha­cer­nos las per­so­nas que no so­mos y eso se vuel­ve as xian­te. Sen­tir­se poseído es fa­tal”. Sin em­bar­go, cree en las re­la­cio­nes so­cia­les y re­co­mien­da pa­sar más tiem­po con los ami­gos, con la es­po­sa, con la gen­te cer­ca­na… esa es la so­cie­dad, di­ce.

EPÍ­LO­GO

Me to­có guar­dar­me mis teo­rías ro­mán­ti­cas y de­jar­me guiar por los mo­de­los cons­truc­ti­vos de Da­vid. Pe­ro, co­mo cuan­do obli­ga­ron a ju­rar a Ga­li­leo que la tie­rra no se mo­vía al­re­de­dor del sol y di­jo arro­di­lla­do, en voz ba­ja “…y sin em­bar­go se mue­ve…” me que­dó la sen­sa­ción de una se­cre­ta ac­ti­tud sen­ti­men­tal la­ten­te en él.

Vi­sua­li­za su re­ti­ro de­di­cán­do­se a la do­cen­cia, rea­li­zan­do un Phd en In­ves­ti­ga­ción, en có­mo tra­ba­jar el cog­ni­ti­vo conductual pa­ra in­cre­men­tar la es­tra­te­gia en las per­so­nas, có­mo me­jo­rar su con­duc­ta y có­mo de­ci­dir, por­que “cuan­do us­ted en­tien­de la ra­zón de las de­ci­sio­nes em­pie­za a do­mi­nar sus mie­dos…”

Da­vid Ara­rat Maf­fla

Gus­ta­vo Ara­rat Ne­grón

Mar­le­ne Maf­fla de Ara­rat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.