Ta­rea de vi­da

Es­cri­to­ra y mú­si­ca cu­cu­te­ña, re­gre­sa a su ciu­dad des­pués de ha­ber es­ta­do en el ex­te­rior, en va­rios paí­ses, por mu­cho tiem­po. Le­ga­da del li­na­je Cor­tés, del Gim­na­sio Do­min­go Sa­vio, es una in­te­lec­tual va­lio­sa, con el en­tu­sias­mo vi­vo por el de­sa­rro­llo cul­tu­ra

La Opinión - Imágenes - - Poesía -

RE­GRE­SAN­DO

Y, re­gre­sé a mi te­rru­ño…el es­pa­cio y el tiem­po se alar­gan tras de mí; re­gre­sé co­mo una ex­tran­je­ra más… De­jan­do ami­gos, mon­ta­ñas, co­lo­ri­das flo­res, el can­to de los ga­llos al ama­ne­cer, pi­cos ne­va­dos, el alum­brón es­qui­vo y fu­gaz del sol de los ve­na­dos; to­do pe­san­do en mis re­cuer­dos co­mo una le­ta­nía in­fi­ni­ta, co­mo una ca­bal­ga­ta si­len­cio­sa. Guar­da­da es­tás pa­ra siem­pre Mé­ri­da de mis amo­res, en mis pu­pi­las y en mi co­ra­zón.

EL CE­RRO TASAJERO

En el ho­ri­zon­te, el Tasajero me hon­ra al per­mi­tir­me el asom­bro de con­tem­plar esos ra­dian­tes ha­ces de luz pe­ne­tran­do en sus en­tra­ñas, mis­te­rio, co­mu­nión, ma­gia. Es­toy sen­ta­da acá, cuan­do la no­che se em­pie­za a des­col­gar, ad­mi­ran­do una ma­jes­tuo­sa tem­pes­tad so­bre nues­tro ce­rro Tasajero. Re­gre­so a mi in­fan­cia cuan­do mi pa­dre en las no­ches, me in­vi­ta­ba a con­tem­plar­las con él, pa­ra en­se­ñar­me, cuá­les son los sen­de­ros que nos con­du­cen a re­ve­ren­ciar la gran­de­za del Uni­ver­so. Ru­gi­dos, ha­ces de luz ser­pen­tean­tes, Ins­tan­te, ¡me des­lum­bras! El Tasajero los reclama des­de sus en­tra­ñas. Mis­te­rio, co­mu­nión, ¡ma­gia!

DESAYUNO DO­MI­NI­CAL

I

Re­cuer­do ba­jo el ár­bol año­so de na­ran­jo agrio, con sus fru­tos res­pi­ran­do por ver­des po­ros, y los azaha­res re­ga­lán­do­me su aro­ma ¡Ay¡, uni­ver­so, ayú­da­me a re­ves­tir mis pa­la­bras con ri­cos ro­pa­jes, pa­ra ren­dir ho­me­na­je a lo que era a mis cor­tos tres años, es­pe­rar ba­lan­ceán­do­me en mi pe­que­ña me­ce­do­ra, re­ci­bien­do la bri­sa ma­tu­ti­na, es­cu­chan­do los can­tos de las aves que ale­tea­ban anun­cian­do, ve­nía una ta­za de ti­bio ca­fé con le­che, acom­pa­ña­do de pa­ne­ci­llos re­cién sa­ca­dos del horno de le­ña ca­se­ro pa­ra dis­fru­tar ese desayuno de do­min­go.

II

Tron­co año­so de un na­ran­jo agrio, flo­res de azahar, fru­tos ver­des y po­ro­sos, dio­ses de la ma­ña­na ex­ha­lan­do bri­sas que cu­chi­chea­ban con los ár­bo­les, un ga­to to­man­do el sol me­di­ta­ti­vo y la me­ce­do­ra, pe­que­ña me­ce­do­ra, en la cual me ba­lan­cea­ba so­ña­do­ra. Ri­cos olo­res lle­ga­ban de la co­ci­na, aro­ma de ca­fé, pa­ne­ci­llos que sa­lían pre­su­ro­sos del horno de le­ña ca­se­ro e in­vi­ta­ban al ca­fé con le­che pa­ra jun­tos con­ver­tir­se en mi in­fan­til es­pe­ra­do desayuno de do­min­go. Ven­ga, bus­co una me­ce­do­ra pa­ra so­ñar con su balanceo, mi men­te es co­mo el cuer­po de una pe­ri­no­la don­de los re­cuer­dos se en­ro­llan y des­en­ro­llan en­si­mis­ma­dos… A ve­ces, mu­chas ve­ces ellos sa­len tí­mi­dos, a ve­ces, fe­li­ces, re­ve­ren­tes o fu­ga­ces es­ta­ble­cien­do un jue­go tal, co­mo na­cer o mo­rir, exis­tir o no, pe­ro siem­pre nos de­jan per­ple­jos pre­gun­tán­do­nos si han de vol­ver al lu­gar de don­de es­ca­pa­ron, o sol­tar­se co­mo bur­bu­jas li­bres pa­ra des­apa­re­cer en el es­pa­cio.

MU­JE­RES QUE BUS­CAN VOL­VER A SER NI­ÑAS

Lle­gan, ate­so­ran­do los de­seos re­cón­di­tos de su ser, en­tra­ma­dos en su es­que­le­to, en sus en­tra­ñas, en sus miem­bros, en su piel. Ten­di­das en la fres­ca hier­ba, Sus cuer­pos, sus sen­ti­dos aler­tas per­ci­ben el es­tí­mu­lo: una voz que tras­mi­te hi­lan­do imá­ge­nes, acom­pa­ña­da de flau­tas de no­tas in­fi­ni­tas, oboes y vio­lon­che­los mis­te­rio­sos, tam­bo­res in­quie­tan­tes. Ellas em­pie­zan a res­pon­der, unas en­fun­da­das en su quie­tud, en su si­len­cio, otras per­mi­tién­do­le a su cuer­po sol­tar, ex­pre­sar­se, li­be­rar, fluir. son ni­ñas de nue­vo, to­do su cuer­po sonríe inocen­te, tí­mi­do a ve­ces, con­vir­tién­do­se po­co a po­co en tor­be­lli­nos vi­ta­les y su­do­ro­sos, que con­lle­van la ma­gia de los ár­bo­les ya lis­tos pa­ra de­jar caer su se­mi­lla.

VIEN­TOS Y VENDAVALES

¡Ellos lle­ga­ron !!!! Es­tán ahí, no piden per­mi­so, en­tran y sa­len con­ti­nua­men­te por puer­tas y ven­ta­nas in­vi­si­bles, no exis­ten pa­ra ellos cor­ti­nas, ni ce­rro­jos, nin­gu­na cer­ca. En­tran a los jar­di­nes y me­cen blan­da­men­te los jun­cos, que se en­tre­gan su­mi­sos y se ba­lan­cean so­ño­lien­tos, o lle­gan tur­bu­len­tos y sa­cu­den sin pie­dad los ár­bo­les en­ga­la­na­dos con pe­que­ñas flo­res y fru­tos; ellos mur­mu­ran inin­te­li­gi­bles que­jas al ser de­rrum­ba­dos por mil ma­nos in­vi­si­bles. Otras no­ches, se anun­cian rui­do­sos e irrum­pen en los par­ques, don­de los ara­gua­ne­yes flo­ri­dos guar­dan los ni­dos de pe­que­ñas aves, que caen sin de­jar ras­tro, sin de­jar hue­lla, en­vuel­tos en un tor­be­llino de flo­res es­pan­ta­das, por­que sa­ben que ya no vol­ve­rán a oír los gor­jeos, ni ve­rán las aves en cons­tan­tes idas y ve­ni­das cons­tru­yen­do sus ni­dos, ni oi­rán el piar de los po­llue­los ham­brien­tos es­pe­ran­do a sus pa­dres. ¡Ah¡ ¡vien­tos, vien­tos que arro­lláis des­pia­da­dos! Ulu­lan en la os­cu­ri­dad, gi­men tre­me­bun­dos, en tor­be­lli­nos ver­ti­gi­no­sos, ru­gen so­bre los ma­res le­van­tan­do olas gi­gan­tes­cas, que ame­na­zan con es­tre­llar em­bar­ca­cio­nes y acan­ti­la­dos. En dan­zas ma­ca­bras se des­pla­zan so­bre mon­ta­ñas y po­bla­dos in­de­fen­sos des­tru­yen­do to­do a su pa­so. ¡Ah! Cuán­do vol­ve­rán las tar­des me­lan­có­li­cas, tran­qui­las, que in­vi­tan a la cal­ma, la quie­tud, la me­di­ta­ción y con­tem­pla­ción que se­re­nan el es­pí­ri­tu, des­pués de es­tas tem­pes­ta­des, or­ques­ta­das y co­reo­gra­fia­das por pe­que­ños dio­ses dis­cí­pu­los de Eo­lo, que va­gan eter­na­men­te por el cos­mos.

LO LE­JANO, EL RE­CUER­DO LO PRÓ­XI­MO, EL DEVENIR

Los re­cuer­dos, vi­ven­cias que tri­lla­mos, ellos han de­ja­do sur­cos en nues­tro ser, en esos sur­cos ¿por qué no? pue­den ger­mi­nar se­mi­llas que tal vez se con­vier­tan en ver­sos, en li­bros, tal vez los re­cuer­dos se pue­den con­ver­tir en ríos que arras­tran sue­ños, ideas, de­seos; otros que in­sis­ten en per­ma­ne­cer en no­so­tros pa­ra lle­nar­nos de nos­tal­gias que gra­vi­tan so­bre ecos y som­bras. otras ve­ces, los re­cuer­dos quie­ren es­ca­par, des­apa­re­cer por ca­mi­nos ig­no­tos, por ata­jos in­fi­ni­tos pa­ra li­brar­nos de do­lo­res, de an­gus­tia, y de­jar­nos va­cíos, li­via­nos. Así nos va­mos trans­for­man­do sua­ve­men­te en mon­jes es­tá­ti­cos y me­di­ta­ti­vos, en fe­li­nos con ojos en­tre­ce­rra­dos ya­cien­do al sol, en cimas que vis­lum­bran los con­fi­nes del Uni­ver­so. En­ton­ces, nues­tro es­pí­ri­tu, tien­de al­fom­bras en el sen­de­ro por el cual des­cien­de lu­mi­no­sa la se­re­ni­dad.

UNA ME­CE­DO­RA

Mer­ce­des Cor­tés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.