Pan­cho Vi­lla

La Opinión - Imágenes - - Portada - Jo­sé Do­ro­teo Arango Arám­bu­la

Pan­cho Vi­lla na­ció en la ha­cien­da de Río Gran­de, per­te­ne­cien­te al pue­blo de San Juan del Río, en el es­ta­do me­xi­cano de Du­ran­go, el 5 de ju­nio de 1878. En reali­dad, el ni­ño que na­ció en la ha­cien­da de Río Gran­de se lla­mó Do­ro­teo Arango; Pan­cho Vi­lla na­ce­ría más tar­de, cuan­do Do­ro­teo se echó al mon­te y la ne­ce­si­dad lo lle­vó a cam­biar­se de nom­bre. Su pa­dre, Agus­tín Arango, mu­rió pron­to, y la he­ren­cia que re­ci­bió su hi­jo Do­ro­teo con­sis­tió en ser el má­xi­mo res­pon­sa­ble de su fa­mi­lia, com­pues­ta por su ma­dre y cua­tro her­ma­nos, dos va­ro­nes y dos hem­bras. Des­de ni­ño tu­vo que tra­ba­jar du­ro; ja­más fue a la es­cue­la y nun­ca na­die se ocu­pó de edu­car­lo.

A los die­ci­séis años ma­tó a un hom­bre. To­das las ver­sio­nes so­bre el ca­so coin­ci­den en tres pun­tos: por una par­te, en que el muer­to era un per­so­na­je de cier­ta re­le­van­cia, al me­nos de mu­cha ma­yor re­le­van­cia que Do­ro­teo Arango; por otra, en que ha­bía in­ten­ta­do for­zar a una de las her­ma­nas Arango; nal­men­te, en que Do­ro­teo es­ca­pó y se re­fu­gió en el mon­te a re­sul­tas de es­te he­cho.

A par­tir de es­tas coin­ci­den­cias, la le­yen­da em­pie­za a ac­tuar: el muer­to po­día ha­ber si­do un fun­cio­na­rio gu­ber­na­men­tal, un ha­cen­da­do, un ca­pa­taz o el pro­pie­ta­rio de unas tie­rras que los Arango tra­ba­ja­ban co­mo me­die­ros; Do­ro­teo lle­gó a tiem­po pa­ra ver el asal­to con­tra su her­ma­na, fue a bus­car un ar­ma y dis­pa­ró an­tes de que se con­su­ma­ra la vio­la­ción, o bien és­ta se con­su­mó y al mu­cha­cho no le que­dó otro re­me­dio que ven­gar­se.

El he­cho de ha­ber co­me­ti­do un ase­si­na­to no po­nía fue­ra de la ley por mu­cho tiem­po a un me­xi­cano de 1894, aun­que el ma­ta­dor fue­ra un “pe­la­do” y la víc­ti­ma un per­so­na­je re­le­van­te. Pe­ro la vi­da en las mon­ta­ñas tam­po­co era fá­cil y ha­bía que ro­bar pa­ra so­bre­vi­vir. Y ese de­li­to se per­se­guía con du­re­za, so­bre to­do cuan­do un an­ti­guo peón te­nía la osa­día de ro­bar ga­na­do a los ha­cen­da­dos ri­cos.

Do­ro­teo Arango, a cu­ya ca­be­za se ha­bía pues­to pre­cio, cam­bió de nom­bre y adop­tó el de Pan­cho Vi­lla, un nom­bre co­mo cual­quier otro pe­ro con al­gu­na pe­cu­lia­ri­dad, pues, si bien hay mu­chos Pan­chos en Mé­xi­co, el ape­lli­do era el que de­be­ría ha­ber­le co­rres­pon­di­do si su abue­lo Je­sús Vi­lla hu­bie­ra reconocido co­mo le­gí­ti­mo a Agus­tín, su pa­dre. Aca­ba­ba de na­cer Pan­cho Vi­lla, un hom­bre con una le­gi­ti­mi­dad re­cu­pe­ra­da por la fuer­za, que rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en un ban­di­do ge­ne­ro­so, en una es­pe­cie de Ro­bin Hood me­xi­cano. Era el “ami­go de los po­bres”, co­mo re­co­ge John Reed en su li­bro Mé­xi­co in­sur­gen­te; sus ha­za­ñas se di­fun­dían oral­men­te con ra­pi­dez y se con­ver­tían en le­tras de los co­rri­dos que se can­ta­ban en las ha­cien­das, las pla­zas y las can­ti­nas.

Así las co­sas, se le atri­buían to­do ti­po de ges­tas o de de­li­tos, se­gún la óp­ti­ca de ca­da cual, in­de­pen­dien­te­men­te de su si­mul­ta­nei­dad en el tiem­po o de su dis­tan­cia en el es­pa­cio. Ha­cia 1900 se es­ta­ble­ció en el es­ta­do de Chihuahua, don­de te­rra­te­nien­tes y em­pre­sa­rios, al am­pa­ro de ini­cuas le­yes, in­cre­men­ta­ban sus gran­des pro­pie­da­des con nue­vas y me­jo­res tie­rras. LA RE­VO­LU­CIÓN ME­XI­CA­NA

En el arran­que de la Re­vo­lu­ción ne­xi­ca­na con uye­ron las di­ver­sas fuer­zas que ha­bía con­ci­ta­do en su con­tra la fé­rrea dic­ta­du­ra de Por rio Díaz, par­ti­cu­lar­men­te fa­vo­ra­ble a la oli­gar­quía agra­ria, los pri­vi­le­gios de la Igle­sia (in­te­rrum­pi­da la di­ná­mi­ca re­for­mis­ta que ha­bía en­sa­ya­do Benito Juárez) y las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras. La lon­ge­va dic­ta­du­ra de Díaz da nom­bre y fe­chas a to­do un pe­rio­do de la his­to­ria de Mé­xi­co: el Por ria­to (1876-1911), que tu­vo en la pa­ci ca­ción del país y en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co sus ver­tien­tes po­si­ti­vas; en el ex­tre­mo opues­to, in­cre­men­tó bru­tal­men­te las de­sigual­da­des so­cia­les (es­pe­cial­men­te en el cam­po, a causa de una ne­fan­da po­lí­ti­ca agra­ria que pu­so las tie­rras en ma­nos de gran­des com­pa­ñías y la­ti­fun­dis­tas) y eli­mi­nó to­da po­si­ble di­sen­sión po­lí­ti­ca, re­du­cien­do las ins­ti­tu­cio­nes de la Re­pú­bli­ca a me­ras ma­rio­ne­tas que el dic­ta­dor ma­ne­ja­ba a su an­to­jo. Por ello, y mien­tras pa­ra­le­la­men­te cre­cía la exas­pe­ra­ción de las ma­sas cam­pe­si­nas, el frente de opo­si­ción po­lí­ti­co cen­tra­ba sus ata­ques con­tra la re­elec­ción pre­si­den­cial. En 1910,

Francisco I. Ma­de­ro pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra a la presidencia de la Re­pú­bli­ca frente a Díaz, que me­dian­te su­ce­si­vas pa­ro­dias elec­to­ra­les se ha­bía he­cho re­ele­gir du­ran­te dé­ca­das. Díaz im­pi­dió por la fuer­za el triunfo de Ma­de­ro, pe­ro no pu­do evi­tar la pro­pa­ga­ción de las ideas del Plan de San Luis, el di­fu­so pro­gra­ma po­lí­ti­co que lan­zó Ma­de­ro al ver­se for­za­do al exi­lio, cu­yo ter­cer pun­to pro­me­tía a los cam­pe­si­nos la res­ti­tu­ción de las tie­rras ar­bi­tra­ria­men­te arre­ba­ta­das du­ran­te el Por ria­to.

El Plan de San Luis in­cluía asi­mis­mo un lla­ma­mien­to a al­zar­se en ar­mas con­tra el dic­ta­dor el 20 de no­viem­bre de 1910. La pre­sión a la que es­ta­ba so­me­ti­da la so­cie­dad me­xi­ca­na es­ta­lló y se ge­ne­ra­li­za­ron los al­za­mien­tos. Ma­de­ro, pe­se a sus va­ci­la­cio­nes, se con­vir­tió en el aglu­ti­na­dor de la re­be­lión, y uno de sus hom­bres de con an­za, Abraham Gon­zá­lez, in­vi­tó a sumarse a la re­be­lión a Pan­cho Vi­lla, el “ami­go de los po­bres”, de esos po­bres que se ha­bían le­van­ta­do.

Al frente de sus tro­pas en Oji­na­ga, en los ini­cios de la Re­vo­lu­ción (1911).

En­se­gui­da Pan­cho Vi­lla se unió a Ma­de­ro en su lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra de Por rio Díaz, y de­mos­tró una ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra la gue­rra. Apro­ve­chan­do su co­no­ci­mien­to del te­rreno y de los cam­pe­si­nos, for­mó su pro­pio ejér­ci­to en el nor­te de Mé­xi­co. Ca­si dos dé­ca­das en las mon­ta­ñas, bur­lan­do a to­dos los que le per­se­guían y des­con an­do de aque­llos que po­dían trai­cio­nar­lo, fue­ron su es­cue­la gue­rri­lle­ra. Pa­ra unos, Pan­cho Vi­lla apo­yó la causa re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra que que­da­ran ol­vi­da­dos sus de­li­tos; pa­ra otros, lo hi­zo por­que no po­día de­jar de lu­char jun­to a los su­yos. El he­cho es que, des­pués de to­dos esos años de ban­do­le­ris­mo, la for­tu­na de Vi­lla as­cen­día a po­co más de 350 pe­sos; mu­cho más va­lor te­nían su ca­ris­ma y su po­der de con­vo­ca­to­ria.

Las fuer­zas de Vi­lla con­tri­bu­ye­ron al rá­pi­do triunfo del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. En so­la­men­te seis me­ses, pe­se a al­gu­nos fra­ca­sos ini­cia­les, fue re­du­ci­do el ejér­ci­to del vie­jo dic­ta­dor, que tras la de­ci­si­va to­ma de Ciu­dad Juárez hu­bo de re­nun­ciar a la presidencia y par­tir al exi­lio. Vi­lla via­jó a la ca­pi­tal con Ma­de­ro, con­ver­ti­do ya en pre­si­den­te efec­ti­vo (1911-1913). En Ciu­dad de Mé­xi­co, con la es­pe­ran­za de que se con­vir­tie­ra en el res­pe­ta­ble ciu­da­dano Francisco Vi­lla, Pan­cho Vi­lla fue nom­bra­do ge­ne­ral ho­no­ra­rio de la nueva fuer­za de ru­ra­les. DE GE­NE­RAL A GUE­RRI­LLE­RO

En ju­lio de 1915, un de­rro­ta­do Pan­cho Vi­lla tu­vo que re­ti­rar­se ha­cia el nor­te, y su es­tre­lla em­pe­zó a de­cli­nar. Re­gre­só a Chihuahua, pe­ro ya no co­mo ge­ne­ral en je­fe de un po­de­ro­so ejér­ci­to, sino a la ca­be­za de un gru­po que ape­nas con­ta­ba con mil hom­bres. En oc­tu­bre de 1915, tras ob­te­ner el go­bierno de Ca­rran­za el re­co­no­ci­mien­to de los Es­ta­dos Uni­dos, Vi­lla decidió ju­gar una car­ta arries­ga­da: ata­car in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra mos­trar que Ca­rran­za no con­tro­la­ba el país y ene­mis­tar­le con el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Woo­drow Wil­son. Se tra­ta­ba de pro­vo­car una in­ter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na que obli­ga­ra a Ca­rran­za, co­mo re­pre­sen­tan­te del go­bierno me­xi­cano, a pac­tar con los in­va­so­res, pa­ra po­der así pre­sen­tar­se él mis­mo co­mo je­fe má­xi­mo de la lu­cha pa­trió­ti­ca y re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do.

El 10 de enero de 1916 los vi­llis­tas pa­ra­ron un tren, hi­cie­ron ba­jar a los die­ci­ocho via­je­ros ex­tran­je­ros (quin­ce de los cua­les eran nor­te­ame­ri­ca­nos) y los fu­si­la­ron. Co­mo el in­ci­den­te só­lo dio lu­gar a pro­tes­tas di­plo­má­ti­cas, el 9 de mar­zo una par­ti­da al man­do del pro­pio Vi­lla se pre­sen­tó a las cua­tro de la ma­dru­ga­da en la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se de Co­lum­bus, ma­tó a tres sol­da­dos e hi­rió a otros sie­te, ade­más de a cin­co ci­vi­les, y sa­queó e in­cen­dió va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos.

Es­ta vez sí se pro­du­jo la in­ter­ven­ción, pe­ro fue de ni­da co­mo “pu­ni­ti­va”, y en teo­ría que­da­ba res­trin­gi­da a cap­tu­rar a los re­bel­des. Wil­son en­vió un ejér­ci­to ba­jo el man­do del ge­ne­ral Pers­hing al nor­te de Mé­xi­co pa­ra aca­bar con Pan­cho Vi­lla; pe­ro el co­no­ci­mien­to del te­rreno y la co­ber­tu­ra que le da­ba la po­bla­ción cam­pe­si­na le per­mi­ti­rían sos­te­ner­se du­ran­te cua­tro años, a me­dio ca­mino en­tre la gue­rri­lla y el ban­do­le­ris­mo. Aun­que se pro­du­je­ron en­fren­ta­mien­tos en­tre vi­llis­tas y nor­te­ame­ri­ca­nos, y en­tre nor­te­ame­ri­ca­nos y cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, la fuer­za es­ta­dou­ni­den­se se re­ti­ró de Mé­xi­co en fe­bre­ro de 1917 sin ma­yo­res con­se­cuen­cias.

Tras el ase­si­na­to de Ve­nus­tiano Ca­rran­za en 1920, el pre­si­den­te in­te­ri­no Adol­fo de la Huer­ta (ju­nio-no­viem­bre de 1920) le ofre­ció una am­nis­tía y un ran­cho en Pa­rral (Chihuahua), a cam­bio de ce­sar sus ac­ti­vi­da­des y re­ti­rar­se de la po­lí­ti­ca. Vi­lla de­pu­so las ar­mas y se re­ti­ró a la ha­cien­da El Ca­nu­ti­llo, el ran­cho que le ha­bía re­ga­la­do el go­bierno; allí, con ca­si ocho­cien­tas per­so­nas, to­dos ellos an­ti­guos com­pa­ñe­ros de ar­mas, tra­tó de for­mar una de sus so­ña­das co­lo­nias mi­li­ta­res.

Du­ran­te tres años su­frió nu­me­ro­sos aten­ta­dos de los que sa­lió ile­so. Sin em­bar­go, cuan­do el 20 de ju­lio de 1923 en­tra­ba en Pa­rral con su co­che acom­pa­ña­do de seis es­col­tas, fue ti­ro­tea­do y muer­to des­de una ca­sa en rui­nas por un gru­po de hom­bres al man­do de Je­sús Sa­las. El ase­si­na­to fue ins­ti­ga­do por el en­ton­ces pre­si­den­te Álvaro Obre­gón (1920-1924) y por su su­ce­sor, Plu­tar­co Elías Ca­lles (1924-1928), te­me­ro­sos del apo­yo que Vi­lla pu­die­ra brin­dar a Adol­fo de la Huer­ta, que as­pi­ra­ba a su­ce­der a Obre­gón en la presidencia. Sie­te Le­guas, el caballo que Vi­lla más es­ti­ma­ba cuan­do oía sil­bar los tre­nes se pa­ra­ba y re­lin­cha­ba Sie­te Le­guas, el caballo que Vi­lla más es­ti­ma­ba. En la es­ta­ción de Ira­pua­to can­ta­ban los Ho­ri­zon­tes allí com­ba­tió formal la bri­ga­da Bra­ca­mon­tes. En la es­ta­ción de Ira­pua­to can­ta­ban los Ho­ri­zon­tes oye tú, Francisco Vi­lla ¿qué di­ce tu co­ra­zón? ya no te acuer­das va­lien­te que ata­cas­te a Pa­re­dón ya no te acuer­das va­lien­te cuan­do to­mas­te a To­rreón co­mo a las tres de la tar­de sil­bó la lo­co­mo­to­ra; ¡arri­ba, arri­ba mu­cha­chos, pon­gan la ame­tra­lla­do­ra! Co­mo a las tres de la tar­de sil­bó la lo­co­mo­to­ra adiós to­rres de Chihuahua adiós to­rres de can­te­ra ya vino Francisco Vi­lla a qui­tar­les la fron­te­ra ya vino Francisco Vi­lla a de­vol­ver la fron­te­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.