Allen­de y Ne­ru­da, en tin­ta ver­de

Ro­cío Mon­tes (El País de Chi­le)

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ro­cío Mon­tes

Son pro­ba­ble­men­te dos de los per­so­na­jes chi­le­nos de ma­yor re­le­van­cia en el si­glo XX: el ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta Salvador Allen­de y el No­bel Pablo Ne­ru­da, mi­li­tan­te co­mu­nis­ta. Na­ci­dos con cua­tro años de di­fe­ren­cia —el es­cri­tor en 1904 y el man­da­ta­rio, en 1908— am­bos fue­ron comprometidos hom­bres de iz­quier­da, que cul­ti­va­ron por dé­ca­das una re­la­ción po­co ex­plo­ra­da, que so­lo ter­mi­nó con sus res­pec­ti­vas muer­tes: la de Allen­de el mis­mo día del Gol­pe de Es­ta­do de 1973 y la de Ne­ru­da, 12 días des­pués en una clí­ni­ca de San­tia­go. El ensayo Pablo Ne­ru­da y Salvador Allen­de. Una amis­tad, una his­to­ria (Editorial RIL), que se­rá pu­bli­ca­do la pró­xi­ma se­ma­na en San­tia­go de Chi­le, es la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción en 41 años so­bre la re­la­ción en­tre dos per­so­na­jes que ya en 1939 se ha­bían co­no­ci­do.

“¿Có­mo dos hom­bres de la mis­ma ge­ne­ra­ción, de orí­ge­nes so­cia­les dis­tin­tos —Allen­de de la pe­que­ña bur­gue­sía y Ne­ru­da de cla­se me­dia ba­ja—, lle­ga­ron a de­fen­der con tan­ta fuer­za una mis­ma ideo­lo­gía po­lí­ti­ca en los años 70?”, es la pre­gun­ta cen­tral que in­ten­ta res­pon­der el au­tor, el his­to­ria­dor chi­leno Abraham Que­za­da. FUN­DA­CIÓN ALLEN­DE

El tex­to es­tá lleno de de­ta­lles ex­qui­si­tos y en uno de sus ca­pí­tu­los pre­sen­ta 15 car­tas que in­ter­cam­bia­ron en­tre 1969 y 1973, la ma­yo­ría iné­di­tas. Co­mo la que es­cri­bió Ne­ru­da en sep­tiem­bre de 1970, cuan­do Allen­de ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en su cuar­to in­ten­to, que dan cuen­ta de un ni­vel de cer­ca­nía to­tal. “Que­ri­do Salvador: no he ido a fe­li­ci­tar­te por­que he es­ta­do fe­li­ci­tán­do­me. Su­pon­go que des­ba­ra­ta­mos la cons­pi­ra­ción. Es­to prue­ba que hay que pe­gar­les fuer­tes. Ya ven­drá el mo­men­to”, es­cri­bió el poeta des­de su ca­sa de Is­la Ne­gra, a unos cien ki­ló­me­tros de San­tia­go, con su tra­di­cio­nal la­pi­ce­ra de tin­ta ver­de. En esa car­ta el es­cri­tor le co­men­ta al pre­si­den­te elec­to al­gu­nos de­ta­lles so­bre la ce­re­mo­nia de to­ma de po­se­sión: “… De­be­ría­mos in­vi­tar a al­gu­nos in­te­lec­tua­les ex­tran­je­ros al cam­bio de man­do. Pa­ra es­to me gus­ta­ría con­ver­sar con­ti­go, so­me­ter­te una lis­ta pro­ba­ble. Pe­ro ha­bría que ha­cer in­vi­ta­cio­nes des­de aho­ra o man­dar al­guien. Yo pue­do in­vi­tar por te­le­gra­ma”. Ne­ru­da también apro­ve­cha­ba pa­ra ani­mar a Allen­de a ce­le­brar jun­tos las es­tas pa­trias chi­le­nas: “El 18 co­me­re­mos un cier­vo que pre­pa­ra­rá Matilde. Si vie­nes con Ten­cha se­ría es­plén­di­do pa­ra ce­le­brar un triunfo a pleno cier­vo. Abra­zos en­tre los abra­zos, Pablo”.

Que­ri­do Salvador: no he ido a fe­li­ci­tar­te por­que he es­ta­do fe­li­ci­tán­do­me.

Que­za­da se ha es­pe­cia­li­za­do du­ran­te dé­ca­das en el estudio de la gu­ra de Ne­ru­da y, so­bre to­do, en su di­men­sión epis­to­lar: “Es la for­ma más pu­ra de la au­to­bio­gra­fía”, ase­gu­ra. Doc­tor en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra, ha es­cri­to ocho li­bros so­bre el No­bel y re­la­ta que la re­la­ción que cul­ti­vó con Allen­de era de fran­ca amis­tad y com­pli­ci­dad po­lí­ti­ca: “Con las car­tas que­da en evi­den­cia la cer­ca­nía en­tre am­bos, no so­lo por los re­co­no­ci­mien­tos, sa­lu­dos y vi­si­tas, sino también por­que es­tán aten­tos a as­pec­tos pri­va­dos del otro, co­mo las fe­chas de cum­plea­ños y las de sus res­pec­ti­vas cón­yu­ges. Se es­me­ran por co­no­cer los es­ta­dos de sa­lud, in­ter­cam­bian opi­nio­nes, se acon­se­jan”. Te­nían mu­chas co­sas en co­mún, co­mo “un pro­fun­do in­te­rés so­cial, el gus­to por la co­mi­da y el co­lec­cio­nis­mo —Ne­ru­da de ob­je­tos y Allen­de de ro­pa—, la cos­tum­bre de dor­mir sies­ta. Pe­se a no ser agra­cia­dos fí­si­ca­men­te, los dos también eran se­duc­to­res y hom­bres de mu­chas mu­je­res”.

El pre­si­den­te y el es­cri­tor, sin em­bar­go, también tu­vie­ron im­por­tan­tes divergencias. La más re­le­van­te se pro­du­jo cuan­do Ne­ru­da era el em­ba­ja­dor del Go­bierno de la Uni­dad Po­pu­lar en Fran­cia y pi­dió que su ami­go, el es­cri­tor Jor­ge Ed­wards, fue­ra tras­la­da­do a Pa­rís pa­ra co­la­bo­rar con él. Pe­ro Ed­wards ha­bía si­do ex­pul­sa­do re­cien­te­men­te de Cuba, don­de cum­plía la­bo­res di­plo­má­ti­cas, y Fi­del Cas­tro le pe­día a Allen­de ex­pul­sar­lo del ser­vi­cio ex­te­rior. Que­za­da re­la­ta que, an­te la ne­ga­ti­va del pre­si­den­te pa­ra tras­la­dar­lo, Ne­ru­da ame­na­zó con su re­nun­cia. El so­cia­lis­ta

nal­men­te ce­dió: “Fue la úni­ca vez que el poeta le tor­ció la mano

al man­da­ta­rio”. En cual­quier ca­so, los con ic­tos no da­ña­ron es­ta amis­tad, que tu­vo co­mo ele­men­to cla­ve la sim­pa­tía que la es­po­sa de Ne­ru­da le te­nía a la de Allen­de, Hor­ten­sia Bus­si: “No era fá­cil in­cor­po­rar­se al círculo ín­ti­mo ne­ru­diano en ese mo­men­to, si no se con­ta­ba con la apro­ba­ción de Matilde”, se­ña­la el au­tor.

FUN­DA­CIÓN ALLEN­DE

Pa­ra es­cri­bir el li­bro, Que­za­da bus­có do­cu­men­tos en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. El his­to­ria­dor se­ña­la que la car­ta fe­cha­da en sep­tiem­bre de 1970 se en­con­tra­ba en­tre los do­cu­men­tos que una de las hi­jas del pre­si­den­te, Ta­ti Allen­de, al­can­zó a sal­var des­pués del Gol­pe y guar­dó du­ran­te su exi­lio en La Ha­ba­na, an­tes de qui­tar­se la vi­da en 1977. El Go­bierno cu­bano los con­ser­vó du­ran­te dé­ca­das y en­tre 2008 y 2009 re­gre­sa­ron a Chi­le, a la Fun­da­ción Allen­de. Des­de en­ton­ces, re­la­ta Que­za­da, nun­ca ha­bían sa­li­do a la luz pú­bli­ca.

En el mis­mo pa­que­te de car­tas sal­va­das se en­con­tra­ba otra que fue es­cri­ta por Ne­ru­da co­mo em­ba­ja­dor en Fran­cia, car­go que asu­mió a co­mien­zos de 1971. En esa mi­si­va el es­cri­tor in­for­ma­ba al pre­si­den­te de una o ci­na co­mer­cial li­ga­da a las an­te­rio­res au­to­ri­da­des de­mo­cris­tia­nas que, se­gún creía Ne­ru­da, po­dría ha­ber en­cu­bier­to una caja elec­to­ral. “Es al­ta­men­te irre­gu­lar y de­be ser sa­nea­da”, se­ña­la­ba el No­bel. El es­cri­to re eja un he­cho po­co co­mún en el ser­vi­cio ex­te­rior: que un em­ba­ja­dor le es­cri­bie­ra di­rec­ta­men­te al man­da­ta­rio, sal­tán­do­se to­da la lí­nea de man­do de la Can­ci­lle­ría. Ne­ru­da re­ma­ta­ba se­ña­lan­do que “es­ta car­ta es con den­cial y pa­ra el uso per­so­nal del com­pa­ñe­ro pre­si­den­te”. “Van dos anexos im­por­tan­tes. Un gran abra­zo pa­ra la Ten­cha y pa­ra ti mis de­seos me­jo­res. No po­dría­mos te­ner me­jor Pre­si­den­te. Pablo Ne­ru­da”. El in­ves­ti­ga­dor se­ña­la que “el poeta so­lía ter­mi­nar sus mi­si­vas es­ti­mu­lán­do­lo po­lí­ti­ca­men­te”.

FUN­DA­CIÓN ALLEN­DE

Exis­te una mi­si­va im­por­tan­te, se­gún el in­ves­ti­ga­dor, que Ne­ru­da es­cri­bió el 3 de no­viem­bre de 1972 y en la que le ex­po­ne las ges­tio­nes efec­tua­das res­pec­to del em­bar­go de co­bre y el papel de la jus­ti­cia fran­ce­sa. “El ob­je­ti­vo de es­ta car­ta es ad­ver­tir de al­gu­na ma­ne­ra lo pe­li­gro­so de una ac­ti­tud ce­rra­da­men­te op­ti­mis­ta an­te las di cul­ta­des que aquí es­ta­mos vien­do y pal­pan­do ca­da día”, se­ña­la Ne­ru­da en un fran­co con­se­jo po­lí­ti­co ha­cia el pre­si­den­te. Pe­ro el li­bro también con­tem­pla car­tas del je­fe de Es­ta­do ha­cia el poeta. Se­gún Que­za­da, “la redacción y es­ti­lo epis­to­lar de Allen­de es, en ge­ne­ral, de fra­seos bre­ves, pe­ro emo­ti­vos”. “Cuan­do es­cri­be a mano, lo ha­ce con una le­tra en­ma­ra­ña­da, de di­fí­cil lec­tu­ra, pro­pia de un médico, que­dan­do la im­pre­sión que es­cri­bía co­mo ha­bla­ba”. En ju­nio de 1972, por ejem­plo, el je­fe del Es­ta­do le es­cri­be una car­ta que da cuen­ta de la preo­cu­pa­ción del en­torno po­lí­ti­co por el de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud que aque­ja a Ne­ru­da, ra­di­ca­do en Pa­rís, con un cán­cer de prós­ta­ta. “Pien­so se­ría bueno pa­ra us­te­des Is­la Ne­gra —el ca­lor del pue­blo, el Par­ti­do, el te­rru­ño— y los ami­gos de siem­pre”, le acon­se­jó Allen­de en es­ta car­ta es­cri­ta de puño y le­tra.

Ne­ru­da fi­nal­men­te re­gre­só a Chi­le en no­viem­bre de 1972. La úl­ti­ma vez que se vie­ron an­tes del Gol­pe de Es­ta­do fue en ju­lio del año si­guien­te, pa­ra el 69º cum­plea­ños del poeta, su úl­ti­mo aniver­sa­rio. En esa oca­sión, el pre­si­den­te le re­ga­ló una fo­to­gra­fía en la que apa­re­cen jun­tos, que de­di­có con un bo­lí­gra­fo de tin­ta ver­de, si­mi­lar a la que usa­ba el poeta: “Pa­ra Matilde y Pablo con el ca­ri­ño y afec­to del com­pa­ñe­ro pre­si­den­te”. Dos me­ses des­pués, los dos es­ta­ban muer­tos. Nin­guno lle­gó a ser tes­ti­go del des­tino os­cu­ro de Chi­le en los si­guien­tes 17 años.

Salvador Allen­de y Pablo Ne­ru­da.

Matilde Urru­tia

Re­pre­sión y arres­to de ciu­da­da­nos du­ran­te el gol­pe mi­li­tar de Pi­no­chet en 1973.

Jor­ge Ed­wards

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.