El co­rre­gi­mien­to de Ri­caur­te

La Opinión - Imágenes - - Región - Pablo Emilio Ra­mí­rez Cal­de­rón

En­cla­va­do en el pi­co más al­to de la cor­di­lle­ra Orien­tal, en lí­mi­tes con la re­pú­bli­ca de Ve­ne­zue­la, se en­cuen­tra lo­ca­li­za­do el co­rre­gi­mien­to de Cú­cu­ta, Ri­caur­te, pe­que­ño ca­se­río, de un po­co más de un cen­te­nar de ha­bi­tan­tes, de clima frío, al que se as­cien­de por un du­ro ca­rre­tea­ble de pie­dra ori­gi­nal, de unos trein­ta ki­ló­me­tros.

Es un pe­que­ño po­bla­do, olvidado de los po­de­res cen­tra­les, al pa­re­cer vía uti­li­za­da pa­ra el con­tra­ban­do de Ve­ne­zue­la, y pa­ra fre­nar­lo, ha­cen pre­sen­cia en la mi­tad de su tra­yec­to, en el si­tio de­no­mi­na­do el Arra­yán, tres tan­ques Cas­ca­bel, con nu­me­ro­sos sol­da­dos.

En el lí­mi­te con Ve­ne­zue­la, exis­te un pe­que­ño mu­ro de pie­dra y ce­men­to, de 1923, que mar­ca la fron­te­ra con la her­ma­na re­pú­bli­ca; en el tra­yec­to ha­cia és­ta, a unos dos ki­ló­me­tros del lí­mi­te, la guardia ve­ne­zo­la­na, di­cen, ex­ca­vó un hue­co pro­fun­do pa­ra evi­tar el pa­so de los ca­rros con con­tra­ban­do.

El po­bla­do, cuen­ta con unas po­cas ca­sas de fa­mi­lia en las cua­les hay unas dos tien­das, don­de se en­cuen­tran a la ven­ta al­gu­nos ar­tícu­los co­mes­ti­bles, pan y mer­ca­do; hay también ta­lle­res de me­cá­ni­ca au­to­mo­triz, pa­ra nu­me­ro­sas ca­mio­ne­tas Ca­ri­be de pla­cas ve­ne­zo­la­nas.

La má­xi­ma au­to­ri­dad es­tá re­pre­sen­ta­da por dos uni­da­des de la po­li­cía na­cio­nal, que vi­ven en una uni­dad ha­bi­ta­cio­nal, al frente de una can­cha am­plia al pa­re­cer de fút­bol, don­de ellos mis­mos se ali­men­tan con las co­mi­das que co­ci­nan y pre­pa­ran. Uno de los agen­tes, na­tu­ral de Sin­ce­le­jo, tie­ne tres años de es­tar allá y el otro, na­tu­ral de Cú­cu­ta, ape­nas tres me­ses.

No hay pues­to de sa­lud, ni far­ma­cias, ni fu­ne­ra­rias, el ce­men­te­rio también es pe­que­ño y tie­ne po­cos muer­tos; hay una igle­sia, con una ele­gan­te fa­cha­da, ce­rra­da, sus pa­re­des mues­tran es­ta­do de aban­dono, y se es­tán de­rrum­ban­do y un cu­ra va una vez al año, acos­tum­bra­dos co­mo es­tán a des­pla­zar­se por ca­rre­te­ras pa­vi­men­ta­das, van una vez en la vi­da, por ese ca­mino du­ro y pe­dre­go­so, y no vuel­ven, ni por re­me­dio.

En la mi­tad del ca­mino, hay un pe­que­ño ca­se­río, lla­ma­do el Arra­yán, con unas po­cas ca­sas y dos tien­das de ví­ve­res, lle­va­dos de Cú­cu­ta; en ese si­tio es­tán es­ta­cio­na­dos tres tan­ques mi­li­ta­res Cas­ca­bel, con nu­me­ro­sos sol­da­dos, que ejer­cen la vi­gi­lan­cia del or­den pú­bli­co, ge­ne­ral­men­te tran­qui­lo, y fre­nan el con­tra­ban­do, que, de otra ma­ne­ra, se­ría, muy abun­dan­te; en el tra­yec­to, en­con­tra­mos tres ca­mio­nes va­ra­dos, apa­ren­te­men­te lle­nos de mer­can­cía ile­gal.

Ha­ce tiem­pos no los vi­si­ta ni un al­cal­de y, mu­cho me­nos, un go­ber­na­dor, que se­ría muy bueno, lo hi­cie­ran pa­ra que co­no­cie­ran un girón de la pa­tria que ig­no­ran; al­gu­nos de sus ha­bi­tan­tes, ma­ni­fes­ta­ron su de­seo de que los vi­si­te al­gu­na de las au­to­ri­da­des, pa­ra co­no­cer­las, pues nun­ca van por allá y si lo ha­cen, una vez, no vuel­ven

Gra­to, fue co­no­cer es­te girón ru­ral de la ciu­dad, olvidado de los po­de­res cen­tra­les, de im­por­tan­cia geo­grá­fi­ca, por el lí­mi­te con la her­ma­na re­pú­bli­ca de Ve­ne­zue­la, a po­cos ki­ló­me­tros de la fron­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.